¡Bienvenido!

Puedes sentarte a leer lo que tenemos para ofrecerte, ¡o bien hacerte una cuenta y empezar a participar desde ahora! No cobramos comisiones y damos hermosos regalos.

¡Registrate!

Original +18 Furry Yiff Pequeñas Largas Historias. Nuestro Reencuentro Caps 15-16

Zorrotravieso34

Shibe noob
Registrado
11 Mar 2019
Mensajes
73
Reacciones
85
Puntos
100
Shibecoins
$100
Ejem..
¿Me extrañaron?...
!Pues yo sí!
Enserio es una cosa horrible la del foro, Pero quizás se pueda recuperar hay esperanzas todavía!
Pero por lo pronto solo quería saludar a cualquiera sean los lectores, escritores, creadores de temas y demás que están en este océano sin final que llamamos interned.
Quizás pueda resubir algunos fics que sobrevivieron en mi disco duro, o sino tendré que volver a escribirlos
Pero el lado bueno es que los capitulos de mi ultimo fic que publicaba están completos, la mala noticia es que "Desventuras de un can", posiblemente se perdió para siempre...
A MENOS QUE LO ESCRIBA OTRA VEZ!!!!
LOS AMO MUCHO CHICOS!!!!
 

Darknesswolf88

Dios Rey lobo
Registrado
17 Feb 2019
Mensajes
115
Reacciones
198
Puntos
100
Shibecoins
$2.409
Es una alegría verte por estos lugares zorrito, esperare con ansias lo que subas en este nuevo hogar, mucha suerte
 

Kurai Senshi

Sexy MiMi 🎶
Registrado
18 Feb 2019
Mensajes
274
Reacciones
158
Puntos
100
Shibecoins
$1.894
Ejem..
¿Me extrañaron?...
!Pues yo sí!
Enserio es una cosa horrible la del foro, Pero quizás se pueda recuperar hay esperanzas todavía!
Pero por lo pronto solo quería saludar a cualquiera sean los lectores, escritores, creadores de temas y demás que están en este océano sin final que llamamos interned.
Quizás pueda resubir algunos fics que sobrevivieron en mi disco duro, o sino tendré que volver a escribirlos
Pero el lado bueno es que los capitulos de mi ultimo fic que publicaba están completos, la mala noticia es que "Desventuras de un can", posiblemente se perdió para siempre...
A MENOS QUE LO ESCRIBA OTRA VEZ!!!!
LOS AMO MUCHO CHICOS!!!!
Yo te amo mas zorro <3

Amo tus historias asi que esperare cuanto tiempo sea necesario c:
 

Zorrotravieso34

Shibe noob
Registrado
11 Mar 2019
Mensajes
73
Reacciones
85
Puntos
100
Shibecoins
$100
YO LOS AMO A USTEDES!!! OJALA QUE TODOS PODAMOS REUNIRNOS OTRA VEZ!!!
Y estoy trabajando en un "Remake" de mi primera historia, mejor escrita, mucho mejor escrita, con mas detalles y así
Espéralo con ansias!
 

