¡Bienvenido!

Puedes sentarte a leer lo que tenemos para ofrecerte, ¡o bien hacerte una cuenta y empezar a participar desde ahora! No cobramos comisiones y damos hermosos regalos.

¡Registrate!

+18 The Fallens Kingdoms

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
kidwolf kidwolf
AlexCoon AlexCoon
Darknesswolf88 Darknesswolf88
Big_horse Big_horse
KitzuneHaru KitzuneHaru

Prólogo
La historia comienza ya hace mucho tiempo atrás, remontándose a mucho milenios cuando este reino apenas existía en este pacífico y futurístico mundo que logra muchos avances de todo tipo en una cantidad de tiempo muy corta e impresionante. Pero antes de conocer el futuro debe conocerse el pasado primero para saber acerca de lo que viene más adelante, esto data de cuando este pacífico lugar de todo este inmenso mundo estaba por caer en la oscuridad, caos y desgracia que fue evitado por el heroísmos de las razas que habitaban y siguen habitando dicho lugar.

El mundo estaba por caer en las sombras, todo por la mano de un hombre malvado, un hechicero oscuro que se apodero de una magia muy antigua, peligrosa y prohibida, dicha magia fue suficiente para tener todo el mundo en la palma de su mano pero esos planes de dominación mundial fueron detenidos por valientes héroes que a pesar de tener sus diferencias una de ellos los unió a todos para lograr obtener la victoria. Su líder, no era otro más que un humano común que claro también era un rey. El rey de los humanos, siguiéndolo estan sus valientes aliados que lo siguieron en la batalla. El rey de los lobos a quien se le prometió una parte del inmenso reino en el que habitan para que él y sus iguales pudieran vivir pacíficamente y forjar lazos con los humanos que desconfían de ellos, el rey de los magos quien tiene una amistad venidera con el rey lobo desde hace mucho ya que a beneficio mutuo se cuidaban entre ellos y lo mismo aplicaba para su gente además de que se le prometió de igual manera su propia tierra en la que plantar los cimientos de su propio reino para él y sus súbditos. El rey de los vampiros quién gracias al rey humano, él y el rey lobo superaron sus diferencias para lograr unirse apoyándose uno al otro al igual que sus soldados quienes terminaron entendiéndose unos con otros claro se le hizo la misma promesa que a sus aliados lupinos y mágicos. La reina de los caith siths quién alguna vez tuvo sus diferencias con la soberana de los elfos decidió dejarlo todo en el pasado para unirse al pacifismo que ideó el rey humano para las 11 razas que habitan este inmenso reino, claro a cambio de que se cumpla la promesa de sus propias tierras para ella y su gente. La reina de los elfos quién tuvo que dejar de lado su orgullo para superar sus desacuerdos con la reina de los felinos se alió con ellos, convirtiéndose en una más del pacifismo que planeó el soberano de los humanos dándole como promesa la entrega de sus propias tierras a su persona y a su gente. El rey de los husky quién tenía cierta rivalidad y algo de resentimiento con los lobos término siendo uno de los aliados necesarios ya que en un acuerdo de beneficio mutuo impuesto inicialmente por el soberano de los humanos estos acabaron siendo aliados y más que eso, se hicieron mejores amigos al igual que el soberano de los magos ya era un fiel amigo del soberano de los lobos. La reina de los shiba inu quién era querida por igual ya que no tenía desacuerdos muy duraderos puesto que siempre encontraba soluciones pacíficas. El rey de los zorros desde hace un tiempo estaba con cierta inseguridad de ser no poder vencer en esta lucha fue alentado por la benevolente reina de los felinos caith siths al igual que el amable rey humano acabaron dándole una fuerte confianza al vulpino haciéndolo uno más de sus aliados, El rey de los tigres quién estuvo en un conflicto con la soberana de los caith siths término por dejar los males del pasado para poder apoyarse unos a otros. Por último está el rey de las nutrias quién era alguien de lo más amable con todos a los que conocía además que desde antes ya era amigo de los soberanos de los felinos rayados, de los vulpinos y felinos menores es decir de los caith siths y sus sub-especies, pero con ayuda del soberano de los humanos pudo relacionarse con los demás gobernantes consiguiendo así una amistad con todos. Con los 11 ya unidos con una firmé voluntad salieron a la batalla contra el ejército de su único enemigo en común.

Unidos, dirigieron a sus ejércitos contra la armada del hechicero oscuro, lograron asaltar el castillo acabando con todo soldado que estuviera en su camino para llegar hasta su líder. Tras varias luchas los reyes y reinas llegaron a la última planta del castillo donde los esperaba desde hace un buen rato el hechicero prohibido, cara a cara con el oscuro, los 11 individuos comenzaron una gran y encarnizada pelea contra los poderes de la magia prohibida, fue difícil al principio luchar de forma estable para estar a la par con el oscuro pero demostrando que querían un futuro mejor para todas las 11 razas del reino se unieron más que nunca para luchar en unión y confianza para terminar con el mal que cubrió todo el mundo.

Tras una ardua batalla, en la que resultaron heridos, finalmente tuvieron donde querían al hechicero oscuro, entonces quién dio el golpe final a coste de sacrificar su propia vida, utilizando una arma con el mismo tiempo de antigüedad que la magia prohibida del hechicero pero teniendo el coste de que se usé su vida en el ataque que le dará fin a una vida, una vida con un corazón teñido de oscuridad. Con la derrota del hechicero y la salvación del mundo enteró así como del reino, el rey estaba por morir allí mismo la planta más alta del ahora castillo en ruinas donde se desató la batalla, pero para prevenir la muerte de alguien tan puro, el rey de todos los magos empleo un conjuro muy antiguo, uno más antiguo que la magia prohibida misma sólo que está clase de magia era para el uso de salvar vidas llenas de pureza, el conjuro en sí es un regaló ya que ese regaló es el poder seguir viviendo, por así decirlo obtener la inmortalidad como los vampiros y no envejecer pero está inmortalidad vienen con una duración determinada, ese tiempo en sí son de 1500 años de vida.

Todos se alzaron con la victoria, dando comienzo así a la mano de obra para reconstruir aquello que término en ruinas por la gran guerra, el proceso tardó al menos 8 años en completarse al igual que la construcción de muchas ciudades, pueblos y aldeas pero en lo que más se centró toda la reconstrucción de todo este gran e inmenso reino fue en 10 ciudadelas, las 10 ciudades de la corona, las joyas de cada imperio de los 10 soberanos de las 10 razas. Justo cuando la reconstrucción de todo aquello que término destruido, en la gran ciudadela del imperio humano, el ahora rey humano que término casándose al igual que los demás 11 soberanos, unos matrimonios en especiales fueron el de la soberana y reina de los caith siths que contrajo matrimonio con el soberano y rey de los zorros, y el del soberano y rey de los husky que contrajo matrimonio con la soberana y reina de los shiba inu, ese cuarteto ya tenían una atracción unos hacia otros por lo cual con el paso del tiempo de la reconstrucción se casaron lo cual sorprendió a sus iguales en el estatus de realeza, con respecto a la celebración, esa celebración era en honor a que era para finalmente dar un nombre a este inmenso reino, el cual término siendo bautizado como 'El Reino Meridian'. Cuyo reino término también siendo dividido en varias naciones que les corresponden a cada uno de los soberanos y sus habitantes, las naciones tuvieron por nombres y tienen desde ahora eternamente los apellidos de los soberanos.

La nación de los humanos término por llamarse 'Nación Takamura'. La nación de los lobos término por llamarse 'Nación Nightmoon'. La nación de los magos término por llamarse 'Nación Straus'. La nación de los vampiros término por llamarse 'Nación Bloodmoon'. La nación de los caith siths y zorros término por llamarse 'Nación Hikaru'. La nación de los elfos término por llamarse la 'Nación Kimihiro'. La nación de los husky y shiba inu término por llamarse 'Nación Ginyama'. La nación de los tigres término por llamarse 'Nación Yukimaru'. La nación de las nutrias término por llamarse 'Nación Kaimaru'.

Con el pasó del poco tiempo desde que la gente de diferentes razas y rincones del mundo supo de que la paz había sido lograda por los 11 grandes soberanos, comenzaron a vivir en tranquilidad en los hogares y ciudades que se construyeron con esfuerzo mutuo, diferentes razas comenzaron a llevarse bien entre ellos unos con otros hasta se llevaron a cabo la construcción y levantamiento de otras grandes ciudades en otras tierras, apartadas de las ciudades de la corona, entre varias de esas grandes ciudades diferentes personas de distintas especies viven tranquilamente hasta llegan a vivir juntos e incluso a casarse lo cual llevó al nacimiento de mestizos e híbridos por diferentes cruces entre las distintas especies existentes en Meridian.

Luego de un tiempo de paz, el rey de la nación e imperio Takamura les comunicó a sus iguales que pronto se convertiría en padre, lo cual hizo ese día quedar en silencio a los demás miembros de las distintas especies de la realeza, para dar las malas noticias, el rey de la nación e imperio Straus anunció que olvidó mencionar un detalle con lo del conjuro que uso para salvar la vida del rey humano el cual venía con un contra y ese es que al intentar procrear una nueva vida, la esencia de la inmortalidad pasaría directamente a esa nueva vida próxima a venir al mundo. Lo que quiso decir el ser mágico fue que el rey Takamura morirá ya que su primer primogénito será quién tenga ahora su inmortalidad, esa noticia dejó en shock al rey ya que perdería su vida nuevamente pero está vez lo haría con tal de que una nueva sea preservada, sus camaradas estaban tristes ya que el moriría y no habría que o alguien que lo salvará pero él les aseguró que estaría siempre protegiendo su reino aun cuando ya no este.

Pasado el tiempo, tras dar la noticia de su pronta muerte y de anunciar el cercano nacimiento de su hijo, el rey aprovechó todo el tiempo que le quedaba encargándole todo a su esposa quién sería la responsable del reino Takamura y de criar a su hijo pero claro en lo de asuntos de la corona no faltaran los consejeros del consejo real de la corona, llegando la fecha indicada en el calendario universal. El primogénito del rey llegó al mundo, sabiendo cuanto tiempo le quedaba, sin dejar ningún secreto atrás, el rey pasó esos últimos momentos de su vida teniendo en brazos a su hijo a quién le imploro su perdón por no poder estar presente en toda su vida y por tener que dejarlo pero prometiéndole que siempre estará con él en espíritu, cumplido el plazo que el rey Straus dijo que le quedaría de vida, 2 horas, el rey yacía inerte a lado de la cama de su esposa con su hijo, parecía como sí durmiera pero todos sabían la triste verdad que era que la chispa de vida que le quedaba se había ido lo cual dio inició a un ciclo sin fin desde ahora y en adelante.
 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
AlexCoon AlexCoon
Lian wolf 16 (lucifer) Lian wolf 16 (lucifer)
kidwolf kidwolf
KitzuneHaru KitzuneHaru
Sweet Bear Sweet Bear

Principio
Mucho tiempo ya ha pasado ya desde la era antigua de los inicios de Meridian, actualmente este reino ha tenido numerosos avances en muchos aspectos desde hace mucho incluidos los avances tecnológicos y cultural, como decirlo, el gran Meridian ahora tiene un aspecto más futurístico y muy pero muy avanzado.

Actualmente es el año 15000 del día Nº31 del mes nº6 del calendario universal de Meridian, es el día en el que el actual Oujinsama (príncipe) será coronado Rey ya que este mismo día es en el que está cumpliendo los 21 años de edad e incluido que también se casa este mismo día. Desde que tuvo capacidad de un entendimiento maduro les dio valor a las palabras que le decían incluida su madre quién ya había fallecido un mes antes del día de la coronación, el muchacho solamente escuchó de su madre que ella al fin se reuniría con el anterior rey que falleció ya hace mucho tiempo a causa de la condición hereditaria que hay en la realeza de los Takamura desde hace mucho tiempo, el joven le prometió que haría lo mejor como rey y como aquel que guíe a otros por el buen camino.

Aquel día estuvo lleno de grandes festejos, el cumpleaños nº21 de Oujinsama, su coronación y su boda, todo fue un gran festejo muy animado mientras también se tomaban el tiempo para rememorar el pasado, recordando el mandato del anterior rey cuando aún seguía vivo, todo lo bueno que hizo en vida, el cariño que los habitantes de la ciudadela y las demás ciudades le tenían, fue un gran día pero nadie estaba más que el Oujinsama ahora rey y su esposa que se regocijaban por la felicidad que tenían pero lo que ninguno sabía era que esa felicidad iba a ser fugaz, ya que el tiempo que ellos serían felices tendría poca duración sin que ellos mismos lo supieran.

4 meses pasaron desde que el joven rey consiguió su título de soberano el mismo día que cumplió la mayoría de edad y desde que contrajo matrimonio el mismo día, la angustia y desesperación dominan la mente del joven quién está sin opciones ya que su amada cayó enferma hace una semana, ninguno de los médicos pudo conseguir ni elaborar una medicina que pudiera garantizar la buena salud de la reina. Para colmo un día después este se enteró de que el médico que vino a verla a ella el día anterior la diagnóstico con una enfermedad que terminará con su vida en cualquier momento sin siquiera dar avisó antes, esa noticia lo devasto completamente hasta el ritmo de no hacer más nada que estar con ella hasta el último segundo, no podía hacer nada, los demás soberanos de Meridian estaban incomunicados desde mucho antes del día en el que recibió su título de gobernante de su reino y aún siguen incomunicados encima que los miembros de los consejos de las demás naciones dicen que no pueden violar el acuerdo de confidencialidad de sus majestades y altezas, eso provocó internamente la irá del joven rey quién ahora sólo se mantiene al lado de su esposa quién le dice que aunque ella ya no este, que traté de ser feliz sin importar las adversidades que se le presente.

Tras una semana de sólo aceptar la situación, la amada del joven rey había fallecido sin avisó alguno, únicamente el joven estuvo presente cuando la vida se desvaneció de su ser, un triste funeral se realizó el día nº14 del mes nº10 del calendario universal, ese día todos lo marcaron como el día en el que falleció la joven reina Takamura pero para el joven rey ese fue el día en el que su ser y su alma se tiñeron de un oscuro y profundo color negro completamente vacío además de que una voz en su mente comenzó a incitarlo.

Esa voz lo incitó a ser el supremo y único rey de Meridian pero para conseguir eso, antes debía hacer algo por esa misteriosa voz que le pide justamente ahora un pequeño intercambio con el fin de que sí cumple con lo acordado, además de ser el supremo rey de Meridian, le prometió que traería de nuevo a la vida a aquellos a quienes él amaba aún luego de su muerte, el precio que debía pagar para cumplir ese intercambio era que debía acabar con los demás miembros de la realeza de las otras grandes naciones, ese fue el único precio a cambio que le propuso el misterioso ente dueño de esa voz que incitaba al joven rey quién sin titubear y sin dudar... Aceptó sin más el acuerdo.

Al mismo tiempo que eso sucedía, en un sitio completamente desconocido en el que reposan varias estatuas, se ven que sus ojos desprenden un pequeño brillo que desaparece a la brevedad. Con este evento siendo desencadenado, con esto la historia da comienzo, esto es la historia de The Fallens Kingdoms.
 
Última edición:

AlexCoon

I'm so proud of you
Registrado
3 Mar 2019
Mensajes
126
Puntos por reacción
51
Awards
0
es bueno que regrese esta historia, estaré a la espera de los demás capítulos, me había quedado en el 6 sino mal recuerdo.
Te deseo mucha suerte acá también
 

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
Gracias mapachito te agradezco tú apoyo, actualmente editare mínimamente los capítulos ya que ciertos carácteres no aparecen en este foro así que estaré usando estos "―" para indicar las acciones ya que los asteriscos no aparecen, nuevamente gracias por el apoyo
 

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
kidwolf kidwolf
KitzuneHaru KitzuneHaru
Daaz Daaz
Darknesswolf88 Darknesswolf88
AlexCoon AlexCoon

Capítulo 1
La caída de la ciudadela Nightmoon

Han pasado ya exactamente 9 años, es el año 15009, día nº22, mes nº12, son apenas las 8:40 am. En medio de las transitadas carreteras de la autopista, un vehículo que sólo es visto entre aquellos que sean de la nobleza o de la realeza, una lujoso limusina de color blanco níveo, adornada con unas banderas color negro llevando la imagen de una luna creciente, en los costados de las puertas y el capo del automóvil de lujo igualmente está presente la luna creciente.

Este peculiar vehículo lujoso está en medio de un trayecto fijo hacia la ciudadela de la nación Nightmoon desde hace algunos días, tan sólo apenas unas horas como a las 5 de la mañana se pusieron rumbo nuevamente luego de pasar la noche en la ciudad que dejaron atrás, ahora que lleva un tiempo de haber dejado la ciudad atrás ahora se encuentra en pleno camino por la autopista recubierta con un domo de cristal reforzado, cuyo trayecto conecta directamente hacia los muros de la ciudad de la corona. En este vehículo hay actualmente 4 pasajeros sin contar al conductor del vehículo, estos individuos dan la casualidad de que son de la raza lobo.

Los lobos no son para nada como dicen algunos que los conocían en otros tiempos ya muy antiguos que posiblemente sean mitos y leyendas falsos o tal vez reales pero el caso es que los lobos lucen exactamente iguales a los humanos, todo en su aspecto físico es idéntico excepto por el hecho de que en vez de tener piel humana poseen pelaje del mismo color que la su cabello aunque hay casos de lupinos que se han teñido el pelaje de sus cuerpos, todos poseen orejas lobunas en la cabeza y nunca se ha visto el caso de un lupino con orejas humanas a excepción de que se traté de un híbrido nacido de una unión entre humano y lobo, claro está que todos poseen largas colas lobunas, poseen narices casi caninas de un ligero color negro con un olfato bastante bueno y agudo que puede resultar muy sensible para algunos olores en particular, todos poseen afilados colmillos, todos poseen garras en sus uñas de las manos las cuales mantienen retraídas y en las de los pies las cuales mantienen también retraídas, también todos poseen almohadillas en las manos y en los pies, lo único que los diferencia de los humanos por completo son los lobos machos quienes bueno... Su parte "privada", su órgano reproductor bueno, es prácticamente el de un lobo por completo, ya saben, la funda y todo lo demás. Otro detalle que sí es cierto es que ellos están regidos por las etapas de la luna la cual cambia cada 6 días en todo el mundo.

Dentro del vehículo en el espacio del conductor está un lobo de unos 30 y tantos años vistiendo traje negro, zapatos negros muy formales, un gorra de conductor con dos espacios por los que salen sus orejas castañas doradas oscuras que comparten color con su cabello, cola y pelaje, el iris de sus ojos es de un color castaño dorado oscuro. Este hombre está actualmente conduciendo tranquilamente cumpliendo con su trabajo al menos hasta que unos ligeros sonidos de como sí tocaron una puerta que provienen de la pared del espacio de los pasajeros, llaman su atención.

Conductor: ―Sin despegar la mirada de su campo de visión mientras conduce―. ¿Si majestad que sucede?

¿?: No, tranquilo no es nada, sólo iba a preguntarle ¿Cuánto faltaba para llegar a la ciudad de la corona? ―Preguntó una amable voz desde la parte de atrás―.

Conductor: No falta mucho su majestad, aunque no puedo garantizar el tiempo por lo largo de la autopista central por la que viajamos desde que salimos de la Ciudad Crescent a las 5 de la madrugada.

¿?: Ya veo... ―Se escucha un suspiro procedente de atrás―. Gracias de todos modos. ―Gruñe un poco molestó―. Y eso que los cálculos me decían que llegaríamos rápido pero no contaba con que la autopista central fuera y siguiera siendo así de larga, no molestare más siga en lo suyo por favor.

Conductor: No se preocupé majestad no es molestia alguna, estoy para servirle. ―Continua en lo suyo teniendo la vista fija en el camino, las manos en el volante y los pies en los pedales del auto, el izquierdo manteniendo pisado el acelerador de una manera regular manteniendo una velocidad prudente y el derecho reposando en el freno pero sin hacer presente su función claro por estar en pleno movimiento―.

Ahora en el compartimiento de los pasajeros, están viajando las 4 personas a las que transporta este lobo incluyendo a aquel al que llamó "majestad". Aquella persona que fue llamada majestad no es otro más que el actual rey de la gran nación de los lobos del reino e imperio Nightmoon, su nombre es Kaito, Kaito Nightmoon, un lobo de unos 40 años que se ve no muy conforme a su edad ya que se ve como con 5 o 6 años menos, es de cabello negro azuleado con reflejos blancos, lo lleva semilargo hasta el cuello y tiene varios flecos largos y cortos en la cara en especial dos que son especialmente largos hasta su mentón, el iris de sus ojos es de color blanco tanto como la misma luna, sus orejas lobunas, sí pelaje y su larga cola comparten color con su cabello excepto que su cola justo al final tiene pelaje blanco, viste una camisa negra y formal del tipo con botones hasta el cuello, lleva encima alrededor del cuello una capa negra que mantiene ajustada con botones, justo en el centro la capa lleva la misma imagen de una luna creciente, lleva un pantalón negro de los que usaban en tiempos medievales, aquellos que van por dentro de las botas que se usaban en ese tiempo, justamente también usa ese tipo de botas en color negro, en el dedo anular de la mano izquierda lleva un anillo de hierro negro con una insignia de una luna creciente en color blanco.

Kaito: Por el dios lobo, nunca imaginé que el trayecto de regresó hubiera sido tan largo... Esa cama en serio que fue un poco incómoda para mi gusto... Ya estoy pareciendo un cachorro caprichoso ¿Qué clase de rey soy sí no apreció que al menos tuve donde dormir anoche?

¿?: ―Risas―. Ciertamente sí pareces un cachorro mimado, aprende a no ser un lobo gruñón, "Su" majestad. ―Risas―.

Kaito: ―Con la mirada baja y en depresión estilo anime―. No... No me lo digas así, Lunaria.

La persona nombrada, Lunaria, la reina del linaje Nightmoon, una bella loba de unos 39 años pero parece que tuviera 4 años menos, es de cabello plateado con reflejos negros, lo tiene largo hasta la espalda pero lo lleva recogido usando una cinta negra, sus orejas, su pelaje y cola comparten el mismo color que su cabello, el iris de sus ojos es de color rosado brillante, en el dedo anular de la mano izquierda lleva un anillo idéntico al de su marido, va vestida igual que su marido pero son del estilo femenino, es decir que no son tan ajustadas como la de los hombres, no lleva una capa puesto que la tiene a su lado la cual está cubriendo la figura que al parecer pertenece a la de un cachorro al menos 10 años.

Lunaria: Sí no mal recuerdo, cierto lobo dijo anoche que iríamos por la autopista central donde no hay tránsito para llegar más rápido a la ciudadela pero al parecer tuvo un error de cálculo y aquí estamos aún en el trayecto por la autopista central.

Kaito: Vale, vale cariño no me tienes que dar con tantas flechas de ese modo. ―Baja las orejas en señal de vergüenza porque lo dicho es verdad―.

Lunaria: ―Risas―.

¿?: ―Aclarándose la garganta con una tos fingida―. Este......... ―Algo incómodo―. Kaito-sama, no se lo había dicho antes ya que siempre perdí la oportunidad pero el día antes de comenzar el viaje de regresó a la ciudad de la corona, le llegó una carta de parte del rey Takamura. No me correspondía leerla ya que..... ―Suspiro incómodo―. Sólo, le hago entrega de ella, discúlpeme por no decirle nada antes. ―Con el brazo izquierdo alzado y con la carta en la mano para dárselo―.

Kaito: ―Toma la carta―. No hay porque disculparte Silver-san, fue un descuidó de mi parte no preguntar sí me había llegado alguna carta. ―Ve bien la carta―. Vaya viene de parte de los miembros del consejo real, tal parece que ellos recibieron la noticia primero y decidieron informarme de ello.

Lunaria: Vamos cariño sin formalidades, llámalo por su nombre no su apellido. Lo siento Lucius-san al parecer aún no está acostumbrado aún después de que te convertiste en alguien de mucha confianza para nosotros.

El nombrado por el rey y por la reina. Lucius Silver, un lobo joven de unos 25 años, de cabello rojo, semilargo hasta el cuello con varios flecos que cubren su frente completamente y van descendiendo para separarse justo en al llegar a su nariz al igual que dos flecos largos que llegan hasta la sus mejillas, iris de ojos color negro, sus orejas, su pelaje y cola comparten el mismo color que su cabello, va cubierto con una gran capucha y capa de cuerpo enteró de color blanca con la insignia de una luna creciente negra en el pecho, lleva también un atuendo parecido al de un soldado o caballero pero con ropas ligeras, lleva una camisa de manga larga blanca, una pechera a prueba de golpes cortes y disparos sí es posible, en la pechera también está la luna creciente, lleva guantes negros, un pantalón ligero de color gris, zapatos tipo botas que están por encima de los tobillos con varias agujetas que están atadas hasta la misma altura y lleva el final del pantalón dentro de esos mismos zapatos, lleva protecciones de hierro en los antebrazos y en las piernas, en su cintura lleva una especia de cinturón en la que está la vaina de una espada en la que reposa la misma arma pero parece de un tamaño un poco reducido para serlo ya que es un arma común en este mundo que sólo al desenvainarla toma su verdadero aspecto es decir que en el momento que desenvaina su espada está adopta su verdadero tamaño en lo que se refiere a la hoja.

Lucius: D-descuide alteza no hay problema con que el rey me llamé por mi apellido.

Lunaria: No es todo lo contrario. Debería acostumbrarse a hacerlo ya que eres su mejor caballero de la luna llena, prácticamente un prodigio en lo que se refiere al uso de la espada y el combate cuerpo a cuerpo.

Lucius: ―Se sonroja de la vergüenza―. P-por favor mi reina no diga esas cosas.

Kaito: ―Risas―. Mi esposa tiene razón Lucius-san, vaya aún recuerdo cuando de pura casualidad pase por los campos de entrenamiento del castillo y allí fue donde vi a un joven soldado dándole pelea a mi capitán de la guardia del castillo, me impresione de sólo verte derribarlo y eso que eras muy joven, también recuerdo la expresión de tú rostro cuando te presentaron ante mí en la sala del trono. Qué tiempos aquellos, te tomé como mi discípulo, te entrenabas a diario conmigo hasta que por derecho ganaste el derecho de ser uno de los 13 caballeros de la luna llena, mi guardia personal, a los otros les impresionó que su decimotercer miembro fuera así de joven y creer que se quedaron de piedra cuando pedí que sólo tú me acompañaras a mí y a Lunaria en este viaje que bueno... Tomó un pequeño giro por eventos que no quiero comentar. ―Sonrojado―.

Lunaria: ―Risas mientras acaricia suave y gentilmente el bulto cubierto por su capa―.

Kaito: ―Aclarándose la garganta―. Bien ahora, ¿De qué se tratará está carta del rey del imperio humano? ―Abre la carta, la desdobla para entonces comenzar a leer cada palabra, una de una sin saltarse ni un sólo detalle lo que hace que llegando a leer la última palabra del papel este se quedé callado unos momentos―.

Lucius: ¿Kaito-sama...?

Lunaria: ¿Kaito, sucede algo, es muy serio?

Kaito: Vaya... ―Baja su oreja derecha―. Tal parece que me informan de un hecho ya hace tiempo atrás cuando estabas fuera del contacto de todos y sólo mi consejo real sabía de nuestra ubicación en donde se desarrollaron nuestros pequeños asuntos diplomáticos... El Oujinsama de los Takamura cumplió la mayoría de edad al mismo tiempo que estaba siendo nombrado rey y casándose ese mismo día...

Lunaria: Vaya que noticia ese muchacho debe de estar siendo muy feliz ahora que ya han pasado...

Kaito: ―Alza un poco su mano para interrumpirla―. Pero... 4 meses después de que ese suceso su esposa cayó enferma de una enfermedad terminal que acabó con su vida una semana después, fue un día triste, 3 consejeros de del consejo del castillo fueron a la ciudadela Takamura para mostrar sus respetos y pésame en nuestra ausencia...

Lunaria: Que triste oír esa noticia. ¿Exactamente cuándo falleció su esposa?

Kaito: Según lo que me dicen en esta carta... El día nº14 del mes nº10 hace 9 años.

Lunaria: Pobre chico, ¿él ya debe tener unos que, 30 años verdad?

Kaito: Sí le dobla en edad a Lucius por 5 años de ventaja... Y creer que nosotros estuvimos ausentes en esos días y mira ahora, regresando luego de mucho tiempo justo en pleno invierno cuando todo está lleno de nieve y todos se preparan para la época de fiestas navideñas.

Lunaria: Sí es verdad pero al menos en esta época del año no estaremos tan ocupados con las labores del ser reyes.

Kaito: Tienes razón pero el año entrante tendremos mucho que hacer y será bastante agotador. ―Suspira―.

Lucius: No... No debería pensar así su majestad, usted es necesario para la gente que viven en esta gran nación al igual que es importante para otras personas como Lunaria-sama y... ―Lo interrumpe un movimiento brusco del vehículo que al parecer tomó una curva además de que eso hace que el bulto cubierto por la capa de la reina caiga al suelo con un golpe seco del que sólo Lucius se da cuenta ya que los dos soberanos están hablando con el conductor en estos momentos quién se disculpa por eso ya que el hielo de la carretera le hizo forzar un poco el vehículo―. Este... Oujinsama ¿Está bien Oujin? ―Se le acerca quitándole de encima la capa de la reina―.

¿?: Ooooow. Mi cabeza... ―Dice un pequeño lupino con el mismo color de cabello y pelaje que el rey Kaito que está con las orejas bajas y sobándose la cabeza―. Creo que me golpee la cabeza...

Lucius: ―Con una gotita de sudor estilo anime en la sien―. E-eso es lo de menos Recon-Oujin.

Ese pequeño al que Lucius nombro como Recon ahora a la vista se puede apreciar que es un cachorrito de lobo de sólo 10 años que parece una copia en miniatura del rey Nightmoon, tiene el cabello negro azuleado con reflejos blancos y negros, lo lleva corto pero se le ve un poquito largo y algo despeinado, sus orejas, su pelaje y su cola comparten color con su cabello excepto que al final de su cola está es blanca además de que las puntas de sus orejas también son blancas, su iris de ojos es de color tan blanco como la luna igual a los de Kaito, en el cuello lleva un colgante de una luna creciente, viste una camisa manga larga azul, encima de está lleva una capucha o sudadera negra con diseños de estrellas que lleva abierta, pantalón azul pálido que le llega hasta después de las rodillas, llevaba puestos calcetines blancos, antes traía zapatos tenis azules y gris pero se los quitaron para que estuviera durmiendo cómodo.

Lunaria: Ah, Recon-chan, lo lamentó sí te despertó el movimiento del auto.

Recon: ―Aún sobándose la cabeza y con los ojos un poco acuosos mientras produce unos pequeños sonidos de chillidos en baja frecuencia―.

Lucius: ―Su gota de sudor estilo anime crece más para luego acercarse al Oujin de los Nightmoon para alzarlo un poco tomándolo por debajo de sus brazos y sentarlo en su pierna derecha―. Ya, ya Oujinsama no pasó nada sólo fue un pequeño golpe, no tiene por qué llorar. ―Le soba la cabeza al pequeño lupino para que se calme―.

Lunaria: Pobrecito mi lindo cachorro. ― Se acerca al caballero para también acariciarle la cabeza al menor―.

Kaito: ―Mirando la escena y sudando al estilo anime por la sien―. Y yo aun no entiendo como este pequeño puede ser nuestro cachorro... Pero lo que no entiendo es que porque, porque tuvo que ser concebido en la noche de luna en que nuestra raza siente... ―Piensa un poco para decirlo de una forma más "delicada" por la presencia de su hijo―. Un fuerte deseo que no puede ser saciado al menos hasta cierto momento y en especial en nosotros los machos que nos llevamos la parte más fuerte del efecto de esas noches de luna cuando estamos bajo su influencia...

Lunaria: Que yo recuerde mi amor. ―Mira a su esposo con cierta inocencia y mirada picara―. Los adivinos nos dijeron que el nacimiento de una nueva vida nos llenaría de mucha felicidad a los dos en uno de estos días.

Kaito: ―Avergonzado―. ¡Sí lo sé pero al menos hubiera sido bueno saber que ese pequeño "acontecimiento" sucedería durante una luna de cuarto creciente! ―Con más vergüenza y rojo de la cara y con la mirada baja al igual que sus orejas―. Ya sabes que durante esas etapas lunares es cuando más parezco una persona diferente y encima que me dejó llevar muy fácilmente por mis instintos y además de que me llevé una sorpresa cuando me dijiste que seríamos padres justo 2 días después de nuestra "unión" aquella noche.

Lunaria: ―Risas―. Aún recuerdo la expresión de tú cara y también cuando te desmayaste, nos tomó como 2 horas para poder hacer que recobraras la consciencia. ―Risas―. Agradezco enormemente a esos adivinos y a que seas como una bestia cuando está presente el cuarto creciente por darnos a este tierno y lindo cachorro. ―Acaricia gentilmente la cabeza de su cachorro―.

Kaito: ―Rojo de la vergüenza, con un tic en el ojo derecho y una sonrisa con un tic en lado derecho―. Sí nuestro lindo y tierno hijo que no planeamos tener pero que sí tuvimos.

Lunaria: ―Con una sonrisa normal pero con un aura de intimidación al estilo anime―. Lo quieras o no es nuestro hijo porque yo lo quiero.

Kaito: ―Niega con ambas manos―. No, no, no, yo no estaba diciendo que no lo quería claro que lo quiero es mi hijo, mi propia sangre y la viva imagen de mi cuando era un cachorro, es que sólo aún sigo sorprendido por habernos convertidos en padres así como así, ese día me desmaye no dé la impresión de algo que no planee sino que dé la impresión por poder sostener en mis brazos a alguien de mi propia sangre ya que mi Otoosama me dijo que yo fui su mayor tesoro cuando vine al mundo, lo mismo es con Recon, ese día cuando escuché sus llantos fue el día más feliz de mi vida, además de que las primeras horas no pude estar contigo ya que me desmaye por la presión y me llevaron afuera de la habitación... Lo que pasa es que... ―Traga grueso―. A-aun l-le tengo m-m-miedo a tú T-Toosan, no sé con qué cara decirle que yo te...

Lunaria: ―Piensa mientras está con la mano derecha en el mentón y con el dedo índice en la comisura de sus labios y entonces responder―. Y sí lo cambias por qué cara vas a poner cuando le digas que es Obaasan y le presentes a su lindo nieto.

Kaito: Sí eso se escucha mejor. ―Suspira aliviado―. Pero al menos tendremos que esperar para hacerlo ya que Recon tiene que acostumbrarse a vivir en su hogar de ahora en adelante y también a acostumbrarse al estatus de ser el Oujin de todo el reino Nightmoon.

Lunaria: Eso se escucha a que quieres decirle lo que puede y no puede hacer por ser un Oujin, que yo recuerde mi suegro no era estricto contigo.

Kaito: Bueno es que sólo quiero que aprenda bien lo que tiene que hacer hasta incluso así puede tener muchos amigos.

Recon: ―Alza las orejas al oír eso y voltea a mirar a su Toosan―. ¿Tienen algo de malo los amigos que ya tengo y con que Lucius-Oniisan sea mi amigo también? ―Lo sigue mirando con su expresión inocente que puede cambiar a otra dependiendo de la respuesta que se le dé―.

Kaito: No, no para nada cachorro tú puedes tener cuántos amigos tú quiera no hay nada de malo con eso. ―Risas―. (Por la luna, este niño sí que sabe ponerme entre la espada y la pared, porque tuvo que salir tan parecido a mí al heredarme esa mirada a la que mi Toosama llamaba "la ruleta rusa de las expresiones"... Recon tienes suerte de haberme heredado esa miradita que yo les aplicaba a tú Obaasan y tú Obaachan).

Recon: ―Sonríe enseñando los colmillos y moviendo alegremente su cola―. Que bien porque me gustan los amigos que tengo y también que Lucius-Oniisan siempre este conmigo. ―Abraza al aludido―.

Lucius: Me honra que me diga eso Oujinsama, yo que soy un simple caballero sin sangre de nobleza y usted un miembro del linaje Nightmoon que se remonta a bastante tiempo atrás.

Recon: A quién le importa, tú eres como si fueras mi Oniisan y así me gusta. ―Se ríe muy alegre―.

Kaito: Se nota que Recon te quiere bastante Lucius-san.

Lunaria: Como no quererlo sí después que prácticamente tú cierto día me dijiste y lo citó, "Lunaria sí nosotros tuviéramos un hijo, yo le confiaría su cuidado y protección a Lucius, el más que nadie puede cumplir esa encomienda, es alguien muy digno de confianza hasta incluso sí algo nos pasará a ti y a mí, como mi última voluntad le dejaría a Lucius la tarea de cuidar de él"... Eso fue claramente lo que me dijiste y como decía, como no va a quererlo sí técnicamente y puramente verdad convertiste a tú caballero de la luna prodigio en el niñero de tú hijo apenas nació. ―Sin poder aguantar la risa comienza a reírse de algo que recordó―. Ay qué recuerdos, con sólo ver esa imagen en mi cabeza me comienzo a reír, creo que fue cuando apenas llevaba un mes de nacido, Lucius apenas tenía los 15 años recién cumplidos desde hace un mes, yo estaba un poco ocupada y le pedí que me hiciera el favor de cambiarle el pañal a Recon-chan, cuando creyó haberle puesto bien el pañal, se le bajo entre sus pequeñas piernas hasta sus pies y... Y... Jajajaja R-Recon-chan término orinando en la cara de Lucius-san Jajajaja perdón Lucius-san es que no me aguanto la risa de cuando entre a la habitación para ver sí todo estaba en orden para sólo encontrarte con la cara y algo de tú ropa empapada y a Recon-chan riéndose sin preocupación alguna Jajajaja.

Lucius: ―Con las orejas bajas y rojo por la vergüenza desviando un poco la mirada―. E-este en m-mi defensa su alteza era mi primera vez tratando con un bebé y además no tenía experiencia alguna porque yo siempre he sido hijo único, pero parece que la vida me dio mi propio Oniichan a pesar de no estar relacionados por sangre ni nada por el estilo. ―Acaricia al Oujin detrás de las orejas provocando que la cola de Recon se mueva de un lado a otro mucho más rápido de lo normal―.

Recon: Aaaw sí por favor así... ―Se da cuenta de lo que dice para luego romper el abrazo y apartar la mano derecha de Lucius lejos del espacio detrás de sus orejas―. Lucius-oniisan no me gusta eso no soy un perrito. ―Infla su cachete derecho en señal de molestia―.

Kaito: ¿En serio cachorro, tú cola no decía lo contrario o sí?

Recon: ¡No es verdad, Okaasaaan!

Lunaria: Ya los dos, saben que a Recon-chan no le gusta que lo traten así.

Lucius: Le pido me perdone Oujinsama, puede pedirme todo lo que quiera como disculpa.

Kaito: Jajaja sí lo siento también cachorrito, como disculpa te diré que hay una sorpresa esperándote en el castillo, pero, tendrás que esperar a la noche para verla.

Recon: ―Con la mirada literalmente brillándole y las orejas bien alzadas mira a su padre con una expresión de emoción en su cara―. Dime, dime, dime ¿Cuál es esa sorpresa? Dimeeeeee.

Kaito: Lo siento ya me oíste, tienes que esperar a la noche, ¿Podrás esperar?

Recon: Bueno... ¡Sí está bien!

Lunaria: Jejeje. (Eres fácil de dominar mi lindo cachorro).

Recon: ―Mirando a Lucius―. Lucius-oniisan, ¿No dijiste que te pidiera lo que quiera?

Lucius: Este... Pues sí... (¿Porque me preocupó? ¿Qué cosa me puede pedir el inocente Recon-Oujinsama, no puede ser nada tan malo y menos algo fue el sólo conozca? Sólo tiene 10 años, no puede pedirme mucho pero sea lo que sea se lo cumpliré).

Recon: Buenooooo... ―Se rasca detrás de la cabeza pensando en que pedir hasta que literalmente le llega algo al tocarse sin cuidado donde se dio el golpe por el movimiento brusco del vehículo―. Quiero que desde hoy y en adelante dejes de llamarme "Recon-oujin, Recon-sama, Recon-Oujinsama, oujin y oujinsama", quiero que me llames por mi nombre o que me llames oniichan ya que yo te digo oniisan porque eso eres, eres mi oniisan.

Lucius: (Eso no es tan malo como pensé, bueno tengo que pensar en que responderle...) ―Busca una afirmativa de los dos soberanos―.

Lunaria: ―Le asiente ligeramente al lupino pelirrojo―.

Kaito: ―Le toma 10 segundos pensarlo pero al final terminan aceptando y asiente en afirmativa―.

Lucius: ―Mira al pequeño lupino pelinegro quién no le quitaba la mirada de encima―. Bueno espero no le molesté digo... Espero no te molesté que desde ahora te llamare por tú nombre, Recon-oniichan. ―Le sonríe cálidamente―.

Recon: Aaaaaw jajajaja viva que bien conseguí lo que quería jajaja, oniisan, oniisan, oniisan jajajaja. ―Su cola se mueve muy animadamente―.

Lunaria: Jejeje. ―Alcanza a tomar los zapatos de su hijo y se los coloca al cachorro para luego también ella colocarse su capa―.

Conductor: ―Desde el espacio del conductor―. Disculpen que interrumpa la charla, Kaito-sama, hemos dejado atrás desde hace mucho la entrada de la autopista central, nos encontramos ahora a pocos minutos de entrar en las calles de la ciudad de la corona, llegaremos al castillo dentro de poco.

Kaito: ¿En serio, tanto tiempo pasó mientras hablábamos?

Lucius: Recon-nii estoy seguro de que ahora podrás ver la ciudad.

Lunaria: Ya debe de estar a plena vista en la ventanilla, pero ten cuidado de no abrirla.

El pequeño hace exactamente lo que le dicen, se baja de las piernas de Lucius para hacia una de las ventanillas del vehículo ver como son las calles de la ciudad, su emoción fue mucha ya que el prácticamente nació en un sitio muy apartado y fuera de la ciudad de la corona del imperio Nightmoon, el chico antes nunca había visto a tanta gente yendo de allí y acá en diferentes direcciones menos a los de su propia especie, tantos lobos en una sola ciudad es nuevo para él, también el ver tantos edificios es completamente nuevo hasta incluso en algunas lejanías puede alcanzar a ver los suburbios de la ciudadela, los parques, los centros comerciales y hasta varias escuelas primarias, preparatorias y secundarias e incluso algunas universidades alcanzó a ver. Todo eso fue un deleite para Recon quién quería saber acerca de aquello que era desconocido para el pero lo que más le llamó la atención fue el ver como varios niños de su edad o más y sus padres paseaban juntos hasta algunos se divertían en la nieve, en la mente del Oujin de los lobos se estaba ahora creando una bien hecha fantasía de él y sus padres haciendo todo eso juntos sin nadie que los molestara sin nadie que interrumpiera su felicidad.

Recon estuvo perdido en esa fantasía mientras veía todos los diferentes edificios, pero al rato de estar en esa fantasía mientras movía su cola muy feliz, fue sacado de la fantasía cuando Lucius lo sacudió un poco diciendo que dentro de poco estarán en las puertas del muro que rodea los terrenos del castillo de los Nightmoon que se haya en el centro de toda la ciudad de la corona, el castillo tiene muchos pisos de alto además de que es enorme, posee actualmente 4 torres y la una 5ta torre que es la central y más alta de todas, además toda la ciudad de la corona en sí no es sólo edificios, parques, escuelas y etc.

También tienen sus bosques, en especial el castillo que la zona de la ciudadela en la que hay más bosques y un lago que conecta con otros grandes canales de río que salen de la ciudadela hacia las zonas de bosques fuera de la ciudad, Meridian en sí está plagado de bosques con senderos y lagos, varias ciudades se han erigido en bosques de Meridian desde hace mucho pero sin excederse para conservar la bella flora que ha tenido Meridian desde la época de los primeros soberanos de las 10 grandes naciones que forman el reino Meridian, aún en las ciudades se han mantenido los bosques especialmente en el castillo el cual está más rodeado de bosque a pesar de ubicarse en el centro de la ciudad de la corona del imperio Nightmoon.

Justo ahora, están pasando por la entrada principal de los muros alrededor de la sagrada morada de los gobernantes de esta ciudad, el vehículo se detiene justo frente a la entrada custodiada por dos guardias vigías que vigilan que nadie entre sin un permiso o que al menos tenga un asunto del que tratar con el rey, uno de los aludidos vigilantes se acerca a la ventanilla del conductor en el lado izquierdo del vehículo para dar unos ligeros toques en el vidrio haciendo que aquel detrás del vidrio bajé la ventanilla, ambos tienen un pequeño diálogo pero al oír que lleva al rey con él, el guardia se cree que es una broma pero al oír la inconfundible voz del soberano de los lobos diciendo "podrían dejarnos pasar, apenas regresó a mi patria" es cuando algo en él hace clic. Reconociendo en ese momento el vehículo en cuestión dándose cuenta que este mismo vehículo salió del castillo hace algún tiempo atrás, regresando a sus cinco sentidos el arrepentido vigía ordena que se abran las puertas anunciando que se trata del vehículo real del rey Nightmoon, los demás vigías al instante de oír que su rey recién regresaba abren las puertas permitiendo la entrada al interior de los terrenos, además Kaito aún dentro del automóvil escuchó un aullido con una frecuencia alta con una duración de 40 segundos y luego va descendiendo durando unos 20 segundos, el ojiblanco mayor entonces mira al suelo frustrado ya que ese es el aullido característico que se utiliza para avisar de la llegada de alguien muy importante lo cual en definición para el significa que el breve descanso que iba a tener quedó frustrado pero ni modo eso estaba muy visto a que iba a pasar.

El vehículo ya estando dentro de los terrenos lo único que termina de hacer es detenerse justo en las puertas de la gran entrada de la inmensa edificación, la puerta de pasajeros del lado derecho es abierta por el mismo dueño de tan inmensa morada quién por su expresión facial y gruñidos por lo bajo se nota que está un poco molestó, luego procede a ofrecerle la mano a su esposa en forma de cortesía para bajar del vehículo, junto a la lupina baja su cachorro quién se queda viendo con impresión lo grande que es el castillo por fuera, tanto que al levantar tanto la mirada y alzando la cabeza de milagro no se cae de espaldas sí el 13vo caballero de la luna llena no lo sostiene para prevenir una pequeña escena de llanto de parte del pequeño lupino ojiblanco. Entonces en unos cuántos segundos el pequeño al notar olores de personas que no conoce este se aferra a la pierna derecha de su Okaasan, el lupino pelinegro mayor ya al tanto de quienes venían este los espera pacientemente y entonces es cuando las puertas del castillo se abren revelando a 5 lupinos que resultan ser los consejeros del consejo real.

Todos ellos visten con las túnicas y capa de cuerpo completo características del consejo del imperio Nightmoon, las cuales son de un llamativo color azul nocturno y negro ónice, zapatos formales de color negro, en los hombros llevan hombreras de platino y tanto en el centro de la túnica como en el de la capa está presente el símbolo de la luna creciente de la realeza Nightmoon, el rey por respeto hace una ligera reverencia al igual que ellos quienes luego se aproximan hacia su majestad comenzado con el típico "interrogatorio" según él ya que así es como el Otoosama de Kaito le decía a cuando el consejo lo bombardeaba con mil y un preguntas lo cual está sucediendo justo ahora.

Kaito: ―Con una vena hinchada tipo anime en la frente, aparenta felicidad mirando a los lupinos del consejo―. Que gusto me da verlos después de tanto tiempo señores, lamentó haberlos hecho esperar tanto... 10 años para ser exactos, en serio lo siento.

Consejero nº1: Majestad que bueno es tenerlo aquí de regresó. ―Dijo un lobo de unos 39 años, cabello castaño rojizo, lo lleva semilargo hasta el cuello, iris de ojos color naranja claro, sus orejas, su pelaje y cola comparten color con su cabello―.

Consejero nº2: Veo que el tiempo ha sido amable con usted su majestad en efecto, lo ha sido con usted y con su alteza la reina. ―Tomó la palabra un lobo de 43 años, de cabello azul nocturno con reflejos plateado, lo lleva corto sin siquiera llegarle a la nuca, tiene una barba que lleva un poco larga pero que se mantiene a raya, iris de ojos color naranja-rojo, sus orejas, su pelaje y cola comparten color con su cabello pero la punta de su oreja derecha es gris―.

Consejero(a) nº3: Por favor no es bueno decir y menos a una mujer que encima es nuestra reina, a ninguna mujer le gusta que le comenté de su edad, perdone esa falta de respecto alteza y también le pido disculpas majestad. ―Hablo una loba de unos 42 años, de cabello castaño dorado brillante, lo lleva recogido en una coleta de lado que cuelga en su hombro derecho, iris de ojos color púrpura, sus orejas, su pelaje y cola comparten color con su cabello pero en su oreja izquierda lleva un arete de oro―.

Consejero(a) nº4: Vamos, vamos no empiecen, nuestro amado rey ha regresado y ya estamos discutiendo, cálmense un poco. ―Intervino una loba de 41 años, cabello color negro ónice con puntas púrpuras, lo lleva recogido en una coleta y lleva un sujetador de cabello para que no le estorbe la vista de su ojo izquierdo, iris de ojos de un color azul-verde, sus orejas, su pelaje y cola comparte color con su cabello además de que su cola también tiene unos cuántos cabellos púrpuras y con sus orejas es lo mismo, por último lleva un arete de platino en la oreja derecha―.

Consejero nº5: Aparte de este pequeño asunto entre nosotros 5, ¿Majestad, alteza que los retuvo tanto tiempo como para dejar los asuntos de la nación en nuestras manos por un tiempo? ―Preguntó un lobo de unos 49 años, de cabello negro con reflejos grises, lo lleva semilargo hasta la nuca, iris de ojos de color marrón caramelo, sus orejas, su pelaje y cola comparten color con su cabello―.

Kaito: Bueno les daré la versión resumida... Estuvimos ocupados todo este tiempo con asuntos de paternidad. ―Les señala con la mirada a su esposa―.

Los 5 consejeros: ¿Asuntos de paternidad? ―Miran a la reina Nightmoon, quién hace a un lado su capa para mostrar al pequeño lupino que está aferrado a su pierna y ahora tratan de esconderse detrás de ella―.

Kaito: Señores y señoras les presentó a mi hijo, el Oujin de la nación e imperio de los lobos, Recon Nightmoon... ―Les susurra―. No me pregunten nada de cómo fue concebido prefiero decírselos en privado, aquí no...

Los 5 lupinos le asienten al pelinegro mayor para luego fijar la mirada en la reina peliplata a quién se acercan para ver más de cerca de Recon quién obviamente estaba de los más tímido por lo que se separó de su Okaasan para ocultarse detrás del lupino pelirrojo.

Lunaria: Perdónenlo, Recon-chan es un poco tímido, tarda un poco en acostumbrarse a los que no conoce.

Consejero nº1: No hay cuidado alteza, algunos cachorros son así, lo que me impresiona es el parecido exacto que tiene con Kaito-sama. Son idénticos.

Lunaria: Sí pero idénticos sólo en apariencia, lo único que los hace tal para cual es cuando sienten vergüenza o están con hambre. ―Risas―.

Consejero nº2: No me corresponde decir esto pero es verdad alteza.

Consejero(a) nº3: ―Con los ojos brillándole estilo anime―. Aaaw el pequeño Oujinsama es la cosita más linda que haya visto me dan ganas de abrazarlo pero sí lo hago sin avisar tal vez lo asusté.

Consejero(a) nº4: ―Ve al pequeño esconderse cada 5 segundos que asoma a mirarlos estando detrás del 13vo caballero de la luna llena―. Aparte de tímido y temeroso con los extraños parece un cachorrito muy animado, ¿Alteza cuántos años tiene Recon-Oujinsama?

Lunaria: Bueno recién cumplió 10 años. No le vayan a decir esto pero Kaito está preparando algo especial para celebrarlo como se debe, como estuvimos criándolo en tierras lejanas el planeó que le daría una fiesta de cumpleaños digna de un Oujin.

Consejero(a) nº4: Vaya que bueno saberlo, es seguro que Kaito-sama nos diga algo al respecto.

Lunaria: Claro que les dirá o yo misma le afeitare la cola sí no cumple su promesa.

Kaito: ―Sin prestar atención ya que estaba hablando con uno de los consejeros―. ¡ACHIS! ―Se limpia la nariz―.