Zorrotravieso34

Shibe noob
Registrado
11 Mar 2019
Mensajes
73
Reacciones
85
Puntos
100
Shibecoins
$100
La vida es muy interesante, te hace pasar malos ratos de eso no hay duda. Pero realmente el único responsable de eso eres tú mismo y nada mas que tu mismo.
Me llamo Richard, soy lo que llamarías un hombre de la vieja escuela. Ya saben, el típico hombre con típicos sueños. Una bella esposa, una linda casa, unos bellos hijos, todo en un buen barrio de la ciudad.
Si las cosas fueran así de simples, resulta que ser adulto es un poco mas complicado que eso.
  • ¡Vamos Richard, no puedes estar así! – este perro husky es un amigo mío, su nombre es Brian
  • Fueron diez años… ¡Diez malditos años de mi vida!
Y ese era yo, un patético tigre dientes de sable de treinta y seis años. Mi cuerpo esta en un pésimo estado por el descuido, mi pelaje perdió algo de su brillo y mi abdomen paso de tener cuadros a ser una pequeña montaña. Actualmente no soy un buen partido para nadie, pero no siempre fui así.
¿Qué cambio?, me casé.
Me casé joven, a los veinticinco años, pensé que era la correcta pero ahora veo que no. Tuvimos problemas como todo matrimonio, pero no pensé que las cosas llegarían…o mejor dicho no me daba cuenta de las señales.
Sea cual sea el caso, la realidad era la siguiente. Un día llegué a casa después del trabajo y en vez de ser recibido por ella solo encontré una carta con papeles de divorcio ya firmados por ella. Creo que se podrán imaginar el contenido de esa carta. Básicamente, te dejo imbécil.
Me dejo por otro, sin explicaciones, sin peleas, sin intentos de negociar los bienes, nada, nada de nada, absolutamente ningún sentimiento que pudiera significar que alguna vez estuvo atada sentimentalmente a mí. Fue tan simple como escribir una carta de pocas palabras y dejarla en la mesa de la cocina y llevarse sus cosas.
¿Cómo reaccionar a eso?, ¿Qué harían ustedes?, ¿Cómo se sentirían?
No tengo que decir que yo estaba desecho, mi único consuelo momentáneo, lo único que apartaba mi mente del hecho de ser un fracaso como hombre, o al menos sentirme de esa manera, era el milenario alcohol que tantas otras veces, como a tantos otros, brindaba consuelo a los hombres.
¿Hace cuanto tiempo paso este desastre?, ¿Hace cuanto tiempo estoy sumido en la fiesta etílica de la cerveza?
  • ¡Por favor hombre, ya paso una semana! – Brian estaba a mi lado en este bar de mala muerte, ¿a que otro lugar podría venir?
  • ¡Le he dado todo, todo, sabes lo que hice para obtener la casa, sabes cuánto trabajé para poder vivir en ese vecindario!
  • Lo sé, créeme lo sé, ya lo has dicho como diez veces – no le preste atención a ese perro, solo termine mi cerveza y golpeé la mesa con el vaso
  • ¡Otra! – grite furioso
  • Señor creo que ya ha bebido suficiente – no tenia paciencia, así que en respuesta al barman lance mi vaso por la pared con toda mi fuerza
  • ¡No pedí tu opinión maldito bastardo! – siempre he sido alguien intimidante, la gente dice que tengo poca paciencia y que soy de temer, eso ha sido un común denominador durante toda mi vida, que el barman pusiera una cara de terror no era nada nuevo para mí
  • ¡Bien, se acabó, esto se termina ahora! – en ese momento Brian tomo mi hombro y me hizo levantar del banco en el cual estaba sentado – ¡Tienes que parar, es suficiente Richard ya estás ebrio!
  • ¡Yo diré cuando sea suficiente! – como dije antes tengo muy poca paciencia y un muy mal genio, fue por lo cual no dude en darle un puñetazo a Brian, solo que falle
No tenia muchas fuerzas en ese momento, fue culpa del alcohol que estaba en mi sistema, lo sabía perfectamente por le hecho de que ante mí estaba la imagen difusa de mi amigo, o mejor dicho imágenes porque veía más de uno en ese instante. Estaba en mi limite y el equilibrio me fallaba por completo, pero me las arregle para lanzar otro puñetazo a una de las borrosas siluetas del perro que intentaba ayudarme. Como ya se imaginarán no se puede golpear a la nada, fue lógico que callera en un espiral de cansancio y terminara por estrellarme ridículamente en el piso. Yo conocía mi cuerpo, pronto estaría desmallado nuevamente.
Esa era mi nueva rutina a la que había sido arrastrado por mis propios demonios, beber hasta desmallarse, que patético soy. Mientras que me maldecía a mi mismo por haberme vuelto tan desagradable para todos, no podía evitar pensar.
  • ¿Dónde esta mi final feliz?
Finalmente me desmalle en el sucio piso del bar.
/-/-/​

  • Las proyecciones de este mes han sido muy buenas señor
  • Excelente, buen trabajo
  • Gracias a las inversiones de los accionistas pudimos adquirir buenos equipos y nos hemos adelantado a los otros hospitales de la zona en cuanto a medicina diagnostica, si las proyecciones van tan bien como esperamos podremos agregar cerca de tres quirófanos mas en cuestión de semanas
  • Suena maravilloso
  • Gracias señor, si me disculpa tengo que ir a verme con los encargados de las empresas de seguros a la cual solicitamos
  • Buena suerte
  • Muchas gracias
No fue hasta que cerro la puerta de mi oficina que pude soltar un fuerte suspiro de insatisfacción y de cansancio.
  • Odio esta cosa – afloje mi corbata un poco, no tienen idea de cuanto odio usarla, se siente como una soga en mi cuello y odio esa sensación – ¿Cuánto falta para que sea la hora? – vi el reloj en la pared, el reloj en mi muñeca y el de mi celular, pero todos marcaban le mismo horario – Quiero irme – no había algo que realmente me detuviera para salir de aquí, solo que me había auto impuesto un horario y no quería romperlo, en retrospectiva era una mala decisión de parte mía – Sea como sea esto es molesto – no lo aguante mas y me quite la corbata – Supongo que es hora del almuerzo
Como hago usualmente ordene mi almuerzo por teléfono y no tardo mas de quince minutos en llegar a mi oficina. Esta vez era pescado, un hermoso plato de salmón encima de una colorida mescla de verduras salteadas. Usualmente me gusta el salmón, pero no estaba del mejor humor para comerlo, solo le di un bocado y mientras masticaba goleaba suavemente la carne con mi tenedor.
  • Esta bien cocinado, bien sazonado, es fresco, es delicioso – me costo tragar el bocado que tenía – Delicioso, pero sin sabor
Este era un común denominador que me había caracterizado desde hace tiempo, las comidas no me parecían tan apetecibles como siempre. Quizás sea porque soy la clase de hombre que prefiere las comidas caseras, pero por desgracia no se cocinar muy bien. Nunca aprendí supongo que la razón fue que siempre tuve a alguien que cocinara por mí, antes fue mi madre y luego de ella fue…
  • No pienses en eso, no pienses en eso, esta en el pasado – se me hizo un nudo en el estomago al recordar eso – No puedo seguir comiendo así
Deseche el plato y me levante de mi asiento. Ya había llegado a mi limite por el día de hoy, quería irme y no habría poder en el planeta que me lo impidiera. Así que tomé mis cosas y me fui. Al salir de mi oficina estaba el escritorio de mi secretaría, linda chica, muy trabajadora, pero nada mi tipo, ninguna es mi tipo.
  • Ya me voy Rosa, sabes que hacer, que tengas un buen día – no la mire, se que es de mala educación, pero simplemente quiero irme de aquí, así que solo acelere el paso hasta el ascensor, cuando ya estaba por entrar allí ella grito
  • ¡Hasta mañana señor Eigner, cuídese!
  • Ya te dije, solo llámame Daniel – le respondí con mucha falta de interés, y entré al elevador
Odio que me digan “Señor Eigner”, no me gusta por que me recuerda a alguien a quien llegue a odiar. Supongo que tengo que aceptarlo, o al menos eso seguía repitiendo. Finalmente llegue al estacionamiento y tire todas mis cosas a la parte trasera, me desabotone mi camisa y la abrí un poco para sentir la libertad de movimiento que tanto me faltaba, lo repito odio las corbatas y los trajes de vestir. Moviendo un poco mis brazos, no perdí tiempo y entre a mi automóvil, elegí mi vehículo por su velocidad, no quería una camioneta o auto que me hiciera sentir atrapado. Por ese motivo compre un convertible, que sea de color rojo solo fue un extra. Admito que su precio fue caro, pero valió la pena.
  • Supongo que debo de darle las gracias a mi abuelo por la herencia que me dejo, pero de todas formas no tiene sentido
Como me sentía asfixiado abrí el techo de mi auto y empecé a conducir lejos del hospital. Se que soy el dueño y la verdad me gusta serlo, aunque se torna molesto muy rápido. Por fortuna conducir por la ciudad ayuda un poco, me ayuda a relajarme y pensar las cosas. Actualmente tengo una vida que muchos podrían envidiar, solo que
  • Ya lo sabia desde un principio, lo necesito, a toda costa, lo necesito, a toda costa, debo tenerlo
  • /-/-/

Menciones
Darknesswolf88 Darknesswolf88 , Kurai Senshi Kurai Senshi , Grizzly Chubby :3 Grizzly Chubby :3
 
Última edición:

Zorrotravieso34

Shibe noob
Registrado
11 Mar 2019
Mensajes
73
Reacciones
85
Puntos
100
Shibecoins
$100
Tengo una característica bastante útil, una que me hizo ganarme los para nada orgullosos apodos de “Estomago de hierro” y “Hígado de acero” en la universidad. Creo que pueden intuir cual es.
  • Mi cabeza… - solo me levante mientras escuchaba el molesto sonido del despertador mañanero – Estúpida cosa – tome el aparato con mí mano derecha y con toda mi fuerza lo arroje por la ventana, siempre había querido hacer eso – Como agradezco que no me dé resaca tan fácilmente
  • Finalmente despertaste – seguí la voz con mis ojos, era el condenado Brian parado frente a la puerta de mi cuarto
Creo que olvide mencionar que formo parte del cuerpo de policías de la ciudad, estos años en el servicio me hicieron alguien con razonamiento agudo y pensamiento rápido, no tarde nada en darme cuenta de que fue Brian quien me trajo a casa. Lo único que trataba de entender era el porque el no estaba solo.
  • ¿Qué mierda hacen aquí ustedes? – me fije que detrás suyo estaban dos hombres que conocía muy bien, yo había sido su padrino cuando se casaron – ¿Y bien, Henrry, Kevin?
Henry era un equino alto, medía cerca del uno noventa y su cuerpo estaba bien tonificado. Su color marrón oscuro y su crill negra eran la típica de la familia de los equinos. Yo lo conocía de toda la vida, además también era policía y mí compañero.
Kevin por otro lado era un conejo blanco como la nieve, delgado y algo delicado. Pero su apariencia no concordaba con su personalidad porque tenía una actitud horrible cuando lo hacías enojar o le faltabas al respeto. Era un buen amigo y solía juntarme con él a jugar póker de vez en cuando.