Al rato de estar hablando la servidumbre del palacio se presenta para llevar las pertenencias de los soberanos a su habitación, hasta incluso las de Lucius ya que Kaito le dio un trato especial en los días que lo entrenaba, dándole una habitación cómoda y dándole lo necesario. También llevan las pocas pertenencias de Recon a la habitación que el ojiblanco mayor usaba en sus días de Oujinsama cuando era también un cachorro, al rato de que estar hablando allí afuera y con la nieve cayendo además del frío, estos van al interior del castillo donde Recon se impresiona bastante por el tamaño que tiene el salón principal del castillo.

Kaito y los consejeros van escaleras arriba doblando hacia la izquierda alejándose de la vista de los demás ya que los 6 tienen asuntos que atender, Lunaria poco antes dijo que le mostraría al pequeño su habitación así que ahora llevando a Recon de la mano siendo seguidos por Lucius van escaleras arriba pero doblan hacia la derecha siguiendo el camino en un largo pasillo hasta acabar en medio de una segunda escalinata que suben para terminar en otro pasillo bastante amplio yendo luego a la izquierda y deteniéndose casi al final ya que se detuvieron frente a una puerta que casualmente ya estaba abierta, en el interior se ve que es una habitación bien arreglada. No se ve que los años la hayan alcanzado ya que al parecer continuamente era limpiada para no mostrar señales de deteriora miento, hasta la cama se ve como cosa que Recon prueba de inmediato al lanzarse sobre ella y sentir la suavidad, la lupina revisa el armario viendo que al parecer fueron informados de antemano que se buscará la ropa que el rey Nightmoon usaba cuando era un cachorro de al menos 10 años, Lucius ve la habitación revisándola y dándose cuenta que de verdad al parecer su maestro sí que tenía planeado todo para cuando ya estuvieran en el castillo, ambos adultos al fijarse en el pequeño cachorro se dan cuenta que tal parece que estaba más cansado de lo que parece ya que se quedó dormido.

Lunaria: Vaya quién lo diría. ―Con cuidado lo acomoda bien para luego quitarle los zapatos y los calcetines―. Lucius-san sé que te pido mucho ya que debes querer descansar también pero podrías quedarte con él, tengo que cambiarme y atender otros asuntos.

Lucius: No hay problema mi reina, de todos modos iba a tener que hacerlo, ya que usted misma lo dijo soy algo parecido al niñero de Recon-san, pero a mí me gusta más el término de guardia personal.

Lunaria: Gracias, sí te pide algo de comer cuando despierte sólo ve a la cocina por algo ¿Recuerdas donde es cierto?

Lucius: Claro jamás olvidaría ningún rincón de este castillo.

Lunaria: Bien te lo encargó y ten cuidado de que Recon-chan no se pierda sí se pasea sólo por el castillo, es inmenso y no lo conoce bien.

Lucius: Entendido.

Con una sonrisa se dirige a la puerta para salir y cerrar tras ella la puerta con cuidado, Lucius entonces se queda a solas en la habitación con el pequeño lupino, el pelirrojo camina hacia la derecha de la cama quedándose de pie al menos hasta que toma una silla que estaba cerca de un escritorio que al parecer era del gobernante de los lupinos cuando era joven.

Lucius: ―Suspira mientras lo ve durmiendo plácidamente―. Y creer que hace mucho tú eras el cachorrito al que le cambiaba los pañales... Y quién término dándome unas sorpresas de mal gusto... Y también aquel pequeñito que tenía miedo de dormir sólo y que mojaba mi cama cuando dormía conmigo... Quién se imaginó que tardarías un poco en dejar de hacerlo... ―Piensa para sí mismo―. (Aunque siendo sinceros aún tienes una vejiga sensible que no soporta mucho y tiene que liberar presión antes de que sea tarde...) ―De repente se ríe―. (Aún me acuerdo cuando estaba jugando contigo cuando llevabas una semana sin mojar la cama, estaba haciéndote cosquillas cuando de pronto vi un charco formándose en el suelo de la sala de estar y cuando me di cuenta, vi que tus pantalones estaban mojados entonces fue cuando comenzaste a llorar y difícilmente me disculpe por haberte hecho mojar tus pantalones y también el suelo, entonces fue cuando comenzó una vez más la rutina en la que mojabas la cama y claro Kaito-sama aprendió a la mala que no deben hacerte muchas cosquillas porque sí lo hacen sufres un pequeño "accidente". Jajajaja perdone que me esté riendo de usted a sus espaldas Kaito-sama, y también espero me perdones por hablar de algo tan personal y vergonzoso a tus espalda, Recon... Ah... Recon-niichan... Tengo que acostumbrarme a llamarlo por su nombre, oujinsama...) ―Se queda mirando al pequeño pelinegro de tonos azulinos dormitando con total tranquilidad―. Verlo así me da sueño también... ―Sacude la cabeza de un lado a otro 4 veces―. No, no puedo hacer eso, tengo que quedarme despierto para estar al pendiente de él... ―Bosteza abriendo bien grande la boca y sacando la lengua como el típico canino, luego frotarse el parpado derecho―. Bueno...... Voy a salir a buscar un café con mucha crema, en la cocina y volveré rápido, no tardare mucho, espero no hagas una travesura mientras no estoy por unos momentos... R-Recon-niichan... En serio que tengo que acostumbrarme. ―Se levanta de su asiento e ir hacia la puerta abriéndola lentamente al mismo tiempo que mira atento al cachorrito, verificando que siga dormido, viendo y abriendo la puerta al mismo tiempo logra su objetivo estando ya fuera de la habitación―. Fiuu... Bueno ahora tengo que hacer lo que iba a hacer para volver rápido.

Lucius camina a pasó rápido por el pasillo dirigiéndose a las cocinas del castillo. Mientras tanto en el 5to piso del gran castillo, tras una puerta, en su interior se haya una gran sala con un gran trono al final y otros más a su izquierda y derecha, en el trono del centro se encuentra Kaito, y en los de la izquierda y derecha están los 5 consejeros del consejo, está sala es la sala de juntas, al parecer los 6 están conversando sobre cierto asunto que ven poco creíble y ese asunto es el de como el Oujin fue concebido.

Consejero(a) nº4: ―Con la cara roja como tomate―. K-Kaito-sama... Es verdad lo que dijo......

Kaito: ―Con el codo derecho reposando en la superficie donde reposan los brazos y con su mano cubriendo su cara para ocultar lo rojo de su rostro este asiente lentamente―.

Consejero nº1: E-este entonces prácticamente usted estaba...

Kaito: ―Se descubre la cara mostrando la vergüenza en su cara―. ¡No lo digas me avergüenza haberme dejado dominar así por el cuarto creciente! ¡Como puede ser que me deje llevar, hace mucho que ya se controlar mis instintos durante los cuartos de creciente! ¿Pero porque este fue diferente...?

Consejero nº2: No es por molestarlo mi señor pero tal vez una voz en su cabeza inconscientemente lo tentó a dejarse llevar aunque sea una vez para liberar la... ―Con un poco de sonrojo en las mejillas se aclara la garganta la garganta fingiendo una ligera tos―. Liberar la "presión" acumulada.

Kaito: ―Todos los cabellos de su cuerpo se le erizan―. No lo digas de esa forma que lo que hago es sentir más vergüenza... Por el dios lobo porque, porque... ―Baja la cabeza mientras se le ve un aura deprimente tipo anime―. Dios lobo acaso tú me diste ese castigo aquella noche de cuarto creciente...

Consejero(a) nº3: Kaito-sama no debe pensar así, más que un castigo fue una bendición del dios creador de toda nuestra especie que decidió darle la felicidad de ser padre de una forma este... ¿Inesperada?

Kaito: Más bien indirecta... ―Aún más rojo de la vergüenza y con el aura deprimente―.

Consejero nº5: V-vamos mi señor por lo menos su hijo nació con una buena salud.

Consejero(a) nº4: Sí Kaito-sama eso es lo importante, debería estar feliz de que desde ese día tuvo una razón más además de Lunaria-sama para ser feliz, ahora tiene a alguien más que lo ama y que lo conforta con un cálido abrazo.

Kaito: Si... Sí es verdad. Tienes razón, desde ese día tuve al cachorro más adorable de todos que mi esposa ama con todo su ser y también yo... Bien. ―Respira hondo para calmarse y entonces finalmente hablar―. Hablando de otros asuntos quiero que se envíen tantas invitaciones como sean posible a las personas importantes de la ciudad, los nobles de la ciudad de la corona, los dueños de empresas importantes y también a los civiles, quiero invitarlos a la celebración por el cumpleaños de Recon y también para presentarlo ante todos anunciándolo como el Oujin heredero. La celebración será está misma noche.

Consejero nº1: Vaya entonces la reina tenía razón. Mi señor con exactitud cuándo fue el 10mo cumpleaños de Recon-oujinsama.

Kaito: Este pues... Fue el día nº10 de este mismo mes, el mes nº12.

Consejero(a) nº3: ¿Que, entonces ese lindo y adorable cachorrito nació en las épocas de invierno?

Consejero(a) nº4: Reformulando la respuesta, ¿entonces Recon-Oujin tuvo su 10mo cumpleaños hace 12 días?

Kaito: Pues sí claro, Lunaria con ayuda le horneo un pastel, fue un poco simple, me avergonzaba una celebración así de pequeña por lo que el presente día de hoy quiero celebrarlo como se le debe, ya que debo compensarlo por cada año que siempre cumplía un año más y tenía una celebración muy simple, que clase de padre soy sí no le doy una fiesta adecuada a mi hijo.

Consejero nº5: ―Con una mirada de 7-7―. ¿Está seguro que no lo hace porque quiere quedar bien con la reina, verdad?

Kaito: ―Con una vena hinchada en la cabeza al estilo anime―. Silencio o te envió a prisión por 50 años...

Consejero nº5: ―Con una gota de sudor estilo anime en la sien y temblando un poco inclina ligeramente la cabeza―. L-lo siento p-perdone mi imprudencia Kaito-sama.

Kaito: ―Vuelve a tener su semblante calmado―. Bien... Pero ten cuidado la próxima vez que hables por favor.

Consejero nº5: S-si su majestad.

Consejero nº1: Jajajaja piensa 2 veces antes de hablar para decir palabras que enojen a su majestad jajajaja.

Consejero nº2: Este... Hablando de otra cosa. Majestad entonces será mejor que comencemos ya mismo los preparativos sí quiere tener lista la celebración por el 10mo cumpleaños del Oujinsama para esta misma noche.

Kaito: Sí eso mismo estaba por decir antes de que por alguna razón me interrumpiera. ―Mira disimuladamente a unos de sus consejeros―.

Consejero nº5: ―Traga grueso―.

Kaito: Bien quiero que se repartan tantas invitaciones como sea posible, volantes sí es necesario, sólo es una fiesta de cumpleaños y la ceremonia para dar a conocer al heredero de la corona.

Consejero nº2: Bien entonces que comiencen los preparativos, haré que los guardias traigan a los mensajeros y se les informe de los detalles.

Kaito: Bien, entonces...... ―Suspira con pesadez―. Supongo que tienen mucho más que decirme como por ejemplo, asuntos a los que debo poner atención ahora que regresé ¿No es así?

Los 5 consejeros: ¡Sí exactamente majestad!

Kaito: ―Se da un ligero facepalm al rato que esboza una sonrisa forzada con pequeño un tic en el ojo derecho―. ¿Porque no me sorprende?

Los 5 lupinos notan que al parecer su rey está un "poco" disgustado por algo pero le restan importancia ya que primero lo primero, es que se le indicó a uno de los guardias reales que cuida la puerta de la sala que haga venir ante el rey a uno de los mensajeros del castillo para un asunto importante para el rey, el guardia asiente y procede a cumplir con su orden, luego en la sala para desagradó de Kaito comienza el bombardeo de asuntos de los que por obligación tiene que ocuparse. Pasan unas cuantas horas, Kaito ya está en plena organización y supervisión de las cosas de la fiesta para Recon, Lunaria dio las medidas exactas de la talla de ropa y calzado para que el sastre del palacio haga algo adecuado para él, Lucius tras haber tomado como 3 tazas de café término cayendo dormido en la habitación del pequeño cachorro al que debe cuidar, como al mediodía con 30 minutos, el pequeño lupino ojiblanco se comienza a despertar.

Recon se mueve un par de veces en la cama hasta que un sonido proveniente de su estómago lo despierta.

Recon: ―Apenas despertando bosteza abriendo mucho la boca sacando la lengua como todo canino, el cachorro se frota un poco ambos ojos teniendo así la vista clara ahora pero en vez de terminar de despertarse, el sonido del rugido de su estómago llama su atención pero lo curioso es un rugido un poco bestial a pesar de la edad que tiene el pelinegro azulino―. Tengo hambre... ―Se baja de la cama sin siquiera buscar sus zapatos y sin darse cuenta que a su lado Lucius estaba con la cabeza reposando en sus brazos, el pequeño abre la puerta saliendo de la habitación para terminar en el pasillo en donde con dos simples olfateadas le llega el olor de algo recién hecho en la cocina de la planta baja―. ¡Comida huele a comida! ―Corre muy rápido guiado por su olfato hasta las escaleras para bajarlas, seguir todavía ese presente aroma―.

Tras un rato de que Recon se fue de la habitación, el lupino pelirrojo buscando una posición más cómoda inconscientemente estira el brazo izquierdo lo cual siente raro, porque debería haber sentido el pequeño cuerpo del cachorro que dormita en la cama a lo cual el mayor no toma importancia pero tras 3 segundos muy rápidos este se despierta sólo para mirar que la cama está completamente vacía.

Lucius: Oh no... ¿A dónde pudo ir? Al menos podré hallarlo por su olor. ―Olfatea levemente la almohada de la cama―. Bien ya lo tengo ahora tengo que buscarlo.

Se levanta de la silla para caminar a pasó rápido y salir de la habitación para comenzar su "pequeña" búsqueda por el pequeño cachorro que se le escapó por un pequeño descuidó. En lo que se refiere justo ahora al pequeño lupino ojiblanco, está justamente ahora en la cocina la cual parece vacía ya que ni los cocineros están lo cual es buena noticia para el ya que al parecer en la mesa hay varios pasteles, pastelillos, galletas y muchos dulces que con sólo verlos hacen que la boca se le haga agua a Recon para luego hacer de las suyas comenzando a tomar lo que puede de la mesa comenzando a comerse cada uno de los postres recién hechos, al rato en el salón principal, Lucius que ya estaba en la planta baja guiado por su olfato pero pronto sus preocupaciones se hacen grandes cuando escucha unas cuantas quejas en la cocina lo cual hace que se aproxime a dicha habitación, recién abriendo la puerta ve al chef del castillo y a los 5 sub-chefs apuntó de acorralar a Recon quién lleva la cara cubierta de pastel incluso su sudadera y su camisa pero los lupinos mayores de traje blanco no están tan ilesos ya que al parecer el cachorro les arrojó pasteles a ellos también.

Lucius: Este... ―Sudando por la sien al estilo anime―. ¿Alguien me dice que pasó exactamente en esta cocina?

Recon: ―Casi con ganas de llorar corre asustado hacia Lucius y se esconde detrás de este―.

Chef líder: Lucius-san. Entonces sí es cierto que volviste está mañana junto al rey y la reina, vaya cuanto has crecido, 10 años sí que te sentaron bien. ―hablo un lupinos de 46 años, va vestido con las ropas blancas de los chefs, de cabello azul celeste, con un corte semilargo que no se nota por el gorro de cocinero, iris de ojos color dorado pálido, sus orejas, su pelaje y cola comparten el color de su pelo―. Pues verás lo que pasa... ―Con una vena hinchada tipo anime en la frente―. ¡Ese pequeño glotón que no sé de dónde diablos salió devoro cada uno de los postres que el rey nos ordenó preparar para la celebración en honor al Oujinsama!

Lucius: Ah el pues verás... ―Lo interrumpen―.

S. chef nº1: Es verdad. ―Con una vena hinchada en la frente estilo anime―. Esos pasteles eran los mejores que había hecho e iba a preparar un montón más, esos solo eran los de prueba para que la reina me diera una opinión acerca de su textura, complexión y sabor pero ahora ese chiquillo se los comió y ahora no sé qué voy a hacer, ya le dije a su alteza que le llevaría uno de ellos. ―Hablo el primero de los sub-chefs, un lupino de la misma edad que Lucius pero que le supera por un año, de cabello castaño claro en la parte superior y castaño oscuro en la inferior, lo lleva un poco largo incluso teniendo unos flecos en todo su campo de visión pero no lo hace para poder fijarse en lo que hace en la cocina, iris de ojos amarillo verdoso, sus orejas, su pelaje y cola comparten color con su cabello―.

Lucius: Este... ―No lo dejan ni hablar nuevamente―.

S. chef nº2: ―Con las cuencas de los ojos en blanco estilo anime y gruñendo―. Lo mismo digo yo, esos pasteles con crema eran también mi mejor obra y no eran para que ese mocoso se los comiera en un sólo día. ―Hablo denotando su enojó el segundo sub-chef, 29 años, de cabello color avellana, lleva un corte semilargo hasta la nuca pero recogiéndolo un poco con una coleta, iris de ojos negro ónice con un ligero tinte de gris, sus orejas, su pelaje y cola comparten color con su cabello―.

Lucius: ―Sudando estilo anime detrás de la cabeza―. Oigan... ―Lo dejan con las palabras en la boca―.

S. chef nº3: ―Con una vena hinchada estilo anime detrás de la cabeza―. Esas galletas y pudines eran lo mejor de los mejor, de buena calidad y buenos ingredientes, iban a ser especialmente para el rey para que diera su opinión pero... Esa bestia con cara de cachorro se las comió todas. ―Dijo con un tic en el ojo izquierdo el tercero de los sub-chefs, de 34 años, de cabello negro con un tinte de gris y puntas púrpuras claras, lleva el cabello corto por la zona de la nuca, iris de ojos verde claro, sus orejas, su pelaje y cola comparten color con su cabello―.

Lucius: ―Con las cuencas de los ojos blancas y una gota de sudor en la sien al estilo anime―. Me permiten... ―Lo dejan sin poder hablar nuevamente―.

S. chef nº4: ―Con un vena en el puño izquierdo y la cabeza al estilo anime―. Esos pasteles con glaseado de caramelo y chispas de varios sabores también era mi trabajo perfecto y ahora están embarrados en la cara de ese pequeño delincuente. ―Dijo el cuarto de los sub-chefs, de 36 años, de cabello naranja con las puntas de un color rojizo pálido, lo lleva semilargo hasta el final de su cuello con unos 3 flecos obstruyéndole un poco su visión del ojo derecho, iris de ojos azul metálico, sus orejas, su pelaje y cola comparten color con su cabello―.

Lucius: ―Con un aura depresiva azul estilo anime―. Perdonen pero... ―Nuevamente con las palabras en la boca lo interrumpen―.

S. chef nº5: ―Notándose su enfado por la vena palpitante en su frente al estilo anime―. Esos pasteles a base de una capa de crema y glaseado de fresa con una rebanada de durazno encima era un nuevo proyecto que estaba haciendo, una nueva receta que había creado... Todo ese esfuerzo a la basura por ese mocoso del demonio... ―Hablo el quinto de los sub-chef, de 37 años, de cabello rubio con una capa de color claro por arriba y otra capa de color oscuro por abajo, lo lleva semilargo por el cuello y un poco corto en la frente sin flecos que le obstruyan la vista, iris de ojos color azul cerúleo, sus orejas, su pelaje y cola comparten color con su cabello―.

Chef líder: Y todo eso ocurrió cuando salimos de la cocina por unos minutos y a los momentos de regresar encontramos a este mocoso. ―Lo señala con el cucharon que sostiene en la mano derecha―. Devorando nuestro valioso trabajo y esfuerzo.

S. chef nº1: Ahora que les vamos a decir a su majestad y a su alteza cuando les digamos que los postres para la fiesta del Oujinsama están arruinados.

Lucius: ―Con una gota de sudor estilo anime en la sien―. Disculpen puedo...

S. chef nº2: Estamos arruinados nos despedirán y contrataran a mejores chefs que los que estamos aquí.

Lucius: Disculpen... ―Vuelve a ser interrumpido―.

S. chef nº3: Es nuestro fin caímos en un abismo del que no podemos escapar, todo por ese niño.

Lucius: Por favor, me permiten... ―Lo interrumpen nuevamente―.

S. chefs nº4 y nº5: Estamos más que despedidos, su majestad nos encerrara en la cárcel del castillo por esto... Y hemos decepcionado al rey y al Oujinsama que ahora no tendremos la fortuna de conocer.

Lucius: ―Con una vena súper hinchada en la frente al estilo anime―. ¡ME PERMITEN HABLAR POR FAVOR! ―Dijo levantando el tono de voz―.

Los 6 chefs: .......... ―Mirándolo con gotas de sudor inmensas al estilo anime―.

Lucius: ―Aclarándose la garganta―. Gracias... Bueno no quiero alarmarlos pero este "pequeño glotón" y "chiquillo" (perdóneme... Digo, perdóname por eso Recon-nii), que devoro su valioso trabajo para lo que sea que hayan dicho de una fiesta, es el Oujinsama, el cachorro de Kaito-sama y Lunaria-sama, sí lo miran bien notaran que se parece increíblemente a Kaito-sama.

Los 6 chefs: ―Mirando bien al pequeño y caen en la cuenta de que tiene increíbles similitudes con su rey―. ¡Por el gran dios lobo de Meridian! ―Se quitan los gorros de chefs y se arrodillan bajando completamente la cabeza hasta el suelo al punto que sus frentes toquen el suelo―. ¡Perdónenos por todas esas cosas hacia su persona Oujinsama de los Nightmoon, por favor no se lo diga a Kaito-sama, perdónenos por favor!

Recon: ―Con una mirada de confusión se les queda viendo a los 6 lupinos mayores―.

Lucius: Adelante diles algo, están arrepentidos no pueden quedarse así, y también discúlpate por comerte sin permiso lo que ellos cocinaron.

Recon: ―Bajando sus orejas y sollozando un poco ya que sabe que hizo mal―. L-lo siento, no quería que se enojaran, es que tenía hambre.

Chef líder: ―Sin levantarse aún―. No, no, no nada de eso majestad desde un principio eso era para usted no tiene que disculparse nosotros somos los que debemos disculparnos por esas cosas que dijimos sin siquiera saber que usted era el Oujinsama.

Los 5 S. chefs: ―Sin levantarse―. Sí es cierto, pedimos su perdón Oujinsama.

Recon: En serio lo siento... Este... Por favor... Pueden ponerse de pie.

Los 6 chefs: Gracias joven Oujinsama. ―Se levantan―.

Lucius: Yo también tengo que disculparme, tomarme 3 tazas de café muy cargados a veces tiene un efecto de somnolencia conmigo, me quedé dormido justo cuando debía estar al pendiente por sí necesitaba algo. Recon... Recon-san creo que lo mejor será que lo llevé a darse un baño. Y ustedes este... Sólo digan que hubo un pequeñísimo contratiempo con sus postres por la obra del Oujinsama, sé que el rey y la reina lo entenderán.

Chef líder: Sí, sí Lucius-san eso haremos. Una vez más en nombre mis colegas y mi persona... ―Hace una reverencia inclinándose un poco―. Humildemente le ofrecemos una disculpa... Este... ¿Recon-oujinsama verdad?

Recon: S-si así me llamó. Recon.

Lucius: Bueno. Ven conmigo, te llevare a ducharte por suerte Kaito-sama me contó que cuando él era el Oujinsama tenía su baño privado en su habitación.

Recon: Si... Lucius-oniisan... ―Ve a los 6 mayores―. H-hasta luego.

Los 6 lupinos hacen una ligera reverencia para luego comenzar desde el principio su labor mientras que Lucius y Recon regresan a la habitación donde entran en el cuarto de años del que hablo el pelirrojo antes, el baño es del mismo tamaño que toda la habitación, hay un lavaba, espejo, un inodoro y al fondo hay una puerta corrediza que da acceso al inmenso espacio donde está la tina que es similar a la de un baño de aguas termales.

Lucius: Bien... Terminemos con esto rápido desvístete. ―Se remanga la camisa―.

Recon: ¿Y-y porque tú sólo te quitaste la capa, las protecciones de tú pecho, brazos, piernas, y tus guantes y porque dejaste también tú espada en la silla de afuera?

Lucius: En primera porque dejaste manchas en mi capa cuando buscaste esconderte detrás de mí por lo que pasó en la cocina, en segunda porque las protecciones que llevaba eran de hierro es decir metal, sí se mojan se pueden oxidar, en tercera porque no quiero mojar mis guantes y en cuarta, ¿Que voy a hacer llevando encima mi espada sí sólo voy a bañarte?

Recon: V-vale... Pero... ―Se sonroja por lo que va a pedirle―. ¿No quieres bañarte conmigo como antes cuando era pequeño?

Lucius: Aún... Aún eres pequeño y respecto a lo anterior... ―También un poco rojo de la cara―. P-porque no... No tienes nada que ocultar ya te he visto sin nada encima desde que tenías 5 años.

Recon: ―Se pone rojo como tomate por esas palabras pero luego piensa en como devolverle la palabra―. P-p-pues... ―Traga con algo de dificultad―. Y-yo también t-te he visto sin nada encima desde tú tenías 19 años...

Lucius: Eh... ―Se le colora la cara por esas palabras que salieron de la boca del inocente cachorrito al que ha cuidado desde bebé―. (V-vaya no me esperaba que eso saliera de su boca... Bueno sí me lo esperaba en un par de años pero no ahora... Veo que sabes cómo tomar ventaja o estar igualados cuando se debe, es alguien listo Ou..... Recon-niichan.) Bueno tú ganas, me daré la vuelta para que te desvistas primero y entres, yo iré después de ti, pero no entres aún al agua, tengo que lavarte la cara, ah y también coloca tú ropa en aquel cesto para que alguien de la servidumbre la lavé después. ―Le señala el cesto de ropa al lado del lavabo―. Bien ahora sí me daré la vuelta. Desvístete con toda tranquilidad prometo no mirar, nunca lo hice cuando estaba más pequeño. ―Se da la vuelta mirando hacia la puerta de entrada al cuarto de baños―. Puedes confiar en tú Oniisan.

Recon: Gracias... ―Va hacia el cesto de ropa, antes que nada le da una olfateada a su sudadera y su camisa, en eso el pensamiento de que Lucius tenía razón en lo de que su ropa aparte de estar manchada de dulces y pasteles, sí necesitaba lavarse, quita la tapa del cesto para entonces quitarse la sudadera para depositarla ahí dentro, también se quita la camisa y la deposita en el cesto también, al llegar a sus pantalones duda un poco mientras voltea a mirar al mayor que no se ha movido para nada esperando pacientemente, entonces el pequeño lupino toma aire y suspira mientras desabotona su pantalón y baja lentamente el cierre de la misma prenda para luego deslizarlos por sus piernas sin perder el equilibrio, ya habiéndose quitado la prenda inferior y habiéndola depositado, este se queda en ropa interior, unos calzoncillos azules con líneas blancas y estampados de huellas blancas de lobo, ahora este se haya un poco indeciso de que hacer―. P-Lucius-niisan... ¿T-también dejó mi ropa interior en el cesto...?

Lucius: ―Sin voltearse―. Sí desde luego, no te preocupes, luego te buscare otros calzoncillos para ponerte, en tú habitación tienes mucha ropa nueva aparte de la que ya tenías.

Recon: V-vale... Lo haré... ―Listo para lo que hará ahora, desliza su mano por el elástico de la prenda y la baja por sus piernas hasta sus pies, lo siguiente es que mueve su cola hacia su sitio especial para cubrirse, ahora deposita su ropa interior en el cesto para luego colocarle la tapa―. Estoy listo ahora voy a ir a esperarte adentro pero todavía no voltees... Yo te avisó cuando. ―Ve que el mayor le hace un gesto con el pulgar de su diestra, entonces el menor camina hasta la puerta corrediza abriéndola con facilidad deslizando la puerta hacia la izquierda sólo para ver que el espacio de la bañera es bastante amplio es decir que es una bañera del tipo de las de baños termales por eso lo de grande y especialmente amplia, hasta hay unas pequeñas ventanas para dejar salir el vapor del agua caliente, dejando de estar admirando su tamaño procede a entrar y cerrar detrás suyo la puerta corrediza para entonces esperar por el mayor―. N-niisan ya puedes voltearte, ahora te toca a ti.

Lucius: ―Se da la vuelta―. Bien, sólo espérame estaré contigo en un momento. ―Suspira―. Menos mal que me quité antes los zapatos y los calcetines, ¿Pero dónde pondré mi ropa luego de quitármela? ―Da una mirada por el cuarto a ver que opciones encuentra entonces se le acerca al armario a ver que hay, ve que hay varios paquetes de jabones, enjuagues, toallas bien dobladas, batas de baño igualmente dobladas delicadamente, ganchos para colgar la ropa y cestos pequeños que parecen cajas, entonces se le viene la respuesta―. Sí esto puede servir. ―Toma un cesto pequeño y dos toallas para luego cerrar las puertas del armario del baño caminar hacia el cesto grande y colocar el pequeño encima, entonces sí procede a desvestirse quitándose primero la camisa doblándola bien para depositarla en el cesto pequeño, viéndolo bien se ve que Lucius tiene buen físico debido al entrenamiento que tuvo como guardia y después como caballero de la luna llena, luego procede a desabotonarse el pantalón y bajar el cierre de la misma prenda para terminar deslizándolo entre sus piernas hasta sus pies procediendo después a doblarlos correctamente y colocarlo en el cesto, ahora lo único que falta es su ropa interior, unos boxers rojos con detalles lineales negros, duda por un momento pero lo hace, coloca ambas manos en el elástico procediendo a deslizarlo entre sus piernas hasta abajo y depositarlo en la cesta, en mucho más que trapos menores, Lucius sin preocuparse de tener su funda al aire camina como sí nada con las toallas en mano camina a la puerta corrediza y la abre procediendo a entrar para luego cerrarla tras suyo―. Bien ya estoy listo ahora sí.

Recon: V-vale... ―Juguetea con su colgante que olvidó quitarse―. Ah... Lucius-nii o-olvide quitarme el colgante.

Lucius: No descuida déjalo, recuerda lo que Lunaria-sama te dijo cuándo te lo regaló cuando cumpliste 4 años.

Recon: "Este colgante es un pequeño amuleto que garantizará tú protección aun cuando yo no esté cerca, jamás te lo quites atesóralo bien, no sólo es para la suerte ya que esto desde ahora es un preciado tesoro que no abandonaras nunca"... Sí es verdad le prometí a Kaasan ese día que jamás me lo quitaría, que sería mi mayor tesoro.

Lucius: Bien ahora a lavarte. ―Coloca las toallas en el colgador a su derecha―. Llenare la tina primero. ―Camina hasta la bañera abriendo las llaves de agua caliente y fría regulando correctamente la temperatura para que no esté muy fría ni muy caliente ya que siempre la regula a las temperatura neutral, un 50% fría y 50% caliente―. Bien tomara un rato para que se llené, ahora ven aquí. ―Toma al lupino menor de la mano llevándolo a un lado de la tina donde hay un pequeño banquillo al nivel del suelo en el que el mayor se sienta―. Vamos siéntate en el suelo para que pueda lavarte.

Recon: ―Asiente ligeramente para llegar al nivel del suelo sin apartar su cola de la zona entre sus piernas―.

Lucius: Bien. ―Agarra la pequeña regadera, ajusta la presión y la temperatura del agua que saldrá―. ¿Listo? ―Ve que el menor le asiente cerrando los ojos, el mayor entonces presionando suavemente el gatillo haciendo que el agua salga empapando completamente la cara del menor, el ojinegro alcanza a tomar una esponja que humedece para luego pasarla con suavidad por la cara del menor para quitarle los rastros de los dulces que tiene pegados en su pelaje de la cara―. Bien quédate quieto, además ya puedes abrir los ojos.

Recon: ―Siente como la esponja pasa por su cara para luego abrir los ojos un poco―.

Lucius: ―Le sonríe mientras sigue en su labor limpiando los rastros de los dulces y postres―. Espero esto no suceda otra vez, quién sabe qué hubiera pasado, no te sientas mal no estoy molestó contigo. Sólo me asustaste en ese momento cuando me desperté y no te vi en la cama, pensé que estabas en algún rincón del castillo llorando por no saber a dónde ir o como volver por donde viniste, me preocupé, como aquella vez que me enfermé y tú estabas muy pendiente de mi junto con Lunaria-sama, ¿Lo recuerdas, cuando tenías 6 años? Tenía mucha fiebre y me dolía la cabeza, tú estaba muy asustado, llorabas y llorabas, yo solamente podía confortarte diciéndote que me pondría bien. Y luego a la mañana del 2do día cuando te quedaste dormido en mi cama, me desperté sintiéndome mucho mejor, todo gracias a tus cuidados y a los de la reina, pues lo de ese día no se compara con lo de hoy, me asusté al punto en el que el corazón de me saldría del pecho. Prométeme por favor que no te vagaras por sitios desconocidos sin mí a tú lado, ¿Me lo prometes por favor Recon? ―Aleja la esponja de su cara ya limpia pero mojada para que le responda―.

Recon: Te lo prometo... No lo volveré a hacer, no quiero que te preocupes por mí, de verdad te lo prometo Oniisan

Lucius: Así se habla. Ahora... ―Con regadera pequeña le moja la cabeza y todo el cuerpo dejándolo empapado para luego mojarse el mismo su cuerpo―. Es tiempo de un baño de verdad, date vuelta te lavare la cabeza y la espalda.

Recon: ―Poniéndose de espaldas y cerrando sus piernas para dejar libre su cola―.

Lucius agarra un poco de jabón líquido que vierte en su mano derecha haciendo algo de espuma para luego tallarle la espalda al cachorro con la esponja mientras le enjuaga la cabeza con más agua, luego de tallarle la espalda procede a hacer los mismo con la cola del pequeño, con un sólo agarrar la cola del cachorro este da un ligero saltó ya que siente unas pequeñas cosquillas por eso, el mayor enjuaga bien todo el cuerpo de Recon excepto aquel sitio que no quiso tocar ya que el lupino menor le pidió hacerlo sólo para que así no fuera más incómodo ya que el mayor ahora está enjuagándose él y pide el favor al menor de tallarle la espalda, lo cual hace sin pena alguna ya que está el mayor está de espaldas, los dos terminan enjuagándose el pelaje de su cuerpo para luego lavarse la espuma regándose agua con la regadera pequeña como última cosa, el mayor agarra algo de champú que verte en su mano zurda y restregar la cabeza del menor haciendo bastante espuma en su cabeza, para luego tomar la regadera pequeña y decirle al pequeño lupino que cerrará los ojos para que no le cayera nada en los ojos, el ojiblanco hace lo dicho sólo para sentir como le caía agua en la cabeza otra vez acompañado del suave movimiento de la mano diestra del mayor para que se cayera todo el líquido.

Tras haber lavado al pequeño Oujin, el mayor ahora se lava el mismo la cabeza y al momento de lavarse cuida que no le caiga en los ojos, con esa labor finalizada, vuelve a mojarse todo el cuerpo y también al pequeño Oujin, luego se levanta para revisar la tina que al parecer está llena por lo que cierra las llaves del agua para que no se desborde entonces como una pequeña jugarreta, se acerca a Recon de forma sigilosa y tomarlo por de espaldas por las axilas levantándolo en los aires haciendo que este se asustara pidiendo que alguien lo ayude pero se calma cuando es dejado en la tina, el ojiblanco gira la cabeza mirando al ojinegro que está tapándose la boca tratando de no reírse, el menor ante eso infla el cachete izquierdo diciéndole a Lucius que eso no fue divertido, el mayor entre risas se disculpa con el pequeño quién lo sorprende salpicándole agua en la cara, allí Recon se ríe diciendo que ahora sí acepta sus disculpas. Lucius sólo le sonríe para entonces meterse en la tina también y soltando un largo suspiro al sentir el agua caliente en su pelaje, Recon sólo lo mira sin decir nada para acercarse hacia él y sentarse de espaldas, recostándose en el pecho de este, claro lo hace sin vergüenza ya que es algo que hace desde que Lucius se bañaba con él.

Lucius: Esto es justamente lo que necesitaba después de tanto viaje... Dormir un poco no me ayudó mucho. Tú tuviste suerte Recon-nii, dormías igual que un bebé incluso cuando salimos del hotel de la ciudad a las afueras de la ciudad central de la nación de los lobos.

Recon: Pero yo soy un bebé ya tengo 10 años... ―Se sonroja e infla su cachete izquierdo―.

Lucius: Jajaja. ―Le revuelve el cabello―. Cuanto más niegues al adorable cachorro que eres más adorable pareces otouto.

Recon: ―Sumergiéndose hasta la nariz para balbucear bajo el agua―.

Lucius: ¿Que, que dijiste no te oí oniichan?

Recon: ―Levantándose hasta el pecho―. Dije, "Aniki malo y feo que me maltrata".

Lucius: O-oh vamos mi otouto lobito tierno al que quiero mucho, no te creas todo lo que digo, sólo juego contigo y tú lo sabes j-jajaja.

Recon: Jejeje... Jejejejeje te creíste que de verdad dije eso Aniki, Jejejejeje. ―Se sostiene el estómago intentando contener su risa―.

Lucius: ¡Tu pequeño...! ¡Ya verás es momento de un ataque de cosquillas!

Recon: ¡Nooo todo menos eso por favor te lo suplico! Ya sabes lo que pasa cuando me hacen muchas cosquillas.

Lucius: Eso no te servirá otouto, es momento de tú pequeño castigo por burlarte de tú aniki. ―Lo atrapa para que no se escapé y comienza a hacerle cosquillas en el estómago―. ¡Cosquillas, cosquillas!

Recon: JAJAJAJA B-BASTA POR FAVOR JAJAJAJA. ―Pataleando haciendo que salpique mucha agua y aun sintiendo las manos del pelirrojo en su barriga haciéndole cosquillas―. ME RINDO, JAJAJAJA ME RINDO, ME RINDO, JAJAJAJA LO SIENTO DE VERDAD JAJAJA LO SIENTO JAJAJAJAJAJA.

Lucius: ―Soltándolo y dejando de hacerlo reír antes de que llegué a su límite―. Agradece que no llegué al extremo, porque si eso hubiera sucedido tendríamos un problema.

Recon: ―Jadeando de alivio ya que por poco su aguanté se desplomaría hasta el fondo causando su pequeño problema con el exceso de cosquillas. Se coloca la zurda en el pecho sintiendo el continúo palpitar de su corazón mientras que la diestra reposa en sus rodillas―. P-por poco y... Y... ―Se sonroja―.

Lucius: Sí por poco. Jajaja, al menos no habrá ciertos problemas está noche ¿Verdad?

Recon: ―Todo el pelaje se le eriza―. S-sólo fue una vez en la que bebí demasiada agua ante de dormir, ¡En serio!

Lucius: Díselo a mi cama y a mí que siempre me despertaba al sentir algo húmedo.

Recon: ―Rojo como un tomate con las orejas y mirada abajo haciendo sonidos de cachorro regañado―.

Lucius: Calma, calma no te pongas así oniichan. ―Revuelve delicadamente su negros y azulados cabello―.

Recon: ―Recuperando los ánimos levantando las orejas y meneando la cola bajo el agua frotándose con la funda del mayor―.

Lucius: ¡Ah! ―Sonrojándose y colocándose ambas manos en su funda, cubriéndola―. O-oye t-ten más cuidado r-recuerda que a tus espaldas está mi zona privada.

Recon: Jejeje se me olvidaba que siempre saltabas así cuando sentías mi cola... ―Sonrojado y desviando la mirada a la izquierda―. En tú "zona especial"... Jejeje.

Lucius: E-eres un cachorrito travieso pero con la suerte de no poder enfadarse contigo por ser tan lindo.

Recon: ―Sonríe enseñando sus colmillos―.

Lucius: ―Viéndolo más de cerca―. Uuuh no importa cuántas veces te vea los colmillos, cada día te crecen más, lo mismo digo con tus garras. Comparados con cuando tenías 4 años, tenías unas garritas taaaan pequeñas, lo mínimo que hacías con tus colmillos era dejar una marca de mordida no muy presente aunque sí me dolió esa pequeña mordida cuando tenías 6 años.

Recon: Ya dije que lo sentía, estaba alucinando por el inmenso calor que hacía y creí que eras un rico dulce, por eso fue la mordida, en serio. ―Luego saca sus garras de ambas manos y las mira para volverlas a guardar―. ¿De verdad crees que me han crecido más las garras?

Lucius: Sí claro que lo creo. ―Se lleva detrás de la cabeza para recostarse―. Bueno deberíamos disfrutar esto en unos minutos saldremos del agua.

Recon: Sí. ―Se acomoda bien recostándose en el lupino mayor―.

Ambos disfrutan la tranquilidad dejando que el agua se llevé todas sus preocupaciones e incomodidades por unos cuántos minutos hasta que Recon le salpica agua en la cara al ojinegro quién le da una probada de su propia medicina regresándole el favor salpicándole agua también, ambos desatan un animado combate en el agua muy divertido ya que sus risas se hacen notar, la diversión acaba pronto, el mayor sale primero para tomar las toallas del colgador, a sus espaldas siente un jalón en su cola por lo que sin voltear le pasa una toalla al menor, ambos comienzan a sacarse hasta estar más o menos secos, ambos se quedan un poco despeinados en lo que se refiere a sus colas y con el cabello con unas guantas gotas de agua que quedaron. El lupino pelirrojo va hacia la tina para quitarle el tapón jalando la pequeña cadena que sostiene la pequeña pieza redonda de plástico, una vez más en el cuarto de baño, Lucius se viste y acompaña a Recon a la habitación donde el cachorro ya buscando en el armario lo que se pondrá a este le comienza a entrar hambre, denotándose por el bestial rugido de su estómago, el lupino ojinegro toma eso como un mensaje que capta al instante haciendo que camine hasta la puerta de salida de la habitación diciendo que no se tarda ya que va a la cocina a buscarle algo para comer, el menor le confirma mientras ve como la puerta se cierra tras ver a su "Oniisan" salir por ella.

Recon al rato está casi vestido ya que anda solamente con otro par de calzoncillos, está vez blancos con detalles negros y estampados de huellas de lobo negras, con su cola muy bien peinada y arreglada sin haberle faltado nada, lo curioso es que se da cuenta de que al lado izquierdo de su cama en la esquina superior a la derecha de las puertas del balcón de la habitación, hay una especie de repisa en la que hay una clase de pantalla con una base la cual reconoce como el último modelo de televisión, con la mirada rápidamente ubica él mandó en la mesa de noche del lado izquierdo de la cama, sabiendo cómo funciona el aparato, da un ligero toqué en él mandó consiguiendo encender la televisión y pasando de canal en canal encontrando su programa de súper héroes favoritos, mirando el programa le pasa por la cabeza que será lo que retiene tanto a su "Oniisan" pero interrumpiendo sus pensamientos y olvidándose de que se encuentra en trapos menores, el pequeño reconoce el olor de quién está entrando a la habitación por lo que muy animado se baja de la cama para correr hacia el visitante que entró en la habitación y saltar a sus brazos cuya acción casi lo hace caer de sentón al suelo con el cachorro en sus brazos sí el invitado no se mantiene firmé y en total equilibrio.

Recon: ¡Toosan! ¿En dónde estabas creí que no querías estar conmigo? ¡Ya viste mi habitación! ¡Es inmensa, el baño también y hay una televisión! Todo esto es genial Jajaja. ―Rodea lo que puede del mayor con sus brazos mientras se restregar en su pecho―.

Kaito: ―El mayor vestido ahora con una camisa manga larga casual azul marino con la luna creciente en la zona izquierda del pecho, un pantalón informal variado entre blanco-negro, con zapatos tenis color blanco con agujetas grises y manteniendo en su dedo anular de la mano izquierda el anillo con la luna creciente; observa con una pequeña vena en la frente tipo anime y una gota de sudor en la sien tipo anime en la frente a su pequeño cachorro―. No al contrario justamente venía para acá a preguntar porque los cocineros del castillo estaban tan nerviosos cuando fui a la cocina a preguntar qué había pasado con los diferentes postres que dijeron que darían a probar para que diera mi aprobación para la... ―Suspira―. Sorpresa que te daré en la noche, además sí ya lo sé, estos eran mis aposentos cuando era niño, hice que los limpiaran y ambientaran correctamente y que preparan miles de cosas aunque la televisión fue cosa mía y ahora preguntó yo algo que quiero saber...

Recon: ¿Este...? ¿Qué cosa? ―Ladea un poco su cabeza―.

Kaito: ¿Me dirías porque no estas vestido?

Recon: ¡Lucius-niisan se bañó conmigo! ―Dice sonriendo―.

Kaito: Recon... ―Con gota de sudor en la sien tipo anime―. Eso no me dice nada.

Recon: Es que me estaba peinando la cola y pues este cuando termine me quedé un rato mirando al techo cuando me di cuenta de la televisión y luego la encendí y busqué mi programa favorito y.... Llegaste.

Kaito: ―Sudando más al estilo anime por la forma en la que hablo su cachorro―. J-jajaja ya veo. ―Camina hasta la cama en donde deja al cachorro quién se comienza a vestir colocándose unos pantalones cortos azul marino y una camisa manga larga azul celeste con un estampado de estrella en todo el pecho y con la luna creciente de los Nightmoon en la espalda―. Bueno ahora me dirías lo que pasó con los cocineros y porque estaban nerviosos.

Recon: ―Bajando las orejas y con la cola entre sus piernas―. Pues... Este... Me salí de la habitación sin decirle a oniisan... Llegué a la cocina guiado por mi olfato y entonces... Me comí los postres, pasteles, pastelillos, galletas y lo demás... Ellos al principio se enojaron porque no sabían quién era... Oniisan me encontró y entonces ellos se pusieron nerviosos pidiéndome que les diera... Mi perdón... Eso fue lo que pasó.... ―Bajando la mirada―. ¿Estas molesto…?

Kaito: Pues este... Sí Lucius-san ya te dijo que estaba mal lo que hiciste y ya te dijo lo que te iba a decir creo que no tengo palabra pero... Me agrada que me hayas dicho, por cierto tal parece que estas creciendo bastante bien, heredaste ese olfato bien afinado del lobo que tienes frente a ti, me enorgullece que sepas usar una de mis fortalezas... Aunque el único punto débil que tuvo "mi" olfato fue cuando... Me tocaba cambiarte el pañal... ―Recordando esos días―. Puaj en serio que cosa hacías cuando eras un bebé para que... "eso" tuviera ese fétido olor y conseguir destrozar mi olfato... Al menos supe que desde que me tocaba cambiarte siempre debía usar pinzas para la nariz.

Recon: ―Ladeando la cabeza por no entender eso último que dijo―.

Kaito: Ejem... ―Aclarándose la garganta―. Bueno como iba diciendo, estoy feliz de que sepas usar tú olfato, ¿Desde qué edad sabes guiarte hacia un lugar por el olor que procede de allí?

Recon: Lucius-oniisan siempre tenía dulces escondidos, yo siempre los encontraba sin que supiera y también porque él me enseñó a memorizar un olor y seguirlo hasta su fuente.

Kaito: Eso último fue exactamente lo que yo le enseñé a Lucius-san cuando lo entrenaba aun siendo mi alumno. (Sin duda este niño tiene potencial usando el olfato, ya que ese sentido está especialmente muy desarrollado desde ya hace mucho tiempo, desde el primer rey Nightmoon según tengo entendido.)

¿?: Disculpen...

A ambos lupinos se les eriza el pelaje por el susto y por reflejó se abraza pero quién lo toma más en serio fue Recon quién le está clavando las garras a su Toosan, pero se calman al sólo ver que se trata de Lucius que acababa de regresar de la cocina y lleva en una bandeja varios sándwiches de carne que procede a dejar en la mesa de noche del lado derecho de la cama.

Lucius: Escuché bien Recon... Así que el ladrón de mis golosinas eras tú eh.

Recon: L-lo, lo siento es que en serio es que no podía aguantarme... Tenía 4 años y medio... Y este mi olfato era muy sensible a lo que tenía que ver con dulces.

Lucius: ―Entrecierra los ojos―. Te creo por el momento... Además de que estoy en presencia de Kaito-sama. No puedo sobrepasarme aunque quisiera pero hablando en serio, no quiero hacerlo.

Kaito: Jajaja tranquilo Lucius-san tienes toooodo mi permiso para ponerle mano firmé a está bola de pelos de aquí. ―Revuelve el cabello de su hijo―.

Lucius: ¡N-no diga eso Kaito-sama yo jamás sería capaz de lastimar a su hijo, nunca en toda mi vida!

Kaito: Ya, ya calma sólo era una broma (o tal vez no, como dije antes tu eres el único al que le confiaría a Recon sí algo me sucede y a Lunaria...)

Recon: ¿Toosan? ―Habla tratando de atraer la atención del mayor―.

Kaito: ¿Eh que, qué pasa?

Recon: Dime algo... Mi sorpresa... ¿Cuál es?

Kaito: Ah bueno me rindo te lo tendré que decir... Resulta que es una fiesta para celebrarse como se debe tú 10mo cumpleaños y para que la ciudad entera, bueno casi toda, conozca al Oujinsama del linaje Nightmoon.

Recon: ―Con la cola tieso en el aire y sus orejas bien en alto además de la palidez que está presente en su cara―. E-e-e-estar entre mucha gente y que me estén mirando todo el rato... ―Ágilmente se esconde bajo las cobijas de la cama―. N-no quiero eso todo menos gente que me esté mirando por favor, no quiero...

Kaito: Oh no aquí vamos otra vez (Otro de sus ataques de timidez). Recon, tú Kaasan creyó que te gustaría la idea, además no estarás sólo, Lucius-san no se separara de ti en ningún momento, sólo es una fiesta y ya, además podrás comer todo lo que quieras, habrá también un inmenso pastel, aunque no te garantizó que no haya gente que no quiera conocerte porque sí la habrá. Querrán saber de ti, tus gustos, tú cosas favoritas y entre otras cosas, pero claro mostrarán el respeto que deben tener hacia la realeza, además de que habrá muchos jóvenes que seguramente querrán ser amigos tuyos también.

Recon: ―Aún bajo las cobijas―. ¿Seguro que Aniki no me dejara sólo en ningún momento?

Lucius: Sí te lo prometo, no te dejaré sólo en ningún momento de todo el transcurso de la fiesta, no dejaré que se pasan de la raya contigo.

Kaito: ¿Ves? Ya te lo prometió. Además sé que te gustará, habrá muchos postres y comida que te gustaran pero, no te los acabes todos como sucedió con los postres de prueba que te comiste.

Recon: ―Se quita las cobijas de encima―. Bueno... Creo... Que tienes razón... ¿Pero qué clase de cosa es eso de que me presentaras?

Kaito: Es precisamente eso, todos verán a quién será el rey en el futuro, el Oujinsama, daré un ligero discurso de porque los invité y pasará a decir que tengo un heredero al que doy a conocer ese mismo día, será como cuando conociste a tus amigos y sus padres pero sólo que será diferente de eso.

Recon: Está bien... Aceptare estar en la fiesta, pero a cambio quiero que tú y yo paseemos uno de estos días en el parque, quiero estar yo sólo contigo Otoosan, quiero divertirme contigo. ―Le sonríe―. Quiero tenerte sólo para mí sin que nadie molesté, pero que este Lucius-san también.

Kaito: ¿Un día solos tú y yo eh? ―Se lleva la diestra al mentón quedándose pensativo―. Pues sí es un intercambio justo. Estaba pensando justamente eso, pasar tiempo contigo un día de estos pero ahora que lo pones así, tendré que cumplir con esa condición, pasearemos, te comprare lo que quieras, dulces, helados, lo que sea pero sin pasarte del límite.

Recon: YAAAAY JAJAJA PASARE TIEMPO CON OTOOSAN. ―Profiere un aullido de alta frecuencia que se escucha en casi todo el castillo―.

Lucius: ―Descubriendo sus orejas―. Vaya... Sí que tienes pulmones fuertes. Veo que esos lloriqueos cuando eras un bebé eran señal de que tú aullido sería bastante potente cuando crecieras.

Kaito: Apoyo eso Lucius-san...