Eran muy buena gente, pero no tenía idea de que hacían en mi casa a esa hora del día.

  • ¿Qué que hacen ellos aquí? – Brian entonces me tomo del brazo en un segundo, Henrry me tomo del otro casi al mismo tiempo – ¡Una intervención, Henrry no lo sueltes!
  • ¡Cómo si pensara hacerlo!
Me sostuvieron con fuerza y me empezaron a jalar fuera del cuarto, no estaba en muy buena forma y ellos sí. Pero no pensaba rendirme tan fácilmente.
  • ¡Suéltenme inútiles, déjenme en paz, ¿A dónde me llevan bastardos?! – me moví usando todo mi cuerpo, pero ni Henrry ni Brian mostraban signos de soltarme, en el pasado yo los superaba en fuerza, pero ahora solo soy un despojo de lo que fui
  • ¡Carajo que fastidio, quédate quieto! – Henrry alzo la voz mientras se posicionaba para sujetarme más fuerte – ¡Amor sujétale las piernas con fuerza!
  • ¡Ok, quédate quieto Richard!
No pude liberarme de esos tres y antes de darme cuenta ya en la parte trasera de mi casa, esos idiotas me habían traído hasta la piscina. No necesitaba pensar mucho para saber su plan.
  • ¡No, esperen no irán a…
  • ¡A la cuenta de tres chicos, Uno! – grito Brian y empecezaron a balancearme – ¡Dos!
  • ¡Bastardos será mejor que paren!
  • ¡Tres!
Se que soy técnicamente un tigre, pero en esencia soy un felino y no estoy en los mejores términos con el agua. Fue por esa razón que termine haciendo un vergonzoso espectáculo al tratar de nadar hacia la orilla de la piscina. No es que no supiera como hacerlo, es que simplemente me habían tomado por sorpresa.

Sea cual sea el caso, la realidad era que salí completamente empapado y tosiendo agua en grandes cantidades por el susto que había recibido. Realmente no me gusta mucho la piscina.