El cachorro pelinegro azulino se les queda mirando confundido, pero sin perder mucho tiempo deciden pasar un poco de tiempo mientras comen de la comida improvisada que trajo consigo el lupino pelirrojo mientras cumplían un pequeño capricho de Recon, mirar la televisión con él, sin opciones quedaron a su merced viendo cada uno de los episodios de su programa favorito. El tiempo pasó con algo de lentitud, en otra parte del castillo, en los pisos altos, el 4to precisamente, Lunaria estaba dando especificaciones claras a las costureras y sastres sobre las medidas exactas de Recon, lo del calzado, la lupina ojirosa ya lo tenía solucionado desde que arribaron al castillo, fuera del castillo se estaba dando el avisó de la cordial invitación de su soberano a que asistieran cordialmente a una festividad en el mismo castillo está noche, vehículos pasaban dando el avisó, guardias del castillo estaban en los parques y plazas dando los avisos así como mensajeros entregando uno que otro volante de papel sobre la festividad.

La hora esperada llegó finalmente, Recon con ayuda de Lucius y Lunaria terminaba de vestirse, Lunaria viste con un vestido de gala blanco con adornaciones de perlas, una tiara blanca, zapatillas de tacón blanco, lleva el cabello bien peinado y perfectamente recogido en una coleta, como siempre lleva su anillo en su dedo anular de la mano izquierda. Lucius va de igual forma vestido de gala, con una camisa negra manga larga bastante formal, encima un chaleco blanco, pantalón de gala negro, lo mismo con los zapatos, lleva encima una capa negra con la luna creciente en la espalda, además de que por razones suyas y sugerencia de Kaito, lleva su espada en la parte trasera. Recon está en el espejo viéndose la ropa que tenía puesta ya que se trataba de ropas completamente blancas con detalles negros en mangas, cuello y el pecho, lo único negro eran los zapatos y la insignia de la luna creciente en la capa que lleva, la razón de las ropas blancas de Recon es porque Lunaria quería homenajear al dios lobo y de la luna por darle la felicidad de tener un hijo que nació en el transcurso de la etapa de luna llena. Estando del todo listos caminan por los pasillos hacia la planta baja, con su sentido auditivo bien desarrollado, el lupino pequeño puede oír muchas voces de gente desconocida para lo que provoca ciertos nervios en el cachorro quién procede a tomar la mano de su Kaasan en busca de su seguridad materna.

Justo ahora, la hora estaba marcada, las 7:00 pm, todos los invitados estaban presentes en salón principal del castillo, en lo alto de las escaleras se encuentra Kaito, vestido con las ropas de gala y ceremoniales del rey de la nación del linaje Nightmoon, de pies a la cabeza está completamente vestido de negro con unas adornaciones blancas y la luna creciente presente en su capa negra y llevando puesta también la corona de platino del rey de los lobos, a su lado está su amada esposa y detrás de ellos está Recon quién está respirando lentamente para tratar de calmarse y contener sus nervios y timidez, al rato todos fijan su vista en su rey y su reina, teniendo la completa atención de todo el mundo, comienza lo planeado por el pelinegro azulino mayor.

Kaito: Me complace que me honren con su presencia está noche. Estoy cordialmente agradecido de que vinieran, como deben haberles informado, estuve ausente por 10 años, en los que no estuve en la ciudad de la corona, estaba en medio de asuntos diplomáticos, tenía planeado volver pero un evento no planeado me retuvo hasta ahora, ese evento fue... Que mi amada reina me dio la sorpresa de que íbamos a tener un cachorro, estuvimos todo este tiempo criándolo y ahora después de todo ese tiempo precisamente hemos vuelto trayéndolo con nosotros. Habitantes de la ciudadela Nightmoon, ante ustedes les presentó a mi hijo y heredero al trono, el Oujinsama, Recon Nightmoon. ―Da un pasó a la derecha mientras que su esposa a la izquierda revelando a Recon quién está ya un poco más calmado―. Pueden ver que es totalmente idéntico a mí, así sabrán que es verdad.

Todo el mundo se le queda mirando al cachorro quién no sabe cómo reaccionar, pero se sorprende cuando escucha a todo el mundo decirle "bienvenido a su hogar, Recon-oujinsama" seguido de una reverencia de todos los presentes que muestran su respeto hacia el pequeño lupino, lo siguiente que se escucha es que Kaito dice que la celebración es también para celebrar como se debe el cumpleaños de su hijo quién cumplió los 10 años hace 10 días. Los tres miembros de la realeza bajan las escaleras uniéndose al numeroso grupo de gente, el final de la escalera allí estaba Lucius esperando por el pequeño Oujin, la música comenzó a oírse, Recon quiso ir directo a la mesa de postres a donde rápidamente arrastra al lupino pelirrojo, entre tanto los dos soberanos dialogan amistosamente con conocidos suyos en la ciudadela con quienes se llevan bastante bien, en cambio Recon está tratando de comer moderadamente cada bocadillo que llega a tomar de la gran mesa de postres, Lucius sólo sudaba al estilo anime mientras lo mira pero por otra parte con su fino oído logra oír cuchilleos de otros jóvenes lupinos que dicen cosas de Recon por ejemplo diciendo que de verdad se parece a su Toosan, otros diciendo que el rumor acerca de que los lupinos machos con sangre Nightmoon nacen siempre con el iris de sus ojos de color blanco como la luna es cierto, otro grupo dice que Recon parece más el oniichan del rey que su hijo ya que parecen gemelos sólo que uno es mayor que el otro ya que comparten muchas similitudes, el pelirrojo se ríe a lo bajo por todas esas pláticas entre las personas que los rodean, Recon ni caso hacia su única preocupación era comer.

Tras un gran momento de varias risas, diálogos interesantes entre los invitados, hasta incluso una pequeña sesión de música en la que Kaito baila de manera fina y educada con su esposa, Recon estaba tomando su segundo aire bebiendo un refresco de naranja, Lucius por su parte consiguió finalmente probar un postre de los que tomó el lupino pequeño, todo es tranquilidad pero eso se ve interrumpido cuando se escucha un pequeño escándalo en las puertas del gran salón cuyas puertas se abren dejando ver a un grupo bastante numeroso de guardias, todos con armaduras blancas y entre ellos está un caballero con una armadura del mismo blanco que en el pecho lleva la insignia de una espada entre negra y blanca.

Lucius por instinto hace retroceder al pequeño haciéndolo esconderse detrás de este, para luego retroceder lentamente hasta los pies de las escaleras pero sin subirlas. Kaito entre todos es el primero en hacerle frente sin separarse de su esposa.

Kaito: ¿Puedo saber quiénes son y porque irrumpen de esa forma en el castillo?

Caballero: Rey lobo, Kaito, por orden del rey inmortal... Se le pide que venga con su esposa de forma pacífica o sino recurriremos a la fuerza junto a otros métodos para hacerlo venir con nosotros.

Kaito: ....... ¿Y puedo saber que quiere el rey humano de la nación Takamura de mí y de mi esposa?

Caballero: ... Quiere haga entrega de toda la nación Nightmoon, también... Que nos entregué a su único hijo junto a los demás jóvenes de la nación entera.

Lunaria: ―Se lleva ambas manos a cubrirse la boca al mismo tiempo que tiene una expresión de miedo en su cara―.

Lucius: ―Con la mirada vacía y con un instinto protector aferra a Recon a él con intenciones de no dejar que se aleje―.

Kaito: ―Con una expresión vacía aprieta ambos puños mientras gruñe―. ¿Cómo que quiere que haga eso, acaso está loco?

Caballero: ―Saca un pergamino que abre mostrando que es cierto―. Esto lo prueba, es un documento auténtico sellado con el símbolo de las espadas negra y blanca de la familia real Takamura. Como dije cumpla con los términos sino quiere que todo acabe por la fuerza.

Kaito: Grrr. ―Voltea ligeramente a ver a Lucius―.

Lucius: ―Se da cuenta de la mirada de su rey y maestro, esa mirada puede significar que ese momento en el que le confiaría a su alguien más importante llegó muy pronto―.

Kaito: ―Regresa su mirada hacia el caballero, luego mira que los guardias del castillo entran en escena mirando atentos a la señal de su rey, lo mismo es con los demás miembros de los caballeros de la luna llena―. Perdona amigo pero tendrás que ir arrastrándote con el rey Takamura para decirle que me niego rotundamente... ¡Guardias, caballeros luna llena encárguense de ellos y saquen a toda la gente de aquí, YA!

Acatando la orden todo se hace un completo caos en el salón principal, Lucius ha desaparecido de la vista de todos ya que rápidamente en el momento que el caos inició tomó en brazos a Recon para correr a toda velocidad y haciendo uso de su capacidades físicas aumentadas para desaparecer del lugar, Kaito y Lunaria también se han ido rápidamente del lugar, en el rato que todo es un caos, en sus aposentos, ambos soberanos se han despojado de sus trajes de gala ya que ambos se están colocando atuendos completamente negros junto a protecciones de platino en antebrazos, pecho y piernas, en una vitrina de cristal cerca de la esquina superior derecha de la habitación, reside una espada completamente blanca como la misma luna de la que cuelga un llavero de luna creciente, el lupino simplemente la rompe sacando de su interior la espada que al sentir el tacto del Nightmoon está se reduce de tamaño como la espada de Lucius para luego colocarla en su espalda, y entonces tomar una espada regular que va en su cintura y otra que le entrega a su esposa.

Lucius por su parte consiguió ir hasta sus aposentos donde se cambió la ropa tan rápido como pudo colocándose ropas negras ya sus habituales protecciones y finalizando con colocarse una capa negra procediendo luego a abrir un baúl de tamaño rectangular en el que reposa una espada con filo negro ónice y empuñadura de platino la cual coloca del otro lado de su cintura tras haber acomodado bien la que ya traía encima, al rato toma en brazos al Oujin para irse corriendo rápidamente a su habitación donde comienza a buscar ropa también oscura para el para que se cambié, el pequeño lo hace sin preocuparse porque lo ve ya que este está frente a la puerta con su segunda espada a la mano lista para desenvainar sí entra alguien lo cual sucede en menos de 60 segundos pero antes de siquiera apuntarle con la espada se tranquiliza al ver que son sus majestades, el rey y la reina. Con sólo ver a su Kaasan, Recon en un instante ya está aferrado a ella quién lo calma un poco dándole seguridad pero esa ligera calma se interrumpe por el gran sonido de varios estallidos.

Kaito: Eso... Viene de la ciudad... ¿Entonces lo que dijo Straus en el mensaje es cierto....? ―Sostiene con fuerza un cristal Lapislázuli en su mano izquierda que luego le hace entrega a Lucius en su diestra―. Llévate esto, es un mapa muy especial que me envió por medio de la magia, el rey Straus. También lleva está. ―Le hace entrega de una nota en su misma mano―. Allí está escrito todo lo que necesitas saber, todo lo que yo pude escribir tan rápido como pude y lo que descubrió el gobernante de la nación Straus... Lucius-san te lo confío, huye, huye lejos de aquí, váyanse en el bote que está en los muelles detrás del castillo, entre yo y Lunaria, los guiaremos allí, sólo nosotros conocemos el camino.... ―Toma al pelirrojo de los hombros―. Protégelo, cuídalo, no te separes nunca de él, no dejes que lo encuentren... Te confío a Recon... Cuídalo por mí... Está noche algo malo está ocurriendo en las demás naciones incluida la nuestra.

Lucius: ―Mira a Recon quién está derramando unas cuantas lágrimas de miedo mientras es consolado por la reina luego mira a su rey que tiene una expresión de desesperación en el rostro, todo es un lío en la mente del pelirrojo pero una cosa la tiene muy en claro, proteger al Oujinsama―. Cuente conmigo... Maestro. ―Guarda lo que le fue entregado en su bolsillo―.

Kaito: ―Retira sus manos de sus hombros―. Gracias...

Ambos luego se estrechan la mano para sellar el trato, al tratar de decirle al pequeño lo que pasaría ahora y lo que haría sólo consiguen que lloré aún más por el miedo de tener que irse y no ver más a sus padres, de a poco se consigue calmar a Recon para entonces salir de la habitación y comenzar a correr doblando una tras otra esquina por diferentes pasillos del castillo hasta llegar a una puerta vieja y oxidada que sólo el pelinegro azulino logra abrir sin ningún esfuerzo, revelando una gran escalera descendente en la que descienden hasta estar por los terrenos traseros del castillo en un muelle con varios botes pero uno en especial que es a motor y grande, como para que se sienten 4 personas.

Lucius: ―Subiendo al bote―. ¿Todo listo?

Kaito: Sí, este canal los llevará fuera de la ciudad, a los bosques, allí comiencen a seguir el mapa pero sean listos, destruyan el bote sí es necesario para cubrir su rastro.

Lucius: Sí.

Recon: ―Llorando―.

Lunaria: Por favor no lo hagas más difícil. Me duele más a mí de lo que te duele a ti mi amor. ―Lo abraza―. Te quiero tanto y no quiero dejarte pero tengo que hacerlo para protegerte...

Kaito: ―Acercándose―. También me duele mucho a mi hijo... Perdóname, no podré cumplir con esa promesa que te hice... Pero al menos te puedo dar esto. ―Le entrega a su hijo la espada blanca que lleva en el lado izquierdo de su cintura―. Este es el filo luna creciente, era la espada del rey de reyes de los Nightmoon, el fundador de la nación Nightmoon, nuestro más viejo antepasado, está espada sólo puede usarla alguien de nuestra sangre, ahora es tuya hijo. Al igual que esto. ―Se quita el anillo de luna creciente de su dedo anular de su mano zurda y se lo coloca en el dedo anular de la mano izquierda a su hijo―. Este no es sólo el anillo que se parece al de tú Kaasan, este es un antiguo sello que también era del antiguo rey Nightmoon, las leyendas dicen que alberga poderes increíbles pero nadie ha sido capaz de liberarlos ni tú Obaasan ha podido. Pero por alguna razón creo que algún día tú sí. ―Se acerca a besar la frente de su cachorro y luego darle una ligera lamida―. Cuídate mucho por favor Recon.

Recon: ―Abraza con fuerza a su progenitor mientras más lágrimas bajaban por su cara―.

Ese tierno momento de pronto es interrumpido cuando escuchan el sonido de un disparó y también el grito de la lupina peliplata quién recibió un disparo de una arma de fuego justo en el estómago.

Recon: ¡OKAASAN!

Kaito: ¡LUNARIA!

Lucius: ¡LUNARIA-SAMA!

Lunaria: ―Haciendo presión en la zona del sangrado―. Eso iba dirigido hacia Recon-chan, no vi otro camino más que ponerme en medio... Algo me dijo que algo iba a pasar e hice lo que me vino a la mente...

Kaito: Maldición... ―Agarra a Recon lanzándolo al asiento trasero del bote para luego desenvainar su espada que toma su apariencia real para cortar la cuerda que mantiene el bote anclado al muelle―. ¡VETE LUCIUS, YA VETEEEEEEE!

Lucius enciende el bote para irse lejos, lo único que escuchó Kaito al ver el bote alejarse fue el grito de su cachorro llamándolo en un tono desgarrador y triste. Unos 50 minutos transcurren como sí nada mientras Lucius y Recon huyen en el bote, de pronto el pequeño lupino siente un profundo dolor en su corazón, algo que siente como sí dos personas importantes para el ya no están por lo cual comienza a llorar gritando los nombres de sus progenitores, Lucius detiene el bote y se acerca a los asientos de atrás donde abraza al pequeño pegándolo de su pecho para que se desahogara todo lo que quisiera ya que esa noche, Recon se había convertido el joven rey de la nación Nightmoon ya que su Toosan, Kaito, el rey y su Kaasan, Lunaria, la reina, acaban de morir. En sus pensamientos, Lucius sólo tiene el deber de cumplir con la voluntad de su maestro y rey, proteger a su hijo, al niño al que llama Otouto.

Este sólo es el comienzo de la historia, Hemos conocido recién a uno de los tantos héroes del reino Meridian.
Continuara...
 
Última edición:

AlexCoon

I'm so proud of you
Registrado
3 Mar 2019
Mensajes
126
Puntos por reacción
51
Awards
0
mi capítulo favorito hasta ahora habia sido ese, con Lucius y Recon n.n, sigue así nwn
 

AlexCoon

I'm so proud of you
Registrado
3 Mar 2019
Mensajes
126
Puntos por reacción
51
Awards
0
de hecho eso te iba a decir, se cortó al momento de publicarlo, de manera abrupta
 

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
kidwolf kidwolf
KitzuneHaru KitzuneHaru
AlexCoon AlexCoon
WolfyBlue WolfyBlue
Darknesswolf88 Darknesswolf88

Capitulo 2
Problemas en la Ciudadela Straus

Al otro lado del Reino Meridian, en medio del camino a la nación de los Straus, en aquella nación viven personas que no son para nada normales, se verán como humanos enteramente pero lo peculiar de todos es que poseen el arte de hacer magia, aprenderla y enseñarla, no hay persona en la nación de los magos que no pueda hacer magia para nada nadie, sólo hay casos especiales de aquellos que pueden usar magia de elementos puros ya que sólo la familia real es capaz de usar la magia de elementos puros y también con una magia muy especial que ha estado en su familia desde el antiguo rey Straus del tiempo del primer rey inmortal, cuya categoría está dividida en 2.

La magia del tiempo, una magia bastante poderosa pero con bastantes reglas impuestas por el antiguo rey Straus de los tiempos del inició de Meridian, ya que manipular el tiempo retrocediendo a un tiempo determinado es muy peligroso y puede causar graves problemas en el presente ya que sí algo cambia el pasado el presente se verá muy afectado por muy pequeño que haya sido ese cambio.

Otra es la magia de la dimensión, algo que permite poder distorsionar la realidad misma hasta incluso desplazarse de un lugar a otro, muy diferente de la magia del tele transporte ya que el mago o maga en cuestión debe tener en su mente, bien claramente el lugar al que desea ir usando el poder para distorsionar la realidad misma.

Actualmente en una limusina negra con banderas blancas que lleva la insignia de un reloj de arena con un sol y una luna adentro, está en rumbo a la ciudadela Straus por la vía principal, en el interior en el espacio del conductor se encuentra un hombre de entre 37-38 años, cabello negro azache, iris de ojos color chocolate, va vestido completamente de negro además de la gorra que lleva puesta. Sin quitar su vista del camino escucha sonidos de toqué desde la parte de atrás donde residen los pasajeros.

Conductor: ¿Sí? ¿Sucede algo majestad?

¿?: ―Desde atrás―. Si este, ¿hace cuánto que estamos en la vía principal, no veo que estemos aún en la ciudad?

Conductor: Pues llevamos en el camino desde las 5 de la mañana mi señor, son actualmente las 8:40 am, faltan 20 minutos para las 9 de la mañana.

¿?: Entiendo gracias, avísame cuando estemos llegando a la ciudad y también al cuando estemos cerca del castillo.

Conductor: Sí majestad.

El hombre sigue concentrado en su labor como conductor, mientras que en el espacio de pasajeros vemos al hombre al que le pertenecía esa voz y ese respeto que tiene el conductor tanto como para llamarlo majestad, este hombre no puede ser otro más que el actual mago más poderoso de todo Meridian y el rey de la nación Straus, su nombre es Seth, Seth Straus, un hombre de 38 años, de cabellos blanco platino, lo lleva largo y recogido en una pequeña coleta, lleva va varios flecos en el rostro entre ellos dos particularmente largos cerca de sus orejas, el iris de sus ojos es de color púrpura oscuro, viste una larga capa blanca con la insignia de los Straus en la espalda, el sol, la luna y el reloj de arena, pero apilados como una torre, sólo que en la cima está el reloj, una camisa manga larga informal roja con la misma insignia que la capa en el pecho, un pantalón informal gris y botas del tipo medieval negras, en el cuello lleva una extraña reliquia con forma de reloj de arena y en su interior lleva una piedra de un cristal de zafiro azul cristalino, en su dedo anular de la mano zurda lleva un anillo casi transparente hecho de platino que lleva la insignia de los Straus pero con sólo con el reloj de arena. El peliblanco suspira un poco ya que cálculo mal el tiempo lo cual lo incómoda ligeramente.

Seth: Ja.... Como pude calcular mal... Será que puedo... No idiota como pienso en eso, tengo que recordar las palabras de mi Otoosama, "Jamás uses la magia del tiempo para beneficios propios, personales, de otros y mucho menos, jamás la uses para el mal, el tiempo es elemento natural muy delicado y a la vez pero a la vez peligroso, no te tomes su manipulación tan a la ligera"... ―Recuesta ligeramente la cabeza hacia atrás posando su mano en su frente mirando hacia arriba―. Pienso a creer que tus palabras son algo más que verdad Toosama.

¿?: Seth no te estreses así, estamos volviendo a casa tras un tiempo bastante largo. ―Dijo una amable voz femenina frente a él ―.

El usuario de la magia deja de mirar hacia arriba para poner su atención en la dueña de esa voz, ahora está mirando fijamente a una bella mujer de 36 años, de cabello rubio platinado, lo lleva largo recogido con cintas, iris de ojos color azul marino, en el dedo anular de la mano zurda lleva el mismo anillo que Seth, está vestida de igual forma que Seth pero al estilo femenino, la camisa manga larga informal roja lleva ciertos detalles en las mangas, su pantalón es menos oscuro, sus botas parecen ciertamente más cómodas que las de Seth, no lleva puesta una capa ya que está yace a su derecha cubriendo un particular bulto algo grande.

Seth: Mikami... Siempre sabes que decirme, gracias.

Mikami: Para eso estoy, y también por eso soy tú... ―La interrumpen―.

Seth: Para eso eres mi esposa y te... ―Siente como sí le darán un suave golpe―. Eso... Dolió amor.

Mikami: Eso te ganas por usar la magia de la mente para leer mentes, sabes que te lo he dicho varias veces es un mal hábito que tiene mi suegro y que ahora tú tienes.

Seth: L-lo siento. ―Sobándose el golpe―. Es que no lo puedo evitar, le echó la culpa a Toosama por haber leído mi mente esa vez y decirte en lugar de mí la confesión que estaba por hacerte más tarde ese día pero, que terminaron en planes diferentes porque me desmaye de la vergüenza y pasaste casi 4 horas vigilando que despertara. ―Se sonroja por eso último acerca de su confesión―.

Mikami: ―Volviendo a su lugar junto a lo que sea que cubra su capa―. Aún recuerdo la cara que pusiste cuando escuchaste cada uno de esos pensamientos íntimos salir de la boca de mi suegro, como olvidarlo, el día en el que me enamoré aún más de ti, jamás olvidare ese día, jamás en la vida, eso fue lo que dije durante nuestra boda. ―Le sonríe cálidamente a su esposo quién se ruboriza más de las mejillas mirando al suelo, cuyo gesto hace reír a la soberana Straus―.

Seth: ―Aún más sonrojado―.

¿?: Ejem... Disculpen que interrumpa majestad y alteza.

Seth: ¿Que sucede Blaze-san?

Mikami: Por su nombre por favor, lo siento Alistair-san aún no aprende luego de que te enseñó casi todo lo que sabes y te nombro uno sus caballeros de la orden del sol y la luna.

El nombrado, Alistair Blaze, de 27 años, de cabello negro con secciones teñidas de lila oscuro y puntas del mismo color, lo lleva semilargo hasta el cuello, iris de ojos de color naranja, lleva una capa negra, camisa blanca manga larga, guantes grises, pechera de hierro blanca con el emblema de los Straus, pantalones negros, protecciones de hierro en los antebrazos y piernas, lleva zapatos que suben hasta después de sus tobillos y parte del pantalón van adentro de estas, porta una espada que sólo toma su verdadero tamaño y aspecto al ser desenvainada. El aludido se incómoda un poco pero cuando está por decir aunque sea una sola palabra...

Seth: Entiendo... El rey Takamura... Qué asunto, ese muchacho debe estar pasando un rato difícil...

Alistair: S-Seth-sama... ¿Acaso usted me...?

Seth: Sí exactamente y de antemano lo siento, debí dejarte hablar pero quería informarme lo más rápido posible...

Mikami: ¿Qué cosa pasó con el hijo de los Takamura?

Seth: ―Levanta la diestra creando en ella una pequeña bola de energía mágica en su índice que luego va hacia su esposa―.

Mikami: ―La recibe y deja que está se introduzca en su frente lo cual le da conocimiento exacto de lo que sabe su marido en estos momentos, acto siguiente ella ligeramente se lleva la mano zurda a cubrirse la boca―. Qué triste noticia.

Seth: Sí... Muy lamentable... ―Suspira―. Cuando lleguemos le responderé con una carta enviando mis pésame ya que los consejeros lo dieron en mi lugar por razones importantes antes de que ocurriera ese acontecimiento triste.

Mikami: Ciertamente... ―Mira a su lado aquello cubierto por la capa―. ¿Debería? ―Mira a su marido―.

Seth: No creo que lo sea anteayer tuvo problemas para dormir bien, es bueno saber que está durmiendo tranquilamente.

Mikami: Podrá seguir durmiendo cuando lleguemos al castillo y vea su habitación, ¿Dime ambientaste tú habitación adecuadamente para él?

Seth: Claro que sí, envíe un mensaje con detalladas instrucciones de cómo debían prepararla sin saltarse ningún detalle, ni uno sólo.

Mikami: Ya veo... Creo que lo despertare.

Seth: Esto terminará mal, ¿Cierto Alistair-san? ―Suda por la sien al estilo anime―.

Alistair: Sí, en efecto Seth-sama... ―Suda al estilo anime por la sien―.

Mikami: ―Mueve suavemente el bulto―. Despierta, vamos despierta.

¿?: No quiero, déjame dormir, estoy soñando de lo más lindo... Zzzz...

Mikami: Entonces tendré que darte un baño de agua fría. <<Agua ven a mi quiero que...>>

¿?: ¡NOOOOOOOO AGUA FRÍA NO!

El bulto cubierto por la capa se levanta al instante para luego correr hacia Alistair, la figura resulta ser la de un niño de al menos 11 años, a simple vista se parece bastante a Seth, su cabello es blanco en totalidad con un pequeño tono platinado, lo tiene semilargo hasta el cuello al punto de que casi cubre sus orejas, el iris de sus ojos es de color púrpura oscuro, lleva puesto un suéter blanco con la insignia Straus en su espalda, pantalón azul claro con detalles lineales plateados en las piernas, lleva un colgante en el cuello que sostiene el emblema Straus pero siendo el reloj de arena el más llamativo, lleva calcetines blancos porque bueno, le quitaron sus zapatos tipo agujetas altas (los mismos que lleva Alistair).

Mikami: Jajaja siempre caes en esa broma piadosa, Darbelie-chan. ¿No olvides que ese no es el cantó para conjurar al agua recuerdas?

Darbelie: ―Su cara literalmente se pone roja de la irá―. ¡Okaasan sabes que no me gusta esa broma, Toosan no te quedes callado dile algo por favor!

Seth: Lo siento hijo pero no tengo lugar en esa discusión. De antemano lamentó que te despertara, sé que no duermes, bien. Dime, ¿Cómo dormiste?

Darbelie: ―Respira hondo y se calma―. Sí estoy bien, ya no tengo tanto sueño como antes, me siento bien.

Alistair: Me alegró por eso, me preocupaba que te sucediera algo serio, Darbelie-Oujinsama.

Darbelie: Alistair-nii cuantas veces te lo repetiré, llámame oniichan. O-N-I-I-C-H-A-N, ¿Tan difícil es?, Toosan y Kaasan ya te dieron permiso de llamarme así.

Alistair: P-perdón. Es la costumbre.

Darbelie: Te perdono por esta vez.

Alistair: ¿Está vez, que pasará la próxima?

Darbelie: Sólo espera y verás. ―Lo observa con mirada maliciosa y de malicia―.

Alistair: Por el dios de Mago. Para tener sólo 11 años das miedo, Darbelie-nii.

Darbelie: ¿En serio?

Alistair: ―Sudando al estilo anime por la sien mientras asiente―.

Mikami: Jejeje y creer que eras ese dulce bebé al que yo y Alistair-san le cambiábamos los pañales.

Seth: Y al que yo alimentaba cuando estabas ocupada y no podías darle su biberón.

Darbelie: ―Sonrojado―. Oigan podrían no hablar de eso, me da vergüenza...

Seth: Lo dice quién se dejaba lamer toda la cara por el pequeño cachorrito de los Nightmoon cuando era un bebé.

Darbelie: R-Recon-kun no tiene nada que ver en esto... ―Aún más sonrojado pero piensa un poco para mirar a su Toosan a la cara―. ¿Cuándo podré ir a verlo a su hogar?

Seth: Sé que lo extrañas desde que nos fuimos después de tú cumpleaños pero al menos deberías llegar a casa al menos. Después decidiremos lo demás, la gente de la nación Straus, principalmente de la ciudad de la corona necesita... ―Lo interrumpen―.

Darbelie: Sí, sí ya sé que necesitan conocer a su Oujin, ya me sé todo el discurso, Toosan, además 2 podemos jugar ese jueguito de usar la magia de la mente para leer los pensamientos... ―Baja la mirada―.

Seth: ―Suspira―. Que hago contigo...

Mikami: Por favor no peleen, ya tendrán tiempo para eso en unos años más adelante. ―Mira a ambos, a su esposo con una expresión de como que tenga consciencia con Darbelie ya que está lejos de su único amigo excepto por Alistair y en cuanto al menor ella lo mira con una expresión de consolación para que traté de entender a su Toosan quién sólo hace lo que tiene que hacer como soberano de todos los magos―.

Darbelie: Bien...

Seth: Bien...

Alistair: Este ambiente está un poco tenso...

Darbelie: ¿Que estarás haciendo ahora Recon-kun?

Alistair: Yo digo lo mismo con Lucius-san. ¿Que estará haciendo ese lobo?

Ambos: ―Suspiran―.

Seth: Ya dejen de deprimir el ambiente aún más. ¿Porque no buscan otro tema de conversación que pueda ser interesante? Aún queda mucho camino para llegar a la ciudadela.

Mikami: Ah claro, recuerdo cuando Alistair-san estaba cambiándole el pañal a Darbelie y entonces... ―La interrumpen―.

Darbelie y Alistair: ―Sonrojados como tomate―. ¡No todo menos esa historia!

Seth: Así te refieres a esa vez cuando Alistair-san tenía 16 años y estabas cambiándole los pañales a Darbelie pero cometiste un error y término orinando en su cara y en su pecho sin mencionar que Darbelie sólo se reía de ti y tú estabas con una mirada de vergüenza justo como la que tienen tú y Darbelie justo ahora.

Mikami: Me quitaste todas las palabras de la boca mi amor Jajajaja.

Darbelie: ―Rojo como un tomate―. Aaaaah Toosan porque dijiste eso...

Alistair: ―Con su diestra cubriendo su rostro y su sonrojo color tomate―.

Mikami: Jajaja sinceramente aunque no estén relacionados por flujo sanguíneos sí que parecen un digno ejemplo del Aniki y el Otouto Jajajaja.

Seth: Yo también lo pienso... En cierto modo, sólo eso, no piensen lo contrario; ya que no cambiare de opinión.

Mikami: Sí como tú quieras mi amor todos aquí sabemos que eso no es lo que estás pensando, piensas claramente algo más, no me mientas puedo verlo con sólo mirar tú cara y sin violar la privacidad de tus pensamientos con el poder de la magia.

Seth: ―Aclarándose la garganta con una tos fingida―.

Mikami: Jejeje te atrape.

Darbelie: Como me gustaría estar con Recon-kun para jugar en la nieve. Todo afuera se ve bien para eso precisamente. Nieve además de.... ―Piensa un momento haciendo que se le venga una fantasía que sueña desde no hace mucho pero que rápidamente bloquea para que no sea descubierta por el curioso de su Toosan―.

Alistair: ¿Que ibas a decir?

Darbelie: ―Niega con la cabeza―. Nada descuida, no es nada.

Alistair: (Con eso puedo deducirlo, quiere que Seth-sama pase tiempo con él...)

Pasan el rato hablando de ciertos temas, Darbelie muestra señales de volverse a dormir pero se queda despierto, al rato sin notar que tanto tiempo pasó durante su conversación, el conductor les notificó de la llegada a la ciudadela.

Darbelie se queda sin palabras viendo lo hermosa que es la ciudadela sin mencionar que cada persona en las calles es acompañada por pequeñas criaturas que solamente ha visto en libros y que nunca ha visto a sus padres ni Alistair con ellos... Dragones, cada mago va acompañado de versiones en miniatura de Dragones que hacen de "Familiares" para los magos, dichos Dragones sólo aparecen mediante un conjuro de contrato cuando el mago cumple los 7 años consiguiendo así a su compañero, la impresión le llega también por ver a Dragones de gran tamaño en el cielo ya que se tratan de los familiares en su tamaño real cuando se dice la palabra correcta para que se transformen, otra cosa que llama la atención es la cantidad de escuelas primarias, preparatorias, secundarias y universidades que hay, hay varios edificios tanto administrativos como departamentos hasta incluso varios parques llenos de bastante flora e incluso hay varias tiendas y centros comerciales, todo era nuevo para el joven mago que observaba todos desde la ventanilla de la limusina pero al pasar por un parque involuntariamente deja fluir sus fantasías haciendo que su mente hiciera aparecer el pensamiento de un tiempo a solas él y Seth ni nadie más, sólo ellos.

El peliblanco mayor viendo eso dentro de los pensamientos del menor lo hace meditar un momento, reflexionar sí de verdad hizo feliz a su hijo durante estos largos 11 años desde que nació, sí en realidad aprecia y estima a su hijo como su más valiosa posesión en todo su mundo, sí de verdad lo quiere tanto como para hacer algo extremo por él, esos pensamientos siguen rondando en su mente al mismo tiempo que recuerda el día en el que nació Darbelie y en el que confío la seguridad del niño a nada menos que Alistair quién es su persona de más confianza entre las personas que conoce en especial por ser su alumno prodigio, caballero del sol y la luna.

Darbelie: Entonces Toosan......

Seth: ―Dejando de lado sus pensamientos―. Sí dime ¿Que sucede?

Darbelie: Según me dijiste, pues me ibas a hacer una fiesta está misma noche para celebrar según tú, "como se debe" mi cumpleaños nº11 el cual fue exactamente hace 11 días.

Seth: Ah sí claro pues sí eso mismo, pero también servirá para dar a conocer tú existencia a los habitantes de la ciudad de la corona como el Oujin de la familia Straus, Kaito debe de estar pensando exactamente lo mismo en estos momentos, no me extrañaría que ese lobo piense en lo mismo que yo casi siempre, como decía pues servirá también para que conozcas a gente bastante importante la nación de los magos.

Darbelie: Vale...

Conductor: ―Desde el espacio del conductor―. Disculpen que interrumpa mi señor, pero ya estamos llegando al castillo.

Seth: Entendido muchas gracias por notificarme.

Mikami: Te gustará mucho el castillo, hasta tendrás una habitación propia muy espaciosa.

Darbelie: Espero eso me distraiga de mis pensamientos

Alistair: Tranquilo, sabes yo mismo le enviaré una carta a Lucius-san para que le diga a Recon-sama que quieres saber cómo está.

Darbelie: Bueno, gracias.

El vehículo siguió su trayecto hasta el castillo, llegando al lugar, Darbelie se queda sin palabras alguna viendo lo enorme que es el castillo que se ubica en el centro de la ciudadela, cada sitio está lleno de una notable flora, varios árboles y pequeños estanques, por supuesto también cierto lugar del castillo está conectado al lago, llegando a las entradas exteriores del castillo los guardias hacen su inspección del vehículo pero al sentir dos grandes fuentes de energía mágica y especialmente inmensas, se dan cuenta que su rey viaja allí, acto siguiente dejan pasar al vehículo que sigue su camino estacionándose justos a las escaleras de la entrada principal al interior del castillo. De cerca Darbelie divisa que parece como si el lugar hubiera sido hecho de platino por lo brillante que es este, tras un rato de espera y de haber bajado de la limusina, las puertas se abren por completo dejando ver a un grupo de 5 personas vestidas con largas túnicas blancas con el emblema de la familia Straus, estos 5 son el consejo real.

El primero de los consejeros es el más entrado en años, tiene unos 62 años, cabello negro azache con unos cuántos cabellos blancos, lleva el cabello perfectamente peinado y arreglado, su iris de ojos es de color dorado pálido.

El segundo de los consejeros parece un poco entrado en años también, tiene 59 años, cabello rojo muy pálido con unos pocos cabellos blancos, está igual de arreglado del cabello que su compañero, iris de ojos de color rojo rubí.

El tercero, es una mujer ciertamente un poco joven pero que tiene experiencia con su cargo, tiene 47 años, cabello rubio dorado intenso, lleva el cabello largo hasta su espalda recogido en una coleta, iris de ojos de color marrón chocolate.

El cuarto también es una mujer que parece tener experiencia también en el cargo siendo alguien profesional en lo que hace, tiene 48 años, cabello grisáceo con tintes negros en las puntas, lo lleva largo pero recogido en un coleta, iris de ojos color rojo vinotinto.

El quinto y último es un hombre un poco más que joven que sus 4 colegas, de 39 años de edad, cabello negro con tintes verdes en las puntas, lo lleva semilargo hasta el cuello y le cubre parcialmente las orejas, iris de ojos color negro ónice en tonos claros.

Ellos 5 llegan ante su rey seguidos de la servidumbre del palacio que van directos a llevar las posesiones de su majestad y su alteza a sus aposentos, lo mismo con las de Alistair y las pocas que tiene Darbelie a su supuesta habitación.

Consejero nº1: Majestad, que alegría tenerlo de regresó en su humilde morada tras 11 largos años.

Consejero nº2: Alteza los años parece que no la han cambiado en nada sigue igual de hermosa como siempre.

Mikami: Gracias por el cumplido, humilde miembro del consejo.

Consejero(a) nº3: Alistair. Veo que hiciste bien tú trabajo, Seth-Ousama sí que tenía sus razones para confiar en ti en este viaje.

Alistair: Gracias miembro del consejo, me honran sus sabías palabras.

Consejero(a) nº4: Mikami-Joosama, ¿Quién es este pequeño niño tan parecido a nuestro Ousama?

Consejero nº5: Ciertamente es idéntico a su majestad.

Mikami: Ah pues él es...

Seth: Él es mi hijo, Darbelie, Darbelie Straus, El Oujin de la nación Straus.

Los 5 miembros: Ah su hijo claro.... ―A los 5 se les prende literalmente el foco―. ¡D-DIJO S-SU HIJO!

Seth: Sí eso dije, ¿Tan raro fue que lo dije así tan natural?

Alistair: O-Ousama... Ciertamente sí, fue un poco raro que lo dijera así como así.

Seth: Oh, ya veo. Discúlpenme por haberlos impactó de esta forma con la noticia mis humildes consejeros.

Consejero nº1: N-no hay cuidado mi señor... Es sólo que, el parecido es completamente increíble, tanto que parece como si fuera producto de la magia para crear un clon exacto del usuario pero muy diferente a eso. ―Se le acerca más de la cuenta a Darbelie invadiendo su espacio vital―.

Darbelie: ―Alejándose un poco―. T-Toosan, ayúdame, esto me incómoda... ―Se sigue alejando escondiéndose detrás del peliblanco mayor―.

Consejero nº2: Oye vamos no asustes al niño.

Consejero nº1: Lo lamentó, es que aún no puedo creer lo que ven mis ojos.

Consejero(a) nº3: Piensa lo que quieras pero obviamente es hijo de Seth-sama y Mikami-sama. Lo que me deja sin nada más que poder decir es que para tener sólo unos... ¿Que 11 años?, posee una inmensa cantidad de poder mágico, igual a la del Ousama y la Joosama, ¿imagino que aprendió a usar magia desde temprana edad o es que debe ser un prodigio más habilidoso que Alistair ya que debió nacer con talento o serán las dos cosas? ―Se lleva la zurda al mentón para pensar―.

Alistair: De hecho sí, fueron las dos cosas, siendo apenas un bebé recién nacido, Seth-sama pudo sentir el poder de la magia en él, y a medida que fue creciendo su poder creció a lo que es ahora, también adivino correctamente su edad, consejera, el Oujin tiene exactamente 11 años y recién cumplidos el día nº11 de este mes.

Consejero(a) nº4: Que coincidencia, fue hace unos días, Ousama ¿Acaso está pensando en...?

Seth: Sí pero hablémoslo adentro, aquí hace mucho frío, alguien puede enfermarse.

Todo el mundo parte hacia el interior del castillo, Darbelie sin nada que poder decir se va a quién sabe dónde pero seguido de su Kaasan y de Alistair ya que el pequeño peliblanco se puede perder, el peliblanco mayor sólo sigue sí camino junto a sus humildes consejeros a la sala de reuniones. Darbelie siendo guiado por los dos mencionados anteriormente, están en medio camino ya habiendo seguido 2 pasillos para acto seguido ir hacia la derecha siguiendo el mismo camino para hallar unas escaleras que los dejan en el 2do piso del gran palacio, una vez allí caminan por el pasillo quedándose casi al final, llegando a un punto en el que están con una puerta a su derecha, el pelinegro abre dicha puerta revelando lo que hay detrás de la puerta es una habitación inmensa bien arreglada, con una cama perfectamente espaciosa, dos mesas de noche, un armario de ropa, un librero, un escritorio, un balcón y recién entrando Darbelie divisa un televisor de los lujoso colgando del techo en la esquina inferior derecha de la habitación.

Mikami: ¿Y dime te gusta?

Darbelie: ¿Gustarme...? ¡Me encanta ya quiero que....! Recon-kun la vea... ―Baja la mirada―.

Alistair: ―Tiene la intención de confortarlo pero la amable mujer rubia lo detiene―.

Mikami: ―Se pone de rodillas frente a su hijo para acto seguido acariciar su mejilla derecha en señal de querer darle cariño y que sonría un poco―. No estés triste, verás pronto a Recon-chan, no quiero que mi hombrecito este triste y menos cuando tendrá una gran fiesta está noche.

Darbelie: Sí ¿Pero cuando es pronto...? Ya sabes cómo es Toosan, quiero ver a Recon-kun, quisiera saber que está haciendo el cachorrito justo ahora...

Mikami: Tranquilo mi destello de luna llena, sabes que siempre consigo que Seth haga todo lo yo quiera, lo persuadiré. ―Le besa la frente, acto seguido se levanta para caminar hasta la puerta―. Tengo que ocuparme de unas cosas para esta noche, deberían descansar aquí, ¿No te molesta quedarte con Darbelie-chan, cierto Alistair-san?

Alistair: Para nada, no me molesta Joosama.

Mikami: Bien espero descansen bien, el bien hasta aquí fue largo y ustedes terminaron más cansados que yo o Seth, bien hasta luego. ―Abre la puerta y salir de la habitación terminando afuera y cerrando la puerta detrás de ella―.

Darbelie: ―Sonrojado―. Le he dije varias veces que no me llamé así...

Alistair: No deberías sentirte así, ello lo dijo porque ese fue el significado que se le dio a tú nacimiento, naciste en una noche de luna llena, y la luna llena especialmente es una de las fuentes mágicas principales más poderosa entre los magos especialmente los Straus, casi ningún mago a nacido en una noche así, sólo tú, de ahí el ese significado, eres Darbelie Straus el mago nacido bajo los destellos de la luz de la luna llena. Además es verdad lo que dice, anímate un poco sí; no me gusta verte triste, lo que me calma es ver tú actitud de siempre, vamos sonríe un poco para mí o ¿Quieres que te fuerce la sonrisa y te rías hasta no más con unas cosquillas?

Darbelie: No, no, no todos menos cosquillas recuerdas que por culpa tuya y de Lucius-san, yo y Recon-kun tuvimos... ―Sonrojado―. Ese pequeño accidente.

Alistair: Ah claro, lo olvidé que desde eso tienes una vejiga débil.

Darbelie: ¡No lo digas! ―Sonrojado y molestó―.

Alistair: Calma, calma ok. Bueno ¿Que harás entonces?

Darbelie: ―Viendo la cama―. Conciliar el sueño no es mala idea, aún estoy cansado... Debes estar exhausto también ¿No es así?

Alistair: ¿Hablas de que quieres que me acueste a tú lado?

Darbelie: ―Sonrojado por la petición infantil―. S-si... Extrañó esa calidez que me dabas cuando me daba miedo dormir sólo...

Alistair: Está bien... ―Con magia se deshace de todo lo incómodo para él, su capa, sus protecciones y su espada para quedar sólo con su ropa de caballero pero sin las protecciones. Con la magia hace que esas cosas leviten hasta la mesa del escritorio―. Bien ahora sí estaré... ―Ve que Darbelie ya se había acostado en la cama―. Cómodo... ―Suspira, se retira los zapatos para luego acostarse con cuidado a su lado―. Se te nota el cansancio... ―Suspira―. Me siento feliz de que me pidieras esto, ya pensaba de repente que quizá mi Otouto con el que no tengo lazos sanguíneos ya se hizo muy maduro para estas cosas... ―Cierra los ojos cayendo en los brazos del sueño mismo junto a Darbelie―.

Mientras tanto en la sala de reuniones...

Seth: Y así fue como fue concebido... A plena luz de la luna llena fue cuando fue concebido y nació también bajo una luna llena.

Consejero nº1: Increíble. El primero de los magos nacidos bajo uno de nuestros principales símbolos de poder especialmente uno de su familia, Ousama felicidades.

Seth: Al contrario, tengo que enseñarle a cómo controlar su poder adecuadamente, seré poderoso pero algún día Darbelie podrá superarme, por el momento es muy pronto para eso, su energía mágica es enorme sí pero, aún no logra igualar a la mía por el momento.

Consejero nº2: Pero señor, que acaso un profesor especializado no debería encargarse de eso.

Seth: No lo de menos es que quiero que se sepa que Darbelie posee un talento para aprender cualquier hechizo en cuestión de segundos, sería visto como alguien manipulable, por eso quiero impedir eso, lo de menos que no puedo evitar es la gran emanación de energía mágica que desprende, eso es lo único de lo que deben enterarse los habitantes, no deben saber nada pero absolutamente nada del gran talento que tiene. Muchos magos especializados en enseñanza querrán aprovechar eso para intentar convertir a mi hijo en su aprendiz pero yo ya lo decidí... El será mi aprendiz, además de su Toosan también seré su maestro, le enseñé casi todo lo que se a Alistair-san y mírenlo ahora, Darbelie aprenderá bastante conmigo.

Consejero(a) nº3: Sí ese es su deseo mi señor entonces lo acataremos... Ahora pasando a la siguiente razón de esta reunión es porque quiere hacer los preparativos necesarios para celebrar esta misma noche ¿Cierto?

Seth: Sí en eso está bien informada mi humilde colega.

Consejero(a) nº4: Tendremos que dar detalladas instrucciones, habrá que difundir la noticia a los habitantes de la ciudad que están cordialmente invitados.

Seth: Sí, no importa quién venga ya sea importante, de nobleza, millonario o hasta gente normal. Quiero que esto sea un evento en igualdad para mis súbditos, además de que también es por el cumpleaños de Darbelie, quiero que vea cuanto quiero que él tenga lo mejor, todos esos años siempre me decía porque no hacíamos algo un poco más grande y llamativo, creo que hoy lo podré compensar por eso.

Consejero nº5: Bien entonces... Que los mensajeros y toda la servidumbre comience a trabajar, esto no es por nosotros sino para el pequeño Darbelie-oujinsama.

Seth: Esa es la actitud que quiero... (Por el gran dios mago de Meridian sí has sido quién me ha bendecido con este regaló de la vida te estoy eternamente agradecido.)

Las labores comienza en ese preciso momento, cada mensajero comienza a difundir la noticia a su manera, la servidumbre de la cocina del palacio comienza a hacer las órdenes de platillos especiales y la del pastel, especialmente para la noche y para Darbelie, Mikami está en medio de darles indicaciones a las costureras y los sastres de cómo debían hacer el traje elegante de Darbelie, además de antes de eso tuvo una disputa con su marido acerca de la ropa de su hijo a lo que la mujer término triunfando en esa pequeña disputa. Hablando justamente ahora del Oujin Straus pues aún seguía durmiendo junto al mago prodigio Blaze pero pasando las horas hasta el mediodía, como a las 12:17 pm, Darbelie ya está despierto y mirando la televisión esperando por Alistair que salió hace 10 minutos, el aludido justamente entra llevando con él una bandeja con sándwiches de doble queso y jamón, los cuales desaparecen de esa bandeja casi a los 20 segundos ya que entre los dos, menor y mayor, los devoraron completamente ya que el hambre los tenia dominados.

Justamente ahora están dentro del cuarto de baños, en el espacio apartado donde está la gran tina tipo aguas termales, el pelinegro ya había terminado de enjuagarle el champú que el ojipurpura tenía en el cabello, acto seguido de ya haberse lavado el champú antes de eso, enjabonarse y lavarse, comienza a mojarse otra vez con la pequeña regadera.

Darbelie: ¡Sigue friaaa! ―Dice quejándose.―

Alistair: Ya perdí la cuenta de cuantas veces te has quejado por eso, cálmate un poco, ¿No quieres que ahora te llamé bebito verdad?

Darbelie: Perdón es que en serio no me gusta el agua fría, el contacto directo se siente horrible pero sé que mi cuerpo se acostumbra al instante pero igual no me gusta para nada, para nada en el mundo.

Alistair: Ay pobre Oujinsama consentido que sólo le gusta el agua tibia jejeje.

Darbelie: ¡No soy un niño consentido! ―Inflo su cachete derecho denotando su enojó―.

Alistair: ―Suda al estilo anime por detrás de la cabeza―. Ya bueno tranquilo jajajaja. ―Se levanta del banco para revisar el agua de la bañera, verificando sí ya se ambiento la temperatura―. Bien el agua ya está lista. ―Entra primero a la tina―. Vayaaaaa que bien se siente. Vamos Darbelie-nii entra el agua está espléndida.

Darbelie: ―Se levanta del suelo con intención de entrar al agua pero nota la mirada de Alistair―. ¿Qué pasa que tengo?

Alistair: ―Se le queda mirando―. Nada jijijiji, sólo es que según recuerdo tú "amiguito" era más pequeño cuando tenías como 4 años, te ha crecido bastante.

Darbelie: ―Se tapa la entrepierna con ambas manos―. N-no digas esas cosas que dan vergüenza además no creas que no lo he notado, tú "amigo" tiene pelo allí abajo y también tienes un poco debajo de los brazos. (Aunque también tiene un poco en el pecho y piernas pero creo que hace algo para que no le siga creciendo.)

Alistair: ―Se sonroja a tal límite por el hecho de que este pequeño niño de sólo 11 años haya notado eso―. T-touche... Bueno ya deja eso y entra al agua.

Darbelie: ―Hace caso entrando a la tina y sentándose cerca del mayor dándole la espalda, acto seguido se hunde en la tina hasta la boca para balbucear bajo el agua―.

Alistair: Jajaja. ―Revuelve gentilmente el húmedo cabello del ojipurpura―.

Darbelie: ―Sin hacerle caso―.

Alistair: Que caso eres jejeje. ―Con la magia este manipula el agua creando un mediano orbe acuoso que luego hace que se deforme en la cabeza del niño para remojarle la cabeza, acto seguido le lava un poco más la cabeza―.

Darbelie: ―Aún sin hacerle caso, pero sintiendo esos movimientos en su cabeza hacen que se sienta bien además de que a la cabeza le viene el pensamiento de que sí Recon estuviera para rascarle detrás de las orejas este inmediatamente se pondría como un perrito moviendo feliz la cola, lo que provoca una que otra risilla suya―.

Los dos terminan de bañarse ya que la relajación duro al menos unos 40 minutos con 40 segundos desde que entraron a la tina, al rato ya están sentados en la cama viendo la televisión para distraerse un rato pero esa distracción es interrumpida cuando Seth entra viendo que su hijo está vestido con lo que parece ser una pijama ya que el menor no quiso ponerse otra cosa, pero dejando a un lado eso les informa que todo está casi listo para lo de la noche, Darbelie no le da mucha importancia pero dice que al menos tendrá un pastel y mucha comida.

Pasadas las horas el momento llegó, la noche cayó en el lugar, Darbelie va por el pasillo vestido de blanco completamente y lo mismo con una capa con la insignia Straus en ella, a su derecha va su Kaasan que va vestida con un hermoso vestido amarillo con adornaciones de rojo tono rubí y llevando la tiara de platino de la soberana de la nación Straus, a su izquierda va Alistair vestido de negro y plateado junto con el hecho de lleva una capa blanca la cual debajo está oculta su espada con su apariencia compacta para portarla más fácilmente.

Mikami: ¿Nervioso? Sólo dímelo y te tomaré de la mano ¿Si?

Darbelie: S-sí Okaasan gracias... Pensándolo mejor... ―Sonrojado este a su Kaasan de la mano zurda―. N-no me sueltes hasta que lleguemos con Toosan. ―Sonrojado―.

Mikami: Está bien como tú digas jejeje.

Alistair: Joosama, Darbelie, nos esperan hay que seguir hasta llegar a la planta baja.

Mikami: Sí en camino, ¿Vamos?

Darbelie: Sí, vamos Kaasan.

Los tres continúan caminando por los pasillos llegando a las escaleras bajando al piso inferior y siguiendo la misma rutina vuelven a bajar escaleras hasta llegar finalmente a la planta baja consiguiendo sólo llegar hasta la entrada al gran salón, Alistair se separa primero de ellos diciendo que estará viendo todo al pie de las escaleras, Darbelie al ver tanta gente se siente un poco agobiado como con Recon cuando se pone muy tímido pero el peliblanco menor respira hondo para calmarse, acto siguiente es cuando ya está con sus padres en el centro de las escaleras principales, el niño está detrás de ellos ya que primero Seth; quien va vestido de dorado en la capa por el sol, blanco en el pantalón por la luna y negro en la camisa por el reloj de arena junto con el hecho de que lleva la corona del rey hecha del mismo material que la tiara de su esposa, se le concede la palabra tras anunciar con un trompeteo su presencia en la inmensa sala del castillo.

Seth: Agradezco a todo el mundo por aceptar mi invitación, espero disfruten de esta fiesta que he organizado, me alegra más que nada haber vuelto a mi patria después de haber estado fuera por unos 11 años muy largos, es bueno ver nuevamente a los rostros conocidos y unos cuántos nuevos. Les agradezco una vez más por su presencia, ahora yo le daré un pequeño anunció, resulta que está celebración no es en honor a mi o a mi bella esposa por nuestro regresó, está es en parte una fiesta para celebrar un 11er cumpleaños, dar la bienvenida a su patria y presentarlo ante todos ustedes, esa persona a la que le corresponde ese honor es el Oujinsama Straus, mi hijo, Darbelie Straus. ―Se hace a un lado con su mujer dando plena vista a toda la gente para mirar a Darbelie―. Este niño es el Oujin de toda esta ciudad y la nación, todos ya deben de estar sintiéndolo, su energía mágica es gigantesca para la edad que tiene, además de que este muchacho vino a este mundo bajo la luz de uno de nuestros símbolos de poder, la luna que ahora está presente en el cielo en la etapa Creciente, este niño nació bajo la presencia de una luna llena bastante plena, es increíble lo que digo ya que es la verdad, por lo que junto con el acto de que es el Oujin heredero al trono también desde hoy y hasta su examen final, voy a tomarlo como mi aprendiz. Ahora quiero escucharlos, presenten sus saludos ante el Oujin, Darbelie Straus.

Todos los presentes en el salón hace su características reverencia acompañado de un gran coro diciendo "felicidades por sus 11 años majestad y bienvenido sea a su patria", Seth para no esperar más, da por iniciada la festividad, la orquesta comienza a tocar música, la fiesta comienza entonces, el muchacho peliblanco ya entonces libre de las miradas va a donde está Alistair al pie de las escaleras donde le pide que no se aleje, el ojinaranja le asiente para acto siguiente proponerle ir a la mesa de postres por un pequeño bocadillo, sin dudar el pequeño mago acepta la proposición yendo con el mayor hasta la mesa.

Las miradas se posan sobre el muchacho mientras lo ven comiéndose un pastel cosa que le incómoda pero que hace caso omiso de las miradas que hay sobre el hasta incluso desencadenando el hechizo de la mente este lee las mentes de las personas viendo que hay diferentes opiniones sobre su persona pero no le toma mucha importancia.

Alistair: ¿Darbelie-nii que tienes estas callado desde hace un rato sin comerte lo que queda de esa rebanada de pastel?

Darbelie: Perdón es que estaba usando magia para averiguar que estaba pensando toda la gente que me rodea. Me impresiona que algunos crean que es tan increíble que haya nacido bajo una luna llena que creen que sólo seré alguien irresponsable con mi magia, algunos creen que es bueno que este en las capaces manos de Toosan ya que básicamente es el mago más poderoso de la nación Straus.

Alistair: Tranquilo es lo normal, sucede una que otra vez cuando hay un prodigio prometer, alguien talentoso y diestro en aprender rápido, el ciclo es el mismo, discuten que es lo mejor y al final hay una decisión razonable, un ejemplo claro soy yo, antes de tú nacer yo estaba y estoy en el grupo de los prodigios, soy un mago bastante talentoso y caballero también, al final Seth-sama me reconoció tomándome como su aprendiz pero sabes algo...

Darbelie: ¿Qué cosa?

Alistair: Creo que en esos días, el Ousama al parecer vio algo particular en mí ya que, nunca te lo dije pero... Mi familia me abandonó a mi suerte, me dejaron en las barracas de los guardias, el capitán y su esposa me criaron, mi padre adoptivo el capitán Blaze me entreno y me enseñó todo referente al combate y la magia, cuando el Ousama nos visitó en una práctica solicitó que convirtiera en su aprendiz, mi padre aceptó y yo también, fue un honor, además desde ese día creo que tuve una segunda familia y al llegar tú pues, Seth-sama me hizo prometer siempre cuidarte y protegerte.

Darbelie: Entonces... ¿No tuviste más familia que el capitán de la guardia del castillo y mis padres?

Alistair: Exactamente pero no estoy triste ya que soy quién soy gracias a la crianza y enseñanza que recibí.

Darbelie: Sabes creo que ahora sí voy a ser un poco más amable. Alistair-nii.

Alistair: Jajaja yo también dejaré de molestarte en ciertos momentos.

Se escucha que la orquesta cambia la tonada que tocan por una música animada pero elegante, en ese momento varias parejas se concentran en el centro del gran salón, para entonces comenzar a bailar, entre ellos están los padres del pequeño peliblanco.

Darbelie: No sabía que Toosan bailara. Kaasan era la sabía y quién... Bueno... Me enseñó.

Alistair: Seth-sama sabe bailar desde antes de que nacieras, Mikami-sama también, ¿No crees que se sincronizan perfectamente?

Darbelie: Sí, Kaasan se ve feliz haciéndolo y Toosan también... Espero que algún día Toosan me sonría a mí, pocas veces lo hace pero no todo el tiempo.

Alistair: Claro que lo hará, claro que lo hará.

El baila entre la gente parece tan placentero y pacífico tanto que parece un sueño para cualquiera que lo viera pero en todo sueño hay pesadillas, y esa pesadilla justamente aparece en las puertas de entrada al gran salón, la orquesta detuvo la música al instante, Alistair sintiendo como sí algo se lo dijera, oculta a Darbelie detrás del mientras caminan lentamente hasta el pie de las escaleras, Seth por su parte mira en silencio a los causantes de dicha interrupción, los guardias del castillo igualmente hacen apto de presencia. Los resultantes de quienes son los visitantes que no parecen para nada amigable son varios soldados de armaduras blancas y su líder, un caballero de armadura blanca con la insignia de una espada blanca y negra.

Seth: ¿Puedo saber que quieren ustedes aquí...? Soldados y caballero de la nación Takamura.

Caballero: Su majestad, Seth, el Ousama inmortal solicita que cumpla está petición de forma pacífica o tendremos que recurrir a la otra forma para hacerla cumplir. ―Saca un sobre que vuela de su mano hasta la mano de Seth―.

Seth: ―Abre el sobre, para entonces leer detenidamente lo que dice el documento contenido en este, para su horror este se asusta por lo que lee―. ¿Qué le sucede al soberano inmortal, como me pide eso está loco? Jamás le entregare a mi hijo y menos separar a otros niños de sus familias además de que no pienso entregarle mi nación. ¡Guardias acaben con estos intrusos y enemigos de la nación de los magos, los demás hagan que la gente aquí salga lo más rápido que pueda! ¡Como rey se los ordenó a todos los habitantes, váyanse de la ciudadela sí es necesario, cuiden de sus niños y no dejen que se los lleven!

El caos surge en todo el gran salón, guardias luchando contra los soldados del Ousama Takamura, Alistair utiliza la magia para desaparecer junto con Darbelie para acto seguido aparecer en su habitación del castillo donde se coloca ropas más que nada oscuras y sus protecciones, también saca de un baúl una especie de espada de filo azulino y empuñadura de platino, la cual está en su estado de reducido, tras haberse alistado desaparece junto al menor nuevamente, apareciendo en su cuarto donde procede a buscarle ropa oscura para que se cambié

Mientras tanto...

Seth estaba haciendo una especie de conjuro mágico teniendo a su alrededor 10 cristales de lapislázuli flotando a su alrededor y a sus pies, un brillante círculo mágico, en el centro está el reloj de arena con el sol y la luna dentro de este, en las esquinas del círculo también hay una serie de soles y lunas en miniatura además de que también están presentes las manecillas de un reloj. El soberano de los magos habla a lo bajo en un idioma antiguo además de que estelas de luz blanca se introducen en los cristales, finalizando el proceso hace aparecer 10 pequeñas cartas que se adhieren a cada lapislázuli.

Seth: Ahora... ¡Vayan, vayan con los demás soberanos de las naciones vecinas hagan llegar mi mensaje a ellos!

Los cristales lapislázuli se van desaparecen en un simple brillo dorado, todos excepto uno que se posa en la mano del peliblanco, acto seguido, el peliblanco dice una especie de verso inentendible en voz baja para después hacer aparecer una espada de filo dorado y blanco con empuñadura negra pero en su vaina es decir en tamaño reducido, seguidamente le dio una espada regular a su esposa, ambos ya no vestían de gala sino que ahora vestían con ropas oscuras como la noche para camuflarse, buscaron una que otra cosa importante, lo siguiente que hicieron fue desaparecer por arte de magia para aparecer en la habitación de su hijo quién estaba en shock por lo que recién sucedía, Alistair estaba buscando varias cosas por el armario todo depositándolo en una maleta que encantó para que tuviera una capacidad de almacenaje ilimitado pero al rato se jacta de la presencia de los dos magos, Mikami viendo lo pálido de la cara de su hijo lo abraza intentando calmarlo, en cuanto a Seth pues.

Seth: Alistair-san, recuerdas lo que te dije hace algún tiempo, que sí llegó a tener un hijo, yo mismo te confiaría su protección y seguridad sí algo llegará a pasarme a mí y a Mikami.

Alistair: Sí, sí lo recuerdo.

Seth: Pues ese momento es ahora. ―Le entrega el Cristal Lapislázuli y una nota―. Con esto sabrás que debes hacer, la nota tiene una que otras instrucciones pero te diré que este cristal contiene un mapa, el lugar marcado es un punto de encuentro, la nota que te di está escrito lo que debes saber. Alistair-san... Te pido, no como Ousama ni tú maestro, sino como un padre... Te pido que por favor protejas a ese niño, protege a mi más valiosa posesión en este mundo.

Alistair: Seth-sama... Descuide lo cuidaré...

Seth: Te lo agradezco en serio, gracias.

Alistair: No me agradezca, por favor le pido que vaya con él, creo que lo necesita más que nada justo ahora.

Seth: Sí. ―Camina donde está su mujer y su hijo―.

Mikami: Amor, espero nos perdones por lo que te diremos, por tú cara puedo saber que estas asustado pero pon atención ¿De acuerdo?

Darbelie: ―Asiente un poco tembloroso―.

Mikami: Desde ahora, haz caso a todo lo que te pida Alistair-san, él te cuidará desde ahora, te enseñara y protegerá, no lo desobedezcas por lo más preciado que amo y eso eres tú... Me duele tener que hacerlo.

Darbelie: Eh... De... ¿De qué hablas Kaasan que van a hacer tú y Toosan?

Seth: Darbelie está noche te iras de aquí con Alistair-san, nosotros dos pues... Los alcanzaremos luego. ―Miente ya que se nota en su falsa sonrisa―. No te preocupes ya verás que estaremos contigo en unos momentos...

Darbelie: ―Sigue oyendo todo, cada palabra, todo mientras ve las falsas expresiones de sus progenitores, todas esas mentiras que se notan en cada palabra además de este está leyendo sus pensamientos justo ahora y entonces viendo dichos pensamientos llega a su límite rompiendo en llanto y lágrimas―. ¡YA BASTA NO ME MIENTA MÁS POR FAVOR! LO ÚNICO QUE HACEN ES QUE ME ASUSTÉ MÁS, SE QUE MIENTEN, PUEDO VERLO POR SUS CARAS Y SE CUANDO ME ESTÁN DICIENDO LA VERDAD, ADEMÁS TAMBIÉN PUDE LEER SUS PENSAMIENTOS Y ME ASUSTÓ LO QUE VI.... ―Sigue llorando soltando gemidos de lamentó mientras mira al suelo―. ¡SÓLO DÍGANME LO QUE TODO PADRE LE DICE A SU HIJO PARA QUE SE CALME! ―Se altera más y más―.

Mikami quiere intentar pero Seth se lo impide ya que este se acerca a su hijo rodearlo con sus brazos consiguiendo así darle un cálido abrazo mientras acaricia gentilmente su cabeza.

Seth: Todo estará bien... No tengas miedo, no tienes que seguir llorando hijo... Todo estará bien, todo estará bien. ―Lo aferra más a el―.

Darbelie: ―Sollozo lastimero―. G-gracias... Esto... Esto era lo quería... ―Sigue sollozando―. Toosan... Gracias... Tú abrazo cálido se siente bien... No me acuerdo cuando fue la última vez que me abrazaste así...

Seth: No te abrazo así desde que tenías 4 años, tenías pesadillas y siempre te calmabas con este abrazo. ―Se separa de él―. ¿Estas mejor?

Darbelie: ―Asiente ligeramente mientras siente que su progenitor le limpia las lágrimas―.

Seth: Darbelie... ―Se quita su anillo y se lo pone a su hijo―. Este anillo no es sólo un adorno ni el anillo que sólo me puse al casarme con la mujer a la que amo, este es el Sello de los Straus, contiene un inmenso poder mágico que fue puesto en el por el Ousama de Ousama de los Straus, el fundador de nuestra nación, nadie de nuestro linaje pudo deshacer ese sello o usar sus poderes pero supongo que puede que algún día lo hagas tú. Ahora primero que nada hijo. ―Se quita la espada de filo dorado y blanco―. Está espada es la filo solar y lunar, perteneció al Ousama fundador de nuestra nación, es una espada especial y mágica, no es ordinaria ya que la se requieren dos cosas para tenerla primero. ―Le enseña la palma de su mano derecha revelando el tatuaje de un sol eclipsando a la luna―. Necesitas está marca especial que ahora mismo voy a pasar a tú mano... ―Toma la mano derecha de su hijo para juntarla con la palma de su propia mano, para acto seguido producir un leve brillo que desaparece a los 8 segundos―.

Darbelie: ―Ve la palma de su diestra para luego quedarse mudo ante lo que ve, el tatuaje de su padre ahora apareció en su mano además de que nota que la espada desapareció―. ¿D-donde está el filo solar y lunar, estaba aquí?

Seth: Tienes que invocarla, sólo tienes que decir <<Arma que posees gran poder yo dices tú nombre completo, te invoco, aparece ante tú portador, ¡Liberación!>>

Darbelie: <<¡Arma que posees gran poder, yo Darbelie Straus te invoco, aparece ante tú portador!, ¡Liberación!>> ―Una luz emerge de la palma de la mano derecha de Darbelie que para acto siguiente la luz toma la forma de una espada que luego tras desaparecer el brillo se muestra que es la filo solar y lunar pero en su aspecto reducido―.

Seth: Bien hecho, recuerda bien el conjuro para invocarla, además de que cuando quieras que asuma su tamaño real sólo tienes que desenvainarla. ―Escucha el alboroto afuera del castillo―. Bien es momento.

Darbelie: ―Desaparece la espada―. Toosan...

Seth: ¿Que sucede?

Darbelie: Podrías abrazarme otra vez... En serio... Lo necesito... Tengo miedo y...

Seth: ―Lo vuelve a abrazar―. Lo sé... Necesitas del cálido abrazo de tú progenitor para sentirte seguro.

Ambos se quedan así por un rato hasta que Darbelie asegura que ya está mejor, entonces proceden a hacer lo se proponían, el grupo sale de la habitación a un paso acelerado corriendo por los pasillos del segundo piso buscando algo en particular que justamente hayan ya que Seth hace que se detengan justo cuando están en el 4 pasillo del 2do piso, el peliblanco mayor se acerca la pared a su izquierda buscando algo con la mano y entonces lo encuentra ya que pulsa lo que parece una pequeña porción de la pared que actúa como botón, Mikami lo reconoce como la salida secreta que usaban en su adolescencia para escaparse al bosque para divertirse y librarse del estrés, la pared entonces se abre revelando un largo pasillo en bajada que resulta ser un pasadizo secreto directo a los bosques, sin tener muchas opciones ya que escuchan venir a la compañía indeseada comienzan a correr por el pasillo siendo iluminados por las flamas mágicas de los 4 que actúan como linternas. El pasillo seguía y seguía hasta dar al fin con la luz nocturna de la luna creciente, estaban a las afueras del castillo en los bosques.

Seth: Bien aquí es... Donde tendremos que separarnos...

Mikami: ―Denota su tristeza―.

Alistair: Se los prometo a ambos. Cuidaré bien de él.

Darbelie: ―Con la mirada baja―.

Seth: Se fuerte por favor hijo.

Darbelie: ―Levanta la mirada para ver la sonrisa de su padre, pero una sonrisa completamente sincera―.

Seth: Te quiero... Se fuerte muchacho... Se fuerte... Vayan les daremos tiempo.

Mikami: ―Se pone a la altura de su hijo para besarle la frente―. Cuídate, mi destello de luna llena.

Alistair: ―Se concentra en algo específico usando la magia de categoría creación, junto con ello aparece un círculo mágico a sus pies, en el centro un sol y a su alrededor estrellas de 4 y 5 puntas, al rato este alza el brazo derecho con la palma abierta y frente a este se aparece lo que parece ser una moto de anti gravedad, acto seguido este se sube―. Vamos. ―Le ofrece la mano a Darbelie―.

Darbelie: ―Mira a sus progenitores―. Toosan... Kaasan... ―Le tiembla el labio inferior―. Los quiero mucho. ―Se sube a la moto―.

Seth y Mikami: ―Le sonríe sinceramente a la luz de su vida―.

Alistair sin querer mirar atrás y sintiendo como Darbelie lo abraza desde atrás, este pone en marcha la moto y entonces acelera a fondo para alejarse a una gran velocidad de aquel lugar, además de dejar atrás a los dos magos, Ousama (rey) y Joosama (reina), ambos marido y mujer se preparan para lo que viene mientras se unen en su posible último beso.

Al pasó de cerca de 46 minutos desde que se alejaron lo suficiente, a Darbelie le abruma una fuerte punzada que hace que el vehículo se detenga por obra de Alistair quién también lo sintió.

Darbelie: Mis padres... Mis padres... ―Las lágrimas se acumulan en sus ojos y bajan por su rostro hasta su barbilla―. Y-ya no los puedo sentir... Su energía mágica... La cual es emanada por sus almas... Ya... Ya no las siento.... AAAAAAAAAH, OTOOOSAN, OKAASAAAAN. ―Llora a todo pulmón haciéndose oír sus lastimeros llantos por su terrible pérdida―.

Alistair: ―Abraza al pequeño sin poder hallar las palabras necesarias para calmarlo, como iba a decirle algo a estas alturas, perdió a sus dos progenitores está misma noche y justo cuando su Toosan le dedicó una sincera sonrisa―. (Seth-sama... Cumpliré mi palabra de proteger a este niño...) ―Abraza más fuerte a Darbelie que no para de llorar y producir ese llanto de lamentó tan doloroso que hace que hasta Alistair comience a llorar también ya que los días que pasó con su maestro mientras era su aprendiz además de ser todo enseñanzas de magia y del guardia para luego ser un caballero, fueron felices―.

Allí en ese bosque en medio de la noche fría, dos vidas se habían ido para salvar a otra, tal y como está sucediendo en las otras naciones, que es lo que le puede deparar el destino a este joven y a los demás.
Continuará....
 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
SleepyKing SleepyKing
KitzuneHaru KitzuneHaru
Darknesswolf88 Darknesswolf88
AlexCoon AlexCoon
kidwolf kidwolf

Capitulo 3
Lamento en la ciudad vampírica Bloodmoon

Al mismo tiempo que nuestros ya conocidos Oujins de sangre Nightmoon y sangre Straus están en camino a su regresó a casa con sus progenitores, podemos apreciar que en una de las autopistas centrales está rodando una limusina de un rojo carmesí con detalles negros en las puertas, está adornado con banderas que llevan la imagen de una luna roja en etapa cuarto menguante conocida como "luna de sangre" la cual aparece sólo una vez cada año por el resto del tiempo hasta que acabe el año. En está limusina viaja un peculiar grupo de personas, parecen normales pero no son humanos ni tampoco magos, ya que estos son aquellos seres que se dicen que beben sangre para alimentarse, que pueden vivir eternamente y que sólo salen en la noche, estas personas son vampiros.

Aquellos que lo desconozcan aquellos mitos sobre los vampiros son un poco falsos al igual que con los lobos, los vampiros pueden andar en la luz del día aunque hay algunos que les gusta bromear diciendo que tengan cuidado de no quemarse. Su sed de sangre digamos que bueno es controlada ya que tienen sus suministros de sangre donados voluntariamente y distribuidos por toda la nación vampírica aunque también cada quién tiene tabletas especiales hechas por los magos que al tener contacto con el agua, las tabletas se convierten en sangre genuina de cualquier tipo según el pensamiento del vampiro, también como los lobos tienen un oído bastante fino pero el de ellos es capaz de oír un corazón latir con lo que dan confirmación de sí alguien miente o no, sus cuerpos básicamente son bastante resistentes ya que puede endurecerse tanto como el mármol aunque claro también poseen bastante fuerza y velocidad como los lobos.

Aparentemente creen que ellos no tienen reflejo claro que lo tienen ya que en todo Meridian hay espejos encantados que tiene todo el mundo, esos espejos funcionan especialmente bien para los vampiros ya que les permite ver sus reflejos. Claro está que cada vampiro tiene colmillos filosos con los que succiona la sangre de su presa junto con eso cuando están molestos, alterados o con hambre; sin importar el color de sus ojos, estos brillaran con un color rojo intenso.

Los vampiros están divididos por ciertas clases que van desde, los Vampiros de sangre pura que son aquellos que son exclusivamente la familia real de su nación; estos seres de sangre pura poseen muchas clases de poderes aunque claro tienen también sus poderes únicos e originales. Luego están los Vampiros superiores, una división menor de los sangre pura, ciertamente poderosos pero muy lejos de alcanzar a quienes están por encima de ellos, ellos poseen también muchos poderes pero nada que rivalice con los que poseen los sangre pura, los poderes más característicos de los de clase superior son la manipulación del fuego, tierra, rayo, agua, hielo, viento.

Los que están por debajo de los clase superior son los vampiros elite, estos están por un nivel inferior en el que tienen uno que otro poder que tenga que ver con combate a distancia, esto tienen más que nada poderes basados en actitudes físicas así como fuerza y velocidad, pero nada que rivalice con los de clase superior, los clase elite tienen poderes características son la telequinesis y manipulación del elemento fuego y hielo, aunque también usan la fuerza bruta como sí se tratará de un poder característico. Por últimos están los vampiros Medium, estos vampiros se caracterizan más por su combate a distancia ya que sus poderes característicos son manipular las mentes débiles a distancia para que hagan su voluntad, otro poder característico es que pueden crear dardos de hierro que usan como arma arrojadiza cuando están en una situación que requiera distancia y un final rápido.

Al igual que los lobos, los vampiros pueden aparearse con cualquiera de las otras razas dando nacimiento a híbridos. Otro detalle de los vampiros es que estos les tienen un especial respeto a los sangre pura por lo poderosos que son además de que son incapaces de desafiarlos. Además los únicos vampiros capaces de convertir a otro (un humano y etc.) en uno de los suyos son los sangre pura pero solamente, SOLAMENTE durante una luna nueva y de pasó que el sangre pura debe ser mínimo como de 18 años de edad.

En el interior del vehículo, el conductor que tal parece ser un hombre ya mayor de 60 años, de iris de ojos verdes, denotando su cabello blanco, vestido de negro con una gorra de conductor, este hombre a pesar de su edad parece muy enérgico ya que no importa qué edad tenga los vampiros ya que siempre permanecerán con su vitalidad de la juventud. Este hombre aun conduciendo sin preocupaciones al rato un sonido desde atrás llama su atención.

Conductor: Sí ¿Dígame que sucede mi señor?

¿?: ―Desde atrás―. Solamente iba a preguntar cuanto tiempo falta que estemos en la ciudadela.

Conductor: Perdone mi gran señor pero, el tiempo no es exacto ya que el camino sigue siendo largo a pesar de que llevamos en el camino desde la 5:00 am

¿?: Entiendo, igualmente te lo agradezco.

Conductor: Sí mi señor.

En el espacio de los pasajeros ahora tenéis vista plena de la persona a la que se le dirigían con mucho respeto, está persona no parece otra más que Kazuhiro Bloodmoon, Ousama de los vampiros y perteneciente a la clase que está por encima de otras; un sangre pura, tiene 40 años de edad y sí, sí tiene realmente 40 años, de cabello rubio platinado con las puntas color rojo sangre, lo lleva semi largo hasta donde comienza su espalda, el iris de sus ojos del mismo rojo de la luna de sangre, viste totalmente de negro y en su capa lleva la insignia Bloodmoon, la luna de sangre en cuarto menguante, respecto a su vestimenta exacta, pues más que nada lleva una capa negra con la insignia de la realeza vampírica como se mencionó antes, una camisa informal negra de mangas largas con cintas blancas en las muñecas para ajustarlas o no, lleva un pantalón negro muy elegante pero a la vez informal y lo mismo con sus zapatos que sol del tipo que parte del pantalón se adentra en los zapatos, lleva un anillo de hierro con la luna de sangre en cuarto menguante en el dedo anular de la zurda. El ser de la noche suspira un rato mientras cierra por un momento los ojos para pensar.

Kazuhiro: 12 años han pasado... Creer que finalmente regresó a mi patria después de tanto... Espero el consejo haya podido arreglárselas sin mi presencia. ―Dice sin abrir los ojos―.

¿?: Amor deberías estar feliz, estamos volviendo a nuestro hogar finalmente después de tanto.

El rubio de puntas color sangre abre sus orbes carmesís mientras levanta su mirada siendo expectante de quién hablo fue su amada esposa, Kazane Bloodmoon, la Joosama sangre pura de los vampiros, tiene 38 años, es muy hermosa principalmente por su largo cabello marrón con una mezcla de rubio platino con puntas de color rojo sangre y el iris de sus ojos color verde esmeralda, lleva una camisa informal blanca de manga larga, pantalón informal negro muy elegante, y lleva botas del tipo femenino color negro, lleva un anillo igual al de marido en el dedo anular de la zurda.

Kazane: Después de mucho tiempo al fin nuestro hogar está figurativamente a la vuelta de la esquina.

Kazuhiro: Tienes razón, debo ser un poco más positivo, debe ser porque estoy cansado solamente, creo que no dormí lo suficiente anoche... ―Bosteza un poco abriendo bien la boca y mostrándose sus colmillos―.

Kazane: Sí tal vez sea eso querido. ―Fija su vista en uno de sus acompañantes, un particular hombre rubio casi albino―. Noctus-san, perdón, Yagari-san despierta.

El aludido, el llamado Yagari Noctus, un vampiro de clase superior, de 28 años de edad, cabello rubio albino que lleva semilargo hasta la nuca con varios flecos en su frente y dos particularmente largos hasta sus hombros, iris de ojos negro ónice casi gris, viste una camisa de manga larga negra, pantalón de negro, zapatos negros con rojo de tobillo alto con parte del pantalón adentro, lleva protecciones de hierro en los antebrazos, piernas y el pecho donde lleva la insignia Bloodmoon en un llamativo rojo metálico, en su cintura lleva una espada envainada que está en su estado reducido, el albino se despierta lentamente sin mover mucho cierto bulto a su derecha que está cubierto por la capa de la Joosama, Kazane.

Yagari: ―Rascándose la cabeza pero al notar la mirada de la ojiverde, este tensa un poco―. Sí ¿Que sucede mi señora?

Kazane: Tranquilo no es nada importante sólo quería que despertaras a mi hijo, en algún momento estaremos en la ciudad y quiero que este despierto.

Yagari: Este sí, como usted desee Kazane-sama. ―Ve que la castaña dorada platinado le sonríe amigablemente, acto seguido este comienza a remover un poco el bulto cubierto por la capa―. Despierte, despierte por favor, su Kaasan quiere que este despierto, por favor despierte Oujinsama.

¿?: ―Se quita la capa de encima mostrando a un muchacho con el cabello entre igual al de Kazuhiro y Kazane y ojos del mismo color que el primero―. Deja de llamarme así llámame por mi nombre... y dime también Oniichan... ―Bosteza―.

Yagari: Lo siento... K-Kamui-niichan. Por el dios vampiro qué difícil es hacer esto, siento que le faltó el respeto a los sangre pura...

El niño al que se nombró como Kamui luce como una mini copia de Kazuhiro pero en un cuerpo de 12 años, tiene el cabello con los colores mezclados de Kazuhiro y Kazane pero el color que domina más es el de Kazane y también tiene las puntas de color rojo sangre, el iris de sus ojos es de color rojo como la misma luna de sangre al igual que los ojos de Kazuhiro, lleva un colgante con la luna de sangre en cuarto menguante, viste con una camisa manga larga negra en las mangas y gris en el pecho con la insignia Bloodmoon en la espalda, pantalón azul marino, lleva calcetines grises ya que bueno sus zapatos están en el suelo y estos son iguales a los de Yagari pero de un tamaño y calzado más pequeño. Dicho niño luego se vuelve a quedar dormido roncando un poco.

Yagari: Kamui-nii vamos no te vuelvas a dormir, vamos... Vamos despierta. ―Le toca diferente secciones del rostro pero comete el error de tocar cerca de boca ya que se lleva una fuerte mordida de parte de pequeño sangre pura―. Aay... Vaya cada vez muerdes más fuerte.

Kamui: ―Dándose cuenta de que tiene el dedo índice del albino entre sus colmillos y sacándole sangre al instante libera su dedo―. Lo siento... Es un reflejó y por cierto... Vuelvo a decirlo... Tú sangre sigue siendo la que más me gusta. ―Sus ojos resplandecen de un rojo más vivo combinado del rojo original de sus ojos―.

Yagari: Al menos pídemela antes y no me muerdas.

Kamui: Perdón es que... ―Su estómago ruge bestialmente―. Estamos en la noche de luna creciente y es cuando más vulnerables estamos y en eso hablo de mi estómago...

Kazane: Jajajaja pobre bebé que quiere que lo alimenten.

Kamui: O-Okaasan ya no soy un bebé. ―Sonrojado―.

Kazuhiro: ―Riendo a lo bajo―. Yagari-san permítele que se alimente antes de que su hambre se ponga peor, recuerda lo malhumorado que se pone, haznos ese favor al menos hasta que lleguemos al castillo y pueda comer algo.

Yagari: ―Viendo que la mordida en su índice de la zurda ya se cicatrizo y desapareció este le extiende su muñeca a Kamui para que pueda empezar a alimentarse―. Ten sírvete, pero recuerda que yo también estoy débil en estos días de luna que son negativos para nosotros.

Kamui: Sí. ―Agarra la muñeca de su "Oniisan" para lamerla un poco y luego encajarle sus colmillos para comenzar a beber su sangre y denotando que sus ojos se iluminan de un rojo más vivo―.

Yagari: Provecho.

Kazuhiro: Y creer que es nuestro pero lo vergonzoso es que lo concebí en la noche del cuarto menguante de la luna de sangre... Qué vergüenza dije cosas que ni sabía que yo mismo sabía, de antemano perdóname Kazane, me da vergüenza ese acto y eso que soy el Ousama, un sangre pura y me deje llevar.

Kazane: Al final lo bueno es que nació sano y también bajo la víspera de la luna nueva durante sus días como la luna de sangre.

Kazuhiro: Algo de esto tuvo que ser obra del dios vampiro... Sí fue obra suya serio estoy avergonzado... Como me pude entregar tanto esos deseos tan intensos, ¿Que me diría mi Toosama y el tuyo?

Kazane: No les importaría nada ya que al fin y al cabo ellos son Aniki y Otouto al igual que tú Kaasama y la mía.

Kazuhiro: Ah claro sí ya me se eso de que los sangre pura se unen con su propia familia para conservar el linaje, el caso fue diferente entre tú y yo ya que terminamos como primos.

Kazane: Sí, la noticia justamente después de tú coronación y nuestro matrimonio nos cayó como un balde de agua fría pero aún después de esa noticia seguí amándote como te he amado hasta ahora.

Kazuhiro: Yo te digo lo mismo, desde ese día algo cambio pero fue para bien ya que el amor que nos teníamos alcanzó una nueva etapa en cambio míranos ahora, mucho tiempo después y con un hijo.

Kazane: Sí nuestro hermoso y bello hijo.

Kazuhiro: Sí exactamente. ―Se le acerca a su esposa, sentándose a su lado y tomando su mano―. Te amo y seguiré haciéndolo Kazane.

Kazane: Igual yo Kazu, seguiré haciéndolo por siempre.

Kazuhiro: ―Se le acerca para besarla justo en los labios pero antes de algo más el ambiente es interrumpido―.

Kamui: Por favor acabó de beber de la sangre que más me gusta y ahora ustedes van a hacerme vomitar, por favor Toosan, Kaasan hagan eso cuando estén solos, Yagari-nii también está aquí.

Kazane: ―Rompe el beso―. Jejejejeje nuestra pequeña bestia hambrienta tiene razón, hay que hacerlo cuando estemos en privado.

Kazuhiro: Lo haré sólo sí estas dispuesta.

Kazane: Sabes que siempre lo estaré.

Kamui: ―Sonrojado―. Por favor yaaaa, que no les da vergüenza...

Kazuhiro y Kazane: ―Ambos se ríen a lo bajo―.

Yagari: ―Leyendo algo que lo deja sin habla―. K-Kazuhiro-sama creo que esto le puede interesar. ―Le ofrece la carta―.

Kazuhiro: A ver. ―Toma la carta y al leerle de principio a fin se queda en silencio―. Entiendo.

Kazane: ¿Qué? ―Echa una ojeada también a la carta sólo para quedarse en silencio―. Vaya que mala noticia y una triste además.

Kamui: ―Sin prestarles mucha atención ya que se está poniendo los zapatos―.

Kazuhiro: Algo tras otro surge como sí nada, tendré que escribirle estimándole mi pésame por su pérdida.

Kazane: Igual yo amor, también le escribiré.

Kamui: No sé ni de qué hablan pero... Podrían decirme ¿Cómo es eso que vamos a hacer una fiesta está noche por lo de mi cumpleaños que ya pasó?

Kazane: Ah sí es verdad, será una gran fiesta sólo para ti, habrá muchos invitados y también estarán personas de tú edad, puede que hagas amigos.

Kamui: Lo dudo mucho ya que Toosan me dijo que todo vampiro le tiene un gran respeto que lo inhabilita de poder desobedecer o faltar al respeto a un sangre pura.

Kazuhiro: Eso sí que es verdad.

Kazane: Pero hay quienes logra ganarse la confianza de un sangre pura.

Kazuhiro: Pero nunca casos en los que alguien inferior se nos oponga.

Kazane: Kazu... ―Suda al estilo anime por la sien―. ¿Sabes que no estas ayudando en nada verdad?

Kazuhiro: ―Sudando estilo anime detrás de la cabeza―. P-perdón... Ejem pero además de ser por tú cumpleaños será una presentación digna de la realeza, todo el mundo conocerá a su nuevo Oujinsama.

Kamui: Las reuniones grandes y yo como que no combinamos pero sí hay comida entonces sí cuenta conmigo porque estaré especialmente muy hambriento está misma noche.

Kazuhiro: Se te nota que tú estómago es lo que habla por ti pero, sí habrá mucha comida, bastante.

Kamui: Sí eso quería escuchar jajaja.

Yagari: En verdad tú estómago sí que habla por ti, eres un glotón no sé cómo no engordas.

Kamui: Será cosa de vampiros pero sí no lo niego soy muy comelón y no me arrepiento.

Los tres adultos se ríen de la tan particular forma natural en que el joven ojirrojo dijo esas palabras, Kamui ante eso sólo se sonroja un poco, pero el momento es interrumpido por el conductor que les dice que ya están en la ciudad de la corona. Kamui al mirar por la ventanilla se queda mirando todos los diferentes edificios, centros comerciales, departamentos, algunos se ven como mansiones, también se ven parques, además hay mucha nieve por estar en medio del mes nº12 ya que es invierno también, incluso hasta alcanza a ver distintas instituciones académicas es decir las escuelas primarias, preparatorias, secundarias y universidades, pero lo que más le llama la atención son las cafeterías, pastelerías y demás establecimientos de comida. Tras haber tenido un largo trayecto por las calles de la ciudad, siguiendo diferentes rutas hacia el castillo, llegan a una de las entradas pero al momento de preguntar sobre cuál era su asunto el guardia tan pronto como escucha que en el vehículo está el Ousama, se les permite el acceso, el castillo se muestra como el típico castillo de las películas de vampiros pero este está en un estado más vivo ya que bueno parece como si fuera de metal y rubí ya que tiene secciones de colores plateado y rojo, está rodeado de muchos árboles y estanques, típico de un territorio bastante grande, los castillos de las demás naciones todos y cada uno está rodeado de flora natural.

En los territorios internos del castillo, el vehículo se estaciona en la entrada al gran salón, Kazuhiro baja primero del vehículo para luego ofrecer su mano a su esposa para ayudarla a bajar, les siguen después Kamui y Yagari, al rato de su llegada, las puertas se abren mostrando a 5 personas, vampiros de la clase superior, 2 hombres, 2 mujeres y 1 ya anciano.

El primero es alguien de unos 34 años, de cabello corto y color castaño oscuro, iris de ojos celeste, viste una larga túnica negra con la insignia Bloodmoon, la luna de sangre en cuarto menguante.

El segundo es alguien de unos 38 años, cabello semilargo y de color plateado pero teñido de negro en el frente, iris de ojos color marrón, viste la misma túnica que su colega.

La tercera es de unos 33 años, de cabello largo y de color rojo, iris de ojos color amarillo ámbar, viste las mismas túnicas que sus dos colegas.

La cuarta es alguien de 35 años, cabello largo y de color negro grisáceo pero teñido de rosa en los flecos, iris de ojos color naranja, viste las misma túnicas que sus colegas.

El último es de unos 78 años, de cabello corto y blanco por la edad, iris de ojos celestes casi blancos, lleva las mismas túnicas que sus colegas.

Estas 5 personas solamente al estar ante su Ousama se inclinan ligeramente para mostrar sus respetos hacia él.

Kazuhiro: Un placer verlos nuevamente, humildes miembros de mi consejo.

Consejero nº1: El placer es nuestro majestad, nos aprecia mucho tenerlo de regresó en su patria y en su nación.

Consejero nº2: Pero señor, sus mensajes fueron un tanto sorpresivos e inesperados además de raros con referencia a lo ambiental correctamente los aposentos que usted uso cuando era un niño.

Consejero(a) nº3: Ciertamente, esas indicaciones fueron sospechosas pero, sí fue una orden de nuestro gran Ousama y vampiro de sangre pura no podíamos ignorar esa orden.

Consejero(a) nº4: ―Nota al niño que está un poco temeroso y detrás de la Joosama de la nación Bloodmoon además de que siente esa sensación extraña que todo vampiro siente cuando está en presencia de un sangre pura, la cual siente emanando de ese niño―. Vaya así que eso era. Kazuhiro-sama, Kazane-sama felicitaciones porque no dijeron que por eso fue que estuvieron ausentes durante 12 años.

Consejero nº5: También le doy mis felicitaciones mi señor, porque no dijo desde el principio que estaba ocupado con labores de paternidad.

Kazuhiro: Bueno es que yo... ―Sonrojado se rasca detrás de la cabeza―.

Kazane: Eso fue lo que le dije pero este vampiro obstinado no quiso hacer lo que le dije, y bueno aquí estamos, ahora gracias por las felicitaciones, sin más que decir, se los presentó, él es Kamui, nuestro hijo, a simple vista pueden ver que es idéntico a mi amado Kazuhiro pero en miniatura.

Kamui: ¡No soy tan pequeño, Toosan dijo que soy un poco más alto que cuando tenía mi edad!

Yagari: Jejeje, ya, ya calma

Consejero nº5: Jojojojo que curioso carácter tienes Kamui-oujinsama. Eres un niño con muchas energías igual que su majestad cuando tenía tú edad.

Kamui: Eh ¿de verdad, Toosan?

Consejero nº5: Sí, él era igual de enérgico que tú.

Kazuhiro: Ejem... Bueno ya dejemos de charlar aquí afuera... Hace mucho frío y bueno hay asuntos que quiero discutir con ustedes sí es posible ahora mismo; ¿Kazane, Yagari-san le enseñarían a Kamui su habitación?, en unos momentos la servidumbre irá a dejar sus pertenencias allí.

Kazane: Claro eso iba a hacer de todos modos.

Yagari: Estoy con usted Kazane-Joosama.

Kazuhiro: Bien entonces vamos todo el mundo a hacer lo que acabo de decir.

Todos afuera entran al interior del palacio encontrándose en el gran salón, el grupo sube por las escaleras pero tomando sus propios caminos, por la izquierda, el ojirrojo mayor seguido del consejo van hacia la sala de juntas y por la derecha van Kazane, Yagari y Kamui directo hacia el pasillo siguiendo un complicado camino doblando a cada momento que pueden a la derecha o a la izquierda para terminar por subir unas escaleras que los dejan en el 2do piso del palacio y acto seguido para fastidió del rubio-castaño siguieron el camino por el pasillo pero en medio del camino estos se detienen en frente de una puerta a su derecha, acto seguido es abierta por completo dando a mostrar una gran habitación, una cama bastante grande, mesas de noche de ambos lados, un escritorio, un librero, un armario, un balcón y claro una televisión de lujo colgando del techo en la esquina inferior derecha, sin olvidar una puerta que está al lado del librero la cual dice "cuarto de baño". El ojirrojo menor se queda mirando a todos lados de la habitación con asombro ya que este sitio iba a ser sólo para él.

Kazane: ¿Y qué te parece te gusta? Tú ropa ya está en el armario con otras prendas de ropa nueva.

Kamui: Increíble es bastante grande, más que la que tenía antes de venir aquí. Me gusta mucho, pero ahora quiero un favor...

Yagari: ¿Un favor?

Kazane: ¿Qué clase de favor?

Kamui: Quiero dormir... Aún es de mañana y me despertaron cuando dormía tan a gusto, llevó cabeceando desde que subimos las escaleras.

Kazane: Ah claro de acuerdo, además tengo asuntos de los que ocuparme, te dejó con Yagari-san.

Kamui: Vale.

Yagari: No le quitare la mirada de encima.

La rubia-castaña se dirige a la puerta y sale de la habitación dejando solos a Kamui y a Yagari, quienes bueno aprovechan para ver un rato la TV, el mayor se despojado de su capa, de sus protecciones y espada colocándolos a un lado, ambos disfrutan del televisor ya que hay muchos programas interesantes pero al rato estos están postrados y dormidos en la cama como sí de Aniki (hermano mayor) y Otouto (hermano menor) se tratará.

Mientras tanto...

Kazuhiro está en medio de dar instrucciones a los mensajeros para difundir la noticia de la fiesta a la que cordialmente invita a los ciudadanos de la ciudad de la corona, también está dando instrucciones claras a los cocineros y a los organizadores, todo solamente en un parpadeo por su velocidad pero claro todos están en una misma sala pero antes de eso

9 minutos antes de Kamui y Yagari se durmieran.....

Kazuhiro: ―Sonrojado―. Y básicamente así fue como fue concebido mi hijo, Kamui.

Consejero nº1: ―Igual de sonrojado―. Entonces fue durante un cuarto menguante de sangre...

Consejero nº2: Y luego nació durante la luna nueva de sangre...

Kazuhiro: ―Avergonzado asiente―.

Consejero(a) nº3: Uuuh Kazuhiro-Ousama es un travieso y atrevido Jejejejeje ―Mira al aludido con cara de 7u7―.

Consejero(a) nº4: Jejeje sí es verdad, que un sangre pura ceda al estado deseoso del cuarto menguante es algo que no se presencia a menudo, creo que la luna de sangre tuvo participación en la parte de hacerlo ceder.

Kazuhiro: Por favor basta... Estoy mortificado en estos momentos... ―Con la palma de diestra cubriendo su cara completamente―.

Consejero nº5: Jojojojo vamos dejen de avergonzar así a nuestro humilde Ousama de la clase sangre pura.

Kazuhiro: Gracias... Ahora respecto a lo otro quiero que todo esté listo para esta misma noche, todo por Kamui para celebrárselo como se debe.

Consejero nº1: Bueno díganos que quiere hacer entonces

Kazuhiro: Pues...

Actualmente....
Y eso es lo que nos lleva al ahora, Kamui junto con Yagari están lo que se llama tendidos en la cama pero lo particular es que alguien está allí parado mirándolos desde hace 30 segundos, no es otro más que el ojirrojo mayor, Toosan de Kamui. Kazuhiro negando con la cabeza y una ligera sonrisa se acerca al extremo izquierdo de la cama intentando despertar gentilmente a Kamui tocando diferentes partes de su cara pero por un error su dedo índice termina cerca de su boca y olvidando el detalle de ese pequeño reflejó de su hijo, el Ousama sangre pura termina con los colmillos de su hijo encajados en su dedo índice, acto siguiente el olor de la sangre del rubio platinado de puntas rojas hace que el rubio albino de ojos negros despierte encontrándose con el Ousama siendo mordido por el Oujinsama, Yagari está helado de la mirada ya que puede que haya problemas.

Kamui: ―Sin abrir los ojos―. (¿Y este sabor...? Está sangre me es familiar pero, ¿De quién es?) ―Abre los ojos para encontrarse con una sombría pero cálida expresión y sonrisa de su Toosan―. (T-Toosan... Estoy... Estoy mordiendo a Toosan...)

Kazuhiro: Kamui... Hijo... Sé que no es mucho pedir pero soltarías mi dedo, suéltalo a menos que quieras conocer mi lado estricto que sólo conoció Yagari-san durante el período de tiempo en el que lo entrene logrando que se convirtiera en mi mejor caballero vampiro de la orden luna sangrienta. Así que ¿Que harás?

Kamui: ―Con la cara bien azul del miedo estilo anime, abre la boca desencajando sus colmillos del dedo índice de su progenitor―.

Kazuhiro: Mucho mejor. ―Ve que la herida cicatrizo al instante―. Bien a lo que venía era para decirte que los preparativos de tú fiesta están preparándose justo ahora, espero te gusté lo que verás está noche.

Kamui: O-ok gracias Toosan.

Kazuhiro: Espero que hayan dormido bien... Bueno tengo que seguir supervisando como van las cosas, hasta luego. ―En un parpadeo desaparece frente a los ojos de ambos―.

Kamui: Vaya... La velocidad vampírica tiene sus ventajas, Toosan sí que es veloz de verdad y eso que estamos en los días de la luna creciente que produce efectos negativos que nos debilitan.

Yagari: Sí así es mi maestro. Oye Kamui-nii... ¿No te aparece un baño para poder estar frescos?

Kamui: ¿Un baño? ―Lo piensa un momento―. ¡Sí claro! Pero tendrás que entrar conmigo no creas que te escaparas.

Yagari: Bien tú ganas. Pero espérame un momento ya vuelvo. ―Desaparece en un parpadeo llevándose con su equipo de caballero y su capa para regresar como casi unos 40 segundos después llevando en sus manos un cambio de ropa ligero―. Bien ahora sí vamos, al cuarto de baño.

Kamui le asiente mientras va a su armario a buscar algo de ropa para llevar al baño para ponerse luego de haberse bañado...

Unos momentos después....
Al rato como unos momentos después. Los dos ya están, en el cuarto de baño, en el espacio amplio y aparte que es para la tina y los demás artículos como el jabón, champú, esponjas y mini regaderas. Ambos están ya terminando de lavarse el champú de la cabeza para ahora comenzar a frotarse con el jabón líquido usando la esponja para acto seguido volverse a mojar todo el cuerpo para que se cayera la espuma del jabón; ahora están los dos juntos en la tina y claro Kamui está sentado dándole la espalda a Yagari ya que ocurrió un pequeño escenario incómodo cuando recién se iban a meter a la tina

Hace unos momentos....

Yagari: ―Ya en la tina sintiendo como su cuerpo se relaja―. ¡Aaaw que bien se siente! Vamos Kamui-nii entra el agua está en su punto.

Kamui: Ya voy. ―Mojándose la cabeza otro poco con la mini regadera, acto seguido se levanta del suelo pero al entrar a la tina siente una mirada―. Y-Yagari-oniisan... ¿Qué pasa que es lo que tengo?

Yagari: Oh no es nada sólo que... Sí que te ha crecido bastante tú pequeño "amigo" ahí abajo desde que eras más pequeño. ―Dice sin quitarle la mirada de encima―.

Kamui: Eh.... ―Sonrojado―. ¡Eeeeeeeh, no mires, no mires, no mireeeeees! ―Se cubre la entrepierna con ambas manos―. Para que sepas no creas que yo he visto el tuyo tampoco sé que allí tienes pelo, en el pecho se te ve un poco y bajo los brazos también pero por alguna razón no tanto... ―Sin dejar de sonrojarse―.

Yagari: B-bueno tregua ya entra al agua.

La actualidad...

Yagari: Vamos Kamui-nii ya te pedí perdón, no fue mi intención es sólo que bueno, estas creciendo rápido y me quedé embobado por ver que lentamente ya vas dejando de ser ese pequeñito con el que siempre jugaba desde que nació.

Kamui: ―Con el cuerpo sumergido hasta la boca balbuceando bajo el agua haciendo burbujas―.

Yagari: ―Suspiro―. Ah bueno entonces tendré que dejar de darte de mi sangre ya que según dijiste es la más apetitosa y deliciosa, a la que ningún otro tipo puede superar.

Kamui: ―Levantándose de cuerpo completo y volteando a mirar al mayor sin importarle que viera todo de él―. ¡Todo menos eso por favor no quiero dejar de beber de tú sangre, me moriría sin sentir ese delicioso sabor en mi boca, en serio me moriría!

Yagari: Bueno entonces por favor responde aunque sea una vez, ya te dije que lo sentía.

Kamui: ―Aún de pie en la tina lo mira un poco triste―. Perdón... Perdón sí no te respondía es que estaba un poco molestó y también estaba un poco pensativo.

Yagari: Bueno, lo que importa es... ¿Ya estamos bien? ―Le pregunta gentilmente―.

Kamui: Pues... Sí, ya estamos bien, sin conflictos ni rencores, Oniisan.

Yagari: Pero como un consejo. Te pido que vuelvas a sentarte jejejeje ya que estas mostrando la mercancía privada jajajaja.

Kamui: ―Rojo como tomate se hunde lentamente hasta dejar la cabeza visible nada más mientras hace unas pocas burbujas―.

Yagari: Jajajajaja.

Kamui: ―Muy rojo de la cara se levanta un poquito sólo para reírse también junto con su "Oniisan"―. Jajajajaja.

Ese momento divertido duro un rato largo ya que bueno estos tuvieron que salir como a los 39 minutos ya que la hora pico llamó a Kamui para satisfacer una de sus necesidades y esa necesidad es su hambre ya que el estómago le rugió de forma bestial pidiéndole de comer, por lo cual ahora ya están vestidos, Kamui ya que no quería elegir nada complicado simplemente se puso una de tantas pijama que tenía en el armario, Yagari bueno se visto con una camisa sin mangas negra y un pantalón negro con detalles lineales rojos y blancos a los lados.

El rubio albino salió un momento de la habitación ya que fue a buscar algo de comida para que Kamui aguantara un poco pero conociendo al niño vampiro sangre pura, iba a necesitar bastante comida para satisfacer su insaciable apetito por lo que el mayor tuvo que hacer varias idas y venidas para ir por algo de comida para Kamui y eso que sólo es mediodía, la hora del almuerzo. El joven Oujin se queda bastante estupefacto al ver tantos sándwiches en un sólo lugar, tanto que babea de sólo verlos entonces como una atroz bestia después de decir "provecho" comienza a devorar uno de cada uno de los sándwiches, pero claro le ofreció a su querido "Oniisan" también para que no se quedará con las ganas, acto seguido después de comer, el rubio-castaño ojirrojo está postrado en la cama sobándose el estómago a no más poder ya que quedó lleno, el mayor también satisfecho lo mira mientras niega con la cabeza diciendo para sí mismo "No tienes remedio" para reírse a lo bajo disfrutando de la vista de su pequeño "Otouto" sobándose el estómago por estar completamente satisfecho.