  • ¡Desgraciados, ¿Cómo se les ocurre hacerme esto?! – estaba extremadamente enojado tanto que no me percate que había dos cachorros de husky parados frente a mí, ellos eran los hijos de Brian – …Que…que hacen con esos globos de agua
  • ¡Lo sentimos tío Richard! – dijeron los dos al unisonó
  • ¡Niños dispárenle! – la voz femenina me hizo girar la vista hacia un lado, parada allí y sosteniendo una manguera contra incendios estaba una mujer que conocía muy bien, era linda la esposa de Brian, otra husky amiga mía
No tuve tiempo de reaccionar a su presencia ya que los niños me lanzaron sus globos con fuerza, no tarde mucho en darme cuenta de que era agua jabonosa, agua que fue eliminada rápidamente por el potente chorro de agua de la manguera de Linda. Mi único consuelo fue que esa tortura no duro mucho.
  • ¡Con eso tienes! – grito ella mientras cerraba la manguera
  • Ahora ya no apestas a alcohol – Brian agrego eso mientras que le hacia una seña a linda y a los niños para que se fueran de allí – Lo siento por usar este método Richard, pero necesitabas entrar en razón
  • ¡Tú! – lo mire con rabia, la más pura que guardaba en mi corazón – ¡Cállate!
  • ¡Richard por todos los cielos, ya paso una semana, sigues bebiendo hasta desmallarte, llegas a trabajar con olor a alcohol y actúas como un tarado!
  • ¡Cállate, tú no sabes nada, no puedes entender como me siento, ninguno de ustedes puede entenderme, Brian está casado tiene una bella esposa y dos hijos, Henrry y Kevin también están de maravilla, ninguno puede juzgarme! – ya estaba cansado, mojado y desecho no hice mas que agarrarme la cabeza por todo el estrés acumulado – ¡Déjenme tranquilo, solo quiero estar solo, ¿no lo pueden entender?!
No quiero compañía, no quiero que sientan pena por mí, no quiero palabras de ánimo, no quiero que se acerquen, solo necesito estar solo.
  • …Quiero estar solo…
¿Por qué estos tarados nunca me escuchan?, ¿Por qué siempre hacen lo opuesto a lo que quiero que hagan?, ¿Por qué son tan fastidiosos?
  • Ya, todo esta bien ahora, nadie esta aparte de nosotros, así que esta bien, puedes llorar ahora, todo está bien – Brian solo me abrazo con fuerza, aún si estaba mojado y mi aliento seguía oliendo a alcohol el perro idiota me abrazo
  • Detente…suéltame…no…quiero…no quiero – mi cuerpo no me respondía en ese momento y termine por abrazarlo
  • Todo está bien Richard – a ese abrazo se le sumo Henrry y luego Kevin – Sabemos cuan cansado estas, así que solo déjalo salir
  • Estamos aquí Richard – Henrry hablo tranquilo – No siempre puedes ser el fuerte amigo
  • Deja de estar triste y vuelve a ser el mismo gruñón de siempre – Kevin agrego mientras me acariciaba la cabeza
Estos tres idiotas amigos míos, siempre son así.
No pude contenerme más, solté todo allí. Grité y maldije a los cuatro vientos, derrame todo lo que tenia sobre esos tres que estaban a mi alrededor, sin detenerme, sin respirar, lo solté todo de una sola vez. Tarde varios y varios minutos en recomponerme, estaba exhausto y sin aliento, sin mencionar que también estaba mojado e incómodo.
Ni siquiera tenia la fuerza para ponerme de pie, estaba demasiado agotado para hacerlo, creo que fue consecuencia de todo lo que había acumulado en una semana. Por suerte tenía a Henrry y Kevin a mi lado, que con mucha amabilidad me ayudaron a ir a la ducha, necesitaba entrar en calor después del baño involuntario que había recibido.
Tome un baño caliente muy rápido y casi de inmediato regrese a la cama, me sentía demasiado cansado para mantenerme despierto. Estando recostado en mi cama, la misma con la que había compartido momentos de intimidad y dormido con la que antes fue mi compañera, formule una idea en mi mente.

  • Debo de deshacerme de esta cama, debo de deshacerme de todo lo que tenga que ver con ella y debo de disculparme con Brian y Linda cuando los vea
Esos pensamientos se arremolinaban dentro de mi mente mientras era arrastrado hacia el reino onírico, no había dormido nada en la ultima semana y ahora eso me pasaba factura, quizás finalmente ahora podría tener un buen momento de descanso, mas bien, rogaba por ello desde el fondo de mi corazón. Finalmente me dormí.

No sabía exactamente cuánto tiempo me quede dormido, pero al levantarme la luz solar ya se había ido y la noche había llegado. Sin embargo, no me desperté porque había dormido demasiado, sino por el hecho de que mi estomago me pedía comida a gritos. Tengo que decir que mi esposa, mejor dicho ex esposa no era particularmente agraciada con la cocina, pero como buen hombre jamás me queje de eso y si bien sabía cocinar jamás lo hice por temor a faltarle el respeto a ella.
Ahora se había ido, eso quería decir que una vez más mi alimentación dependía de mí y solo de mí.
No podía quejarme.
De un salto me levante de cama y me desperece un poco, sin perder el tiempo bajé las escaleras hasta mi cocina. Para mi sorpresa no me encontraba solo, Henrry y Kevin estaban en mi sofá dormidos como troncos. Como dije conocía a Henrry de toda mi vida, ya estaba al tanto de sus horribles hábitos de sueño, encontrarlo babeando en mi sofá no me extraño para nada.

  • Reverendos idiotas me tocaron como amigos – me reí de mi mismo mientras me dirigía a la cocina – Ahora tengo que hacer comida para tres, que idiotas son estos tipos
No dude en tomar el delantal que colgaba a un lado de la puerta, tomar mi cuchillo y empezar a picar vegetales, algo de carne y algunas hierbas secas que siempre tenia a la mano.
En poco tiempo el aroma empezó a flotar por todo el lugar, este aroma solo se intensificaba cuando desgrasaba el contenido de mi olla.