En lo que quedó de día, ambos vampiros disfrutaron de la tranquilidad estando en la habitación viendo la TV, pero dicho silencio y tranquilidad fue interrumpido por Kazane que les pidió que se arreglarán ya que había que estar listos antes de que llegarán los invitados, por lo cual comienzan a arreglarse, con ayuda de Yagari, Kamui se viste con las ropas elegantes que Kazane le mandó a hacer, las cuales son unas ropas bastante elegantes y dignas de un Oujin, dichas ropas son casi iguales a las de los vampiros de las películas pero, sólo que estas varían de entre rojo y negro, dominando el negro en su capa que lleva la insignia Bloodmoon en la espalda, la camisa es roja, el chaleco que lleva encima es negro y el pantalón y zapatos también.

Al rato de que Kamui ya está listo este espera por el albino que fue a cambiarse también pero el esperarlo se le hace eterno ya que la televisión lo aburre porque sólo hay noticias sobre la fiesta que se organiza en el castillo Bloodmoon pero su aburrimiento se interrumpe cuando la puerta es abierta, acto seguido ve que su visitante no es otro que su Kaasan que va vestida con un hermoso vestida que va de entre rojo y negro, lleva una diadema de rubí, el cabello suelto y bien maquillada.

Kamui: Kaasan, ¿Dónde está Yagari-nii?

Kazane: Está en el gran salón, se nos adelantó, vamos, ya pasó un tiempo largo desde que anocheció.

Kamui: Vaya mira eso... la luna creciente está en el cielo... Algo me dice que tendré que reponer mucho está noche. ―Le ruge el estómago de forma bestial―. Porque siempre eso habla por mí de la forma demasiado obvia y sincera.

Kazane: Jajajaja, vamos, sólo aguanta otro poco, después podrás comer lo que quieras, allí será tú oportunidad para tener amigos.

Kamui: Sí amigos que sólo tendrán respeto a mi estatus de Oujin y mi linaje como vampiro sangre pura.

Kazane: Vamos no seas negativo. Piensa positivo. Ven hay que ir al gran salón. ―Le ofrece su diestra―.

Kamui: ―Sonrojado―. C-cuando fue la última vez que te tomé de la mano...

Kazane: Pues no lo sé, ¿Esperaba que tú lo supieras? ¿En serio no recuerdas Kamui-chan?

Kamui: ―Niega con la cabeza pero acto seguido toma su mano―. Pero tal vez... Pueda recordar sí te tomó de la mano por estos momentos. ―Sonrojado―.

Kazane: De acuerdo... Tal y como te decía alguna vez "si tienes miedo no sueltes mi mano hasta que te sientas seguro".

Kamui: ―Aún más rojo de la cara―. G-gracias Kaasan... Creo... Creo que sí tengo un poco de miedo que toda esa gente me vaya a estar mirando... ¿Y sí hago el ridículo...? ¿Y sí me ruge el estómago en un momento apropiado...?

Kazane: Para eso tienes mi mano, para sentirte seguro al tomarla, cálmate y respira hondo para calmarte. Hazlo mientras caminamos hasta el gran salón.

Kamui: Sí. Gracias en serio te lo agradezco.

Ambos aún tomados de la mano salen del lugar con destino al gran salón, el joven rubio-castaño se siente bastante nervioso ya que no sabe qué impresión dar ya que teme que algo vergonzoso le pase frente a tanta gente, pero con el sólo sentir tener la mano de la mujer que le dio la vida provoca que sus preocupaciones se comiencen a desvanecer para calmarlo por completo hasta completar el trayecto hasta la planta baja del palacio vampírico de los Bloodmoon.

Pasados unos minutos, el invitado de honor está presente en el gran salón detrás de sus progenitores, Kazuhiro; vestido como la viva imagen de un conde en persona a excepción de su corona hecha del mismo material que el de su esposa y la insignia Bloodmoon en su capa, da un paso adelante mientras mira como todos están atentos a lo que hará su gran Ousama y ser todopoderoso entre las distintas clases de vampiros.

Kazuhiro: Me honra su presencia aquí... No les quitare mucho tiempo, pero, los hice venir está noche con una razón y una noticia importante que tengo que darles. Hace un tiempo atrás en los que no estuve en la ciudad de la corona en la época y tiempo en el que una luna cuarto menguante de sangre estuvo en el cielo se concebido una vida, una vida que llegó a este mundo bajo el manto del cielo nocturno y en presencia de una luna nueva de sangre, esa vida que vino a este mundo fue la de mi hijo y mi heredero, nació y creció alejado de su hogar pero finalmente decidimos que era tiempo de darle la vida que se merecía desde que nació, y justo hoy, ese niño está aquí presente, está celebración es para honrar que está finalmente en casa y para celebrar como se debe su 12vo cumpleaños que fue ya hace días atrás. Ahora sin más demoras, les presentó al Oujinsama de los vampiros, un sangre pura de mi propia carne y hueso. Mi hijo, Kamui Bloodmoon. ―Le indica a su amada esposa que también deje a la vista a su primogénito―. Este niño es mi hijo, a simple vista podrán darse cuenta que es idéntico a mí pero es la verdad acerca de que es mi hijo, ustedes mismos pueden sentirlo, él es un sangre pura también.

Kamui se pone un tanto nervioso pero antes de que algo más pasará, todos los presentes invitados a la celebración se inclinan ante su Oujin al mismo tiempo que todos en un muy fuerte coro dicen "Bienvenido a casa Kamui-Oujinsama y feliz cumpleaños nº12". Al ojirrojo menor se le aclara la garganta un poco pero lo que no se espero es que su progenitor le hizo una seña con la mirada para que dedicará unas palabras también, entonces preparándose mentalmente para lo que viene finalmente esta habla sin ningún miedo.

Kamui: L-les agradezco por haber asistido a esta humilde celebración en mi honor... Cuando era más joven creí que todo en mi vida era bastante simple pero al oír que soy un miembro de la realeza y el Oujin de una nación entera no supe como digerirlo pero... Al final termine aceptándolo ya que, con acordé a lo que me enseñaron, los sangre pura son quienes tienen el lugar más alto entre las escalas de clases de nuestra raza y se me hacía extrañó que alguien como yo y mis padres fuéramos Sangre pura pero, al oír la verdad directamente de sus bocas, mis dudas se disiparon completamente y este... Les doy las gracias... Las gracias por estar aquí, por favor disfruten de esta noche en el castillo.

Kamui se queda en silencio un momento pero, para su alivio escucha numerosos aplausos de parte de sus invitados hasta incluso ve a sus progenitores aplaudiendo por el tan bien pensado discurso que dio a pesar de que fue totalmente improvisado por obra de sus nervios y presión por hablar frente a tanta gente, lo siguiente es que Kazuhiro hace que la orquesta comience a tocar la música para animar la noche de celebración, Kamui al rato baja las escaleras junto a sus progenitores, en eso Yagari vestido de gala entre rojo y blanco; está esperándolos al final de las escaleras, ambos el albino y el rubio-castaño se sonríe para luego el primero ser jalado de la manga por este último a la mesa de aperitivos ya que tiene mucha hambre pero para romper esa ilusión el mayor le dice que no es el único ya que varios jóvenes de casi su misma edad están en la mesa saciando su necesidad por comer por el efecto de la luna creciente.

Cerca ya de la mesa, Kamui sin preocuparse de que algunas miradas se posen sobre él, comienza a tomar lo que puede para comer pero de forma moderada ya que no quiere que vean ese otro lado suyo, es decir comer como toda una bestia que lo devora todo, pero ese no es el caso ya que sin notarlo Kamui ya comenzaba a ser rodeado por varios niños y niñas que comenzaban a tener una plena y normal conversación con él. Yagari sólo veía como este hablaba amistosamente con los jóvenes pero también tenía puesta su vista en su Ousama y su Joosama que estaban ahora bailando al igual que algunos de los otros invitados, Kamui habla muy animado con los jóvenes a su alrededor hasta que su estómago ruge a una frecuencia baja que causa un sonrojo de parte del joven vampiro pero ni una sola risa de los que parecen ahora sus nuevos amigos, Kamui al notarlo les dijo que sí en verdad son amigos deberían de aprender un poco a cómo actuar normal ante su persona ya que pone un ejemplo y es Yagari ya dice que él no lo llama "sama" ni "Oujin" o "Oujinsama" sino que de cariño le dice "Oniichan" o "Otouto" y también "Niichan", cosa que dejó un poco sin palabras a los jóvenes que vieron a Yagari diciéndole que en serio debe de ser alguien de bastante confianza del Ousama Kazuhiro como para que le haya permitido llamar así al Oujinsama sangre pura de los vampiros.

Todo lo feliz dura bastante tiempo, como algo bastante placentero pero que al final termina siendo temporal ya que en medio del salón varios soldados y un caballero hacen acto de presencia con sus armas en mano, Yagari al notar y sentir hostilidad, pone a Kamui detrás de él mientras lentamente camina con él hasta el pie de las escaleras, la guardia real conformada por vampiros de la clase elite y también hacen acto de presencia los guardias de mayor rango y el los demás 12 caballeros de la luna de sangre, ambos grupos formados por Vampiros de clase superior. El caballero viste con una armadura blanca además de que en su pecho lleva la insignia de una espada entre blanca y negra.

Kazuhiro: ―Mostrándose amenazante mientras su esposa va a donde Yagari y su hijo―. Caballeros de la nación Takamura... ¿Que los trae aquí a mi castillo en la noche?

Caballero: Venimos de parte del señor Takamura con un mensaje para usted Ousama de los vampiros. ―Saca un sobre el cual le arroja a ojirrojo―.

Kazuhiro: ―Lo recibe y lo abre para entonces comenzar a leer el documento y se queda en shock por lo que lee hasta incluso por ver el sello de los Takamura al final del trozo de papel―. ¡QUE DEMONIOS ES ESTO COMO QUIERE QUE LE ENTREGUE TODA MI NACIÓN, QUE LE ENTREGUE A LOS JÓVENES Y TAMBIÉN A MI HIJO....!

Todos los del salón se quedan sin palabras al oír eso.

Caballero: Kazuhiro, como dice el documento sellado por Takamura-sama, deberás cumplir los términos que se te dictan de forma pacífica o sí no tendremos que recurrir a otros métodos para hacerlos cumplir.

Kazuhiro: ―Se queda en silencio mientras aprieta con fuerza su mano izquierda―.

Soldado: ¡Como te atreves a amenazar de esa forma a Kazuhiro-sama, ahora pagaras esa osadía con tú vida! ―Desenvaina su espada que luego toma su auténtico tamaño y también la hoja se alarga hasta su tamaño normal―.

Caballero: ¡Sucio vampiro de la clase elite no te interpongas en esto! ―También desenvaina su espada pero lo curioso es que Kazuhiro capta un olor proveniente del acero del filo de la hoja―.

Kazuhiro: ¡NO, DETENTE NO LO HAGAS!

Entonces todos son testigos de cómo el caballero apuñala en el corazón al guardia con su espada y acto seguido el guardia se convierte en puro polvo. Con eso se escuchan varios gritos de miedo ya que el sólo ver la muerte de un vampiro es un suceso aterrador, pero Kazuhiro fue el que lo supo de inmediato, esa espada que asesinó a uno de sus guardias, fue bendecida por la sangre del Ousama inmortal de los Takamura, la cual tiene ciertas propiedades especiales sí está bendice un arma y entre esas capacidades está la de poder matar a un vampiro. Kazuhiro lleno de temor, ese sólo echa una ligera ojeada hacia atrás mirando sólo a Yagari para que este se preparará ya que algo pasará y tiene que estar listo, el albino asiente y sin que nadie lo noté este desaparece en un parpadeo junto con Kamui.

Kazuhiro: ¡Jamás aceptare estos términos tan atroces y como se han atrevido a matar a uno de los míos ahora tendremos que acabar con ustedes! ―El documento en su mano derecha arde hasta hacerse puras cenizas luego con la mano izquierda levantada provoca que se formé un como de hielo alrededor de los soldados y el caballero de la nación Takamura―. ¡CABALLEROS DE LA LUNA DE SANGRE, REÚNAN CUÁNTOS SOLDADOS NECESITEN, MI HIELO NO LOS DETENDRÁ POR MUCHO, TIENEN ARMAS QUE PUEDEN MATARNOS, GUARDIAS USTEDES SAQUEN DE AQUÍ A LA GENTE, AHORA ME DIRIJO A TODOS, HUYAN, VÁYANSE LEJOS DE LA CIUDADELA, CUIDEN DE SUS HIJOS NO DEJEN QUE SE LOS LLEVEN, VÁYANSE LEJOS YA!

Con esa sola orden muy directa de parte de su Ousama todos ponen en marcha a cumplir su función según las órdenes de Kazuhiro quién al rato desaparece del lugar con su esposa....

Momentos después...

Kazuhiro está en la habitación de su hijo junto a Kazane, el primero está haciéndole prometer a Yagari que haga todo a su alcance por protegerlo y no dejar que nada le pase, que le enseñé todo lo que aprendió como un caballero de la luna de sangre, acto seguido le es entregado un cristal lapislázuli con una nota que lleva impresa la insignia Straus, también junto a eso le entrega un rubí con una nota a lo que él responde que ese rubí y nota son guías para enseñarle a Kamui a controlar sus poderes de sangre pura. El albino no sabe que decir pero al oír que Kazuhiro no se lo pedía siendo el Ousama ni su maestro sino como un simple hombre que busca la seguridad de su hijo se lo pide, este acepta sin echarse para atrás, ya que Yagari en ese momento que presencio lo del gran salón dijo que ahora su única necesidad desde ahora es proteger a ese niño...

Kazuhiro: Te lo agradezco... En serio te doy las gracias, de verdad Yagari-san te lo agradezco.

Yagari: No tiene que agradecer mi señor. ―Guarda lo que le fue entregado por el Ousama, en su bolsillo derecho―. Mi señor, vaya con Kamui-nii, parece que lo necesita tanto a usted como a Kazane-sama.

El mayor sólo asiente mientras se sienta en la cama a la izquierda de su hijo ya que su esposa está a su derecha, el niño está temblando y mirando hacia el suelo ya que presencio la muerte de alguien junto con el miedo que sintió cuando su Toosan dijo exactamente lo que venía en el documento que incinero hace unos momentos en el gran salón, ambos adultos se acercaron a su hijo para abrazarlo mientras le decían que todo estaba bien pero claramente Kamui sabía que le mentían con creces pero lo único que este hizo fue llorar.

Kamui: Tengo miedo.... Tengo demasiado miedo... No sé qué vaya a ocurrir está noche... Tengo miedo de que algo les pase... ―Las ventanas del balcón se comienzan a agrietar debido al estado de caos en el que está Kamui haciendo que se refleje en sus poderes como sangre pura―.

Kazane: Calma mi amor, calma Shh. ―Lo abraza sólo para sentir el temblor de su cuerpo y como acto siguiente las ventanas terminan por romperse―.

Kamui: ―Aun llorando―. Sé que me mienten... Sé que me están mintiendo, sé que algo les puede pasar está noche.... Vi como ese hombre mató a uno de los guardias frente a todos en el gran salón... Tengo... Tengo.... ¡TENGO MUCHO MIEDO DE QUE LES PASE LO MISMO! ―Ahora lo que se destroza son las puertas del balcón además de los pocos vidrios ya rotos que quedaron―.

Kazane: Shh... Ya tranquilo mi amor, tranquilo. ―Lo aferra más a ella―.

Kazuhiro: Kamui... Esto nos duele más a nosotros en serio... Es muy difícil ya sólo pensarlo que hacerlo. ―Acaricia gentilmente la cabeza de su hijo―. Está noche tendrás que abandonar el castillo junto a Yagari-san... Él te cuidará y te protegerá desde ahora... Nosotros no podemos arriesgarnos a que te atrapen y te lleven con ellos para hacerte lo que sea que te harán... El Ousama Takamura ahora mismo se ha convertido en un peligroso enemigo para todo Meridian... Tú tienes que vivir para poder construir un mejor futuro... Tú tienes que vivir Kamui. ―Se levanta poniéndose frente a el―. Ahora quiero que te quedes con estas dos cosas que voy a darte...

Kamui: ―Separándose del abrazo de su progenitora mira a su progenitor a la cara quién está agachado hasta su altura―.

Kazuhiro: ―Se quita de la cintura la espada de filo rojo y mango negro que lleva en la cintura en su estado reducido―. Esta es la espada luna sangrienta, era de nuestro antepasado, el Ousama de Ousama del linaje Bloodmoon de los tiempos del inició de Meridian cuando la nación Bloodmoon apenas fue fundada, está me fue entregada cuando fui coronado pero en las circunstancias de ahora, no puedo permitir que esto se pierda por lo valiosa que es, por eso ahora te hago entrega de ella hijo mío. ―Se la entrega―. Y también esto. ―Se quita el anillo de su dedo anular de la zurda―. Este es el sello Bloodmoon que también era de nuestro antepasado, encierra un poder increíble que nadie de nuestro linaje ha sido capaz de liberar y por eso se ha pasado de generación en generación al igual que la espada ya que en conjunto tienen bastante poder además de las capacidades inhumanas como vampiros que nosotros tenemos. ―Se lo coloca a su hijo en el dedo anular―. Jamás te lo quites, jamás porque es algo muy valioso que desde ahora no se separara de ti... Kamui por favor te pido que vivas, mantente vivo, hazle caso a Yagari-san y también... ―Lagrimas bajan por su cara mientras toma de los hombros a Kamui y lo abraza―. Quiero que sepas que te agradezco que me dieras la felicidad y oportunidad de ser tú Otoosan.

Kamui no responde sino que sigue llorando hasta por fin calmarse para acto seguido junto a sus progenitores y Yagari comenzar a correr por los pasillos del segundo piso en busca de una salida que los llevé directamente a un acceso directo a los bosques que rodean el palacio y toda la ciudadela, una vez encontraba la salida y cruzarla adentrándose en un largo pasillo oscuro (no es problema para ellos ya que los vampiros ven en la oscuridad igual que los lobos, detalle que no mencioné) que atraviesan sin problema hasta vislumbrar la luz de la luna creciente en el cielo nocturno, justo en el punto de separación Kazane se pone de cuclillas a la altura de su hijo para darle un beso en la frente tratando en señal de decirle que lo quiere, Kazuhiro está dándole los últimos detalles a Yagari sobre el cristal lapislázuli diciéndole que es un mapa pero justo cuando la rubia-castaña está por abrazar nuevamente a su hijo está siente como una oleada de disparos de armas de fuego vienen hasta ella pero está con sólo voltear alzando la mano las balas que fueron disparados se convierten en puro polvo en el aire por obra de uno de los poderes antiguos que tienen los sangre pura. El soberano y el caballero se ponen en guardia desenvainando sus espadas que al instante adoptan su verdadero tamaño al igual que la soberana que desenvaina la suya que adopta su verdadera forma, el menor rápidamente se pone detrás de Yagari, el atacante de entre las sombras se revela como aquel asesinó que mató a uno de los guardias en el gran salón, el caballero con la espada bañada por la sangre del Ousama inmortal.

Caballero: Sí que tienes buenos sentidos Joosama de los vampiros, sí esas balas que contenían la sangre de mi señor te hubieran dado, hubieras sido gravemente herida con dificultades para que tus propiedades curativas de sangre pura actuarán para curar la herida... Aunque, esas balas nunca estuvieron dirigidas a ti, esas balas iban dirigidas hacia el chiquillo que se negaron a entregar y siguiendo las órdenes que se me dieron en caso de que se negaran a entregar a su primogénito, mi deber sería matarlo.

Kazane: Maldito... No te dejaré que lo toques siquiera...

Kazuhiro: Yagari-san. Vete de aquí, corre tan rápido como puedes rápido vete.

Yagari: Pero señor...

Kazuhiro: Vete por favor... Y ten bébete todo este frasco. ―Le da un pequeño frasco con un curioso líquido carmesí―. Debes estar hambriento... Esa es mi sangre... Bébetela toda y recuperarás temporalmente todas tus fuerzas sólo por esta noche; para que puedas huir tan rápido como puedas con Kamui.

Yagari: ―Dudando este envaina su espada, destapa el frasco y con sólo sentir el aroma de la sangre sus ojos se vuelven rojos, acto seguido se empina el frasco bebiéndose todo el contenido de este hasta la última gota mientras siente como sus fuerzas regresan por completo, luego este se agacha un poco―. Sube Kamui-nii... Es tiempo.

Kamui: ―Se sube a la espalda de este―. Toosan... Kaasan.

Ambos soberanos estando lado a lado levemente voltean viendo a su hijo, ambos con lágrimas en sus ojos le dicen "te queremos" para luego oír a su hijo decirles lo mismo mientras se aleja siendo llevado lejos por Yagari, ambos sangre pura luego se miran para decirse que sin importar que mueran siempre estarán juntos, ambos se unen en un corto beso para luego encarar al caballero quién ahora está acompañado de unos cuántos soldados mientras que otros están destruyendo por completo la ciudad de la corona de la nación Bloodmoon...

Un tiempo después de la huida de Yagari con Kamui a sus espaldas, al joven sangre pura entonces le llega un raro presentimiento junto a un profundo dolor que lo hace soltar un quejido que alarma a Yagari quién se detiene para bajarlo de su espalda y ver como este comenzaba a sollozar a una frecuencia de sonido elevada y con sus orbes carmesí algo acuosos amenazando con dejar salir muchas lágrimas pero siquiera antes de eso, escucha claramente lo siguiente que sale de la boca de Kamui.

Kamui: Lo sentí... Lo sentí en mi corazón... Por el olor pude darme cuenta también... ―Solloza―. Mis... Mis.... Mis.... Mis padres murieron ya hace mucho rato desde que nos alejamos de ellos... ―Comienza a llorar y dejando salir un sonoro llanto de lamentación completamente lleno de dolor―. TOOSAAAAAAAAN, KAASAAAAAAAAN... AMBOS MURIERON. ―Su gran llanto de lamentó aumenta su frecuencia el tiempo que muchas lágrimas bajan por su rostro―.

Yagari: ―Por instinto este lo abraza sintiendo como el menor lo abraza también sin dejar de llorar, también sintiéndose muy triste pero no tan devastado como Kamui, este comienza a llorar también―. MAESTROOOOOOOOO. ―Grito bastante fuerte combinado con su propio lamentó y el de Kamui―.

Esa noche otras vidas se habían perdido por la salvación de una más importante para ellos, confiándosela a otra vida que daría lo que fuera por protegerla, que será lo próximo que suceda ahora.
Continuará.......
 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
AlexCoon AlexCoon
kidwolf kidwolf
EMERY EMERY
KOPAKING27 KOPAKING27

Capitulo 4
Lamentó de los mellizos Hikaru

(Este capítulo se lo dedicó a KitzuneHaru KitzuneHaru que me ayudó con la creación del príncipe zorro)
Justo en el mismo día y tiempo en el que nuestros ya 3 conocidos Oujinsama de las naciones de los lobos, magos y vampiros regresan a su patria en este momento la realeza de la familia Hikaru está regresando también a la nación Hikaru.

Lo curioso de la Nación Hikaru es que es habitada por 2 de las 11 razas existentes, su población se divide entre los gatos Caith siths de distintas especies y los zorros de distintas especies, cada quién vive en armonía pero el caso más curioso es que los soberanos de este reino desde hace mucho siempre han estado constituidos por una pareja de Caith Sith-Zorro es decir que desde el tiempo de los fundadores, sus descendientes continuaron con su linaje dando nacimiento a híbridos entre Caith siths y zorros o curiosamente que nacieran como un Caith Sith en su totalidad o un zorro en su totalidad.

Los Caith siths son el mismo caso que los lobos, sus pelaje varían en color por la espalda y por el frente, también ellos lucen como humanos en totalidad incluidos manos y pies, excepto por las orejas en su cabeza y sus largas colas felinas, todos conservan sus colmillos felinas y sus garras en las uñas de sus manos que mantienen retraídas, en las manos y pies poseen almohadillas, además de que en cierta parte los machos Caith Sith sí se parecen a los animales ya que bueno tienen su funda y ya saben que más.

Los zorros en ciertos aspectos también parecen humanos excepto que sus pelajes corporales varían en colores por la espalda y el frente, además de que tienen una buena audición por sus orejas pero no "tan" afinada como la de los lobos, aunque en el olfato sí le hacen competencia, todos poseen las características almohadillas en sus manos y sus pies; incluidas están sus garras y sus colmillos, lo que más los caracteriza son sus esponjadas colas tan suaves, otra cosa que es de los machos es que ellos también poseen ya saben la funda y ya saben que más.

Otra curiosidad es que la realeza de esta nación siempre se ha conformado de un matrimonio entre Caith Sith y Zorro lo cual sucede cada cierto tiempo honrando la sagrada unión de ya hace mucho tiempo atrás cuando los fundadores de la nación Hikaru que casualmente eran una Caith Sith y un Zorro se unieron en sagrado matrimonio uniendo así de por vida a las razas Caith Sith y Zorro en una gran amistad y entendimiento que se remonta a ya hace mucho tiempo atrás en los inicios de Meridian.

En medio de la autopista central que va directo hacia la ciudad de la corona podemos ver como un vehículo bastante lujoso; una limusina de color naranja-rojizo y amarillo, que está adornada con banderas que llevan una curiosa insignia; la cual es la de una estrella entre dorada y naranja rojizo que lleva por el lado dorado un ojo felino y del lado naranja-rojizo lleva una cola de zorro, cuya insignia que está situada también en el capo y las puertas de la limusina, dentro del vehículo; este es conducido por un Caith Sith de la especie siamés, de unos 47 años de edad, pelaje corporal que van de blanco hasta con manchas negras en las orejas y su cola hasta en sus manos y pies, de cabello negro ónice, iris de ojos azul cerúleo, sus orejas son del mismo color que su cabello y su cola es de color blanco con punta negra, va vestido con atuendos de conductor es decir ropa toda negra.

Este hombre está en su labor cotidiana como sí nada hasta al menos escuchar como desde la parte trasera; el compartimiento de pasajeros, llaman su atención con unos ligeros toques como sí tocaran una puerta.

Conductor: ¿Majestad, sucede algo mi señor?

¿?: Tranquilo no hay porque ponerse nervioso. Solamente iba a preguntar sí ya estamos casi en los límites de la ciudad de la corona.

Conductor: Ah era eso pues, en unos minutos ya estaremos en los límites, ¿Espero no le importe seguir esperando Majestad? Puede que tardemos más de lo que había planeado.

¿?: No hay problema de todas maneras el culpable al final terminare siendo yo, entonces ya no te molestó más para que sigas en tú labor.

Conductor: Sí mi señor.

Entonces en el compartimiento de pasajeros podemos ver al dueño de esa amable voz que hablaba con el conductor de este vehículo; se trata del actual Ousama zorro de la nación Hikaru, Hakuren Hikaru, un zorro rojo de unos 39, de pelaje corporal color naranja-rojizo por la espalda hasta la cola menos la punta que es blanca, por el pecho hasta las piernas es de pelaje blanco, cabello de color blanco níveo semilargo hasta el cuello con unos cuántos flecos en su frente y varios a su derecha e izquierda, iris de ojos color rojo rubí, va vestido de forma informal; camisa manga larga negra con detalles blancos en las zonas de las muñecas, pantalón de un azul bastante claro pero elegante, zapatos de tipo botas de cuero negro, a su derecha yace su capa de un color blanco intenso que lleva la insignia de las banderas, cuya capa está cubriendo una especie de bulto algo grande y en su dedo anular de la zurda lleva un anillo rojo con la insignia de los Hikaru.

Hakuren: ―Suspiro―. 11 años... Y finalmente de regresó en casa...

¿?: Tanto tiempo y al fin volvemos a nuestro hogar. ―Dijo una amable voz―.

El vulpino dirige su mirada hacia la dueña de la voz, una linda felina Caith Sith de la especie calicó, de unos 38 años, de pelaje corporal entre amarillo por la espalda con manchas negras y marrones presentes en su cola y oreja izquierda y pelaje blanco por el pecho hasta las piernas, de cabello largo y rubio dorado con 4 secciones negras y marrones, iris de ojos color dorados que hacen juego con su cabello, va vestida igual que su marido pero en el estilo femenino además que sus detalles de las muñecas son dorados, en el dedo anular de la zurda lleva un anillo dorado con la insignia de los Hikaru, a su derecha también descansa su capa cubriendo a cierto bulto del mismo tamaño que el que está siendo cubierto por la capa del Ousama Zorro.

Hakuren: Veo que estas tan feliz como yo, Yuuko.

Yuuko: Sí en efecto estoy tan feliz como las estas tú por regresar a casa.

Hakuren: Jajaja sí lo sé, como no estarlo, aunque echare de menos ese merecido descanso que me merecía. ―Suspira―. Ahora tendré que volver a mi labor como el Ousama de la nación Hikaru.

Yuuko: No eres el único yo también tengo que regresar a mis labores, hemos pasado bastante tiempo lejos pero también hemos tenido nuestras razones...

Hakuren: Sí razones... Paternales.

¿?: Discúlpeme que interrumpamos, Majestad, Alteza.

¿? Nº2: pero les llegó a ambos está carta importante que encontramos entre la correspondencia, viene directamente de los miembros del consejo real. ―Le entrega la carta―.

Hakuren: ―Recibe la carta―. Te lo agradezco Sora-san, digo Fujioka-san.

Yuuko: Cariño estamos en confianza, además recuerda que es la Imoto adoptiva de Yuu-san.

La aludida que se le llamó como Fujioka Sora, es una felina Caith Sith de la especie persa, de 27 años de edad, su pelaje corporal enteró es de un blanco no tan llamativo sino uno muy oscuro casi gris o plata, su iris de ojos es de color castaño miel, su cabello largo y de color negro lo mantiene recogido con un clic para no estorbarle la vista y en una coleta de caballo, va vestida con los atuendos de la guardia privada de la Joosama de la nación Hikaru; un camisa blanca manga larga con todo el brazo izquierdo al descubierto cubierta con una manga de cota de malla, en el brazo derecho lleva una protección metálica, pantalón gris con protecciones en las piernas, zapatos tipo botas de cordones que van más arriba de los tobillos con parte del pantalón dentro de estas, en la parte derecha de la cintura lleva algo parecido a un estoque envainado con la misma función que las espadas es decir que adoptan su verdadero tamaño al ser desenvainadas.

A su derecha está sentado quién se le identificó como su "familia" ya que Fujioka es adoptada, la persona a su lado es su hermano adoptivo, Yuu Sora, un zorro corsac, de 26 años de edad, su pelaje corporal es de color gris con tonos entre castaños, rojizos y plateados, de cabello semilargo hasta el cuello y de color castaño miel con varios flecos a su derecha e izquierda y unos pocos en la frente, iris de ojos color dorado trigo, viste con una camisa de manga larga dorado pálido, una pechera de hierro, protecciones en ambos brazos, pantalón color blanco al inició y para abajo es de color negro-gris, zapatos del mismo tipo que los de su hermana pero al estilo más masculino, lleva en la cintura izquierda la característica espada que espada que toma su auténtico tamaño al ser desenvainada.

Yuu: No hay porque ser así con Hakuren-sama, él puede llamarnos por el nombre o el apellido tiene todo el derecho, Joosama.

Yuuko: Jejeje tan modesto como siempre Yuu-san, tú imoto al menos muestra algo de naturalidad con el asunto.

Fujioka: A-alteza por favor no diga esas cosas... Yuu-nii porque tanto empeñó en buscar que me avergüencen. ―Le dice un poco molesta al ojidorado―.

Yuu: Eso es porque eres mi linda Imoto que se ve muy tierna cuando la hacen enojar, no lo vayas a negar Fujioka-neechan es la pura verdad, hasta Toosan y Kaasan lo decían eres una linda gatita de lo más adorable cuando estas molesta.

Fujioka: ―Con el pelaje erizado y enseñando las garras―. ¡Yuu-niisan!

Yuu: Jajajajaja.

Hakuren: ―Leyendo la carta ya abierta hasta llegar al final―. Que desdicha...

Los presentes lo miran al oír eso salir de su boca.

Yuuko: ¿Que sucede mi amor?

Yuu: ¿Es algo serio Hakuren-sama?

Fujioka: ¿Qué es lo que venía escrito en la carta del consejo real?

Hakuren: Pues el asunto es que...

El soberano vulpino les cuenta con detalle lo escrito en la carta que fue dicho por los miembros del consejo real referente a lo que sucedió en este tiempo que estuvieron fuera de la nación y del contacto de cualquiera excepto de los consejeros.

Yuuko: Pobre joven ahora mismo debe seguir tratando de superar su pesar.

Yuu: Tan joven se hizo rey y se casó para al cabo de un tiempo perder a su amada... El destino a veces puede ser muy cruel, bastante cruel.

Fujioka: Siento lástima por el Ousama Takamura.

Hakuren: Sí es lamentable esa noticia... ―Nota al bulto a su lado moviéndose y al que está al lado de su esposa―. Creo que es hora de que los dos dormilones despierten, ¿No creen que ya durmieron bastante?

Yuuko: No lo haría sí fuera tú mi amor, recuerda que a ella no le gusta que la despierten, ¿Ya no te acuerdas cuando te araño la cara?

Hakuren: Eso fue cuando era más pequeña pero lo mejor será que la despierte Fujioka-san a ella no la lastimara.

Fujioka: D-de acuerdo.

Yuu: Entonces yo lo despertare a él.

Fujioka: ―Con cuidado se le acerca al bulto cerca de la capa Joosama, Yuuko para acto seguido sacudirlo un poco―. Himesama, Himesama despierte. Sachika-hime despierte, Sachika-hime soy yo su 'Oneesan'.

Sachika: ―Sacando un brazo de debajo de la capa―. Miauuu déjame dormir por favor otro ratito.

Yuu: ―Cerca del bulto cubierto por la capa del Ousama―. Oujinsama, Oujinsama hora de levantarse, Shinichi-oujin soy yo soy "Oniisan". Por favor arriba.

Shinichi: ―Sin quitarse de encima la capa ya que se envuelve más con ella―. No quiero aún tengo sueño. ―Bostezo―.

Fujioka: Que remedio entonces no les daremos a los dos el rico postre que les teníamos preparado, ¿Yuu-niisan quieres comerte el postre de chocolate conmigo?

Yuu: Claro que sí Fujioka-nee y además de que se ve exquisito.

Al oír eso ambos bultos se quitan las capas de encima al instante revelando a dos niños, ambos mellizos por el iris de sus ojos que es del mismo color que Hakuren, ambos niños fueron nombrados previamente, la niña de 11 años, llamada Sachika es una felina Caith Sith de la especie Calicó, de pelaje corporal entre amarillo por la espalda con manchas negras y marrones presentes en su cola y oreja izquierda y pelaje blanco por el pecho hasta las piernas, de cabello largo y rubio dorado con 4 secciones negras y marrones tal como Yuuko, iris de ojos color rojo rubí como los de Hakuren, viste una camisa de mangas cortas de un color dorado en el pecho y en las mangas de color rojo, la espalda tiene la insignia de los Hikaru, en el cuello lleva un cascabel dorado que hace sonido con sólo moverse ella además de que tiene ilustrada la insignia de los Hikaru, lleva una falda rosada que le llega hasta las rodillas, lleva puestos calcetines puesto que sus zapatos rosados con soles están en el suelo.

El niño de 11 años, llamado Shinichi es un zorro rojo y ártico, es decir de especies cruzadas ya que su pelaje corporal de la espalda parece más blanco que naranja-rojizo pero siendo el pelaje naranja-rojizo presente en un 40% mientras que el pelaje blanco es el más presente en un 60% mientras que el pelaje de su pecho hasta las piernas es el blanco pre terminado pero se le ven una que otras secciones de color naranja-rojizo, de cabello blanco níveo semilargo hasta el cuello con varios flecos en la cara igual que Hakuren, iris de ojos color rojo rubí también igual que Hakuren, viste con una camisa manga larga dorada y encima una chaqueta de capucha sin mangas de color roja y negra con la insignia de los Hikaru en el pecho, pantalón negro con líneas rojas y naranjas en los costados, puesto claro usa calcetines también porque sus zapatos del mismo estilo que los de Yuu pero más pequeños; están en el suelo y lleva un colgante con la insignia de los Hikaru.

Sachika: ¿¡DONDE ESTÁ DÍGANME DONDE ESTÁ EL POSTRE DE CHOCOLATE!?

Shinichi: O-oneesan creo q-que nos engañaron.

Sachika: ¡Que! ―Se voltea a mirar a Fujioka y Yuu al mismo tiempo que su cascabel hace su característico sonido por el movimiento de su dueña―. ¡Fujioka-neesan, Yuu-niisan que malos son porque nos dicen esas mentiras! ―Infla los cachetes de forma infantil―.

Fujioka: Lo siento Sachika-nee pero era la única forma de despertarte a ti y a tú Otouto. Perdónanos Jejeje.

Yuu: Yo también me disculpa contigo Shinichi-nii jajaja.

Shinichi: ¿Eh, ahora los dos nos están diciendo Niichan y Neechan? ¿Toosan y Kaasan ya les dijeron que sí pueden decirnos así?

Yuu: Pues sí eso mismo, nos lo confirmaron cuando ustedes dos dormían, así que bueno que tal dormiste, Shinichi-nii.

Shinichi: Dormí bastante bien, n-no tuve ninguna i-incomodidad.

Sachika: Jejejeje Oniichan estas tartamudeando otra vez, que raro hábito tienes, Jejejeje.

Shinichi: O-oh... L-lo siento. ―Baja la mirada sonrojado―.

Hakuren: Y creer que eres mi pequeño cachorro, pero lo que nunca me esperé es que nacieras siendo una cruza entre zorro rojo y ártico, supongo que al final terminaste con los genes de mi Toosama y mi Obaasan.

Yuuko: Sí ya me acordé, me habías dicho que tú Obaasan era un zorro ártico pero que mi suegro nació como un zorro rojo.

Hakuren: Sí así es, en la larga historia del linaje de los Hikaru, la familia real ha sido de zorros rojos o árticos, y Shinichi es un caso único, siendo una cruza entre las dos razas. ―Acaricia la cabeza de su hijo―.

Shinichi: ―Aún más sonrojado―.

Yuuko: Es cierto, mi lindo y pequeño zorrito es la cosa más linda de todo el mundo que mis ojos han visto.

Sachika: ¡Que y yo que Okaasan! Yo también soy linda y adorable.

Fujioka: Parece que estas celosa porque tú mellizo y Otouto por 6 minutos te robe la atención.

Sachika: N-no lo estoy en serio.

Yuuko: Sachika-chan no te pongas así, yo te quiero a ti y a Shinichi-chan por igual, no te sientas ignorada mi linda gatita.

Sachika: N-no me digas así Okaasan por favor, me da vergüenza.

Fujioka: Jajajaja

Yuuko: Por cierto mi amor, que harás respecto a esta noche, ¿Que no dijiste que les celebrará como se debe el cumpleaños a nuestros niños?

Hakuren: Ah claro es verdad, está noche lo celebraremos a pesar de que ya haya pasado, será una perfecta oportunidad para que la ciudadela conozca a los herederos al trono, mi heredero, nuestro Shinichi y tú heredera, nuestra Sachika.

Yuuko: Cierto, por igual ambos serán Ousama y Joosama de la nación Hikaru, así como sus futuras parejas en algún punto del tiempo cuando sean mayores.

Sachika: ―Suspira con aire soñador―. Ser la Himesama de un reino enteró que sueño tan grande es ese, apuesto que cuando me conozcan de seguro todos los chicos estarán a mis pies queriendo invitarme a salir, de sólo imaginármelo ya estoy visualizando al Caith Sith o zorro de mis sueños. ―Suspira como enamorada―.

Hakuren: Eso sólo sucederá cuando ya seas mayor de edad es decir 17 años, por el dios zorro no te dejaré tener nada con ningún otro chico, no quiero que aparte a mi linda gatita tan pronto de su Toosan.

Shinichi: Je... Jejejeje.

Sachika: Siempre arruinando mis sueños Otoosan. ―Infla ambos cachetes con molestia―.

Yuuko: Alguien como que ya se convirtió en el Otoosan del año que quiere mucho a su hija Jejejeje.

Hakuren: Es que crece muy rápido, es como sí tan sólo ayer recién la tenía en mis brazos, luego aprendió a caminar y hablar y mírala ahora, tan grande y hermosa como tú a tú edad, no quiero que se aleje tan pronto de mí.

Fujioka: Majestad como puede decir eso sí usted mismo dijo que le deseaba un feliz futuro a su hija, viéndola casada y teniendo una familia ¿O me equivocó?

Hakuren: Eh pues yo, este, esto, pues, pues... Eeeeem...

Yuuko: Jejejeje me lo suponía.

Hakuren: Hablando de lo de esta noche, aparte de ser una celebración por su cumpleaños también será el día en el que todos los habitantes de la ciudadela que asistan a la fiesta, conozcan al Oujin y la Hime de la familia Hikaru.

Sachika: Aaaay ya me imagino con un lindo vestido y bailando con un guapo Caith Sith o un guapo zorro. ―Suspira con aire de enamorada―.

Hakuren: Nada de eso, primero bailaras conmigo señorita, tú Otoosan debe tener el primer honor.

Sachika: Ahora que recuerdo... ¿Hace cuánto que no te veo bailar Toosan?

Shinichi: Pues sólo lo vimos bailar cuando Kaasan nos estaba enseñando a nosotros, ella fue su compañero de danza para darnos un ejemplo, al igual que Yuu-nii dio el ejemplo también pero bailando con Fujioka-nee.

Fujioka: Sí ese pequeño baile fue el momento en el que Yuu-niisan no me sacó de quicio en un sólo momento, fue el mejor día de mi vida, además de que pulí mi técnica de danza.

Yuu: Yo pues... ―Sonrojado―. Fue un poco vergonzoso bailar frente a Shinichi-nii y Sachika-nee y más enfrente de su majestad y alteza...

Fujioka: Sabes que más fue vergonzoso... Tú fallido intento de cambiarle los pañales a Shinichi-nii cuando tú tenías 16 años y yo 17.

Yuu: No te atrevas a rememorar ese día por favor. ―muy sonrojado―.

Fujioka: Ah nunca olvidare ese día, tú y el bebé Shinichi-nii en una sola habitación y tú intentando cambiarle el pañal pero término en un desastre porque él se orino en tú cara y todo el pecho Jajajaja Jajajajaja que risa hasta creo que tomé una foto de ese día con mi celular Jajajajaja.

Yuu: ―Rojo como tomate―.

Shinichi: Y-y-y-yo de b-bebé e-e-en una foto. ―Rojo como tomate―.

Sachika: Jajajajaja Oniichan, Oniisan deberían verse las caras, están muuuuuuuuy rojas jajajajaja jajajajajajaja. ―Agarrándose el estómago para aguantarse la risa―. Ay, ay, ay me duele mucho jajajajajajaja no me puedo aguantar ay, ay jajajajajajaja jajajaja.

Fujioka: Sachika-nee calma que ya también a mí me duele jajajajajajajaja, jajajajajajajaja ay, ay, ay, ay que dolor jajajajajaja jajajajaja.

Yuuko: Ya, ya, ya calma las dos van a morirse de la risa sí siguen así calma. Respiren hondo y moderadamente.

Sachika: Jajaja. ―Respirando profundo―. Ah ya estoy bien, ya estoy bien.

Fujioka: ―Respirando hondo―. Sí yo también ya lo estoy.

Yuu: ―Cubriéndose la cara con la diestra―. Qué vergüenza, que vergüenza. Por el dios zorro quisiera que no se acordarán de eso.

Shinichi: Y-y-y-yo igual.

Hakuren: Ejem perdón que interrumpa pero... Ajá donde me quedé así, la fiesta de esta noche, pues será bastante grande y no se preocupen habrá dos pasteles grandes para los dos.

Sachika: ¿De verdad tendré mi propio pastel, aún después de que antes de irnos compartimos un pastel, en serio?

Hakuren: Por supuesto hija, claro que tendrás tú propio pastel de cumpleaños al igual que tú Oniichan.

Sachika: Guaoooo que bien, oíste Oniichan tendremos pasteles propios de nuestros sabores favoritos, que el mío sea de vainilla con chocolate.

Shinichi: Y-yo lo quiero de chocolate y fresas.

Yuu: Ya venía venir eso.

Fujioka: Yo igual también lo vi venir.

Conductor: ―Hablando desde el espacio del conductor―. Perdonen que los interrumpa... Pero ya hemos llegado a la ciudad, sean bienvenidos de regresó a la ciudadela de la nación Hikaru, en plena víspera navideña y cubierta de nieve.

De golpe Sachika se pone sus zapatos y Shinichi también para entonces ver como es la ciudad de la corona a través de la ventanilla del vehículo. La impresión los deja sin habla viendo todas esa cosas, los centros comerciales, los edificios y casas, los parques, las escuelas primarias, secundarias, preparatorias y universidades pero en especial los parques que era lo que más les gustaba, encima de eso podían ver a diferentes especies de Caith Sith y zorros caminando por las calles, era la primera vez que veían tanta gente de su mismas razas, resumiendo todo; lo que veían en la ciudad era totalmente nuevo para los dos mellizos de ojos color rojo rubí.

Al rato de estar siguiendo el camino por la ciudad en el vehículo, finalmente llegan al castillo donde de inmediato se les permite el acceso por el hecho de que reconocieron de quién era el vehículo, entrando en los terrenos del castillo que parece como si fuera hecho de oro y rubí además de ser bastante grande por fuera y con terrenos de bosques a su alrededor. Al bajar en frente de las puertas de entrada al gran salón del castillo, estas se abren dejando ver como varios zorros grises y Caith siths de la especie bengala de la servidumbre del castillo junto con 3 zorros de distinta especie y 2 Caith Sith de distinta especie. Las 5 personas que parecen importantes ya que visten con túnicas largas de color azul marino con la insignia de los Hikaru, estos son los miembros del consejo real.

El primer consejero es un zorro ártico de unos 40 años, pelaje corporal totalmente blanco tanto en orejas como cola, su cabello es de color negro metálico semilargo hasta el cuello, iris de ojos color verde.

El segundo consejero es un zorro de bengala de 38 años, pelaje corporal de un color grisáceo en la espalda y por el frente un tanto más claro, cabello de color marrón chocolate semilargo hasta la nuca, iris de ojos de color negro.

El tercero consejero es un zorro de Rüpell de unos 41 años, de pelaje corporal totalmente rubio-rojizo, de cabello castaño-negro ónice, iris de ojos de color blanco con tintes de platino.

La cuarta consejera es una Caith Sith de la especie somalí de unos 38 años, de pelaje corporal por la espalda hasta la cola de color castaño ligeramente oscuro y por el frente es el mismo color pero mucho más claro, cabello rubio y largo hasta la espalda, iris de ojos color avellana.

La quinta consejera es una Caith Sith de la especie absinio de unos 39 años, de pelaje corporal totalmente amarillo-blanquecino-trigueño, cabello largo y de color amarillo miel con puntas negras, iris de color celeste con tintes verdes.

Consejero nº1: Majestad, alteza bienvenidos a casa.

Consejero nº2: Su avisó de regresó nos tomó por sorpresa pero nos complace tenerlos de regresó en su patria.

Consejero nº3: Pero lo importante es que ya están aquí.

Consejero(a) nº4: Vaya pero que tenemos aquí, ¿quiénes son estos dos retoños que vienen con su majestad y su alteza?

Consejero(a) nº5: Vaya pero que linduras, se parecen mucho a nuestro Ousama y nuestra Joosama.

Hakuren: Pues resulta que estos niños son la razón de porque regresamos ya pasados 11 años. Yuuko... Pues este... ―Sonrojado―. Ella quedó embarazada cuando estuvimos en nuestro asunto diplomático.

Consejero nº1: Jajaja con que eso era, felicidades entonces Hakuren-sama por haber tenido dos niños.

Consejero nº2: Y entonces ¿Quién es mayor y menor, quién de los dos?

Hakuren: Resulta que ellos son mellizos, mellizos idénticos por el color de ojos solamente y claro, por 5 minutos mi hija, Sachika, es la mayor, Shinichi mi hijo es el menor.

Consejero nº3: Así que mellizos, vaya el pequeño sí que es un caso especial ya que parece un zorro rojo y un zorro ártico. Es un crucé único de las dos especies.

Consejero(a) nº4: Ciertamente es verdad, que lindo es su pelaje y también los ojos que le heredó, Hakuren-sama. Aunque debo admitir que la Himesama también es muy bien parecida a Yuuko-sama, es una linda niña.

Consejero(a) nº5: Jajaja sí los dos pequeños son muy bien parecidos a nuestros soberanos sólo que ambos tienen los bellísimos ojos de color rubí de Hakuren-sama.

Shinichi y Sachika: ―Ambos sonrojándose un poco mientras abrazan sus colas―.

Consejero(a) nº4: Aaaaaw pero ternuritas son estos dos que lindos.

Hakuren: B-bueno este... Yuuko deberías ir a enseñarles sus cuartos.... Digo deberías ir a enseñarles el cuarto que compartirán.

Shinichi: Compartiré habitación con Sachika-nee. ¡Qué bien así no estaré separado de ella!

Sachika: Y yo que quería mi habitación para mi sola pero ya que, no puedo dejar sólo a mi admirador nº1 y a mi pequeño protegido, mi lindo Otouto. ―Rasca a Shinichi detrás de su oreja derecha con delicadeza―.

Shinichi: Aaaw Oneesan no pares allí me gusta Jejeje.... ¡Oneesan no hagas eso! ―Aparta su mano mientras infla los cachetes―.

Yuu: Jajaja calma, calma ya no se peleen los dos.

Fujioka: Ya sabes que a Shinichi-nii no le gusta que hagas esas cosas. ―suspira―.

Hakuren: Bueno me gustaría seguir hablando pero que tal sí entramos, hace frío aquí afuera, hay nieve y el viento sopla fuerte, alguien se puede enfermar.

Todos los presentes atienden a la petición entrando al interior del castillo donde una vez más ambos menores se quedan impresionados por lo grande que es el gran salón inclusive está perfectamente decorado, el vulpino rojo se excusa con sus cachorros ya que tiene que ir a discutir unos asuntos con el consejo, la felina ojidorada asiente para luego guiar a sus hijos por el castillo mientras son seguidos por los Kyōdai (hermanos) Sora; Yuu y Fujioka.

Tras estar deambulando por los pasillos del primer piso, subir unas escaleras y acabar en el segundo piso, acto seguido pasar por los pasillos y terminar frente a una puerta en medio del pasillo casi al final de este. Yuu por respeto abre la puerta revelando que es una gran habitación muy bien ambientada, dos camas, dos escritorio, dos armarios, dos libreros, cuatro mesas de noche (dos del lado de cada cama), un balcón, una televisión colgando del techo y una puerta que dice "cuarto de baño", los mellizos se quedan completamente maravillados por la habitación, tanto que llegan a lanzarse en las camas mientras los 4 mayores sólo los ven mientras se reían a lo bajo mientras los veían, Yuuko los deja solos con Yuu y con Fujioka ya que tiene asuntos que atender, tras ello, los 4 quedan solos en la habitación para como luego de 8 minutos caer completamente dormidos ya que en serio necesitaban un mejor descanso.

Mientras tanto en la sala de reuniones...

Hakuren: Básicamente así es como ellos fueron concebidos. ―Sonrojado―.

Consejero(a) nº4: Vaya pero que picaró es nuestro Ousama jajaja.

Consejero(a) nº5: Sí, ya me lo esperaba de las otras razas de Meridian que sucumben ante la luna pero de nuestro vulpino Ousama no me lo creo jajajajaja.

Consejero nº3: Por favor no avergoncemos más a su majestad.

Consejero nº2: Sí bien dicho. Únicamente nos concierne un único asunto el día de hoy ¿O no es verdad Hakuren-sama?

Consejero nº1: Exacto, tenemos un asunto del que hablar, dijo que quería hacer algo importante por el Oujinsama y la Himesama para esta misma noche sin más tardar y sin ningún contratiempo, ahora cuéntenos ¿De qué se trata lo que quiere hacer?

Hakuren: Pues quiero hacer una pequeña fiesta sólo para ellos, invitare a la gente de la ciudadela, también quiero que los cocineros preparen todo tipo de delicias y también les encargó que hagan dos pasteles de acuerdo a los gustos de Shinichi y de Sachika. También quiero el gran salón completamente decorado, todo es para mis dos hijos, les debo algo mucho más grande ya que es para celebrar su cumpleaños número 11 que fue hace unos días.

Consejero(a) nº4: Bien ya tendremos trabajando a todo el mundo.

Hakuren: Gracias por la cooperación.

Las horas pasan casi en un abrir y cerrar de ojos, las primeras en despertar fueron Sachika y Fujioka que aprovecharon el tiempo para darse lo que ellas llaman un "tiempo de chicas" acaparando el baño para ellas solas por unos cuántos minutos bien largos, claro que juguetearon un poco en vez de estarse lavando bien, al rato ambas ya están vestidas sólo para ver como Shinichi y Yuu ya estaban despiertos y comiendo un almuerzo improvisado de sándwiches que trajo el mayor.

Yuu: Veo que disfrutaron bien su tiempo en el baño, aún tienen el pelaje ligeramente esponjada.

Fujioka: Sí y mucho... ¿Qué hora es?

Shinichi: Este como las 12:34 del mediodía. La hora del almuerzo.

Sachika: ¿Tanto dormimos? Vaya supongo que el cansancio nos ganó mucho.

Yuu: Sí eso debió ser bueno. Ahora supongo que nos toca a nosotros, vamos.

Shinichi: ¿Ir a donde Yuu-nii?

Yuu: A darnos un baño a que más Shinichi-nii, no crees que nos haría bien después del largo viaje.

Shinichi: En serio tú y yo... ―Sonrojado―. N-n-no te habías bañado conmigo desde que era más pequeño... Fujioka-nee y Sachika-nee siempre se bañaron juntas pero tú y yo... Este...

Yuu: ¿Entonces vas a entrar sólo?

Shinichi: No, no me refería a que no quería que entraras... Al contrario sí quiero que entres conmigo... Es que ya ha pasado un tiempo desde que dejamos de bañarnos juntos... ―Sonrojado―.

Yuu: Bien pues vamos.

Ambos entran al baño pero no sin antes esperar ya que Yuu fue a buscarse una muda de ropa limpia para ponerse en el baño, Shinichi ya tenía la suya lista. Ambos entran al baño donde colocan el cerrojo para que nadie entre al baño, tras ello se comienzan a desvestir, primero Yuu sin ninguna vergüenza de estar sin nada encima dejando al descubierto su funda mientras mira que Shinichi con algo de pena ya está desnudo también y enseñando toda la mercancía.

Yuu: Calma estamos nosotros dos solamente, las chicas están allá afuera y le puse la llave a la puerta, no van a poder entrar.

Shinichi: V-v-vale. ―Sonrojado y con algo de vergüenza por tener la funda al aire y con Yuu mirándolo―.

Yuu: Vamos.

Ambos toman una toalla y entran al gran espacio del cuarto de baño donde está todo lo necesario, al ver ese gran espacio Yuu exclama sorprendido algo acerca de que su Ane (hermana mayor) Fujioka no mentía cuando dijo que este espacio era bastante amplio, grande y lujoso. Lo siguiente es que proceden a mojarse un poco el pelaje para seguir con el jabón para enjabonarse todo el cuerpo sin faltarles ni un lugar acabando por enjabonarse sus esponjadas colas zorrunas, tras ello se mojan nuevamente para enjuagarse la espuma del jabón por completo, seguido de eso se lavan la cabeza con un poco de champú para luego también lavárselo completamente y finalizando con meterse en la gran tina de tamaño de aguas termales que aún contiene agua caliente en ella.

El vulpino al entrar solamente al agua se estremece por la sensación del agua en su pelaje para entonces entrar ya de cuerpo completo finalmente entra a la tina al tiempo que suelta un suspiro de relajación por sentir el agua caliente en todo su cuerpo incluso hasta en su cola.

Yuu: Vamos Shinichi-nii entra, está en su punto.

Shinichi: V-v-v-vale. ―Entra en la bañera sin oponer mucha resistencia mientras se sienta a espaldas de Yuu además de soltar un suspiro relajante también por la sensación del agua en su pelaje―. Aaaw que bien se siente...

Yuu: Verdad que sí jejejeje.

Shinichi: j-jejejeje.

Ambos disfrutan del pequeño baño y tiempo de relajación aunque por un pequeño accidente, Shinichi termina frotando su cola en la funda de Yuu, así como Yuu por accidente toca la de Shinichi lo cual provoca que ambos se sonrojen bastante y ni se hablen por un rato al menos hasta que el zorrito rojo-ártico le salpica agua en la cara al mayor quién le sigue el juego para comenzar una guerra de agua entre muchas risas hasta terminar ya cansados por lo que se salen de la bañera para tomar las toallas y secarse minuciosamente sin faltarles ni una parte además de que terminaron esponjados del pelaje un poquito pero al rato ya se vistieron y salen del baño, encontrándose con que las chicas fueron por más sándwiches para comer a lo cual ellos se unen mientras encienden la TV para mirar algo y entrenarse.

En la ciudad todo es un gran escándalo y emoción por recibir la noticia de la fiesta de esta misma noche, mucha gente está buscando prepararse para dicho evento en el castillo Hikaru mientras que en la morada de la realeza, el gran salón está siendo decorado tal y como se ordenó, en las cocinas se están haciendo los postres y dulces especiales para esa noche así como incluso se están horneando los dos pasteles que pidió el Ousama. Yuuko está ahora mismo dándoles instrucciones completamente detalladas a las costureras y sastres para que hagan bien las ropas de gala de los mellizos para el evento que ocurrirá en el castillo. Hakuren está como digamos, supervisando cada cosa por el mismo para asegurarse de que todo esté en perfecto orden y sin ningún desperfecto que pueda arruinar una que otra cosa.

Tras un tiempo ya en la noche podemos ver como en la habitación de los mellizos. Ambos están vestidos muy elegantes, Shinichi usa un conjunto de gala bastante llamativo de color negro y naranja-rojizo con una capa dorada con la insignia de los Hikaru y también está usando el reciente regaló de cumpleaños que su Okaasan le dio, un colgante con la estrella entre dorada y naranja rojizo que lleva por el lado dorado un ojo felino y del lado naranja-rojizo lleva una cola de zorro que; cuya estrella es la insignia de la familia Hikaru.

Sachika lleva un hermoso vestido de color blanco con decoraciones doradas además de que aún lleva su característico cascabel en su cuello.

Yuuko está vestida también con un bello vestido pero de un color esmeralda con decoraciones de azul zafiro así como también lleva su diadema esmeralda, además de estar bien maquillada y arreglada.

Yuu está muy elegante vistiendo un traje de gala de color blanco y negro y una capa totalmente negra bajo la cual lleva oculta su espada ya que no sabe que se pueda presentar; ya que fue por petición del progenitor del pequeño vulpino de cabello blanco níveo.

Fujioka pues ella está vestida con un vestido de color azul zafiro muy hermoso aunque este muy hermosa, puede defenderse de un combate cuerpo a cuerpo sin el uso de un arma, eso y que con el vestido no tiene donde llevar su estoque.

Tras ello comenzaron su andanzas hasta el gran salón donde los Kyōdai Sora hicieron acto de presencia bajando las escaleras uniéndose a la multitud de gente para entonces dejar a la Joosama junto a los Futago (mellizos) dirigirse hacia donde se halla el vulpino mayor peliblanco níveo justo en las escaleras, en la separación de izquierda y derecha. Hakuren está vestido con colores entre negro y dorado siento su capa de color naranja-rojizo con la insignia de la realeza y con su corona de rubí.

Hakuren: Me honra la presencia de todos está noche, en serio se los agradezco. Hoy los he invitado no sólo para disfrutar de esta celebración sino para darles la bienvenida a su hogar a dos personas muy especiales para mí y para mi esposa que llegaron a nuestras vidas hace 11 años y también para celebrar sus 11 años recién cumplidos hace unos días.

Yuuko: Ellos fueron y siguen siendo la alegría de nuestras vidas ya que nos hicieron dar un paso más en lo que nos tiene preparado el futuro. A quienes queremos presentar esta misma noche son a nuestros herederos.

Hakuren: Con todos los honores les presentamos a los herederos al trono del Ousama de los zorros y la Joosama de los Caith Siths. Shinichi Hikaru y Sachika Hikaru.

Ambos soberanos dejan a la vista a su hijo e hija quienes están con los nervios al máximo; bueno al menos de parte de Shinichi que no deja de apretar la mano de su Oneesan para nada ya que está con los nervios al máximo. Pero para alivio del joven, escucha como las personas presentes gritan en coro dándoles la bienvenida y diciéndoles que les desean un feliz cumpleaños, acto seguido, da inició la celebración comenzando con la música que toca la orquesta del castillo y es cuando Hakuren le pide a Sachika sí le concede está pieza a lo que la niña no pudo rechazar la oferta de su progenitor cosa que fue el mismo caso con el niño que no pudo rechazar a su progenitora, al bajar las escaleras comenzaron a bailar al ritmo de la música al igual que las demás personas a su alrededor que bailaban al ritmo de la música, todos en perfecta sincronía sin equivocarse ni una vez y entre esos ni Shinichi ni Sachika se equivocaron en lo que hacían ya que eran sus progenitores con quienes estaban bailando por lo que no había ninguna presión ni incomodidad por parte de ninguno.

Al rato Shinichi y Sachika siendo cuidados de cerca por Yuu y por Fujioka, están cerca de la mesa de bocadillos comiendo una que otra cosa y comiéndose con la mirada los detalles que les pusieron a sus dos pasteles individuales, de pasó están ahora mismo rodeados por otro grupo de niños de casi su misma edad que les preguntan varias cosas, los niños y niñas que están junto al Oujin y la Hime varían entre zorros árticos, zorros de bengala, zorros kits, zorros del cabo, zorros rojos, Caith siths de las especies siamés, bengala, persa, himalayo, azul ruso, absinio y etc.

Tras un rato de risas y mucha música bastante animada para todos por igual dentro del castillo pero eso dura poco justo en el momento que las grandes puertas se abren, haciendo acto de presencia, varios soldados liderados por un caballero de armadura blanca con la insignia de una espada entre blanca y negra en su pecho se para justo al frente. Los Sora por precaución, instruyen al vulpino y felina de los Hikaru a que se pongan detrás de ellos mientras lentamente comienzan a dirigirse a los pies de la escaleras, lo referente a este particular grupo se disipa cuando Hakuren y Yuuko dan unos pasos adelante al mismo tiempo que los guardias del castillo y sus caballeros aparecen en el salón listos para cualquier orden de su majestad y su alteza.

Hakuren: Díganos... ¿Qué asuntos tienes aquí caballero de la nación Takamura y porque traes contigo a tantos soldados?

Yuuko: Queremos una respuesta clara o de lo contrario nos veremos forzados a cualquier cosa por una respuesta sí muestran hostilidad.

Caballero: Hakuren-sama, Yuuko-sama, Ousama y Joosama de los zorros y Caith Siths. Takamura-sama les pide que cumplan obedientemente lo que dicta este documento. ―Les entrega un peculiar documento―.

Hakuren: ―Lo recibe y al instante lo abre para solamente quedar consternado por lo que viene escrito en el papel sin poder creer que sea verdad pero sí lo es ya que tiene el sello de tinta de Ousama Takamura―.

Yuuko: ―Con la mirada completamente en blanco y con su diestra cubriendo su boca no puede ni creer lo que viene escrito en el documento, inconscientemente está voltea a mirar a Yuu y Fujioka para hacerles señales con los ojos para que se vayan del gran salón que vayan a prepararse ya que está a punto de suceder algo―.

Ambos guardianes asienten mientras se van discretamente con los niños subiendo las escaleras sin que nadie se dé cuenta de que se fueron del lugar.

Hakuren: Eso jamás va a pasar.

Yuuko: Nunca entregaremos la nación Hikaru, menos entregaremos a los jóvenes de toda la nación y menos a nuestro hija y nuestro hijo.

Hakuren: ¡GUARDIAS ECHEN DE AQUÍ A ESTOS ENEMIGOS DE LA NACIÓN HIKARU AHORA MISMO, A TODOS LOS HABITANTES DE LA CIUDAD PRESENTES AQUÍ, VÁYANSE DE LA CIUDADELA, LEJOS DE AQUÍ, LA NACIÓN TAKAMURA BUSCA NUESTRA RENDICIÓN Y LA ENTREGA DE SUS HIJOS E HIJAS, VÁYANSE, VÁYANSE LEJOS, AVISEN A LOS DEMÁS EN LA CIUDAD YA!

En ese mismo instante todo se hace un caos en el gran salón, todos los guardias entran en combate al igual que los caballeros, todos buscan acabar con los enemigos a la corona mientras que en otra parte del palacio real; Yuu y Fujioka se dividieron para para ir a sus propias habitaciones para irse a cambiar de ropas para poder reunirse en la habitación de Shinichi y de Sachika. Yuu se apresuró a llegar a su habitación para cambiarse tan rápido como pudo finalizando por ponerse sus protecciones en antebrazos, piernas y pecho, la última cosa que hizo fue sacar de un baúl, una espada de color blanco ártico con un mango color ámbar la cual claro está en sus estado reducido. En la habitación de Fujioka, la aludida se ha cambiado rápidamente colocándose sus protecciones en antebrazos y piernas para luego buscar entre sus cosas en un baúl un estoque grueso de color dorado con mango color aperlado que está en su estado reducido.

Al rato ambos ya están con el Oujin y la Hime en su habitación diciéndoles que se pongan la ropa más oscura que tengan ya que tendrán que usar algo para no llamar la atención. En lo que respecta a los progenitores de ambos niños, estos también ya se habían escabullido del gran salón luego del gran escándalo que se armó y ya están vestidos con ropas oscuras para no llamar la atención en la noche pero loquera impresionó a ambos fue cuando ante ellos apareció un cristal lapislázuli con un mensaje del Ousama Straus de la nación de los magos, en el cual les informa acerca de lo que sucede y para qué cosa sirve exactamente la lapislázuli que envió, entonces ambos soberanos se miran mientras de unos baúles sacan una espada naranja-rojizo de mango color rubí en su estado reducido que Hakuren coloca en su cintura junto a otra espada regular, y Yuuko saca una espada de color dorado de mango esmeralda en su estado reducido que coloca en su cintura junto a un estoque grueso pero regular.

Tras ellos los dos soberanos ya están en la habitación de sus hijos donde el primero en ir hacia los dos mayores es Shinichi que está llorando de miedo que al final es consolado por Yuuko mientras que Hakuren hace lo mismo con Sachika quienes al rato se calman para sentarse un rato en sus camas mientras que Hakuren les cuenta con detalle todo lo que sabe a Yuu y a Fujioka quienes se quedan sin palabras al oírlo además que se les hace entrega del lapislázuli que termina en manos de Fujioka y entonces escuchar la petición desesperada de Hakuren.

Hakuren: A los dos... Se los pido con todo el corazón y el alma... Ustedes que han estado con nosotros desde que vinieron con nosotros en el viaje y a quienes nombramos como los guardianes de nuestros hijos... Se los pido... Cuídenlos... Les dejamos el resto a ustedes, no dejen que nada les vaya a pasar... Yuu-san por favor especialmente te pido esto a ti y sólo a ti, cuida extremadamente bien a Shinichi, siendo el único hibrido de un crucé de un zorro rojo y ártico lo pueden considerar muy raro además de que es único, no quiero pensar en lo que puedan hacerle, te pido que lo protejas bien. Fujioka-san te pido también que tengas el cuidado en extremo posible que siempre tuviste con mi hija desde que nació. A los dos se los pido, está no es la súplica de su Ousama, es la súplica de alguien que quiere que sus hijos estén a salvo por un bien mayor, por favor.

Yuu: Mi señor usted sabe que daría la vida por el Oujinsama, prácticamente usted me entreno al igual como la Joosama entreno a mi Oneesan, ustedes nos entrenaron cuando fuimos recomendados a ser su caballero de la estrella dorada y carmesí.

Fujioka: Y su paladina de la estrella dorada y carmesí. Ustedes también nos dijeron inconscientemente que sí llegará el día en que tuvieran un hijo o hijos. Nos confiarían su protección y su seguridad, y mucho más sí algo llega a sucederles a los dos.

Hakuren solamente les agradece en verdad lo que hacen, luego de eso se aproxima a sus hijos quienes están con Yuuko para luego entonces hacer que se sienten juntos y comenzar a decir todo lo que tienen que decirles por muy doloroso que sea, especialmente a Shinichi que está muy aferrado de su Oneesan sin querer soltarlo.

Hakuren: Eso es todo lo que tienen que saber, está noche misma tendrán que huir, yo y su Kaasan les daremos tiempo para que se vayan con Yuu-san y Fujioka-san ellos saben qué hacer y también tienen lo necesario para que puedan irse y seguir en su viaje.

Yuuko: Ustedes tienen que seguir vivos y ocultos pero también deben hacer todo lo posible por ser fuertes hasta que... Llegué el día en el que deban hacer lo que deben hacer.

Hakuren: Shinichi esto es para ti, ha estado con nosotros desde hace mucho tiempo, desde los tiempos de la fundación de Meridian y de sus naciones. Esto le pertenece a nuestro antepasado. ―Le entrega la espada―. Está espada se llama en el filo carmesí, solamente los de nuestra familia pueden usarla así como también te entregó esto. ―Se quita el anillo del dedo anular y se lo pone a su hijo en su dedo anular―. Esto también era de nuestro antepasado, el sello Hikaru, encierra un poder oculto que no se ha logrado liberar, espero que lo liberes y uses para el bien.

Yuuko: Y a ti hija, esto te lo entregó yo. ―Le entrega la espada además de quitarse también el anillo y ponérselo a su hija―. Estos dos objetos también son de los tiempos de la fundación de Meridian y de nuestra nación, la espada se llama filo dorado, y el anillo es prácticamente también el sello Hikaru y también guarda un poder que nadie ha conseguido liberar, también espero que lo uses para el bien.

Shinichi: ―Con ambos objetos en su posesión y llorando abraza fuerte a su Toosan por miedo a lo que pueda suceder―.

Sachika: ―Con intenciones de querer llorar también mira a su progenitora―.

Yuuko: Hija también prométeme que cuidaras bien de Shinichi, no dejes sólo a tú hermano, aunque estén ustedes solos con Yuu-san y Fujioka-san, tú serás la única familia que le quedé. ―Atrae a su hacia su persona para abrazarla―. Te quiero mucho, te amo tanto y me duele tener que verlos irse está noche para que estén a salvo.

Sachika: ―Comienza a llorar por el simple hecho de que estará lejos de su familia pero lo que sí se plantea es cuidar a su Otouto y apoyarlo siempre―.

Tras esa pequeña y triste escena, se ponen en marcha hacia una de las salidas secretas del castillo que da hacia los bosques, la cual está ubicada el 3er pasillo del segundo piso al cual estos casi en un parpadeo llegan luego de haber corrido tan rápido como pueden para abrir el pasaje secreto e irse corriendo por el oscuro pasillo; terminando por salir y encontrarse en pleno bosque en el cual es donde el momento más doloroso se desencadena ya que Shinichi y Sachika a más no poder sueltan un lastimero llanto mientras alegan a sus progenitores que no los abandonen y que se vayan con los 4, acto que los dos soberanos tuvieron que mentir diciendo que les darían tiempo para huir lejos y después reunirse pero claro Shinichi pudo detectar las mentiras en sus palabras.

Shinichi: NO, NOS MIENTAN, TOOSAN, KAASAN, ESAS PALABRAS NO SON VERDAD, VAN A DEJARNOS... ―Sollozo―. Por favor, por favor vengan con nosotros... Por favor.

Hakuren: Shinichi... Esto nos duele más a nosotros que a ustedes... Por favor no lo hagas más difícil...

Yuuko: Corazón, se fuerte, se fuerte sí, hazlo por tú Kaasan, haz caso a todo lo que Yuu-san y Fujioka-san te digan a ti a y a Sachika. Te quiero mucho mi amor, y no tengas miedo... Todo saldrá bien. ―Le esboza una sonrisa falsa para ocultar que en serio está muy triste―.

Hakuren: Yuu-san, Fujioka-san, ¡Ya váyanse, llévenselos y no miren atrás!

Ambos acatan la orden, haciendo que los dos niños se suban a sus espaldas para luego comenzar a correr en medio de la espesura del bosque mientras Sachika grita bastante fuerte a sus progenitores...

Sachika: TOOSAN, KAASAN, LOS QUIERO, LOS QUIERO MUCHO... LOS AMO...

Para entonces perderse en el bosque mientras que ambos soberanos entre lágrimas se miran para unirse en el que puede ser su último beso ya que los guardias y algunos caballeros están por llegar a su posición...

Unos minutos más tarde, ya bastante lejos del castillo Hikaru, en los bosques de repente, Shinichi y Sachika dicen a los mayores que se detengan, provocando que estos frenen de golpe el pasó al que corren sólo para sentir como ambos niños tiemblan sin control y acto seguido bajarlos de sus espaldas para ver como las lágrimas escurren de sus orbes carmesís y luego romper en llanto y uno bastante fuerte entre los dos.

Shinichi: OTOOSAAAN, OKAASAAAN, AMBOS... AMBOS... AMBOS...

Sachika: AMBOS YA NO ESTÁN... YA NO ESTÁN.... ELLOS... ELLOS... ELLOS HAN MUERTOOOOO.

Shinichi y Sachika: OTOOSAAAN, OKAASAAAN... OTOOSAAAN, OKAASAAAN...

Yuu y Fujioka: ―Ambos se miran para luego dejar que las lágrimas corran por sus caras mientras abrazan a los dos niños que lloran la muerte de sus progenitores así como ambos lloran la muerte de sus maestros y modelos a seguir que han pasado a la otra vida está noche―. ¡MAESTROOO/ MAESTRAAA!

Entre los 4, ese bosque es llenado por sus lamentos pero ninguno más fuerte que el que prefieren los dos niños, Shinichi y Sachika que han perdido a quienes los querían tanto en este mundo, a quienes les dieron tanto amor y felicidad desde que nacieron, todo eso ahora sólo serían recuerdos, sólo eso, recuerdos que al final los harían lamentarse por ellos y por sus muertes está misma noche, así como en otras naciones ocurre lo mismo que les sucedió a estos de que ahora comienzan su camino.
Continuará...
 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
KitzuneHaru KitzuneHaru
Herito Herito
Lian wolf 16 (lucifer) Lian wolf 16 (lucifer)
Grizzly Chubby :3 Grizzly Chubby :3
Sweet Bear Sweet Bear

Capitulo 5
Tristeza en la ciudad elfica

Mismo día y misma hora en la que muchos ya conocen lo que está aconteciendo, pero en está ocasión es la familia real elfica de los Kimihiro es quién toma las riendas está vez siendo la de importancia en este fragmento de la historia.

Como sabrán los elfos pueden vivir muchos años sí así lo deciden ya que ellos tienen una esperanza de vida más larga de lo normal pero lo curioso es que ahora han desarrollado algo curioso, la voluntad, cuya cosa es que pueden decidir por sí mismos cuanto vivir y cuando deben morir es decir que pueden controlar el tiempo en el que envejecen por lo que prácticamente en la actualidad envejecen al mismo ritmo que lo hacen todos los demás seres de Meridian incluidos los humanos.

Los elfos también tienen una cuantas cosas únicas, la cuales son que ellos pueden usar una que otra cierta clase de magia, son diestros en el arte de la medicina, pueden conectarse con la naturaleza y son maestros y/o expertos en usar el arco y flechas aunque también se destacan en usar las espadas y otras armas, además de que usan la magia en el combate también.

Los elfos prácticamente lucen como si fueran humanos por el detalle de que tienen orejas particularmente largas y que algunos así como hombres y mujeres llevan el cabello largo aunque algunos hombres y en mayoría lo llevan corto o semilargo, además de que cada uno tiene un compañero animal, algo similar a un familiar como con los magos sólo que estos sí son animales comunes pero que pueden ser bendecidos por su dueño dándoles ciertas capacidades que superen a las de un animal ordinario lo cual los hace especiales y únicos en Meridian, por lo que no ha habido elfos sin su acompañante, nunca lo ha habido un caso así, nunca.

Justamente a la misma hora, una limusina bastante lujosa de color verde bosque, adornadas con un banderas que llevan una peculiar insignia, la cual es la de un árbol de hojas doradas con unos brotes de flores de cerezo (sakura), dentro del vehículo hay 4 personas sin contar al chófer-conductor del vehículo.

El conductor es un elfo que luce de unos 49 años en realidad, de cabello corto y de color castaño rojizo, iris de ojos color castaño miel, viste las típicas ropas negras del conductor de un automóvil privado. El elfo está completamente al pendiente de su labor; conduciendo por la autopista central que lleva únicamente a la ciudad de la corona. Al menos hasta que siente como alguien llama su atención desde el compartimiento de pasajeros.

Conductor: ¿Sí, dígame mi señor que sucede?

¿?: ―Desde el compartimiento de pasajeros―. Sólo quería saber, ¿Sí estamos aún lejos de la ciudadela o seguimos todavía en el camino?

Conductor: Perdone mi señor pero aún seguimos en pleno camino pero ya falta casi nada para llegar a la ciudadela Kimihiro.

¿?: Entiendo, gracias.

Conductor: Siempre para servirle mi señor.

Tras eso el elfo sigue conduciendo como si nada, en el compartimiento de pasajeros ahora podemos ver a quién parece un elfo de unos 42 años que parece alguien con 3 años menos, de cabello semilargo hasta el cuello de tonalidad rubio de color avellana grisáceo, iris de ojos de color verde esmeralda, viste una camisa de mangas largas de color blanco con detalles verdes en las muñecas, pantalones negros, botas negras del tipo van hasta por encima de los tobillos con parte de los pantalones dentro de estos, lleva encima una capa de color plata con la insignia que están en las banderas de la limusina, lleva en el dedo anular un anillo verde esmeralda con la misma insignia de la capa. Este hombre no es nadie más que Agan Kimihiro, el rey elfo de la nación Kimihiro en la actualidad.

Agan: Al fin... Luego de mucho tiempo estamos volviendo... Cuan feliz me siento y más feliz por cierta razón que nos ha dado la vida. ¿Cierto Megumi?

Al nombrar a esa persona que ciertamente es su esposa y Joosama, Megumi Kimihiro, una bella ella de unos 40 años que parece tener unos 2 años menos, de cabello largo de color rojo fresa con reflejos color blanco, iris de ojos de color cuarzo rosado muy hermoso y brillante, viste las ropas de su marido pero al estilo femenino excepto por su capa que a está cubriendo algo de gran tamaño, usa un colgante que tiene la forma de una flor sakura (cerezo) y lleva un anillo esmeralda con la insignia Kimihiro en el dedo anular de la mano zurda.

Megumi: Jejeje sí amor, parece como si fuera ayer que nos fuimos y ahora hemos regresado después de 12 años de larga ausencia en nuestra patria. Cuanto he extrañado el castillo, el lugar ha de haberse sentido muy solitario sólo con los del consejo real siendo los líderes provisionales todos estos años.

Agan: Es verdad, el castillo debe de estar algo solitario pero finalmente esos días se acabaron ya que al fin regresamos.

¿?: Majestad, alteza hay algo que les puede interesar. ―Le entrega una carta a Agan―.

Agan: Gracias Shirogami-san.

Megumi: Amor, por su nombre por favor, Sakuragi-san.

La nombra Sakuragi Shirogami, de 27 años pero parece de 2 años menos, de cabello largo y de color plateado, iris de ojos de color cerúleo, viste sus propios atuendos especiales de la guardia privada de caballeros elficos femeninos, siendo estas camisas de manga larga de color verde militar con el brazo derecho al descubierto cubierto de unas cuantas vendas blancas y un guante negro en la mano diestra, pantalón color marfil, zapatos de los que van por encima de los tobillos y parte del pantalón está dentro de estos, porta una capa color lino con la insignia Kimihiro en el centro, en la cintura porta una espada en su estado reducido así como en el lado derecho de su cintura porta una especie de barra pequeña que es un arco que se despliega al recibir el comando y con el que se lanzan flechas de energía mágica elfica que los elfos crean con su magia.

Sakuragi: V-vamos alteza por favor ya, su majestad puede llamarme por mi nombre cuando se sienta cómodo haciéndolo.

Agan: ―Leyendo la carta sin prestarle atención―.

Megumi: ¿Amor?

Al rato de que leyó la carta el elfo de cabello rubio grisáceo les cuenta a las dos cada detalle de lo que venía escrito en la carta llegando hasta el final.

Agan: Sí... Es verdad amor mío... Bueno este... Como dije; es una gran lástima y desdicha para ese joven.

Megumi: Y tan joven que se había casado y comenzado su reinado como el nuevo rey.

Sakuragi: Sería... Sería muy considerado que vayan a visitarlo, después de todo estuvieron muy ocupados durante estos años y también con ciertos asuntos a los que se les llama, asuntos paternales.

Agan: sí es cierto... ―Mira hacia el bulto cubierto por la capa de su amada―. ¿Deberíamos despertarla?

Megumi: Ya estamos cerca de llegar a la ciudad, sí deberíamos despertarla.

¿?: Creo que con tanto cuchilleo llevó despierta desde hace unos momentos. ―Se quita la capa de encima para levantarse y ponerse sus zapatos―.

Megumi: Oh discúlpanos por despertarte Ritsuko-chan.

La llamada Ritsuko es una niña de 12 años de cabello rubio de color avellana grisáceo con reflejos rojo fresa, iris de ojos de color cuarzo rosado casi como el rosa de las flores de cerezo, viste una camisa de mangas largas de color blanco con la estampados de flores de cerezo en el frente y la insignia Kimihiro en la espalda, una falda de color blanca con líneas rojas que le llega hasta las rodillas y tiene varios estampados florales de flores de cerezo, lleva un brazalete que tiene una joya en forma de flor de cerezo, sus zapatos del tipo regular que llegan sólo hasta los tobillos y son de color verde con líneas rosas y rojas.

Sakuragi: Jejeje discúlpanos por interrumpir tú sueño, ¿Que soñabas exactamente Oneechan?

Ritsuko: Este pues nada en especial, sólo soñaba que flotaba entre muchas nubes junto a mi amiga, junto a Sachika-chan y con su tierno Otouto, Shinichi-chan. Ah como quisiera estar con ellos dos... ¿Porque tuvimos que irnos luego de mi cumpleaños y antes del cumpleaños de ellos?

Agan: Otra vez con eso... Hija sabes perfectamente...

Ritsuko: ¡Sí lo sé porque soy la Himesama de los elfos! ¡Y también porque según ustedes cuando me dijeron, acordaron que nos iríamos cuando fuera el momento pero tenía que ser luego de cumplir los 12! ―Baja la mirada―. L-lo siento... P-perdón por levantar así la voz, en serio, lo siento...

Sakuragi: ―Se le acerca para rodearla con su brazo y confortarla―. Tranquila...

Megumi: Entendemos que estés molesta hija, pero al menos sabes que los vas a volver a ver, no es como sí algo fuera a pasar y ya no los volverás a ver jamás, sólo hay que ser paciente ya verás cómo los ves de nuevo. ―Le sonríe―.

Ritsuko: Sí lo sé es que... Ellos también son mis únicos amigos aparte de Sakuragi-neesan... ―Suspira―.

Agan: Bueno podemos dejar eso para otro momento... El ambiente está un poco incómodo, ¿No creen?

Ritsuko: S-sí, tienes razón Toosan, lo siento, entonces dime, está misma noche me harás una fiesta muy especial ¿No es así?

Agan: Sí claro que sí. Será una fiesta bastante lujoso, con la mejor comida y el pastel de tú sabor favorito y...

Ritsuko: Muchos chicos lindos con los cuales bailar jejeje.

Agan: Q-que... Pues esos chicos tendrán que pasar por encima de mi sí quieren algo contigo... Lo que me recuerda; la fiesta tú primer baile será conmigo jovencita y no vayas a discutirme es algo especial que tienes que compartir conmigo... Porque puede que en algún tiempo ya no pueda volver a bailar con mi hija.

Ritsuko: ¿B-bailar contigo Toosan de verdad?

Agan: Sí en serio.

Ritsuko: Bueno... Este.... Pues espero que no se te olvidé cuando ya estemos en plena fiesta, o si no le pediré a un lindo chico que baile conmigo en lugar de ti.

Agan: ¡Eso jamás, yo seré quién baile contigo primero y se acabó!

Megumi: Parece que alguien ya tiene miedo de que alguien hiera emocionalmente a su linda hija, ¿O me equivoco querido?

Agan: Este pues... ―Se sonroja mientras mira a otro lado para evitar la vergüenza―.

Las 3 mujeres: Jajajajajaja.

Agan: Y-ya basta por favor dejen de reírse no es gracioso......

Sakuragi: Lo siento majestad es que a veces cuando muestra su lado sobreprotector da un poco de risa jejejeje.

Megumi: Es cierto querido, tan sólo deberías oírte.

Ritsuko: ―Tapándose la boca para aguantar las risas―.

Agan: ―Con un sonrojo notorio y un tic en la ceja derecha―.

Megumi: Ya, ya calma no te molestes.

Ritsuko: Lo siento Otoosan es que de verdad das risa cuando te pones así, aún recuerdo lo loco que te ponías cuando nos veías jugar a mí y a Sachika-chan, casi era como sí te dará un ataque cardíaco cuando nos oías gritar sólo para ver que nos divertíamos mucho.

Megumi: Ah sí es verdad aún me acuerdo de esos días, siempre estaba de los nervios diciendo "algo puede pasarle, tengo que ir a vigilarla, no puedo dejarla sola". Estabas con los nervios de punta, siempre tenía que darte un té caliente para que te tranquilizaras.

Agan: Por favor mi amor, no sigas destrozando mi dignidad.

Megumi: Tranquilo ya no seguiré, ya te avergoncé lo suficiente jajajaja.

Ritsuko: Entonces.... ―Suspira―. El lado bueno de que soy la Himesama de la nación Kimihiro es que tengo muchos peros muchos vestidos y mucha otra ropa, ¿Verdad Okaasan?

Megumi: Sí exactamente. Mandé muchas cartas dirigidas a las costureras y sastres del castillo con tus medidas exactas de ahora para que hicieran un sinfín de conjuntos de ropa y también alguno que otro vestido pero el más especial que será el que usaras está noche es una sorpresa de mi parte.

Ritsuko: ―La abraza―. Eso se escucha espléndido en serio que eres la mejor Okaasan. Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero tantas gracias por traerme a este mundo, gracias por darme la vida.

Agan: Acaso olvidas que fui yo quién...

Ritsuko: ―Súper sonrojada―. ¡OTOOSAN POR FAVOR NO, POR FAVOR NO DIGAS ESE TEMA DE NUEVO, CON OKAASAN LO ENTENDÍ BIEN PERO CONTIGO DA VERGÜENZA EL COMO FUI CONCEBIDA!

Tras un sinfín de risas de parte de los 3 mayores por la actitud de la menor hacia el tema de quién fue el que la procreo son notificados por parte del conductor del vehículo que ya se podía ver la ciudad; la joya de la nación Kimihiro, la ciudadela de los elfos, Ritsuko sólo podía quedarse mirando con impresión toda la ciudad cubierta por la blanca nieve además de ver los muchos establecimientos, edificios, parques, centros comerciales, instituciones de primaria, secundaria, preparatoria y universidades con la boca un poco abierta. Todo era de lo más nuevo para ella incluso el ver a tanta gente, eso ya que es la primera vez que ve a otros elfos además de que ve que están acompañados por los que parecen raros seres, unos que otros parecen hurones, aves, linces y etc. (si también aparecen animales en este mundo).

Al rato llegan a las puertas del castillo donde de inmediato los guardias custodios de las puertas les ceden el pasó al instante que reconocen el vehículo, permitiendo que se estacione frente a la entrada, aquellos que viajan dentro de este se bajan en poco tiempo para luego decirle al chófer que sí puede llamar a la servidumbre para que se encarguen de las cosas mientras ellos van adentro, el hombre sólo asiente muy cortésmente mientras los 4 entran al castillo.

Agan por su parte dice que tiene que ir con los del consejo ya que sí no va con ellos, estos lo buscarán a él, las 3 féminas le asienten mientras lo ven irse por el lado izquierdo de las escaleras mientras que ellas se van por el derecho ya que bueno, cierta pequeña elfa dice que está impaciente por ver su nueva y espaciosa habitación a lo cual la progenitora de está tuvo que cumplir guiando a su primogénita y a su mejor alumna, miembro de las elfas de la orden esmeralda hacia un largo tramo por los pasillos del primer piso, caminar 4 veces y tomar las desviaciones a la derecha y 5 veces a la izquierda hasta toparse con otras escaleras que consiguen subir para encontrarse con otro "infernal pasillo" según los pensamientos de la menor y de la paladina elfica, pero tal fue la sorpresa de que sólo al dar 20 pasos a la derecha se topan con una puerta de la que recién salieron unas cuantas mucamas, cosa que al instante la soberana elfica dice que ellas estaban llevando el equipaje a la habitación solamente, cosa que hace molestar a Ritsuko ya que su Okaasan al parecer las mantuvo dando vueltas por los pasillos a propósito para que las mucamas acomodaran un poco las cosas, tras el pequeño desacuerdo las 3 féminas están frente a la puerta para acto seguido abrirlas y ver el interior de la habitación.

Ritsuko se queda completamente muda al ver su nueva habitación, un cuarto bastante grande, su cama en el centro, dos mesas de noche de cada lado, un librero con muchos libros de varios títulos, un escritorio y hasta una computadora, (novedad sí en este mundo existen, por favor es un mundo tecnológicamente avanzado combinado con la fantasía), un balcón con linda vista hacia los bosques que más que nada atestan el castillo ya que es parte de la famosa flora de la nación elfica Kimihiro, un armario que por supuesto debe de estar lleno de bastante ropa y finalmente el televisor que está colgando del techo en la esquina derecha inferior de la habitación. Hasta incluso Sakuragi se queda observando todo junto a la Hime de los elfos por otra parte la Joosama elfica les comunica que se debe retirar para atender unos cuántos asuntos mientras ellas siguen en lo suyo es decir estar embelesadas con la habitación.

Mientras tanto en la sala de las reuniones del consejo, podemos ver a Agan y a otros 5 elfos más sentados todos en una misma mesa, todos los 5 consejeros visten una gran túnica larga de color verde esmeraldas con el símbolo del árbol de hojas doradas y brotes de flor de cerezo.

El primero es un elfo de unos 59 años que más bien parece alguien 49 años, de cabello largo en una coleta de caballo y de color azul celeste, iris de ojos color púrpura.

El segundo de los elfos del consejo es alguien de 59 años que más bien parece de 40 años, de cabello corto y color negro azabache, iris de ojos rojo bermellón.

La tercera es una elfa de unos 56 años que parece más bien alguien de 36 años, de cabello largo y de color carmín, iris de ojos de color azul acero.

El cuarto es un elfo de unos 60 años que parece más bien de unos 40 años, de cabello semilargo y color azul turquí, iris de ojos color marrón ocre.

La quinta es una elfa de 61 años que parece más bien alguien de 40 años, de cabello largo y de color naranja durazno, el iris de sus ojos es de color púrpura amatista.

Consejero nº1: ¿Entonces básicamente nos está diciendo que ahora tiene una hija, majestad?

Agan: Pues sí es básicamente tal y como lo oyen, por eso tuve que ausentarme por tanto tiempo, 12 años para ser completamente exactos... Estuve ocupado con asuntos de paternidad.

Consejero(a) nº3: Muchas felicidades Agan-Ousama, felicidades por ahora tener una linda niña.

Consejero nº4: Y entonces, ¿También quiere hacerle una fiesta de cumpleaños para esta noche a pesar de que ya pasó el cumpleaños de la Hime?

Agan: Sí, tengo que compensarle por tanto tiempo que sólo tuvimos unas cuantas cosas para celebrárselo, pero ahora que estamos de regresó puedo enmendar todas esas fiestas con una más grande, y sé que le gustará bastante.

Consejero(a) nº5: Entonces que estamos esperando mi señor, ¿Qué planes tiene? Mientras más rápido nos lo comunique más rápido pueden mandarse a hacer y organizar.

Agan: De acuerdo, en primera ya ordene que prepararan miles de manjares para esta misma noche incluyendo un gran pastel de chocolate con vainilla, el favorito de Ritsuko, incluso ya mandé a que se les avisara a todos en la ciudadela. Lo que tengo que planear con su ayuda son las decoraciones del gran salón y también creo que la música y también tengo que ver qué opinión me dan acerca del discurso que daré ante todos cuando este presentando a mi hija como la futura heredera del reino elfico.

Y así es como las cosas toman marcha en el castillo Kimihiro toda la mañana de ese mismo día, mientras que Ritsuko con Sakuragi cuidándola de cerca está explorando lo que puede del castillo encontrándose con miles de cosa que no había visto además de encontrar cierto gran salón lleno de muchas pinturas que son de todos los Ousama y Joosama que han reinado a los elfos y entre ellos el Obaasan y la Obaachan de Ritsuko, es decir los progenitores de su Okaasan, Megumi. Incluso se encuentra con un inmenso salón de otras pinturas pero siendo estas un poco diferentes ya que son básicamente los retratos reales de todos los miembros de la casa de los Kimihiro, al rato ya regresan a la habitación donde claramente la elfo de 12 años se derrumba en la cama para dormir un poco, claro está que Sakuragi también tuvo un día un tanto ajetreado así que con el total permiso de Ritsuko que antes de caer en el sueño le dijo que sí podía dormir junto a ella; se despoja de las cosas de su vestimenta que podrían incomodarla para entonces hacerse lugar con la Himesama elfica y caer en los brazos del sueño junto con ella.

Mientras que en otra parte del palacio podemos ver como Megumi está haciendo de todo por buscar cierto vestido que ha estado mucho tiempo guardado pero que no logra encontrar y eso que está siendo asistida por las mucamas quienes hacer de todo por encontrarlo hasta que pasa al menos 30 minutos, y finalmente aparece el dichoso vestido que está guardado en un baúl el cual la Joosama se lleva a donde las costureras y sastres del palacio para que logren hacer su magia con el hilo y con la aguja. Entretanto, toda la ciudadela justamente ahora hacen sus propios preparativos para alistarse por la gran noche que les espera en el castillo Kimihiro mientras que la invitada de honor está aún en los brazos del sueño al menos hasta que llega el mediodía; que al despertar se encuentra a Sakuragi con unos cuántos platos de sándwiches para almorzar además de que ambas al rato deciden darse un baño caliente en el inmenso cuarto de baños que tienen en la habitación, ambas se impresionan no sólo del tamaño sino del espacio que tiene en el que es el sitio donde debería ir la tina, ambas sólo se miran para luego comenzar a disfrutar del agua caliente mientras dejan ir toda incomodidad.

Unas horas más tarde......

La noche finalmente cayó en la ciudadela, toda la gente está llegando al castillo, el gran salón está bien decorado y muy iluminado, mucha gente está hablando en los alrededores del salón, un gran pastel reposa en una gran mesa junto a varios aperitivos y dulces, pasteles y algunas galletas de muchas clases. En la habitación de cierta Himesama, está ahora frente a su espejo viendo como le queda el precioso vestido de color verde esmeralda con diseño florares rosados de flores de cerezo, lleva el cabello con unos pocos risos, y lleva una tiara de color platino y esmeralda, por último, su progenitora le hizo entrega del colgante que siempre lleva ella ya que ese según la mayor es su regalo de cumpleaños a lo cual la niña agradece a su progenitora que está utilizando un bello vestido verde jade, una diadema con esmeraldas incrustadas y con el cabello completamente liso y con una trenza detrás de la cabeza. Sakuragi está de igual forma bien vestida con un vestido de color magenta (y claro lleva su arco guardado pero sería abuso preguntar dónde y en que parte del vestido lo tiene). Las tres ya listas comienzan su camino hasta el gran salón donde justamente en la separación de las escaleras allí está Agan vestido de gala con los atuendos verdes y dorados del Ousama elfico y su corona hecha de pura esmeralda, la paladina elfica se adelanta para al rato la progenitora de la joven Hime se aproxime hacia su marido manteniendo bien oculta a la niña por el momento y entonces al rato de unos segundos ya tienen la completa atención de todos en el salón.

Agan y Megumi: Bienvenidos sean todos les agradecemos que hayan aceptado la invitación a la fiesta de esta noche, estamos cordialmente agradecidos.

Agan: Pero para aquellos que se preguntan para que se está gran celebración, sólo les diré que no es sólo para regocijarnos con nuestro regresó a nuestra patria.

Megumi: Está es una celebración para recordar que este día, la Himesama de los elfos está por primera vez en su hogar después de 12 años y para celebrar como se debe su cumpleaños número 12 a pesar de ya haber pasado esa fecha en este mismo mes. Pero sin más rodeos, habitantes de la ciudadela Kimihiro, les doy el honor de conocer a nuestra hija, la heredera al trono, ¡Ritsuko Kimihiro! ―Ella y su marido se hacen a un lado para revelar a su hija quién da unos pasos a la frente un poco nerviosa mientras hace una ligera cortesía―.

Todo el que mira a la linda elfa de 12 años se queda totalmente hipnotizado por su belleza y con lo de belleza pues claramente se habla de los muchachos que están presentes en el gran salón a quienes se les nota un ligero pero notorio sonrojo en las mejillas mientras tienen vista fija de la hermosa chica o más bien "Ángel" no "Divinidad" que tienen frente a ellos.

Ritsuko sólo se sonroja un poco mientras nota las miradas de todos incluidos los chicos pero también se alivia al ver como todos hacen una ligera reverencia mostrando sus respetos a la heredera al trono e invitada de honor de la fiesta, tras eso todos en coro le dan la bienvenida a la joven y deseándole un feliz cumpleaños. Tras aquello la música empieza a escucharse y la Himesama ya se hace ilusión de bailar con algún chico pero siente como alguien mayor que ella la toma de la mano zurda, siendo el dueño de esa mano, su progenitor que dice con una ligera sonrisa el mensaje de "No se me ha olvidado nuestro baile, concédeme está pieza"; cosa que la rubia avellana concede y camina junto al mayor al centro del salón donde ambos toman sus posiciones y comienzan a bailar al compás de la música, Ritsuko no recordaba la última vez que baila con su Toosan pero lo que sabía es que este era un momento muy mágico que no quería olvidar nunca, jamás, que siempre recordaría para toda la eternidad, lo mismo es ahora con Agan que para nada quiere olvidar este momento ni tampoco separarse de su hija a quién tanto quiere y adora desde el día en el que llegó a su vida. Dulce felicidad que sólo dura como 50 minutos cuando se escuchan tumultos y escándalos a afuera del gran salón provocando que la música se detenga, Agan hace a su hija hacia atrás diciéndole que vaya con Sakuragi y que comiencen a subir las escaleras, cosa que las dos elfas hacen mientras Megumi se une a su marido y enfrentar lo que sea que venga, dudas que son respondidas al ver como las puertas son derribadas por un gran número de soldados. Los guardias, caballeros y paladinas del castillo hacen acto de presencia mientras ven a los misterioso invasores que curiosamente; son humanos de la nación Takamura, de entre ellos al cual dan pasó es un caballero que porta en el pecho la insignia de espada negra y blanca de la familia real del imperio humano.

Megumi: Que es lo que se proponen. ¿Qué creen que hacen al irrumpir de esa forma en el castillo?

Agan: Den una clara razón para que ahora mismo no terminen bajo una lluvia de flechas.

Caballero: Ousama y Joosama de los elfos, matrimonio Kimihiro... Todo lo quieran saber está escrito en este documento. ―Les arroja un peculiar sobre con sello de cera―.

Megumi: ―Recibe el sobre para acto seguido abrirlo y comenzar a leer lo que dice el papel quedándose solamente inmóvil y sin poder articular ni una sola palabra―.

Agan: ―En la misma situación que su mujer, no puede aceptar, no... No puede creer lo que está escrito en ese documento y que claramente es auténtico ya que tiene el sello del Ousama humano de la nación Takamura―. No... ―Ve que su esposa lo detiene ya que ella es quién hablará―.

Megumi: Según lo que dice esto... Nos están diciendo que el soberano de los humanos desea la rendición total de nuestra parte y que desea que le entreguemos toda nuestra nación y que también hagamos entrega de todos los niños del reino incluido el nuestro... Que en nuestro caso es nuestra niña.....

Todos en el salón se quedan de piedra al oír eso que la soberana de los elfos.

Megumi: Además... La decisión que tomó es que yo....... Aceptó que...

Agan: ¡Megumi!

Caballero: Agradezco la cooperación Megumi-Joosama ahora quiero que.... ―Lo interrumpen―.

Megumi: Aún no término de hablar.... Dije que aceptó.... ¡Que aceptó que el Ousama de los humanos se ha vuelto completamente loco y que ya es una completa amenaza para todos! ¡JAMÁS ACEPTAREMOS ESTOS TÉRMINOS! ¡NADIE LO HARÁ! ¡GUARDIAS, CABALLEROS, PALADINAS HAGANSE CARGO DE ESTOS AHORA ENEMIGOS DEL IMPERIO KIMIHIRO!

Entonces es así como una lucha estalla en el gran salón iniciando con una lluvia de flechas de energía mágica pura que lanzan los guardias, caballeros y paladinas contra los invasores mientras Megumi grita bien fuerte a todos los invitados presentes que huyan que se vayan de la ciudadela, que cuiden bien de sus niños, pero especialmente que se vayan lejos a un lugar seguro por lo que algunos de los guardias ayudan a los invitados a salir del castillo mientras los dos soberanos se dignan a irse a prepararse adecuadamente para lo que tienen pensado hacer ya que está podría ser su última noche y no saldrían vivos de está por qué le confiarían a la luz de sus vidas a la persona que más le tienen confianza.

Mientras tanto... Sakuragi recién llegó a sus propia habitación se despojó del vestido por unos momentos para al instante ponerse todo su equipo mientras sacaba de un baúl una especie de varilla metálica reducida de color dorado que resulta ser su arco y una vaina de espada de empuñadura verde arlequín ambas cosas se las coloca en la cintura de cada lado para al instante ir corriendo sin detenerse hasta el cuarto de la niña rubia avellana a quién se le ordena cambiarse de inmediato, quién sin rechistar obedece rápidamente pero dejándose puestos el collar que le regalaron y su brazalete, además de que por miedo está tras haberse cambiado la ropa, se deja caer en el suelo en posición fetal mientras cerraba sus ojos.

Mientras que en la habitación de los dos soberanos, podemos ver como Agan y Megumi están ya listos con ropas oscuras no muy notorias y también el como Megumi se arma con una varilla metálica reducida de color ámbar y una espada de mango esmeralda y dorado; los cuales se coloca en ambos lados de la cintura junto a otros dos mismos objetos en ambos lados de la cintura. Además de que su esposo llama su atención por una clase de cristal lapislázuli que apareció ante ellos con unas cuantas notas, al haberlas leído ya saben que es lo que tienen que hacer.

Ya un rato más adelante, ambos soberanos están en la habitación de su primogénita tratando de calmar a la niña que está de lo más aterrada, Megumi al separarse por un momento de su hija, va con Sakuragi a quién le hace prometer que por favor proteja a la niña, que la cuide, que haga todo lo posible por mantenerla a salvo, que no dejen que se la lleven, además de que le hace entrega de todo lo que llegó junto al cristal lapislázuli que envió el soberano de la nación Straus, pero una vez más le hace prometer muy pero muy en serio que haga lo necesario para proteger a Ritsuko, a lo cual la paladina elfica no tiene mucho más que decir por lo cual; lo jura por su vida y por su posición como paladina que no dejara que nada le pase a la Himesama, Ritsuko Kimihiro. Megumi por impulsó abraza a su alumna estrella, su mejor alumna que entreno y la convirtió en lo que ahora es luego de eso va con la niña, habla claramente con Ritsuko quién sólo llora por tantas cosas acontecidas además de que dice que todo lo que está pasando no es para nada justo, para nada.

Megumi: Mi amor, ya sí no llores. Mira estas son para ti. ―Le entrega la varilla y la espada―. La varilla y la espada son armas conjuntas y gemelas, ambas llevan el nombre de Golden Star. Las dos armas eran de nuestra antepasada, la primera de los Kimihiro. Y también te entregó esto. ―Se retira el anillo para ponerlo en el dedo anular de la mano zurda de su hija―. Este es el Sello de los Kimihiro, contiene mucho poder sellado en su interior, la primera Kimihiro lo sello en el para que alguien pero solamente alguien completamente adecuado pueda usar ese poder, nadie nunca lo ha liberado... Espero que algún día tú sí.

Ritsuko: Okaasan... ―La abraza sin dejar de llorar―.