  • Nada mejor que una buena sopa de vegetales, un bistec y unas cuantas papas asadas para alimentar el alma – cocinar siempre me ayuda a desestresarme, siempre cociné para mí y cuando compartí mi primer departamento siempre cocinaba para mis compañeros, es algo que me da mucha paz
Mi sueño original era tener una pequeña cafetería donde pudiera servir buena comida y hacer que los demás pasaran un momento de tranquilidad, pero ser policía era mas lucrativo y tenia un ingreso estable, así que ese sueño quedo como eso, un sueño para cuando me decidiera jubilarme. Cuantas cosas hare dejado por su bien, pensaba a medida que rectificaba la comida con un poco de sal y pimienta.

Un fuerte suspiro se apodero de mí en ese momento.

  • Huelo comida – la voz de Henrry no me hizo voltear a mirarlo, solo me hizo suspirar – Genial como en los viejos tiempos
  • En los viejos tiempos vivía con un par de inútiles de caso terminal – no estaba particularmente enojado solo cansado – Si es que no cocinaba para ustedes, de seguro ahora estarían muertos
  • Y no lo dudo Richi – el equino se rio un poco mientras lo observaba sentarse en una silla y bostezar – En retrospectiva era bastante obvio que esto acabaría así, te advertí que no me agradaba esa mujer
  • Déjame en paz, si quisiera que me amedrentaras te lo pediría
  • ¿Qué piensas hacer ahora? – su voz estaba cargada de un peso que ya conocía, era el tono de voz que usaba cuando quería hacerme entender que me estaba vigilando – Si piensas seguir bebiendo te daré una paliza
  • No lo dudo – me reí un poco mientras seguía trabajando – Nos conocemos desde hace años Henrry, tu dime, ¿Qué quieres que haga?, estoy demasiado cansado y fuera de practica para iniciar otra vez
  • Richard…
  • Pero tengo que darte la razón, no puedo seguir así, yo no soy de esa forma
¿Qué debería de hacer en ese momento?, ¿Cuál era el primer paso para poder avanzar?
No me distraje de esas preguntas, Henrry pareció notar mis sentimientos así que me dejo solo por un momento. No aparte mi mente de las opciones que tenía, ni siquiera cuando serví la cena o cuando me la estaba comiendo.
Creo que tengo la fortuna de tener a amigos geniales a mi lado, no cualquiera ayudaría a alguien como ellos lo hicieron conmigo. Incluso se ofrecieron a lavar los platos por mí, de todas formas, los hubiera obligado a eso porque fui yo quien cocino para ellos, creo que eso es algo de sentido común.

Pero en ese pequeño momento, cuando me encontraba solo en la mesa mi cerebro encontró la respuesta que necesitaba. No tarde mucho en conseguir lo que necesitaba, un sobre, una estampilla y un bolígrafo.

Sin darme cuenta los otros dos entraron cuando estaba terminando.

  • ¡¿Estas firmando los papeles del divorcio?! – Henrry grito un poco sorprendido, pero para ese momento ya estaba metiendo los documentos en el sobre y escribiendo la dirección de la corte en su reverso
  • Era algo que tenia que hacer cuanto antes, no quiero tener cabos sueltos con cualquier cosa que tenga que ver con ella
No me demore ni un segundo y salí al buzón de afuera, al principio dude un segundo sobre si enviar o no los documentos, pero esa duda se fue rápidamente. Solo lo coloqué allí de una vez y me senté en la acera.

Esos dos no tardaron en seguirme, antes de darme cuenta ya estaban a mi lado cada uno con una mano en mis hombros dándome apoyo.

  • ¿Estas bien Richard? – Kevin me pregunto tranquilo y yo solo suspire
  • No, no estoy bien, me falta mucho para poder estar bien, pero tenía que hacerlo – nos quedamos unos minutos en silencio hasta que pude ponerme de pie, me agradaba esa tranquilidad, pero para mí desgracia Henrry no era precisamente la clase de hombre calmado
  • ¡Felicidades amigo, estas soltero otra vez, jaja, bienvenido al mundo de la soltería!
  • ¡Henrry! – Kevin por fortuna sabe como manejar a su marido y le dio un pequeño golpe en el estómago con su hombro para callarlo
  • ¡Oh vamos amorcito, hay que celebrar esto!
  • ¡Henrry!
  • ¡Ya, ya, solo fue para animar el ambiente! – Henrry se río un poco y luego suspiro – ¿Qué harás ahora Richard?
Me quede meditando esa pregunta un pequeño momento, había algo que quería hacer desde hace mucho tiempo, algo que al estar casado no me daba la oportunidad de hacer ya que me hubiese robado tiempo con mi esposa. Pero ahora que estoy soltero de nuevo y no tengo que rendirle cuenta a nadie de lo que hago o lo que dejo de hacer, ya no había excusa para seguir evitando lo que debía de hacer. Tengo que volver a estar en forma, tengo que volver a tener el cuerpo que tenía antes de entregarme a la vida sedentaria que había estado llevando
  • Henrry – hable tranquilo
  • Dime
  • ¿Sigue en pie esa oferta que me hiciste para ir al gimnasio otra vez?
  • ¡Claro que sí amigo, por fin, ya era hora de ponerte en forma, mañana mismo paso por ti!
Desde muy joven siempre fui muy activo, siempre hacia deportes, actividades al aire libre y un sinfín de cosas para mantener una vida saludable, había momentos en los que pasaba horas y horas en el gimnasio para modelar mis músculos o mejorar mi condición. Debo agregar que mi ex esposa no se fijó en mi precisamente porque soy un buen cocinero, de hecho, se fijó en mi por mis pectorales.