Agan: ―Se les une al abrazo―.

Al rato ya están corriendo por los pasillos del castillo buscando una salida secreta que sólo conoce Megumi que los dejaría a las afueras del castillo en los bosques que los rodean además, allí es donde Megumi dijo que le daría el adiós a su hija quién al oírlo de los labios de su progenitora comenzó a llorar hace un tiempo atrás pero ciertamente ya han pasado 7 minutos desde ese acontecimiento. Justo ahora la salida secreta ya ha sido encontrada, el cuarteto ahora mismo está corriendo por ese pasillo oscuro teniendo como única fuente de iluminación la magia de la luz haciendo que en las palmas de sus manos floten brillantes orbe ambarinos que les iluminan el camino mientras van corriendo hasta dar con el final del pasillo; terminando al final a las afueras del castillo en los bosques. Donde pasa lo siguiente...

Ritsuko: Los quiero, los quiero tanto a los dos, en serio los quiero, me duele...... Me duele mucho aquí. ―Lleva ambas manos a su corazón―. Antes no dolía pero ahora... Ahora... ―Nuevamente corren las lágrimas por su cara bajando hasta su mentón y caer en sus manos―. Me duele mucho de verdad.

Agan: ―Se agacha a su altura para abrazarla y acariciar su cabeza mientras le da un beso en la mejilla―. Mi niña audaz y sonriente, no tienes por qué herirte así, no me gusta verte de ese modo, vamos dame una sonrisa.

Ritsuko: ―Con dificultad sonríe un poco mientras mira a su progenitor que le regresa la sonrisa de igual manera, una sonrisa bastante sincera―.

Agan: Quiero que ahora sepas, que Sakuragi-san te cuidará bastante bien, jamás te dejara sólo, siempre serás mi amada hija a quién vi nacer, quién ilumino aún más, fuiste tú. Siempre serás mi amada luz.

Megumi: Y también eres quién nos ha dado la más grande experiencia de toda nuestra vida, mi pequeña niña, te quiero tanto Ritsuko-chan.

Sakuragi: ―Siente presencias que se están acercando―. Majestad, Alteza, ya es hora, supieron lo que planeamos, vienen hacia acá.

Agan: ¡¿Qué?! ―Se separa de Ritsuko y se levanta mientras desenvaina su espada la cual adopta su auténtico tamaño―.

Megumi: ¡Tan pronto! ―Se quita la varilla de su cintura la cual se despliega por completo adoptando la forma de un arco―. Váyanse ya... Te amo Ritsuko-chan, te quiero, te quiero mucho y me duele ver que te vayas mi amada niña.

Agan: Jamás lo olvides hija. Siempre estaremos contigo aquí. ―Coloca su mano diestra en su corazón―. Siempre estaremos allí aunque ya no estemos contigo.

Ritsuko: Otoosan... Okaasan.

Agan y Megumi: ―La miran con sonrisas bastante notables y lágrimas que bajan de sus rostros―. Te amamos mucho, nuestra hermosa niña, nuestro hermoso cerezo.

Ritsuko: Los... Los... Los amo a los dos, Toosan, Kaasan.

Sakuragi le ofrece su mano a la niña quién claramente la toma para entonces ambas aplicar algo de magia en sus pies para aumentar su velocidad para comenzar a correr tan rápido como pueden. Megumi e Agan ven como la luz de sus vidas está alejándose para luego ellos mirarse el uno al otro, Agan viendo como la luz de la luna hace brillar más que nunca los bellos ojos de su esposa y Megumi viendo como la luz nocturna hace que el rostro de su esposo se vea más atrayente junto a sus ojos, lo que enseguida hace que ambos entre lágrimas se den un apasionado beso que dura al menos casi 2 minutos y medio para separarse y decirse "te amo" mientras se preparan para lo que podría ser la última vez que se dijeran esas palabras.

Unos momentos más tarde...
A mucha distancia del castillo, entre la gran y estrellada noche, Ritsuko está entre los brazos de Sakuragi llorando completamente desconsolada al igual que la mayor ya que sintieron como las presencias de ambos soberanos había desaparecido por completo, tal y como los magos sienten la energía mágica de las almas de sus iguales, los elfos pueden hacer lo mismo.

Ritsuko: OTOOSAAAAAAN. OKAASAAAAAAAAAN. ―Llora a todo pulmón mientras abraza con toda su fuerza a la mayor quién también está llorando bastante por la Joosama Megumi que prácticamente era no sólo su maestra sino su amiga también―.

Sakuragi: Maestra... Maestra... MEGUMIIIIIIIIIII. ―Sigue llorando a todo pulmón correspondiendo al abraza de su "oneechan" que está más destrozada de lo que está ella misma―.

Esa misma noche la tristeza cayó una vez más, cayendo está vez sobre la Himesama elfa de la nación Kimihiro que también está ahora labrando su camino junto a Sakuragi teniendo en mano el mismo cristal lapislázuli que los otros jóvenes que está misma noche han perdido lo más preciado de su mundo.
Continuará......
 
Última edición:

AlexCoon

I'm so proud of you
Registrado
3 Mar 2019
Mensajes
126
Puntos por reacción
51
Awards
0
interesante, ya casi estará el capítulo donde me quedé n.n
 

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
KitzuneHaru KitzuneHaru
Darknesswolf88 Darknesswolf88
kidwolf kidwolf
AlexCoon AlexCoon
Lian wolf 16 (lucifer) Lian wolf 16 (lucifer)

Capítulo 6
Lamentos en la ciudadela Ginyama

Advertencia: esto contiene un poquito de +18
Al mismo tiempo que muchos de nuestros protagonistas ya conocidos en estos momentos, en medio de un camino lleno de nieve, un camino por el que van muchos automóviles corre una particular limusina que tiene un rumbo diferente al que ya tenía trazado por lo que esta justamente detenida en medio de una ciudad un poco grande pero principalmente lo que más destaca de esa ciudad son los adornos blancos y luces que estan en todas partes y también sus gigantescas edificaciones con particulares formas que las hacen resaltar. El vehículo está detenido justo en frente una librería bastante grande, un establecimiento con muchos libros interesantes que ya sean de historia, geografía o hasta incluso relatos fantásticos del reino Meridian en general.

En la nación de los Ginyama habitan los Husky y Shiba Inu por lo que es común ver que un matrimonio entre estas dos razas haya un caso de hibridismo o en el caso de un caso de hibridismo menor, a lo que me refiero es que puede haber un caso de un cachorro de Husky con características menores de un Shiba Inu y lo mismo es con un Shiba Inu que puede tener características de un Husky pero lo que siempre se ha visto desde la antigüedad de Meridian es el matrimonio de la realeza en el que siempre un Husky y Shiba Inu se han unido en sagrado matrimonio. Los Husky y Shiba Inu lucen de la misma forma que los Lobos y Caith Siths teniendo estos aun sus características animalescas; sus orejas, nariz y cola hasta incluso en los machos esta ya saben que cosa (la funda claro).

Las características que tiene la limusina es que destaca por su brillante color plateado en general y el hecho de que está adornada con banderas que tienen un símbolo que es reconocido por todos aquellos que viven en la nación Ginyama donde habitan los Husky y Shiba Inu, el símbolo es el de una gran estrella plateada de 8 puntas y en el fondo a su alrededor esta un gran cielo nocturno de un hermoso color azul muy oscuro. En cuanto a la persona que la conduce, es un Husky de unos 48 años de edad, de cabello negro y lacio semilargo hasta la nuca, iris de ojos de color azul cobalto, pelaje corporal de color blanco por el frente desde su pecho, cara, brazos, piernas, entrepierna y parte baja de la cola, la segunda capa de pelaje es de color rojizo metálico que va desde su espalda, nariz hasta lo que resta de su cuerpo por la parte trasera, viste las típicas ropas negras de un conductor. En lo referente a los que iban en la limusina con la insignia de la estrella y el cielo, estos individuos son aquellos que gobiernan en toda la nación que les corresponde desde hace mucho tiempo por designio de los ancestros de los Ginyama, estos son el Ousama y Joosama de la nación.

Ambos soberanos estan justamente dentro de esa misma librería buscando uno que otro libro para su adquisición y que sean dignos de su gusto. El Ousama, Hokuto Ginyama es un husky de unos 49 años de edad, de cabello plateado en totalidad y semilargo hasta el cuello, iris de ojos del mismo plateado que su cabello, de pelaje corporal totalmente de color blanco y plateado tanto por el frente como por la espalda, vista unas ropas típicas y casuales que usaría un adolescente pero del tamaño de un adulto, es decir, lleva una camisa de manga larga de color negro, un pantalón deportivo gris con blanco y zapatos pasan hasta más arriba de los tobillos, lleva una capa negra con adornada con el símbolo de los Ginyama que está presente en las banderas del vehículo, lleva un anillo de plata en el dedo anular de la mano zurda que tiene presente la insignia de la estrella de plata de 8 puntas.

Su esposa, la Joosama, Ayame Ginyama, es una Shiba Inu de unos 47 años de edad, tiene el cabello rubio con brillos plateados, iris de ojos de color ámbar, pelaje corporal totalmente de color blanco con detalles de negro no muy notorios, viste las ropas típicas que usaría un adolescente pero del tamaño de alguien de su edad, es decir; lleva una blusa de color blanco, un pantalón jean de color gris y zapatos del mismo tipo de los que usa su marido, lleva una capa negra con el símbolo de los Ginyama que está presente en las banderas del vehículo, lleva un anillo de plata en el dedo anular de la mano zurda que tiene presente la insignia de la estrella de plata de 8 puntas.

Ambos estan en medio de una montaña de libros no tan exagerada que consideraron digna de su selección para llevarse con ellos al castillo ya que se han detenido en Silver Town, una inmensa ciudad que destaca por sus edificaciones hechas de hierro de platino así como sus grandes ingresos en la extracción del platino en las tierras cercanas a la ciudad, también destaca por su gran biblioteca y librería con muchos libros para el gusto de todos sus habitantes cosa que fue lo que llamo la atención de los dos soberanos en medio de su camino de regreso a la ciudad de la corona de la nación, provocando que dieran una pequeña parada para descansar y mover un poco el cuerpo ya que el estar tanto tiempo dentro de la limusina los dejo un poco adoloridos ya que no tenían mucha movilidad allí adentro pero justo como se mencionó estan buscando unos cuantos libros y ya llevan conseguidos unos cuantos que captaron la atención de ambos.

Hokuto: Así que 11 años han pasado desde que nos fuimos y ahora estamos regresando a nuestro hogar… Parece como si hubiera sido ayer que nos fuimos y ahora estamos volviendo en medio de la época invernal y navideña… me siento nostálgico por eso.

Ayame: No eres el único yo también me siento nostálgica por volver a casa pero, considerando lo actual creo que lo mejor es que hayamos parado aquí en esta ciudad, en serio nos son necesarios unos cuantos libros.

Hokuto: Ciertamente, este lugar tiene muchos libros con contenidos interesantes para nosotros, no veo la hora en que pueda leerlos con tranquilidad en mi confortable sillón en el castillo.

Ayame: Si ya no veo la hora y también ya no veo la hora para estar a solas… ―Se apega a su marido además de que enrolla su cola alrededor de la de su esposo quien de solo sentir eso se exalta un poco y le provoca un pequeño sonrojo―. ¿Qué pasa mi amor porque tanta pena?

Hokuto: A-Ayame… A-aquí no… Estamos en público… Sabes que solo lo hacemos cuando estamos solos… ―Sonrojado mira a ambos lados buscando que no haya nadie viéndolos―.

Ayame: Ay por favor cálmate mi amor no pasa nada… ―Entrelaza más su cola con la de su canino amado―. Jejejejeje.

Hokuto: Ayame por favor….

Ayame: Que no te de pena jijijiji.

¿?: Ejem…

Hokuto: Este… Este… Futago Gakushou esto no es lo que creen…

Ayame: Jajajaja no se te da llamarlos por sus nombres… Hiroto-san, Ruka-san perdónenlo está muy acostumbrado a lo formal…

El primero Hiroto Gakushou es un Husky con un poquito de Shiba inu de 25 años, tiene el cabello semilargo y de color azul cobalto, iris de ojos del mismo azul cobalto que su cabello, pelaje corporal por lo que va desde la cara, pecho, manos, pies, entrepierna y zona baja de la cola que es de color blanco, su segunda capa de pelaje que va desde su cuello, espalda hasta la cola y parte trasera de las piernas es de color azul klein, va vestido con una camisa de manga larga azul marino, pantalón negro/gris con parte de estos dentro de sus zapatos que van hasta después de los tobillos y que son de color blanco y gris, está armado con la típica espada que sólo adopta su auténtica forma al ser desenvainada la cual lleva en su cintura, lleva protecciones de hierro en brazos y piernas por último lleva una capa color azul nocturno con la estrella plateada de 8 puntas en el centro además lo peculiar es que su cola parece enrollada sólo a la mitad.

La segunda Ruka Gakushou es una Shiba inu con algo de Husky de 25 años, tiene el cabello largo y color azul cobalto en un tono un poco más claro, iris de ojos de un azul cobalto idéntico en color al de su cabello, su pelaje corporal presenta un sólido color blanco en lo que respecta al frente pero resulta que tiene una segunda capa de pelaje por la espalda que es de color un color azul klein más claro, lleva una camisa manga larga negra/gris, pantalón azul marino con parte de este dentro de sus zapatos que están por arriba de los tobillos y que son de color blanco y rojo, lleva protecciones de hierro en brazos y piernas, está armada con la típica espada que adopta su verdadera apariencia al ser desenvainada la cual lleva en su cintura, tiene las orejas de un Husky y cola de Husky pero sin quitar el hecho de que lleva su cola enrollada como todo Shiba inu y lleva encima la capa color azul nocturno con la estrella plateada de 8 puntas en el centro.

Hiroto: Mis señores este….

Ruka: Resulta que les acaba de llegar esta carta, desde hace un tiempo les llego. ―Se las entrega―.

Hokuto: A ver. ―La abre para comenzar a leer para entonces quedarse sin palabras que decir con cada palabra que viene escrita en la carta por parte del consejo real del castillo, el Husky en eso desenlaza su cola de la de su esposa―.

Ayame: Hokuto, ¿Qué sucede? ―Le echa un vistazo a la carta mientras la lee lo que puede y se queda de piedra haciendo que se le caiga un libro que traía en su mano diestra―. Por los dioses de la nación Ginyama… Pobre muchacho…

Hokuto: Deberíamos darle nuestras condolencias cuando lleguemos al castillo.

Ayame: Si eso deberíamos hacer pero antes…

Hokuto: ¿Antes que?

Ayame: Hiroto-san, Ruka-san, ¿Dónde estan mis cachorros?

Hiroto y Ruka: ¡EH! ―Con los ojos blanco estilo anime y jugando con sus dedos índice mientras bajan un poco la mirada―. Este… Pues… Ellos… Se nos… Escaparon cuando nos descuidamos por un segundo cuando estábamos en la cafetería pidiendo el desayuno…

Hokuto: ―Caída tipo anime―. Eso dos revoltosos… Donde pueden estar metidos ahora, Yamato, Yuna.

Y como si alguien los hubiera escuchado frente a ellos llega un fornido husky que es el dueño de la librería y bajo sus brazos lleva a los dos aludidos nombrados por el cuarteto. El primero es un niño de 11 que se supone que es Yamato Ginyama; tiene el cabello plateado en totalidad hasta el cuello, el iris de sus ojos es del mismo color plateado de su cabello en totalidad, su pelaje corporal es en totalidad de blanco totalmente casi en un tono platino, siendo su padre un husky y su madre una shiba inu el parece más un husky pero tiene la cola ligeramente enrollada como un shiba inu, viste una camisa de mangas largas de color blanco con una “Y” dorada en su pecho, lleva en el cuello un colgante de plata con la estrella de 8 puntas que simboliza a los Ginyama, lleva un pantalón largo de color gris que en parte se va por dentro de sus zapatos tipo botas de color gris platinado que van por encima de los tobillos. Y en el otro brazo lleva a una niña de la misma edad que se supone que es Yuna Ginyama; tiene el cabello plateado en totalidad, el iris de sus ojos es plateado también como su cabello, su pelaje corporal es del mismo tono de color que su gemelo y su padre, aunque su padre y madre sean diferentes ella tiene uno del otro ya que sus orejas se parecen ligeramente a las de un husky y su cola se parece a la de un husky pero tiene la característica de estar enrollada como un shiba inu, viste una camisa de manga larga de color plateada con una “Y” dorada en su pecho, lleva un colgante con la estrella de 8 puntas que simboliza a los Ginyama y también lleva un listón rosado en su cola, lleva una falda larga hasta las rodillas, zapatos comunes y de color gris con detalles platinados.

Dueño: Disculpen… Pero estos son sus cachorros… Majestades… Lo es encontré haciendo un desorden en la sección de libros para niños…

Hokuto: Lo siento mucho, en serio lo lamento, es que son muy traviesos.

Ayame: Estamos muy apenados, si los descuidamos un momento de inmediato desaparecen de nuestra vista y hacen un desorden del que nos lamentamos al instante, en serio lo lamentamos buen hombre.

Dueño: N-no no se disculpen majestades, en el momento que entraron y los reconocí al igual que vi a esos niños entonces hice mis deducciones y claramente son acertadas pero no se preocupen no tienen que disculparse, ustedes son los soberanos de toda la nación, no puedo simplemente enojarme porque los hijos del Ousama y la Joosama hicieron un desastre en mi librería, jamás podría reclamarles a sus majestades.

Hokuto y Ayame: O-ok, gracias.

Dueño: Bien. ―Baja a los dos chicos que con unas sonrisas inocentes se van a esconder detrás de sus dos guardianes―. Espero que en el futuro no hagan tanto desastre pequeños, espero también que me compren algún libro, hasta luego. ―Se retira―.

Hiroto y Ruka: ―Con miradas del mal hacia los dos cachorros―. Porque desaparecieron de esa forma.

Yamato: Es que… Jejejeje nos aburrimos de esperar y queríamos explorar.

Yuna: Pero no conocemos nada así que solo seguimos el olor de Toosan y Kaasan hasta llegar a esta librería y nos pusimos a jugar con los libros de la sección infantil pero luego ese señor que da miedo apareció y pues aquí estamos donde ahora parecen no muy felices pero nosotros si jajajaja.

Yamato: Si porque tuvimos mucha diversión y además de que puede que hayamos dañado un “poquito” algunos de los libros infantiles y arañado un “poquito” los sillones donde se sientan a leer los niños.

Ruka: ¡Que cosa dicen que hicieron!

Hiroto: Sinceramente no tienen caso par de cachorros traviesos.

Yamato y Yuna: Y bromistas también jijijijijiji.

Hokuto: Ustedes dos……….

Ayame: Mejor paguemos por los libros y regresemos al vehículo, tenemos mucho que recorrer todavía para llegar a la ciudadela y hablamos un poco en el camino, no lo hagamos en público.

Hokuto: (Lo dice la que quería hacerse la romántica en un lugar público.)

Después de esa pequeña escena los dos niños, sus padres y los gemelos Gakushou terminan por terminar de comprar los libros de su elección para luego encaminarse a la limusina en la que el conductor de esta la vuelve a poner en marcha para seguir el camino con sus pasajeros de gran importancia hacia la ciudadela de la nación Ginyama en la que habitan los cuatro miembros de la familia Ginyama, además de que en medio del camino estos se cuentan unas cuantas historias de hace un tiempo cuando los gemelos Ginyama apenas habían nacido y eso les saca un sonrojo notorio a los dos guardianes ya que ellos eran y siguen siendo sus niñeras además de ser los “Oniisan” y “Oneesan” de los gemelos ya que estos les tomaron mucho cariño a los cachorros de pelaje blanco plateado que también se han encariñado mucho con los dos gemelos Gakushou ya que prácticamente crecieron juntos desde el tiempo en que Yamato y Yuna eran unos bebes y Hiroto y Ruka apenas eran adolescentes y muy hábiles quienes servían al Ousama y la Joosama desde antes siquiera ellos convertirse en padres.

Unas pocas horas ya habían dejado muy atrás la ciudad en la que se hallaban y donde compraron los libros además de donde los gemelos hicieron ese gran desastre en la sección de libros para niños pero dejando de lado esos pequeños detalles podemos ver que ahora estan de nuevo en el camino por la autopista principal con dirección a su patria y hogar a la que los dos mayores ansían volver desde hace 11 años, pero lo peor para estos cuatro caninos es que… los dos cachorros estan de lo más inquietos dentro de la limusina por lo que es difícil que se queden quietos mientras siguen en pleno trayecto hasta que logran calmarlos diciéndoles que para la noche les espera una gran fiesta para celebrarles cómo se debe su cumpleaños, cosa que capta la atención de estos y los hace quedarse totalmente tranquilos en lo que queda de camino; lo cual es un alivio ya que estos 4 parecen que no todos los días pueden conseguir tranquilizar a los dos “bestiales” pero adorables cachorros de pelaje blanco plateado desde que nacieron.

Un rato bien largo después estos al parecer ya estan dentro de los muros de la gran ciudadela, de solo estar en la ciudad los dos cachorros miran sorprendidos todo el interior de la ciudad además de que al igual que la otra ciudad la nieve resalta bastante con esta ciudad en la que parece que todo está decorado de un color plateado brillante pero lo que más llama la atención de los dos cachorros es ver el inmenso castillo que es la joya de toda la ciudadela, llegando ya a la entrada al gran salón del castillo, algunos miembros de la servidumbre del castillo salen a recibir a los recién llegados soberanos que regresan a su hogar y para claro sacar sus pertenecías de la limusina mientras que en lo que se refiere a los dos niños, entre Ruka y Hiroto estan tratando de que no destrocen nada de valor en el castillo para luego agarrar y llevarse a rastras a los dos de forma literal de sus colas ya que esa es la única manera en la que no se pueden escapar y por órdenes de la Joosama, ella pidió que se les enseñara su habitación, dicho locación ya es conocida por los gemelos Gakushou.

Al ya haber subido hasta el segundo piso del gran castillo y pasado varias puertas finalmente llegan a la que buscaban, al abrirla entre Yamato y Yuna se asombran por lo grande que es su habitación en especial por las dos camas por separado que tienen, hasta incluso el televisor que es bastante grande, pero lo que los deja maravillados es el armario que es bastante grande y por el tamaño debe tener mucha ropa adentro, los dos caninos mayores dejan libres a los dos cachorros que en menos de 4 segundos ya estan saltando descalzos en sus camas gritando todo tipo de tonterías y quien sabe qué otra cosa.

Yamato: Esto es de lo mejor, es bastante suave y buena para saltar jajajaja.

Yuna: Y también es bastante cómoda para dormir muchas horas en ella, me encanta, me encanta, la adoro, es como tener un suave malvavisco pero uno bien, bien, bien suavecito del que no te quieres levantar.

Yamato: No podrías haberlo dicho mejor Oneechan, ¿me pregunto de qué tamaño será el armario?, quiero ver de qué tamaño es, quiero ver, quiero ver, quiero ver.

Hiroto: Porque no mejor se calman un poco los dos y duermen un poco, el viaje fue largo y agotador.

Yuna: Si además no van a querer estarse cabeceando en su fiesta de esta noche verdad, porque no duermen un poco.

Yuna: Eeeeeeeh pero porque.

Yamato: No tenemos nada de sueño.

Hiroto: Hágannos caso por favor Yamato-niichan, Yuna-neechan.

Ruka: Si lo hacen haremos lo que quieran.

Yamato y Yuna: Lo que queramos….

Hiroto: Si.

Ruka: Exacto.

Yamato: Pues cúmplannos primero.

Ruka: ¿Qué?

Yuna: ―Se baja de la cama y toma a su Oneesan de la muñeca―. Ven a darte un baño conmigo, Oneesan.

Yamato: ―Hace lo mismo pero con Hiroto―. Y tú conmigo Oniisan.

Ruka y Hiroto: ―Gota de sudor estilo anime―. Es en serio…

Los dos: ―Asiente con unas sonrisas angelicales―.

Hiroto: A-ahora…

Los dos: ―asienten otra vez―.

Hiroto: Pues en ese caso… La mujeres primero.

Ruka: ¡Que pero Oniisan…!

Hiroto: Dije las chicas primero, Oneesan. ―Con mirada penetrante―.

Ruka: Tch…. ―Gruñe un poco―. Bueno… Vamos, Yuna-nee…

Yuna: Jejeje Hurra, hurra.

Lo siguiente que se ve es a Ruka siendo llevada de la muñeca hacia la puerta del cuarto de baños por Himesama de 11 años de la nación de los Ginyama mientras que los otros dos se quedan allí parados como si nada luego de ver la puerta cerrarse, lo siguiente que sucede a continuación con los dos caninos que estan en la habitación es que Yamato saco de quien sabe dónde una espada de madera y un garfio de cartón con el que simula ser un pirata, el peor juego del mundo y el que más le asusta a Hiroto ya que Yamato se pasa de la línea cuando esta “jugando” por lo que ahora vemos al canino mayor ser perseguido por el menor por la habitación mientras trata de evitar que lo golpee con la espada de madera (aunque Yamato tenga ese tamaño y edad tiene musculo cuando se trata de golpear, es decir que tiene el cuerpo un “poco trabajado”) ya que de verdad el canino menor no tiene cuidado cuando se trata de un juego que tiene un poco de violencia en su contenido, encima que ahora los gritos ya se hacen presentes por el hecho de que Yamato ya consiguió comenzar a golpear a Hiroto quien está quejándose y entre más lo hace recibe otro y otro y otro golpe del canino peliplata que esta “inocentemente” jugando pero ese juego solo dura casi al menos media hora ya que como a los 57 minutos después finalmente las dos chicas salen del baño con batas de baño y toallas en el cabello pero lo curioso es que se dan cuenta de la escena en la que Hiroto está atado con una cuerda que quien sabe de dónde la saco el cachorro peliplata que está golpeando al mayor en la cabeza con la espada de madera.

Ruka: Ok… Mejor no pregunto, Yamato-niichan desata a tu Oniisan, ya les toca bañarse a ustedes.

Yamato: Aaaaah pero me estaba divirtiendo tanto.

Ruka: pero te divertirás más en el baño.

Yamato: Uuum…. Vale.

Hiroto: Eres despiadada Oneesan…

Ruka: ―Sonríe―. Si lo sé.

Hiroto: Y tu Oniichan eres inocentemente travieso.

Yamato: ¿Qué cosa? ―Deshace los nudos de la cuerda con la que ato al mayor y lo incita a levantarse―. ¡Vamos, vamos Oniisan nos toca a nosotros!

Hiroto: (Como este cachorro tan amable es alguien tan travieso y que es hijo del Ousama y la Joosama que son tan tranquilos y rectos…)

Entran al baño, al cerrar la puerta la mayor se va un momento diciendo que va a buscarse ropa más cómoda y Yuna en cambio se busca ella algo para ponerse mientras que en el baño, Hiroto está entre gruñidos desvistiéndose junto a Yamato hasta quedar los dos completamente desnudos y sin vergüenza alguna.

Hiroto: ―Nota la mirada del menor―. ¿Qué?

Yamato: ¿Tienes la funda un poco más grande?

Hiroto: (¿Cómo es que un cachorro se fija en eso?), mejor vamos a la habitación donde está la tina quieres…

Yamato: ¡Sí!

Hiroto un poco avergonzado por las palabras de Yamato abre la puerta corrediza y les deja el espacio de la tina al que los dos entran y claro comienzan a mojarse usando la regadera primero antes de entrar en la tina.

Hiroto: ―Lavándose la cabeza―. (Como se le ocurre eso al verme la funda, es mas ¿Por qué un niño dice esas cosas que dan vergüenza por el amor del dios husky y la diosa shiba inu?, si es cierto me baño con él desde que era muy pequeño y que me ha visto desnudo muchas y yo a él, pero en serio de donde saco esa pregunta…. Oniichan travieso… Cielos cálmate, cálmate, cálmate, cálmate, cálmate de una vez…)

Yamato: Hiroto-nii.

Hiroto: ―Sale de su burbuja de pensamiento―. ¿Eh que pasa?

Yamato: ¿Por qué tu pene salió de tu funda?

Hiroto: ¿Q-q-q-q-q-que cosa dijiste?

Yamato: ―Toca el miembro canino y rojo de Hiroto―. Dije que porque esto estaba afuera de tu funda. ―Sonríe con inocencia―.

Hiroto: ¡YAMATOOOOO!

Yamato: Jijiji jijijijijiji. ―Deja de tocar erecto miembro de Hiroto y eso incluye su nudo―. Jejejejeje que gracioso fue verte la cara así de roja Hiroto-nii jajajajajajaja.

Hiroto: Tu… Tu pequeño…. (Al menos solo estuvo tocando y no me…. Si menos mal que no pasó más de un simple toque, menos mal… En serio que se sentía bien tener sus almohadillas en mi… ¡COMPORTATE HIROTO GAKUSHOU, VUELVE EN TI!)

Yamato: H-H-Hiroto-nii….

Hiroto: Que pa… ―Mira a la entrepierna del menor notando la razón de los nervios del cachorro―.

Yamato: Porque yo ahora lo tengo… A-así…

Hiroto: ―Traga grueso―. C-cálmate solo, volverá a estar normal en poco tiempo. ―Carga a Yamato agarrándolo por debajo de los brazos para meterlo en la tina y luego meterse el―. Tranquilo, solo relájate y estará normal antes de que lo notes. ―Con sudor estilo anime―.

Yamato: ―Un poco sonrojado por ver su propio pene erecto mostrando todo hasta el nudo―. V-vale.

Hiroto: ―Acaricia a Yamato―. No digamos nada de nada, este será nuestro secreto… Da un poco de vergüenza que alguien se llegue a enterar, será un secreto entre tú y yo Oniichan, nadie debe saberlo, prométemelo ¿vale?

Yamato: ―Con timidez asiente mientras mueve su cola entre sus piernas para ocultar su erección―. Si… Lo prometo, lo prometo.

Hiroto: V-vamos no escondas eso, te he visto desnudo desde pequeño nunca te ha dado pena que yo te haya visto tu funda…

Yamato: Pero es que…

Hiroto: ―Sonríe para él―. Confía ¿O es que el cachorro más travieso del mundo ha recuperado la emoción que lo hace sentir vergüenza?

Yamato: Buenooooo… ―Hace a un lado su cola bajo el agua dejando a la vista todo―.

Hiroto: Bien, entonces ahora solo relájate y disfruta de este baño caliente en el que nos encontramos nosotros dos solos.

Yamato: ―Asiente―. (Siempre ha sido amable conmigo sin importar lo travieso que soy… Jejeje lo recompensare jugando a los piratas otra vez con él y ver cómo me pide piedad aunque no sé qué signifique esa palabra y además de que no sé porque casi llora cuando siempre lo golpeo con la espada de madera, que raro es Oniisan.)

Ambos dejan el momento… Vergonzoso de lado para poder continuar en lo que estaban y claro poder así relajarse para que cierta cosa que les paso a los dos en un momento inesperado que no pudieron evitar además que para aliviar la tensión del momento se ponen a decirse unas cuantas cosas como por ejemplo las cosas que hacían en el pasado hasta incluso cuando aun Yamato “era” ese adorable cachorrito de 2 meses de nacido, tan pequeño e inocente y sin ningun rastro de “maldad” inocente en su tierna mente y sin planes de ninguna travesura, lo mismo para su Oneechan, Yuna además que de Yamato recupero un poco los ánimos y le salpico agua muchas veces a su guardián por así decirlo pero Hiroto le regreso el favor haciéndole lo mismo hasta terminar rendidos y riéndose hasta que terminaron de darse su relajante baño y claro, el “asunto” había vuelto a ser normal pero aún mantienen su pacto de que no dirán nada de lo que paso dentro del baño.

Lo siguiente es un poco de tiempo después, los 4 en la habitación, vestidos diferentes y tras haber comido un poco cayeron rendidos en la cama de la habitación ya que ese baño al parecer les dio un poco de somnolencia inmediata que fue suficiente para que no hubiera mucha resistencia por lo que ahora estan muy profundamente dormidos mientras que en el piso superior en la habitación más grande del castillo, la sala de reuniones del consejo, Hokuto está en pleno proceso de dar explicaciones a sus 5 consejeros reales sobre sus ausencia de 11 años además de que estuvieron curiosos al ver a esos dos cachorritos que venían con él y con su majestad, por lo cual el husky de pelaje plateado se vio acorralado por lo que tuvo que decir cómo fueron concebidos exactamente sus hijos y en que época con exactitud a lo cual fue un poco vergonzoso ya que se dejó llevar por sus impulsos como una bestia salvaje, por lo que algunos de los 5 se rieron y otros se pusieron rojos de la vergüenza.

Hokuto: Y básicamente 9 meses después justo en el 12vo mes fue que nacieron…. ―Sonrojado con las orejas abajo y la cola tiesa en el suelo―.

El primero de los concejeros es un shiba inu de 40 años de edad, de cabello castaño claro, iris de ojos de color naranja atardecer, pelaje corporal de un color rojo en totalidad, viste una túnica de color gris con la insignia de la estrella de plata de los Ginyama, es el primero que no dudo en reírse cuando escucho la historia de su señor.

El segundo de los consejeros es un husky de 38 años de edad, de cabello negro, iris de color crema, pelaje corporal de color rojo en la primera capa y blanco en la segunda capa, viste las misma ropas que su compañero y con la insignia de la estrella de plata, es uno de los que también se rieron pero que luego pensó mejor la situación y al instante se sonrojo bastante hasta quedarse callado.

El tercero o más bien la tercera es una shiba inu de 39 años de edad, de cabello azul celeste, iris de ojos del mismo color, de pelaje color gris con un poco de rojo, viste las mismas vestimentas que sus dos compañeros con la insignia de la estrella de plata, es una de las que se sonrojo bastante y también de las que puso cara picara por las palabras que dijo su señor a todos en la sala de reuniones.

El cuarto o más bien, cuarta, es una husky de 41 años, de cabello rosado, iris de ojos dorados, de pelaje corporal totalmente azul de un tono nocturno, viste las túnicas que visten sus compañeros y eso incluye que tiene la insignia de la estrella de plata, es una de las que se sonrojaron y en extremo ya que nunca se creyó que tan lejos podía haber ido su gran señor y gobernante tanto como para dejarse dominar por el instinto para haber hecho “eso” con su señora.

Y el quinto que es un shiba inu de 40 años de edad, de cabello rubio, iris de ojos de color marfil, de pelaje corporal de un ligero color café muy claro con un poco de oscuro, viste las mismas túnicas que sus compañeros y sin faltar que lleva la insignia de la estrella de plata, él también fue uno de los que se rieron de solo oír como el justo y recto gobernante se dejó llevar por sus impulsos y como consecuencia por eso se ganó a dos pequeños cachorros muy traviesos pero adorables por lo que este les conto de ellos.

Yendo al grano, Hokuto les explico lo que quería hacer por lo que sin más tardar nada de nada, las ordenes fueron dadas, se hicieron las preparaciones al instante sin saltarse ninguna de las instrucciones dadas unos a los otros y sin olvidar difundir el mensaje a todos en la ciudadela ya que se ordenó también que se les avisara a los ciudadanos sobre lo que iba a acontecer esta misma noche en el palacio pero sin dar a conocer la existencia de los dos gemelos ya que el mismo Ousama tenía sus propios planes para cuando la gente llegue en la noche al castillo y lo mismo estaba pensado la Joosama que tenía meditado un discurso pero su marido al parecer le robo ese derecho cuando fue a decirle pero claro ella no se rindió porque tuvieron una pequeña riña en la que Hokuto termino ganando y dejando a su mujer en la derrota, obvio ella no tuvo más que decir que “hazlo bien” solo eso mientras ella trata también con los asuntos de la fiesta que se haría al caer la noche en la nación Ginyama pero mientras tanto, ambos gemelos pues al parecer, 1; casi destrozan unos jarrones de valor, 2; casi arruinan las decoraciones de las mesas y las escaleras, 3; por poco se comen los postres de la cocina que eran para esta noche pero por pura fortuna nada de esas 3 cosas y mas no sucedió por obra de Hiroto y de Ruka que supieron cómo controlarlos adecuadamente para que no hicieran nada en todo lo que quedaba de día hasta que los atraparon para llevarlos a su habitación y vestirlos con ropas de gala porque claramente ya casi anochecía y pues los invitados comenzaban a llegar.

Un poco de tiempo después los dos gemelos ya estaban listos y que conste que no estaban muy felices con sus ropas de gala, una razón era porque estan un poquito ajustadas según ellos y la segunda razón era porque eran de color gris y dorado y esos colores no iban con ellos pero lo que si siempre llevan con ellos son los colgantes de estrellas de plata que les dieron a ambos en el día de su cumpleaños, en lo que respecta a Ayame pues ella esta vestida con un vestido completamente de color plateado y eso incluye la corona que ella lleva, pero ambos guardianes que también ya se alistaron pues tan estan vestidos con ropas de color plateado (también sí) además de que a Ruka no le agrada mucho andar sin un arma ya que pues es mas de usar armas que combatir desarmada mientras que su gemelo Hiroto lleva guardada una espada en caso de que algo ocurra, además lo gemelos no estaban para nada nerviosos sino más bien muy emocionados por la fiesta y por la comida pero no sabían cómo hablar con otros que tengan su misma edad ya que desde siempre han tenido amistad con Hiroto y Ruka quienes son sus amigos de toda la vida que prácticamente han tomado como sus figuras fraternales a quienes quieren mucho pero no demostraban mucho esa preocupación ya que sin darse cuenta de cuánto tiempo ya habían caminado después de salir de la habitación hasta llegar por fin a las escaleras del gran salón y también se impresionan con la cantidad de gente en el vestíbulos, mucha gente, diferentes husky y shiba inu hasta híbridos de las dos razas, hasta incluso no se dan cuenta cuando ya estan detrás de su progenitor y su progenitora quienes les sonríen tratando de enviar un mensaje, como decirles que se calmen.

En primera instancia ahora Hokuto comienza con un discurso sobre un sinfín de cosas además de que se está centrando bastante bien en la razón y la respuesta de sus ausencia de 11 años fuera de la ciudadela junto con su esposa y por qué no habían regresado antes pero antes de ir al grano simplemente dice muchas cosas que alargan bastante el discurso lo cual se les hace incomodo a los gemelos Gakushou que estan sudando al estilo anime mientras que por sus cabezas está pasando el único pensamiento de que creen que su alteza está pasándose un poco con alargar el discurso porque ya han pasado casi 8 minutos desde que comenzó a hablar pero lo imprevisto sucede cuando Ayame le quita la palabra a su esposo.

Ayame: Disculpen a mi marido, les doy mis humildes disculpas, iré directo al grano ya que este husky de aquí no es muy directo, la principal razón de nuestra ausencia de 11 largos años y él porque hacemos esta fiesta es para presentarles a las dos pequeñas razones de nuestra ausencia, nuestros dos cachorros, nuestros gemelos, el Oujinsama Yamato y la Himesama Yuna. ―Hace a un lado a su marido y también se hace a un lado a ella para que los dos cachorros de 11 años se dejen ver con claridad―.

Los invitados solo pueden contener la impresión de la presentación de los dos niños pero sin decir nada hacen cortesías y también dándoles una cálida bienvenida a los dos cachorros que solamente sonríen ya que nunca sintieron nervios desde el principio pero cuando las miradas de los gemelos se centran en los jóvenes de su misma edad allí es cuando se quedan un poco de piedra pero por respeto a la gente mayor, ellos hacen una cortesía también para mostrar educación, lo siguiente es que los niños bajan las escaleras junto a sus padres para entonces finalmente comenzar con la celebración de esta gran noche, lo primero que hicieron los gemelos fue ubicar a sus guardianes quienes también los ubicaron al instante pero lo primero que hicieron fue irse directo a donde estan los postres y bebidas para evitar hablar de frente con algunas personas y entre ellos los chicos de sus misma edad a lo que obviamente tanto Hiroto como Ruka estan en desacuerdo ya que quieren que los dos cachorros socialicen un poco para que no se conformen solo con hablar con sus personas únicamente, puesto que así se abran a nuevas cosas pero con mucha obviedad los dos menores estan evitando contacto visual con otros mientras estan comiendo lo que se les antoja de la mesa de postres pero eso es interrumpido cuando un grupo de 3 husky de al menos 2 años mayores que los gemelos, 2 chicas y 1 chico, se les acercan a los gemelos e intenta hablar un poco con ellos, al principio fue un poco incómodo pero a cada segundo que pasa, el miedo de los gemelos se va esfumando con cada palabra que se dicen y en cuantas más risas se escuchan de parte de ellos 5 además de que en lo que respecta a los mayores; todos los adultos estan en el centro del salón bailando al son de la música que produce la orquesta del castillo, en especial Ayame que esta de lo más encantada bailando con su marido que esta sonrojado en extremo por cómo se le pega su mujer ya que según su punto de vista ella se está poniendo muy cariñosa, pero no al punto de hacer algo inapropiado en frente de la gente pero si para avergonzarlo.

En sus adentros Yamato y Yuna se estan riendo de eso mientras junto con Hiroto y Ruka se van con dirección a las escaleras ya que se quieren sentar un rato por estar de pie por un largo tiempo según ellos pero lo que ven en realidad los mayores es que ellos dos solo quieren escaparse a sus cuartos por lo que ambos los tientan diciendo que si llegara a pasar algo entonces no podrían disfrutar de los deliciosos pasteles que les hicieron a cada uno y con mucha obviedad eso fue suficiente para llamar su atención nuevamente pero la emoción de los gemelos y la preocupación de los gemelos mayores se ve interrumpida junto con toda la diversión de la fiesta cuando las puertas se abren estrepitosamente dejando a la vista como entran muchos soldados y entre ellos un curioso caballero, como acto de suma importancia, Hiroto y Ruka ponen a salvo a los gemelos ocultándolos detrás de ellos y comenzando a subir lentamente las escaleras mientras que Hokuto y Ayame estan en pos de caminar lentamente a su encuentro con el caballero con quien tienen un pequeño dialogo hasta que les entrega cierto sobre que contiene un mensaje del mismísimo Ousama de la ciudadela y nación Takamura; acto que al recibirlo y leerlo deja sin palabras a Hokuto e incluso a Ayame.

Hokuto: ¡QUE SE CREE!

Ayame: ¡Jamás lo haremos, nunca cederemos la nación y menos cederemos que se lleven a los niños de nuestros habitantes y tampoco a los nuestros!

Eso ultimo dejo de piedra a todos los invitados y por primera vez Yamato y Yuna sintieron el miedo de forma pura y autentica junto con Hiroto y Ruka que con más razones comenzaron a subir escaleras con los dos niños sin que nadie se diera cuenta de lo que hacían mientras que entre gruñidos Hokuto aprieta con fuerza sus manos haciéndolas puños e incluso mirando a su mujer que lo mira también y entonces decidiéndose por una respuesta claramente obvia en la que estan muy seguros de lo que harán pero siendo esto muy rápido y algo que será bastante difícil para los dos cuando pongan en marcha lo que improvisaron.

Hokuto: JAMAS HAREMOS LO QUE PIDE, NOS NEGAMOS ROTUNDAMENTE Y CONOCEMOS BIEN LO QUE PASARA SI NOS NEGAMOS, GUARDIAS ACABEN CON ESTOS INTRUSOS Y AHORA ENEMIGOS DE LA NACION, ASEGURENSE DE SACAR DE AQUÍ A LA GENTE TAMBIEN.

Ayame: TODOS, VAYANSE DE LA CIUDADELA Y OCULTENSE, HAGAN LO NECESARIO, HAGANLO ESTA ES LA POSIBLE Y ULTIMA ORDEN SUPREMA DE SUS SOBERANOS.

Los guardias hacen acto de presencia rodeando a sus enemigos mientras que otra parte de ellos hace la parte de evacuar a la gente mientras que los soberanos desaparecen de la vista para ir a sus propios aposentos para alistarse ya que las cosas se pondrán intensas mientras que las cosas con los gemelos Gakushou ya se puso intensa por el hecho de que estos ya se han cambiado de ropa y se han armado con sus armas insignias que son espadas gemelas de plata con piedras grises, al rato también logran irse a la habitación de los dos niños donde ellos también se cambian de ropa y los mayores comienzan a empacar muchas cosas en unas maletas y bolsos mientras que los dos niños estan sentados en sus camas temblando un poco tratando de asimilar todo lo que acaba de suceder mientras estan mirando al suelo envueltos en un pequeño shock pero las cosas se calman un poco con ellos cuando sin notarlo ellos mismos, sus progenitores hicieron acto de presencia en la habitación vestidos con ropa negra y llevando dos diferentes clases de espadas, en manos de Hokuto este lleva una espada completamente plateada y Ayame también lleva una idéntica solo que de un plateado menos brillante además de que portan llaveros de estrellas, ambos padres se acercan a sus hijos para consolarlos un poco mientras intentan que se calmen además de que estos se separan un poco del abrazo que les estan dando para ver que ellos dos estan llorando además de que alcanzan a decirles que en serio lamentan mucho lo que van a hacer ya que no hay vuelta atrás inclusive les entregan a los dos las espadas plateadas que llevan con ellos diciéndoles que son las espadas de filo de estrella así como también les entregan sus anillos a sus hijos diciéndoles que contienen algo muy especial que nadie ha logrado ver, nadie en toda la familia Ginyama.

Luego de eso Hokuto le entrega a Hiroto una especie de cristal lapislázuli junto con una carta en la que está escrito todo lo que tiene que saber para poder deducir que hacer además de que ahora finalmente la presión alcanza a Yamato haciéndolo desmoronarse en brazos de su Kaasan llorando con mucha fuerza al igual que Yuna pero entre ambos soberanos a duras penas logran calmarlos mientras les explican que esta noche puede que pase algo muy terrible y por esa razón tendrán que irse junto a Hiroto y a Ruka esta misma noche y que deben obedecer a cada cosa que ellos les pidan sin importar que sea ya que es para su propia seguridad incluso si se da la ocasión de que estén en una situación de vida o muerte pero eso solo logra sacarle más lagrimas a Yamato mientras que en el transcurso de los eventos salen de la habitación para correr por cada pasillo hasta encontrar una salida secreta detrás de uno de los tapices de la pared que los lleva a una salida por detrás del castillo que da directo a los bosques y justo en ese sitio es donde los gemelos se rehúsan rotundamente a dejar atrás a sus padres mientras que ahora son los soberanos los que lloran tratando de apartar a sus hijos mientras les dicen que es lo mejor ya que no quieren que les pase nada mientras que los menores se niegan diciendo que no quieren irse, que no quieren separarse de ellos y que quieren quedarse con ellos, que no quieren estar solos, que quieren estar todos juntos, esas palabras levemente lastiman a Hiroto y a Ruka ya que no quieren seguir viendo llorar a esos dos niños pero antes de que los soberanos respondieran estos con su oído canino afinado escuchan como se acercan los soldados entonces en un rápido movimiento ambos sin mucho esfuerzo ni fuerza toman a los niños de la parte trasera del cuello de sus camisas y se los lanzan a los dos guardianes que los atrapan y entienden claramente el mensaje por lo que estos se alejan corriendo con todo lo que dan sus piernas.

Yamato: NO OTOOSAN NO, NO, NO, NO, NO NOS DEJEN POR FAVOR OTOOSAAAAAAAAAAAAAAAA.

Yuna: OKAASAAAAAN, NO QUEREMOS DEJARLOS, POR FAVOOOOOOOOOOOOR.

Hiroto: (Yamato-nii… Perdóname… no puedo volver… Y tampoco tengo el valor para mirar atrás…. No quiero mirar atrás, no quiero mirar, no quiero mirar…. Maestro Hokuto…..)

Ruka: (Yuna-nee por favor para…. No sigas llorando así… solo haces que me ponga más triste…. No quiero mirar atrás, no quiero mirar, no quiero mirar…. Maestra Ayame….)

Ambos siguen corriendo hasta tener una buena distancia estando ya bien alejados del punto en el que comenzaron a correr pero lo que más los extraña es que no se dieron cuanta cuando fue que los dos cachorros dejaron de gritar y llorar por lo que se detienen y es cuando…

Yamato: Ellos….

Yuna: Otoosan y Okaasan….

Hiroto y Ruka: ¡Que, que paso con sus majestades!

Yamato: ―Abraza a su Oneesan y comienza a llorar bastante―. Ellos… Ellos… Ellos murieron….

Yuna: ―Corresponde al abrazo de su Oniisan, llorando ella también―. Ya… Ya no estan… ―Solloza―. Ya no estan mas…. Otoosan y Okaasan ya no estan….

Hiroto y Ruka: ―Con la mirada en blanco mientras por el shock abrazan a los gemelos mientras ellos lloran también por la pérdida de los dos soberanos y sus maestros―.

Otra perdida se hizo presente, otro golpe directo a los corazones de otros niños jóvenes y a sus guardianes mientras que en otras naciones lo mismo ya ha ocurrido justamente en este mismo día mientras todos son guiados por el extraño cristal de lapislázuli que les fue encomendado pero no se crean, todos aun no estan reunidos… Aún faltan por conocer a otros jóvenes, las dudas solo desaparecerán más adelante…
Continuara……
 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
Darknesswolf88 Darknesswolf88
AlexCoon AlexCoon
AlexMiller202 AlexMiller202

Capítulo 7
Llantos de un tigre

(Este también se lo dedicó a KitzuneHaru KitzuneHaru que me ayudó con este personaje)
Advertencia: este capítulo tiene contenido de mayores de 18 años para resumir; contenido +18.
Y para los que hayan leído Furry Boys de KitzuneHaru KitzuneHaru en los foros dz sabrán en quién está basado el prota de este capítulo jijijiji.
Y denme su opinión es la primera vez que escribo algo así de explícito
Al mismo tiempo, día y momento que todos ya conocen con anterioridad, está a punto de desarrollarse un evento que todos claramente conocen ya que estamos en la misma línea de desarrollo que las anteriores puesto que esta será la casi última línea de eventos tristes, además de la introducción de otro más de nuestros protagonistas, encima que uno de los mayores por así decirlo ya que le supera en edad a algunos de los ya conocidos.

En lo que respecta quienes veremos pues se trata de que esta es la nación que les corresponde a los tigres, la nación que gobiernan los Yukimaru, en lo que hablamos de cómo se ven los felinos rayados pues la respuesta es que son el mismo que las otras razas animales con aspecto humano solo que los tigres tienen el pelaje naranja o blanco y siempre con rayas negras en el cuerpo, y sin olvidar que conservan sus garras felinas y sus bigotes igual que los caith siths además de que pues también en el caso de los machos estos conservan su funda al fin y al cabo.

La familia de la realeza que dirige toda la nación está en pleno camino de regreso a la ciudadela, a su patria y hogar ya que ambos Ousama y Joosama tienen algo que han mantenido oculto desde que se fueron de la ciudadela aproximadamente hace 13 años en total además de que han pasado unas cuantas cosas mientras ellos no estuvieron presentes en su propia ciudadela de la cual ellos estan por enterarse dentro de poco tiempo, pero ahora mismo estan en una particular parada ya que estan detenidos en una de las ciudades para poder descansar un poco de estar tanto tiempo dentro de la limusina en la que viajan la cual aunque se escuche ridículo está pintada del mismo color que el pelaje naranja con rayas negras de los tigres, inclusive en las banderas de esta limusina pues el símbolo familiar de los Yukimaru es una huella de tigre de un color verde esmeralda bastante brillante y muy hermoso, el conductor está disfrutando de un café para calentarse un poco ya que estan en pleno invierno en Meridian, el conductor es un tigre de unos 37 años de edad, de cabello blanco con rayas negras semilargo hasta el cuello, iris de ojos de color dorados, pelaje corporal del típico naranja con rayas negras por todo el cuerpo además de que por el frente el pelaje se pone un poco claro pero siguen presente las rayas, obvio lleva puesta la típica ropa que lleva puesta todo conductor de una lujosa limusina, mientras tanto los dos soberanos de la nación Yukimaru estan en pleno descanso sentados en una banca del parque disfrutando de un café.

El Ousama Yukito Yukimaru, es un tigre de 42, cabello de un color naranja atardecer bastante claro casi siendo del mismo color que su pelaje, el iris de sus ojos es de un brillante color verde pero oscuro también similar al verde esmeralda, su pelaje es del típico naranja con rayas negras que es bastante normal en los tigres por supuesto, va vestido con un abrigo de color verde además de llevar la capa con el emblema de los Yukimaru, lleva un pantalón negro y zapatos deportivos, lleva un anillo en el dedo anular de la mano izquierda que tiene el emblema de los Yukimaru.

A su lado en la misma banca disfrutando de un café esta su esposa, la Joosama, Yuniko Yukimaru, es una tigresa de unos 39 años de edad, su cabello es de un color dorado brillante con las típicas rayas negras de los tigres, sus ojos son de un color azul entre celeste y rey pero un poco entre ambos, viste un abrigo de color rosado además de llevar la capa con el emblema de los Yukimaru, lleva un pantalón de color ligeramente blanco y zapatos regulares, lleva un anillo en el dedo anular de la mano izquierda que tiene el emblema de los Yukimaru.

Yukito: Que refrescante es esto no crees, el aire fresco mientras disfrutamos de un café para calentarnos.

Yuniko: Si, y lo mejor es estar contigo, es lo mejor que puedo pedir, además de regresar a nuestro hogar después de 13 años de ausencia, pero finalmente tenemos un tiempo a solas ¿no crees?

Yukito: Si eso lo creo, me siento como si nada me preocupara, como si nada nos pudiera arruinar este momento tan…

Antes de que el completara la palabra a los pies de ambos aterriza un balón de futbol que levanta un poco de nieve con el impacto de este y dicho impacto llega a salpicar nieve nada más en las piernas de ambos.

Yukito: Hable muy pronto…

Yuniko: Jejejejeje esto tiene escrito el nombre de nuestro pequeño felino en todas partes.

Yukito: Cierto… ―Suda al estilo anime―. Además de que ese balón tiene escrito “Este balón pertenece a Yukino Yukimaru”.

Ambos soberanos se ríen mientras levantan la mirada para ver al dueño cubierto de un poco de sudor frio frente a ellos, Yukino Yukimaru, tiene 13 años de edad, cabello de un color naranja atardecer bastante claro casi siendo del mismo color que su pelaje, el iris de sus ojos es de un brillante color verde pero oscuro también similar al verde esmeralda, pelaje del típico naranja con rayas negras pero también algo resaltado porque tiene un físico trabajado para solo tener 13 años de edad, lleva un colgante que tiene colgando la insignia de la huella de tigre de color esmeralda de los Yukimaru, lleva puesto un abrigo naranja con rayas negras, una bufanda verde que hace juego con sus ojos, pantalón negro y zapatos que van hasta por encima de los tobillos.

Yukino: Jejeje, Toosan, Kaasan lo siento no me fije a donde patee el balón jajaja. ―Se rasca detrás de la cabeza mientras mueve un poco su larga cola―. Supongo que la patee con demasiada fuerza y Saito-niisan no lo pudo recibir bien jajaja. ―Levanta el balón―.

Yukito: Jajaja hijo ten más cuidado sí. ―Se sacude la nieve que le cayó―.

Yuniko: ―Se sacude la nieve también―.

Yukino: Si lo tendré. ―Suena su teléfono y ve que es un mensaje―. ¡Un mensaje de Kaio! ―Sonríe muy feliz aunque con un leve sonrojo―.

Yuniko: ¿Kaio, Kaio Kaimaru?, jejeje hablas de tu “amigo especial”.

Yukino: ―Se sonroja más―. ¡O-Okaasan! ―le presta más atención al celular luego de soltar el balón para comenzar a escribirle al tal Kaio del que habla además de que mientras escribe este está un poco sonrojado además de estar sonriendo con ensueño―.

Yukito: ―Niega con la cabeza como queriendo decir “no tiene remedio”―.

¿?: Yukito-Ousama, Yuniko-Joosama, lo lamento fue culpa mía, no recibí bien el tiro que había lanzado Yukino-nii. ―Llega al igual de sudado la persona a la que Yukino llamo Saito―.

Saito Hagane, tiene 28 años de edad, tiene el cabello de color blanco semilargo hasta el cuello, iris de ojos de color azul casi blanco siendo una combinación de azul y níveo, tiene el pelaje blanco con rayas negras ya que es un tigre blanco, lleva puesto un abrigo negro, pantalón gris y negro, zapatos del mismo tipo de los que lleva Yukino que van por encima de los tobillos además de que lleva las protecciones en brazos y piernas, lleva también la típica espada que solo adopta su auténtica apariencia al ser desenvainada.

Yukito: Descuida, Saito-san no hubo problemas, solo nos cayó un poco de nieve, nada grave.

Saito: Pero en serio lo lamento, de verdad Ousama, Joosama.

Yuniko: Ya, calma jejejeje…

Saito: Ah es verdad, mi señor, mi señora, se me olvidaba que esto es para ustedes, llego justamente ayer cuando no habíamos salido en el viaje de regreso a la ciudadela. ―Saca de su bolsillo una carta y se las entrega―.

Yukito: ―Le entrega su café a su esposa para abrir la carta pero primero revisa que no haya nadie cerca y pues procede a abrir la carta y comenzar a leer pero al ver las palabras escritas este se queda sin palabras al ver lo que está escrito además de sentir un pesar por lo que debe estar pasando cierta persona―.

Yuniko: ―Alcanza a leer la carta y siente una especie de tristeza también―.

Saito: Entonces…

Yukito: Diré el resto en el auto, además Saito y tu también Yukino.

Saito y Yukino: ―Lo miran al mismo tiempo y eso que Yukino levanto la vista de su celular para mirar a su progenitor―.

Yukito: Cuando lleguemos al castillo, dense un baño… Los dos… Apestan, sudaron demasiado en el poco tiempo que llevamos aquí descansando de estar viajando en la limusina...

Yukino: Eh... ―Se huele un poco la axila―. Pero sí no huelo casi nada Toosan...

Saito: ¿En serio apesto tanto señor?

Yukito: Sí... Lo digo en serio, se darán un baño cuando estemos en el castillo.

Yukino: ¡Que pero ni apesto tanto Toosan!

Yukito: Lo siento pero como ahora estas con lo de hacer deporte desde que eras pequeño ahora sudas más por esa razón tendrás que hacerlo cada vez después de que hagas deporte, ¿Entendido Yukino?

Yukino: S-si Toosan...

Yukito: Y tú ¿Algo que decir Saito-san?

Saito: Lo entendí perfectamente señor.

Yukito: Bien así está mejor.

Yuniko: Jejeje eso debería decirlo yo pero me quitaste las palabras, mi gran felino estricto.

Yukito: ―Dobla la carta y la guarda para volver a tener en mano su café y beber un sorbo―. Sí exacto porque si no este felino estaría indisciplinado.

Yukino: O-oye...

Yuniko: Jejejejeje.

Yukino: ¡Okaasan!

Yukito: Bueno... Cuando termine el descanso volveremos al vehículo y nos seguiremos el rumbo hacia la ciudadela.

Yukino: Sí Toosan.

Saito: Entendido señor.

Yuniko: Jejejeje, por el momento disfruten del descanso mientras aún pueden, porque el resto del viaje de regresó lo pasaremos en el vehículo.

Ambos asienten mientras el felino rayado menor se pone a escribir en su celular para enviarle unos cuántos mensajes a su amigo Kaio para luego guardar el celular y centrarse en seguir jugando fútbol con Saito en lo que los dos soberanos siguen disfrutando de la breve tranquilidad que tienen mientras ven a su primogénito divertirse un poco junto con su mejor caballero y también la persona a la que le agarró cariño su hijo desde que era muy pequeño.

Poco tiempo después, los 4 están dentro del vehículo que ahora mismo se dirige a la ciudadela de la nación Yukimaru en la cual está situado el castillo de la familia real al que los dos soberanos finalmente regresan luego de 13 años de ausencia completos por obvias razones paternales que se presentaron cuando Yuniko se embarazo y luego dio a luz a su hijo.

Al rato de un tiempo en el camino desde la distancia ya se podían ver las monumentales edificaciones únicas de la ciudadela Yukimaru además de que por la época en la que están y el mes, todo está cubierto de nieve, el sólo ver eso a la distancia, Yukino se queda sin muchas palabras eso y que su amigo Kaio Kaimaru le envió un mensaje de texto a su celular diciéndole que también ya está llegando a la su hogar y eso pone feliz al joven felino rayado que le responde con mucha emoción que ya está también llegando al suyo y que se ve muy increíble a la distancia. En un corto lapso de tiempo estos están en medio de la gran ciudad que ahora el Oujinsama felino contempla mejor mirando lo que puede desde las ventanas de la limusina e incluso haya extrañó el ver a tanta gente de su misma especie y también a varios tigres blancos como su amigo y "Oniisan" Saito y eso que le dijeron que en la ciudadela viven un número gigantescos de personas de la misma especie que ellos y que Saito pero a pesar de eso aún le impresiona ver a tanta gente con el mismo color de pelaje que sus progenitores y también del mismo color que el de Saito aunque esto le hace pensar que Kaio debe estar pensando lo mismo pero para evitar otros pensamientos relacionados con Kaio a quién su progenitora llamó "amigo especial" decidió pensar en otra cosa puesto que no quería sonrojarse así de la nada a pesar de que los dos mayores y Saito ya sepan cierta cualidad de la joven cría de tigre de 13 años.

Todo lo que el joven Oujinsama son varios edificios, entre ellos también alcanza a ver un gran centro comercial, también el parque e incluso un campo de fútbol cubierto por la nieve y como amante del deporte eso fue lo que más le llamó la atención además de las escuelas primaria, preparatoria y secundaria y la universidad puesto que como decirlo, el tigre no es muy amante del estudio que digamos ya que la mayor parte de su vida fue que la pasó estudiando en casa o al menos donde vivía desde que nació y todas sus clases se las dio el mismo Saito quién al mismo tiempo que es uno de los mejores caballeros del Ousama también es un gran maestro cuando de estudio se trata. Al rato que pasan por varias partes de la ciudad estos finalmente llegan a las puertas exteriores del palacio que son abiertas de inmediato al reconocer el vehículo y claro estando dentro de los muros del palacio, la limusina se detiene justo a las puertas principales del vestíbulo del castillo, en otra palabras, las puertas del gran salón, Saito abre la puerta de vehículo dejando que la familia real se bajó del vehículo primero, Yukino se queda con la boca abierta abrazando con fuerza su balón de fútbol mientras mira lo grande que es el castillo al notar la impresión de su cría ambos progenitores le ponen sus manos en cada hombro mientras le dicen "bienvenido a nuestro verdadero hogar", eso sólo le saca una gran sonrisa mientras camina junto a ellos a las puertas del gran salón que sin mucho esfuerzo son abiertas por ellos dos, Saito también va tras de ellos para entrar también y de pasó encontrar al joven viendo con impresión lo grande que es el castillo por dentro también de pasó que a Yukito no se le olvida cierto detalle así que sin muchos rodeos manda a su hijo y a Saito a la habitación que le preparó a su primogénito que se encuentra justo en el 2do piso, Yukino hace caso ya que sabe a qué se refiere su Toosan con esa orden y claro está que Saito también por lo que estos se van caminando escaleras arriba pero Saito es quién guía al joven felino puesto que el chico no conoce mucho del castillo todavía mientras que ambos soberanos se quedan allí solos para entonces decirse que cosas harán y que se verán luego pero claro su esposa antes de retirarse le da una tierna lamida en la mejilla para luego irse a alguna otra parte ya que tiene asuntos que atender puesto que ella y su marido acordaron que está noche le celebrarán a su hijo su cumpleaños tal y como se debe ya que la pequeña fiesta de hace unos días fue simple pero buena pero está vez le darían al chico el lujo que ellos no podían darle mientras estaban lejos de la ciudadela, entonces Yukito se retira escaleras arriba mientras ve como algunos de la servidumbre aparecen en el salón y a quienes saluda para ordenar con cortesía que se encarguen de las cosas en la limusina, estos asienten con una leve reverencia mientras ven como su soberano se retira.

Mientras tanto en los dos pisos superiores del palacio, Saito junto a Yukino están ya en pleno pasillo del lugar hasta que se detienen en frente de una puerta un poco más grande que las otras, la cual acaba siendo abierta por el felino rayado blanco para que el joven entre primero y claro se queda maravillado con el tamaño de su habitación nueva, un gran televisor, consola de juegos, un escritorio con un librero al lado y en el escritorio una computadora portátil, un balcón con vista hacia el patio del castillo y hacia parte de los bosques, en el centro una gran cama y a ambos lados de la cama dos mesas de noche además de la puerta hacia su propio baño.

Yukino: Geniaaal, ¿Así que todo esto es mío? ―Deja su balón de fútbol en el suelo―.

Saito: ―Cierra detrás de ellos la puerta y le pasa seguro―. Sí todo esto es tuyo, Niichan.

Yukino: Que bien. ―Se quita la bufanda y el abrigo dejando ambas prendas en el colgador que recién acaba de ver a un lado suyo―. Ahora que me doy cuenta sí que hace calor.

Saito: ―Haciendo lo mismo quitándose el abrigo―. Es claro porque estamos en interiores mientras que afuera está todo cubierto de nieve y hace mucho viento.

Yukino: Ya veo...

Saito: Bien, mientras más rápido acabamos con esto, descansaremos mejor luego del gran viaje.

Yukino: ―Viendo su celular y fijándose ahora en su niisan―. ¿Qué cosa?

Saito: ―Suspira―. Vamos Yukino-nii, su Otoosan nos ordenó que al llegar al castillo fuéramos directo a darnos un baño.

Yukino: Queeee pero ni huelo tan mal ¿O sí?

Saito: Vamos felinito cobarde ¿No me digas que el valiente Oniichan que tengo le tiene miedo al agua y eso que a su novio le gusta nadar bastante, acaso planeas decirlo no me gusta el agua?

Yukino: ―Se sonroja tanto que siente como sus mejillas y cara arden un poco―. ¡K-Kaio no es mi novio...! (O tal vez sí lo es... Tal vez... Quizás.... O muy seguramente... O un sí definitivo)

Saito: Jajajajajaja, ya bueno que esperas, ropa fuera y vamos al baño.

Yukino: Bueno, pero quitémonos la ropa en el baño y de ahí te hago caso. ―Aún con las mejillas sonrojadas y sintiendo como sí le ardieran―.

Saito: Como digas "Oujinsama".

Yukino: No me digas así...

Saito: Je estoy jugando, vamos.

Ambos caminan hasta la puerta del baño para entrar y cerrarla detrás de ellos.

Saito: Bien ahora sí. ―Se comienza a desvestir empezando por la parte de arriba de su vestimenta―.

Yukino: Bueno... ―Estaba por comenzar a quitarse la ropa cuando su celular hace un peculiar sonido―. Un mensaje de Kaio... A ver que me envió. ―Saca su celular de su bolsillo y al desbloquearlo y ver el mensaje, sus parpados se abren como platos y sus mejillas se sonrojan aún más que antes y también ese ardor que siente se hace más intenso y junto con eso sus hormonas se comienzan a alborotar por lo que sus ojos están viendo―.

Saito: ―Ya con su pecho definido y brazos con algo de músculos al descubierto, así como ya descalzo y estando por quitarse el pantalón nota como el joven felino está como en trance allí parado, como sí se hubiera congelado―. ¿Yukino-nii?, ¿Que pasa porque estas allí parado como sí nada?

Yukino: ―Jadeando un poco y muy sonrojado de las mejillas sintiendo también como sí le ardieran se da la vuelta y deja a la vista que una ligera carpa se ha formado en su pantalón―. S-S-Saito-nii...

Saito: ―Sin vergüenza mira la carpa en el pantalón del chico―. Que pasa, ¿Dime que tienes?

Yukino: K-Kaio... Me envió... Una foto....

Saito: ¿Siiii y que pasó con esa foto?

Yukino: Es que... ―Jadea otro poco y traga grueso―. M-m-m-me envió una foto... De... De... De..... De....

Saito: ¿De qué?

Yukino: De.... ―Jadea―. De su funda... Y su pene... Erecto....

Saito: ―Siente como sí algo hiciera clic en el y entonces su sonrojo aparece pero muy leve―. Es en serio... En serio, en serio.

Yukino: E-e-en serio, en serio... ―Le muestra su celular―. Mira... ―Jadea un poco pesado y se sonroja más de lo que estaba e incluso sintiendo más ardor en estas y sintiendo que su pene se pone más duro en su pantalón y saliendo más de su funda felina―.

Saito: ―Ve la foto y se queda unos pocos segundos en blanco por el impacto directo al ver el miembro del "novio" de Yukino―. Ese niño......... Sí que sabe cómo encender tú interruptor... Además de que se nota que te quiere bastante... ―Ve algo escrito―. "Qué opinas Yukino, me ha crecido un poco más que hace 2 dos años, pero creo que tú aún lo tienes más grande que yo". Que chico... Jajajaja.

Yukino: N-no sé qué decirle...

Saito: Pues dale la razón, que sí le creció y que pues tú lo tienes más grande.

Yukino: S-S-s-sí, sí le respondo más rápido, más rápido me liberó de... Lo que siento justo ahora... ―Escribe con nervios exactamente lo que le dijo el felino blanco y dándole la respuesta e incluso con toda la vergüenza del mundo le dice que sí que el mismo todavía lo tiene más grande y luego lo envía pero para su sorpresa en casi 5 segundos le llega respuesta y eso pone aún más nervioso al felino rayado de 13 años―. Ay no.....

Saito: Que pasa ahora.

Yukino: ―Su labio inferior le tiembla y se le hace difícil hablar tanto que parece que se le hizo un nudo la lengua así que le enseña a Saito lo que le dijo Kaio―.

Saito: ―Comienza a leer y se queda casi corto―. "Tienes razón, lo tengo más grande que hace 2 años, pero ahora quiero ver que tan grande lo tienes tú, mándame una foto, que no te de pena gatito Jeje ;)". Jajajajajajajajaja esto no tiene precio.... ―Se aclara la garganta―. Tendrás que hacerlo... Desnúdate y dame el celular para tomar la foto.

Yukino: Eeeeeeeeeeeeeh. ―Todo su pelaje y sus bigotes se le erizan por completo y su cola se le queda tiesa―.

Saito: Que, él dijo que no te diera pena, sí él te envió una foto es porque no le dio vergüenza, además que no le dijiste hace 3 años que tú eres el tigre más valiente de todos.

Yukino: ¡Tenia 10 años cuando dije eso, nunca pensé que se acordaría de esas palabras! ―Siente como de sólo pensar en una foto de su pene, su erección crece más y estira un poco más sus boxers―. Aaah... Bueno... Tendré, tendré, tendré que hacerlo. ―Llora al estilo animé mientras sus mejillas se hacen aún más rojas y le arden más―.

Saito: Bien, bien ese es mi valiente Oniichan, ahora ropa fuera. ―Le quita el celular para darle a la opción "tomar foto" y activar la cámara―.

Yukino: Está bien...... ―Reúne todo el valor que puede y se empieza a quitar su playera blanca que luego deja en el suelo dejando a la vista su pecho bien forma y mejor vista de sus brazos con algo de músculo. Luego se sienta un momento en el suelo para deshacer los nudos de ambos zapatos, quitárselos y también las calcetas. Se levanta y se comienza a desabrochar el pantalón, se baja el cierre y se los deja caer hasta sus tobillos dejando a la vista sus boxers verdes obviamente la gran carpa que formó su erección y además de que en la punta tiene una mancha de humedad―.

Saito: Vamos sólo te falta eso...

Yukino: Ya se... Pero por favor tú desnúdate por completo primero... Por favor...

Saito: Bueno lo haré... ―Ágilmente con sólo una mano se desabrocha el pantalón, baja el cierre y después los baja junto con sus boxers negros hasta los tobillos y para sorpresa de Yukino, ve como la funda más dotada de Saito está con su pene felino totalmente erecto como roca y mostrando claramente las pequeñas y características espinas carnosas―.

Yukino: Eres... Eres un tigre blanco pervertido....

Saito: Tú fuiste el que se calentó con la foto de la intimidad de tú novio y luego me la mostraste, así que el único pervertido eres tú jejejeje... ¿Algo que decir en tú defensa?

Yukino: No.....

Saito: Bien, ahora que esperas, fuera bóxer o quieres dañar más más el elástico o mojarlo de más pre seminal.

Yukino: Ya voy, ya voy... ―Respira hondo y pues pasa a poner sus manos en el elástico para entonces bajárselos hasta sacarse por completo los boxers y mostrar completamente su dotada funda de 13 años y su pene felino espinoso totalmente erecto como roca y con unas pocas gotas de pre seminal―.

Saito: Que bien desarrollado estas, ese pene, esa funda y esas bolas que tienes jajaja.

Yukino: Por favor sólo toma la foto y déjame escribirle algo para enviársela... Te lo ruego por el sagrado dios tigre...

Saito: Bien, bien. ―Usa el celular del chico para hacer el acercamiento pero teniendo una visión completa de su pene, su funda y sus bolas―. Ok ya tengo un ángulo perfecto y una visión perfecta, ahora di "queso" pene de Yukino. ―Da un toqué y se escucha un sonido de "flash" indicando que ya se tomó la foto―. Bien ya está, además puedes escribirle "Aquí tienes la foto, prueba de que sigo siendo un felino valiente, además espero que disfrutes lo que ves en la foto, porque yo disfrutare lo que me enviaste en tú foto". ―Le entrega el celular―.

Yukino: Bueno... ―Comienza a escribirle con mucha vergüenza a Kaio las palabras exactas que dijo Saito y también agrega el emoticón de carita feliz para acto seguido enviar la foto con el mensaje y de forma rápida recibe respuesta la cual dice claramente lo siguiente "Sabía que seguías siendo muy valiente, y claro que disfrutare de lo que veo en la foto ;) ya que eso me hará recordarte siempre que la vea así como tú me recordaras cuando veas mi foto Jeje, PD. Lamentó sí fui muy travieso al enviarte esa foto pero entre nos parece que sí te gusto, esa erección en la foto me lo demostró, que disfrutes el resto del día, te quiero Yukino :)", eso hizo sonreír levemente al felinito rayado de 13 años pero eso no lo hace ignorar que su pene sigue duro como roca y que sus mejillas sigan muy rojas y casi sintiendo que le arden así como siente que la temperatura de su cuerpo se eleva―.

Saito: ¿Y bieeeeeen...?

Yukino: L-lo tomó bien.... Este... Podemos bañarnos ya por favor. ―Coloca su celular en el primer lugar seguro que ve siendo este cerca del lavabo―.

Saito: De acuerdo, pero una vez dentro del espacio de la tina tendré que ayudarte con "eso" ―Dijo entre comillas mientras que usa su cola para señalarle al menor su erección―.

Yukino: ¿A-ayudarme? ―Se extraña un poco―.

Saito: Vamos no será tan difícil además cuando me pasó la primera vez pues... Mi Toosan y mi Niisan fueron quienes me ayudaron y me enseñaron como "liberar tensión" cuando me pasara otra vez.

Yukino: ―Traga grueso―. ¿D-dolerá?

Saito: N-no, al contrario... Te gustará, pero primero al otro cuarto, en el espacio de la tina será más fácil limpiar.

Yukino: ¿Limpiar?

Saito: Sólo hazme caso ¿Ok?

Yukino: ―Asiente con nervios―.

Saito: (Que cosas digo, además increíble que siga siendo así de inocente, a lo mejor Kaio ya no es tan inocente y por eso le mandó la foto a Yukino-nii, además tendrá que regresarme el favor mientras yo lo hago con el... Maldición, Yukino-nii tiene razón... Soy un tigre pervertido...) ―Camina hasta la puerta corrediza y abrirla para dejar pasar primero al felino menor y pasar luego el tras suyo y cerrar la puerta detrás de ellos―.

Yukino: ―Ve todo a su alrededor―. Bueno sí que es grande... Toosan sí que tenía razón en decirme que el baño de su habitación de cuando era joven era inmenso... ―Se sonroja un poco sintiendo la mirada de Saito―. S-Saito-nii por favor no te me quedes mirando así por favor... Y... Y... Ayúdame... Por favor...

Saito: ―Suspira―. Bueno está bien. ―Camina hasta su lado colocando su mano en su hombro―. Tú pelaje está muy caliente... Te está subiendo mucho la temperatura corporal, jejejeje cierta foto de tú amigo especial cumplió su cometido.

Yukino: ―Jadea un poco y se estremece―. S-Saito-nii, tus almohadillas están un poco frías.....

Saito: Tranquilo, lo bueno vendrá ahora... ―Ve a los lados―. Bien porque no remojamos primero los pies y en eso te ayudó con tú amigo de allí abajo además de que... Me... Me podrías ayudar a mí... ―Ahora con vergüenza se sonroja―.

Yukino: ―Mira inconscientemente el miembro erecto de Saito y luego hace un puchero inflando una mejilla―. Oniisan pervertido...

Saito: Bueno, bueno lo aceptó... Pero... ¿Lo harías?

Yukino: ―Su cola se pone muy tiesa y se le eriza el pelaje―. B-bueno... Ya que... Ya que... Ya que... Kaio... Kaio envió esa foto... Y... Y... Y...

Saito: Jejejejeje, adolescentes... No saben lo que sus cuerpos quieren cuando aún son tan inocentes y apenas experimentan sus primeras señales de hormonas alborotadas, vamos camina. ―Lo hace caminar hasta el borde de la tina tamaño fuente termal y lo hace sentarse a remojar los pies en el agua caliente para luego el mismo sentarse para hacer lo mismo―. Aaaw, lo que el agua caliente hace en tus pies adoloridos... ―Sonríe―.

Yukino: S-si... Y encima cuando has jugado mucho fútbol y corrido mucho... Se siente... Bien....

Saito: Bien.... Es ahora o nunca... ―Ve la entrepierna del chico, precisamente a su miembro aún duro como roca y con una pequeñísima gota de pre seminal―. Tú pene aún no desiste... Bien debo comenzar, pero presta atención porque tendrás que hacerlo tú sólo en algún momento... Ya que está será la primera vez que te manosees a ti mismo...

Yukino: ―Muy sonrojado y sintiendo como le arden las mejillas asiente con muchos nervios mientras fija la vista en su propia entrepierna, mirando con algo de vergüenza su propio pene todo erecto―. Lo siento raro... También lo siento... Como sí palpitara...

Saito: ¿Te duele?

Yukino: ―Niega―. Es diferente... Es otra cosa... Y este... ¿Cómo te ayudaron exactamente tú Toosan y tú niisan?

Saito: Pues primero que nada, en mi familia sólo éramos nosotros 3 ya que pues mi madre... Ella falleció cuando yo tenía 2 años, pero mi Toosan nunca nos descuidó a mí y a mi Oniisan y menos aún después de convertirse en el mejor soldado y también el mejor caballero de Yukito-Ousama... El mantuvo su balance entre trabajo y su familia, pero bueno la cosa es que... Al yo tener 13 años recién cumplidos y luego de una semana fue cuando me pasó lo que a ti, estaba muy muerto de la vergüenza... Era de noche ya casi muy tarde, en ese entonces yo era un aprendiz a caballero con bastante talento y un prodigio, mi Toosan como dije ya era caballero y mi Niisan pues él se convirtió en caballero de 3er rango después de una semana de mi cumpleaños... Y pues esa noche... Ya muy tarde fui con ellos que como de costumbre seguían en la sala y fue cuando les dije que me sentía raro y que pues... Me sentía con mucho calor y sentía mucha incomodidad allí abajo además de que les dije que también mi pene estaba todo afuera de mi funda...

Yukino: Y... Entonces... ¿Qué pasó?

Saito: Pues... La primera impresión fue que los dos se sonrojaron al instante y por alguna razón les vi cómo se les formaban dos grandes bultos en sus pantalones, en eso me dio vergüenza verlos así pero más vergüenza pase cuando me llevaron a mi cuarto y hablaron conmigo y cuando... Pues... Pues cuando nos desvestimos los 3... No era la primera vez que veía a los 2 completamente desnudos pero esa vez fue diferente.... Ya que la cosa se puso sería cuando ellos me dijeron exactamente que hacer mientras hacía pues... Esto... ―Lleva con cuidado su mano hacia la entrepierna del felino de 13 años hasta rodear con su mano izquierda todo el miembro del chico―.

Yukino: ―Se estremece al sentir la mano zurda del tigre blanco en su miembro―. Ah.... T-tu mano ahora está un poco caliente... Pero, pero... Me... Me siento...

Saito: Sensible... Sí es normal que te sientas sensible en esa parte... Ya que fue mi Oniisan quién hizo esto y pues luego me dejó hacerlo sólo, un rato tras captar la idea, Toosan y Oniisan lo hicieron se tocaron a ellos mismos también y lo hicieron junto conmigo... Justamente esto... ―Con lentitud empieza a mover de arriba y abajo su mano en todo el pene de Yukino y también en las pequeñas espinas carnosas que tiene―.

Yukino: ―Jadea con algo de dificultad mientras su cola tiesa en el suelo le tiembla un poco junto a sus piernas― S-Saito...

Saito: Shh calma... Es normal, déjate llevar. ―Sigue haciendo su trabajo de arriba y abajo―.

Yukino: ―Jadea con pesadez―. Esto... Esto... ―Jadea―. Queda entre nosotros... ―Jadea―.

Saito: Sí entiendo... Este secreto queda entre nosotros... Bueno.... ―Jadea un poco―.

Yukino: N-niisan... Ahora siento que tú cuerpo se calienta también....

Saito: ―Hace su labor con un poco más de empeñó en la virilidad de adolescente―. N-no hagas caso... Pero... Sí te haces una idea de que debes hacer... Eres libre de hacerlo conmigo..........

Yukino: ―Traga con dificultad junto a un jadeo casi largo mientras lleva su diestra de forma temblorosa al miembro de su "niisan" hasta conseguir rodear lo que puede del trozo de carne de este y sintiendo su textura y las pequeñas espinas de este―. E-es.... Es más grande que el mío....

Saito: ―Se estremece un poco pero sin dejar de hacer su trabajo―. E-es obvio ya que soy mayor que tú por mucho... Bueno... Imita lo que yo hago contigo.

Yukino: ―Jadea un poco mientras asiente―.

Entre los dos, Yukino imita al pie de la letra cada acción que hace Saito en su miembro, cada movimiento de arriba y abajo lo imita a la perfección mientras que de las bocas de ambos se escapan unos pocos jadeos que se van convirtiendo lentamente en pequeños gemidos conforme Saito aumenta la velocidad del movimiento de su mano y también conforme Yukino lo imita aumentando la velocidad y con eso al joven adolescente se le hace agua la boca mientras siente un mar de nuevas sensaciones en su joven cuerpo que lo siente calentarse más junto con sus mejillas sonrojadas hasta incluso siente como de su pene comienzan a brotar muchas gotas de pre que sirven para hacer más fluido el movimiento de bombeo que le hace Saito y hablando de Saito; el felino blanco siente el conocido mar de sensaciones excitantes que experimentó desde su adolescencia mientras está siendo estimulado por el hijo de la persona a quién más respeta y quién fue su maestro junto a su progenitor e incluso por esas sensaciones que le da el joven tigre, su pene derrama unas gotas de pre que hacen todo su miembro este más resbaladizo y provocando que el movimiento de bombeo sea más fluido.

Pero en cierto momento que los movimientos de ambos se hacen intensos mientras Yukino jadea y gime un poco fuerte a este le llega una extraña sensación que cree conocer por el hecho de que siente como todo su pene está palpitando en la mano de Saito y también siente como el de felino blanco está palpitando en su mano.

Yukino: Ahhh.... ―Jadea y gime un poco alto―. Saito-nii... Siento algo raro... Lo siento raro...

Saito: Ahhh... ¿Q-que cosa exactamente sientes?

Yukino: S-siento como que algo va a salir... Uff... Uff... Ngh... Saito-nii... Me... Me... Me voy a hacer pis.... Por favor para o me haré pipi...

Saito: Tranquilo... No es lo que crees, déjalo que pase déjalo salir...

Yukino: Ngh... Uff....

Entre los dos que siguen haciendo su labor de forma inconsciente Yukino gime un poco más alto al mismo tiempo que siente las palpitaciones de su miembro un poco más constantes y repetitivas al igual que las que siente en el miembro de Saito, y entonces en sólo unos pocos segundos es cuando pasa...

Yukino: ¡AHHHH ME HAGO, ME ESTOY HACIENDOOO! ―Arquea la espalda mientras saca a la vista las garras de sus pies y de su miembro sale lo que él cree que iba a salir pero es otra cosa―.

Saito: ¡AHH! ―Arquea la espalda también y de su miembro sale lo mismo que del miembro de su "niichan"―.

Ambos al mismo tiempo se corren y su leche felina cae justo en el agua de la tina en la que tienen los pies remojándose, el fino hilo líquido de color blanco salió disparado directo al agua mientras que ambos felinos jadeaban un poco denotando que eso los dejó un poco rendidos.

Yukino: ―Retrae sus garras para fijarse con más tranquilidad que fue lo que pasó y dándose cuenta que hay un líquido de un color blanco un poco transparente flotando a sus pies y también ese mismo líquido gotea de su pene―. Esto... No es pis... ¿Qué cosa es entonces? ―Jadea un poco mientras trata de recuperar el aliento―.

Saito: ―Respira lentamente intentando dejar de jadear para entonces responder―. S-se llama semen... Aunque otros le dicen leche pero... No mejor te lo digo en otro momento...

Yukino: ¿L-leche?, ¿En otro momento, porque, acaso el sabor es diferente de la leche que bebemos algunas veces?

Saito: ―Se le eriza de golpe el pelaje y responde―. Este..... Pues no pudiste haberlo dicho mejor Yukino-nii...

Yukino: Y-ya veo... ―Retira su mano del sensible miembro de Saito y mira el líquido llamado semen que hay en sus manos y dedos―. Es... Pegajoso... Y caliente... ―Se acerca su mano a su nariz―. Y huele extrañó.... ―Con algo de pena lame uno de sus dedos llenos del semen de Saito―. Ugh... Está salado pero también en mitad dulce...

Saito: N-no me creo que lo lamieras... Jejeje parece que te contagie lo pervertido. ―Retira su mano zurda del ahora sensible miembro de Yukino que está goteando semen, ahora posa su vista en su mano llena del semen del felino rayado de 13 años y sin dudar se lame un poco que tiene en su dedo pulgar―. Mmmm, dulce, salado y agrio pero más que nada dulce y salado jejejeje.

Yukino: N-no soy pervertido... ―Se sonroja más―. Saito-nii... Este será nuestro secreto... Además... Gracias por ayudarme... Y... Por enseñarme... Que tengo que hacer sí me pasa esto otra vez y tengo que.... "Liberar tensión".

Saito: Descuida... Yo haría cualquier cosa por ti, después de todo soy como de tú familia, soy como tú Oniisan y tú mi Oniichan.

Yukino: Gracias... ―Ve como su miembro lentamente se va guardando en su funda―. Creo que ya se.... Me bajo la erección.

Saito: Sí, a mí también. Bueno tenemos que bañarnos con más razón ahora y también cuando terminemos tendré que vaciar la tina ya que nuestro semen está flotando en el agua jajajajaja.

Yukino: Jejeje sí es verdad... ―Se sonroja un poco más que antes―.

Ambos tigres se ríen de forma alégreme mientras se dicen una vez más que el pequeño momento de... Color rosa indecente... Queda como un secreto entre ellos dos y solamente ellos puesto que no dirán nada al respecto a nadie, a nadie por lo que más quieran en todo el mundo que los rodea. En cuanto a los asuntos por los que pasa Yukito; el Ousama junto a sus 5 consejeros están en plena junta en la sala de reuniones planificando con detalles todo lo que el soberano tiene planeado para esta misma noche puesto que antes de decirles sobre la fiesta a sus fieles colegas, este comenzó por decirles primero y con exactitud cómo fue concebido su "pequeña" cría que ahora es un fuerte y energético chico que no sabe quedarse quieto cuando está haciendo deporte, lo primero acerca de cómo fue concebido le sacó algunas risas a las dos tigresas blancas que formaban parte del consejo ya que ellas conocían bien como es el soberano, pero aparte de esa conversación un poco vergonzosa siguieron hablando sobre los planes para la noche cuyos planes fueron puestos inmediatamente en marcha mientras que en otra parte del castilla, Yuniko estaba encargada de dar el diseño exacto que quería para las ropas de gala que tendría su hijo siendo el principal color que las haría resaltar; el verde esmeralda que hace juego perfecto con el color de sus ojos, en cambio en todas partes de la ciudadela llegaba la invitación de una celebración en el castillo Yukimaru está misma noche, en cambio con el joven Oujinsama y su guardián, ambos ya fuera del baño y vestidos con otras ropas yacían rendidos en la cama ya que cierto evento los dejó sin fuerzas para seguir despiertos lo que sin mucho esfuerzo acabaron por quedarse completamente dormidos mientras que en todo el castillo era un escándalo en menor escala por las continuas órdenes de la servidumbre por preparar el gran salón, el vestíbulo y en la cocina era un caos puesto que el chef principal que es todo un mandamás está muy frenético por tener que cocinar mil y un postres, comidas, pasteles, hacer bebidas y un gran pastel para esta misma noche, el pobre hombre estaba yendo de allí y acá así como los demás cocineros que lo asisten en todo, literalmente en todo.

Más tarde luego de todo el asunto de los arreglos en todo el castillo, la noche ya había caído y todo estaba todo ya en su lugar, Yukino por su parte se sigue viendo al espejo y viéndose que tan bien le sienta el verde esmeralda que está presente en sus vestimentas, mientras que Saito está vestido con ropas de gala negras y camisa blanca, en cambio Yuniko va vestida con un vestido de un color blanco y verde en la parte inferior, está bien maquillada y también lleva puesta la corona que la identifica como la soberana de la nación Yukimaru. Teniendo confirmación por parte de Yukino de que ya está completamente listo, él y compañía van con dirección a la planta baja del castillo; al gran salón donde todo el mundo está esperando para escuchar lo que tiene que decir su soberano de verdes ropajes de color esmeralda que pronto vio la llegada de su mujer y de su hijo y entonces fue cuando el felino rayado y sumo monarca de toda la nación llamó la atención de todos para conseguir comenzar con su discurso comenzando a decir todo lo referente a la fiesta a la que cordialmente los invitó está noche que no es sólo para celebrar el regresó de él y de su mujer puesto que ellos no regresaron solos a su hogar y patria ya que comentó que en los años que estuvo fuera, el milagro de la vida le dio un hijo, un heredero al cual celebran esta noche sus 13 años que recién cumplió hace unos días y a quién está por presentarles en estos momentos. Con sus palabras tan claras como el agua, Yukito fue al grano y dirigió su mirada hacia su primogénito y su mujer para que hicieran acto de presencia a su lado, ambos asienten y primero va Yuniko que va caminando hasta donde su marido y finalmente el invitado de honor de la noche también hace acto de presencia ante toda la gente y quedándose sorprendidos por el increíble parentesco tan similar entre el joven y su progenitor, ante todo el soberano presentó de manera educada y formal a su hijo diciéndoles su nombre también, con eso y una reverencia de parte de todos los presentes la celebración dio inició para todos incluido para Yukino que bajo de las escaleras para su encuentro con Saito quién le instó a socializar un poco con chicos cercanos a su edad, cosa que no se le hizo muy difícil y eso que tenía ya un amigo y ese es Kaio a quién aprecia bastante puesto que crecieron juntos y hablando de ese amigo de la infancia, Yukino a veces recibía mensajes de este en medio de la fiesta, pero no tantos ya que al parecer este andaba igual de ocupado que el felino rayado que está también conversando ahora con otros chicos que asisten está noche a la celebración, Saito por su parte permanece alerta pero feliz en parte por ver como socializa el muchacho al que cuido desde que nació e incluso mantiene la vista fija en su majestades que están bailando al igual que los otros adultos al ritmo de la música que interpretan los músicos del castillo.

El ambiente de tranquilidad, armonía y risas era de lo más tranquilo posible pero desafortunadamente el destino no lo vio así ya que todo eso fue interrumpido de forma brusca al abrirse las puertas y presenciar como en el salón hacen acto de presencia un gran número de soldados siendo liderados por un caballero, la guardia del castillo y entre ellos los caballeros e incluso el Otoosan y Oniisan de Saito llevando sus armaduras y cascos aparecen en la escena, Yukito en eso también toma cartas en el asunto y junto a su esposa se adelantan al frente de todos y también el caballero de origen humano, Saito en cambio nota como su maestro y Ousama junto a su Otoosan le hacen una seña con la mirada como queriendo decirle "saca de aquí a mi hijo" por parte de Yukito y por parte de su Toosan "saca de aquí al Oujinsama". Saito levemente asiente mientras Yukino estando de lo más tranquilo posible pero también un poco asustado pero manteniendo la compostura se retira lentamente del lugar junto con Saito hasta subir las escaleras sin que aparentemente nadie se diera cuenta pero ambos se quedan justo en la entrada al pasillo del primer piso ya que el tigre blanco quiere escuchar de que va todo esto y sus dudas se aclaran lentamente cuando escucha a su maestro, Yukito hablar...

Yukito: ¿De la nación Takamura?

Caballero: En efecto y venimos para hacerle saber lo siguiente por orden de nuestro inmortal soberano. ―Le hace entrega de un sobre―.

Yukito: ―Se extraña pero recibe el sobre y lo abre con algo de prisa para leer su contenido y entonces abrir los ojos con mucha sorpresa quedándose un poco pálido al igual que su mujer al leer de principio a fin lo que viene en el papel―.

Yuniko: E-es.... broma verdad...

Caballero: Es auténtico ese documento, cada palabra es auténtico y fue escrita por la mano de mi señor.

Yukito: NO LO ACEPTÓ, NO ACEPTÓ ENTREGAR TODA MI NACIÓN, NO ACEPTÓ ENTREGAR A LOS NIÑOS DE TODA LA NACIÓN Y MENOS ACEPTÓ ENTREGAR A MI HIJO.

Oyendo eso, Yukino se queda completamente paralizado del miedo al igual que todos los presentes en el gran salón, ese grito también hizo que los guardias y caballeros sacaran las armas ya que sabían que lo que venía.

Yukito: LARGO DE AQUÍ, GUARDIAS, ENCARGUENSE DE ESTOS ENEMIGOS DE LA NACIÓN, CABALLEROS EVACUEN A TODOS LOS PRESENTES, SÚBDITOS MÍOS ESTÁ ES LA POSIBLE ÚLTIMA ORDEN QUE LES ESTE DANDO COMO SU SOBERANO ESTÁ MISMA NOCHE DE INVIERNO, VÁYANSE DE AQUÍ, LEJOS DE LA CIUDADELA, DE ESTÁ NACIÓN, OCULTENSE BIEN, USTEDES Y TAMBIÉN A LOS JÓVENES Y MÁS PEQUEÑOS.

Con sólo escuchar esa orden los guardias entran en acción mientras que otros aseguran primero a sus soberanos para comenzar con las órdenes que se les fueron dadas, Saito de sólo oír eso agarra con fuerza de la muñeca a Yukino y comienza a correr por los pasillos hasta su habitación que se le proporcionó en el castillo donde se retira la estorbosa ropa de gala para ponerse ropas de viaje invernales completamente oscuras y junto con eso, de su baúl saca la arma insignia de todo caballero de la orden privada de Yukito y además de ser una espada especial que fue hecha sólo para su persona, siendo esta una espada de un color níveo que se coloca en la cintura y con todo su equipo puesto nuevamente arrastra a Yukino hasta terminar en su habitación donde le da la ropa al confundido felinito que no sabe mucho de lo que sucede pero que sí está en un gran shock por lo ocurrido en el gran salón pero sin mucha queda se desviste pero antes deja su celular en la cama para comenzar a ponerse las ropas que le dieron y luego volverse a sentar en su cama además de que busca el cargador de su dispositivo móvil y lo guarda en la maleta que está preparando ahora mismo Saito, además por seguridad, Yukino coloca en modo silencioso su celular para no atraer a nadie ya que este tiene una idea un poco clara de lo que pasará a continuación pero sus dudas sobre sus progenitores se le aclaran al verlos entrar en la habitación y de pasó que ambos con unas falsas sonrisas consuelan lo mejor que pueden a su hijo aún en medio del shock, en eso Yukito le da a Saito cierto cristal lapislázuli junto con un trozo de papel en donde está escrito todo lo que tiene que saber de ahora en adelante además de que lo hace jurar que proteja en todo momento a Yukino sin importar que pase a lo que sin dudar el tigre blanco le dice que lo hará, ese acto de su progenitor hace que al joven felino de pura coincidencia debido al pensamiento en su mente que hizo como un clic, le hace soltar unas lágrimas y un bajo sollozo.

En medio del abrazo de Yuniko a su cría también se les une Yukito quién comienza a hablar con su hijo seriamente sobre lo que está por acontecer está noche y de cómo va a tener que irse con Saito, hacerle caso en todo momento y nunca contradecirle la palabra puesto que cada cosa que hará en el futuro lo hará con tal de mantenerlo seguro y principalmente con vida, esas palabras dejan mudo al adolescente de 13 años mientras su progenitor le hace entrega del anillo que siempre lleva en su dedo anular diciéndole que es una antigua reliquia de su antepasado, el sello Yukimaru así como también le hace entrega de la otra reliquia que es la espada de su antepasado, una espada de filo mitad naranja por la derecha y negro por la izquierda, el felino albino sólo podía quedarse mirando la escena entre el chico y sus progenitores además de que estaba preocupado también por su familia ya que ellos seguramente seguirán y seguirán dándolo todo con tal de proteger el castillo y a la gente de la ciudadela.

Al rato después de que las cosas en la mente de Yukino se calmaran, los 4 se hacen camino por los pasillos del castillo hasta encontrar una puerta oculta que se abre al hundir un ladrillo en específico de la pared que les abre una salida secreta que va directo a las afueras del castillo en la parte trasera que da con los bosques por la cual pasan hasta estar del otro lado de la misma salida y justo allí es donde las cosas se ponen difíciles de forma emocional para Yukino y también para Yuniko que al ver que ya están por separarse estos se abrazan por última vez, el joven no se niega para nada al contacto y el calor de su progenitora que le dio tanta seguridad desde muy pequeño, cuyo calor del que está por separarse en unos pocos momentos puesto que su momento familiar se interrumpe al decir Yukito que los soldados se están acercando a lo cual ella le da afirmativa mientras se separa de su hijo a quién ve como está lagrimeando bastante puesto que sabe lo que pueda sucederle a ella y a su marido está misma noche.

Yuniko: Por favor no llores... ―Acaricia gentilmente la cara de su hijo con su zurda a la cual el muchacho se aferra sin querer que deje de tocar su cara―. Mi amor, mi pequeño, sé que es difícil que nos dejes pero para mí me es más difícil separarme de ti, así que por prometer que dependa de lo que suceda, en cualquier situación que llegué y ante todo quiero que demuestres ese gran valor que siempre has tenido desde que viniste al mundo, no tengas miedo a nada, por favor dime que serás valiente, sí... Por favor, dímelo.

Yukino: ―Solloza mientras se aferra más a la mano de su Kaasan―. Sí.... Sí... Sí... Sí lo prometo... Seré valiente, lo seré, siempre lo seré, siempre lo voy a ser porque no soy un cobarde, no lo soy... Seré valiente... ―La mira con seriedad con sus ojos llenos de muchas lágrimas que bajan por su cara mientras se le dificulta evitar sollozar―.

Yuniko: Ese es mi tigrecito valiente... Te quiero y siempre te voy a querer, aunque ya no este contigo, siempre me llevaras en tú corazón.

Yukito: ―Desenvainando su espada y dejando que adopte su auténtico tamaño y forma―. Yuniko es tiem... ―Se corta su palabra puesto que siempre como por detrás es abrazado por hijo―. Yukino...

Yukino: ―Abrazando con fuerza a su progenitor intenta dejar de llorar para verlo a la cara pero no puede evitar que las lágrimas dejen de correr por su cara―.

Yukito: Por favor mírame, está será la última vez que te vea... Déjame verte la cara, por favor hijo... ―Voltea para ver como el felino rayado le asiente y levanta su mirada para ver a su Toosan, Yukito sólo sonríe de forma melancólica mientras mueve ligeramente su cola con la que limpia unas pocas lágrimas en las mejillas de su niño―. Ese es mi chico... Sabes que también estaré siempre contigo en tú corazón junto con Yuniko, ambos, ambos siempre estaremos contigo en tú corazón... Por favor... Cuídate mucho.

Yukino: ―Solloza un poco mientras aprieta los dientes asintiéndole a su progenitor―.

Saito: ―Se acerca a Yukino poniendo su zurda en el hombro derecho de este―. ¿Nos vamos?

Yukino: ―Sin mirar a Saito este asiente mientras se da vuelta―. No voy... No voy a mirar atrás... Sí lo hago entonces voy a querer regresar... Por eso voy a mirar... No voy a mirar...

Yukito: ―Revuelve por última vez el cabello de su cría―. Exacto... Sin mirar atrás.

Yuniko: Sólo mira adelante, sólo eso, sigue recto.

Yukito: ―Todo el cuerpo le tiembla mientras solloza y se lleva sus puños cerrados a sus ojos que aún lagrimean mucho―

Yukito y Yuniko: Te queremos, Yukino, te amamos mucho, gracias por venir al mundo y por darnos tantos recuerdos felices, gracias por dejarnos verte crecer y crecer hasta este momento, en serio te amamos. ―Sonríen de forma cálida y paternal para su hijo que a pesar de no verlos a sus caras puede sentir la sonrisa de ambos―.

Yukino: ―Solloza mientras traga un poco grueso y entonces comienza a correr siendo seguido por Saito―. ¡TAMBIÉN LOS QUIERO, OKAASAN, OTOOSAN! ―Sigue corriendo sin mirar aun derramando lágrima tras lágrima de sus ojos verde oscuro y similar al color verde esmeralda―.

Saito: ―Corriendo detrás suyo y mirando por última vez a su maestro Yukito, el Ou de los tigres y a su esposa Yuniko la Joo de los tigres y entonces―. ¡YO ME HARÉ CARGO DEL RESTO, NO VOY A DEJARLO SÓLO, SIEMPRE LO VOY A PROTEGER, SIEMPRE! ―Vuelve a mirar hacia el frente para acelerar el paso hasta estar al lado de Yukino y de pasó tomarlo de la muñeca para entonces correr más rápido mientras lo lleva agarrado―.

Ambos soberanos sonríen ante lo dicho por el tigre blanco mientras lo miran perderse en la espesura del bosque y en más en la noche de por sí mientras ahora se miran y se dan un beso mientras se dicen "siempre estaremos juntos" para entonces esperar lo que el destino les tiene preparado...

Como casi 3 horas después en medio de los bosques, el Oujinsama, Yukino Yukimaru y Saito Hagane, el mejor aprendiz del Ousama, Yukito, y caballero, siguen corriendo en el bosque mientras se alejan más de lo que estaban hace casi 3 horas del castillo pero cuando entonces Yukino para en seco haciendo que casi él y Saito se caigan al suelo, Saito quién iba a reprenderlo se contiene puesto que ve como Yukino se derrumba de rodillas en el pasto mientras comienza a llorar y también a soltar un gran llanto que al parecer estaba muy contenido, posiblemente desde que estaba en shock en su habitación, pero la causa de lo que este así le es revelada al tigre de pelaje blanco rayado justo ahora.

Yukino: ¡Ambos...! ¡Ambos murieron...! ¡TOOSAN, KAASAN! GRRRAAAAAAAAAAAA..... ―Llora bastante fuerte mientras le grita a la nada perturbando el silencio del bosque hasta que siente como el tigre blanco lo rodea con sus brazos y pega su cabeza en el pecho de este para amortiguar el sonido de sus gritos―.

Saito: ―Llorando un poco puesto que también le duele que la persona a la que considero su segundo Toosan, el Ou, Yukito recién acaba de morir además de que siente un dolor más grande en todo su pecho ya que de algún modo sintió que también su verdadero Toosan y su Oniisan, ambos caballeros de alto rango que estaban presentes en el gran salón habían muerto por lo que sus sollozos no se hacen esperar haciéndose presentes mientras abraza con fuerza a Yukino―. ¡TOOSAAAN! ¡ONIISAAAN! ―Baja la cabeza mientras aferra a Yukino aún más a su cuerpo―.

Yukino: ―Aún inconsolable sigue llorando y gritando entre lamentos por la pérdida que sufrió está misma noche―.

Yukino Yukimaru, otra alma inocente ha perdido algo muy preciado está misma noche del día Nº22 del mes nº12 al igual que otros que ahora mismo están huyendo en medio de la noche como su aliada mientras lloran la pérdida de aquello que perdieron y que tanto apreciaban desde el día que vinieron al mundo.
Continuará...
 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
424
Puntos por reacción
218
Awards
0
Jejeje gracias y la razón es es que ya los tengo escritos y pues sólo los editó un poco y los público, y gracias de nuevo por los comentarios amigo zorro :D
 
Arriba