La muy desgraciada admitió eso ella misma.

  • Muy bien, entonces en eso quedamos Henrry – solo me adelante a ellos para poder entrar a mi casa para poder volver a dormir – Nos vemos
  • Ok, cuídate mucho Richard – Kevin se despidió de mí y luego Henrry
En cuanto a mí cerré la puerta de mi casa y solo fui al cuarto de huéspedes, teníamos una cama allí para cuando mi ex suegra venía a visitarnos, realmente no quería dormir en mi cama esta noche.
Mañana será otro día y el principio de una nueva etapa en mi vida supongo.

//-//

  • Y pensar en que se convertiría en esto…que pena
No pude evitar venir aquí cuando se supone que debía de estar en otro sitio. Solo no lo puede evitar.
Frente a mí estaba un edificio de cerca cuatro pisos, completamente abandonado. Las ventanas del lugar estaban cubiertas con tablas de madera y las paredes garabateadas con grafitis o palabras ofensivas, solo la entrada estaba sin entablar. Esta clase de lugares eran sitios peligrosos, sitios donde solían reunirse pandilleros, drogadictos y en el mejor de los casos hombres que buscas aventuras. Eso ultimo es algo que conocía bien, ya he hecho cruising antes y admito que puede ser interesante, pero no es mi estilo.

La zona de la ciudad donde me encontraba se encontraba desierta y no había indicios de que alguien estuviera por los alrededores así que solamente entre allí. Recordaba el lugar por lo que no me perdería fácilmente, aun así, me asegure de traer una pequeña linterna conmigo.
Nada mas pasar por la puerta te encontrabas con un espacio donde estaban los buzones, todos ellos habían sido removidos y solo quedaba un espacio feo y destartalado. Me sorprendió un poco que la pared espejo que adornaba el vestíbulo siguiera allí, estaba rota en varias partes, pero mayormente seguía entera. Decidí usarla por un segundo para arreglarme la chaqueta de cuero negro que traía puesta. No perdí mucho tiempo y empecé a caminar hacia las escaleras que estaban hacia un lado de la pared, mi objetivo era llegar al segundo piso ya que allí estaba lo que buscaba.

Había varios escombros en los escalones, estos crujían debajo de mis botas, no estaba buscando ser cauteloso precisamente, pero no quería llamar la atención de quien pudiera estar aquí. Por eso solo camine lentamente hasta llegar al primer piso. No me detuve allí, no tenia nada que hacer y no tenía curiosidad por las voces que provenían de allí. Solo seguí mi camino hasta el segundo piso.

Al llegar allí camine por un pasillo relativamente corto ya que solo había cuatro departamentos allí.

El que buscaba estaba al fondo a la izquierda, no me sorprendí al ver que su puerta ya no estaba y que podía entrar cualquiera, después de todo este sitio estaba abandonado.

Pero honestamente me dio tristeza ver el lugar.

Todo el departamento estaba vacío, las paredes pintadas con obscenidades y además había un olor muy fuerte flotando alrededor. No parecía el mismo lugar que había ahitada hace tan solo unos años.

Quería inspeccionar el lugar, pero en ese momento tres sujetos salieron a mi encuentro, un dóberman, un pastor alemán y un gato negro. Mis instintos me dijeron que era una pandilla y sus tatuajes idénticos me lo demostraban.

  • Vaya, vaya, vaya, ¿Papa oso se perdió? – el gato se río de mí y solo suspire para rascarme la cabeza en ese momento
  • No traje billetera, ni celular, tengo un billete de cien en mi bolsillo si lo quiere – mi actitud despreocupada pareció sorprenderlos un poco – No sabía que era su territorio y por eso me disculpo, solo estaba haciendo algo de exploración urbana
  • Tienes agallas hombre – el gato pareció el mas sorprendido por eso
  • La verdad es que no – suspire un poco y luego fije mi vista en los tres – Oigan, yo solía vivir aquí, fue como hace diez años mas o menos, ¿me pueden decir que le paso al lugar?
  • Ni idea hermano, hace cinco años ya estaba así – fue la respuesta de uno de los sujetos
  • Ya veo, gracias, no los molestare más y me iré
  • Hombre eres raro – el gato me hablo y luego saco una navaja, comenzó a jugar con ella y luego la guardo – Lo dejaremos pasar por hoy, tienes suerte que el jefe no esta
  • La verdad no me importa mucho todo esto, que tenga buena noche
No estaba interesado en ellos, así que solo me di la vuelta para irme de ese lugar.

Fue un error venir, pero quería hacerlo de todas formas.

Supongo que fui afortunado que el encuentro con esos tipos haya resultado bien, pero desde un principio sabia que no me harían nada, ellos eran inofensivos. Después de todo solo eran un grupo de adolescentes, tal vez algún día si se vuelvan una pandilla, pero por el momento solo eran unos chicos problema.

No les preste atención a esos pensamientos y solo me aleje de esa zona lo más rápido posible, sería suicida si me quedara más tiempo merodeando por ahí.

  • Eres el oso mas idiota de todo el planeta Daniel, ¿Qué hacías allí en primer lugar? – me maldecía a mi mismo mientras caminaba por un callejón – Solo sácalo de tu mente, esta en el paso, perdiste tu oportunidad, solo déjalo pasar, solo olvídate de él
Apresure el pasó hasta llegar a mi auto, tenía que alejarme lo más rápido posible de todo esto que me atormentaba. Solo arranqué mi vehículo y conduje por la ciudad una vez más, solo que esta vez mi mente estaba fija en una sola idea, había llegado a una conclusión.
  • Tengo que largarme de la ciudad, cuanto antes
Saque mi teléfono y marque el numero del aeropuerto, ya me lo había memorizado de ante mano por si acaso llegaba a esta situación.

Al poco tiempo me contestaron.

  • Hola, quiero reservar un vuelo para mañana en la mañana a primera hora– si pudiera me iría esta noche, pero tengo cosas que hacer antes de eso – ¡No, no me importa que solo quede en primera clase, quiero un asiento para irme mañana a primera hora! – no estaba del mejor humor para tratar con los de atención al cliente – Si, así está mejor, sí claro, mi número de tarjeta es cinco, siete, seis, ocho, do…
En ese momento vi algo que hizo que frenara mi auto de golpe, menos mal que la calle por donde conducía estaba desierta.
  • ¡¿Qué esta haciendo esa maldita perra?! – a través de la enorme ventana de un lujoso restaurante vi a alguien a quien detestaba desde el fondo de mi ser, en ese momento colgué el teléfono y observé la situación
No estaba con quien se supone debía estar.

Eso me alegro, tanto que una sonrisa se dibujo en mi rostro, una sonrisa muy perversa.

  • Así que…Supongo que eso quiere decir que tengo carta libre, ja, ja, jajaja


Menciones
Darknesswolf88 Darknesswolf88
Kurai Senshi Kurai Senshi
Grizzly Chubby :3 Grizzly Chubby :3
 
Última edición:

Zorrotravieso34

Shibe noob
Registrado
11 Mar 2019
Mensajes
73
Reacciones
85
Puntos
100
Shibecoins
$100
Esto tiene que seguir, y si, hice varios cambios a la historia original.
En primera para hacerla mas facil de diregir y en segunda porque en retrospectiva algunas cosas no tenían mucho sentido.
Espero que les guste, el martes posiblemente otro Cap 3!!!
Tengo inspiración no me puedo detener!!!!
 

Zorrotravieso34

Shibe noob
Registrado
11 Mar 2019
Mensajes
73
Reacciones
85
Puntos
100
Shibecoins
$100
  • ¡Bien todo listo! – grite mientras terminaba de empacar todo lo que alguna vez le había pertenecido a ella
Siempre fui un hombre muy trabador referente al tema de la limpieza, no me gustaba que las cosas estuvieran fuera de su sitio o que estuvieran sucias. Cuando me casé, mi esposa fue la que se hizo cargo de la casa, pero como mi personalidad es naturalmente obsesiva siempre me la pasaba ordenando cuando tenia la oportunidad de hacerlo. En otras palabras, peleas por el orden y la limpieza jamás pasaron bajo nuestro techo.

Lo primero que hice al levantarme esta mañana fue tomar todo lo que me recordaba a esa mujer, ponerlo en cajas y llevarlo todo al cuarto de huéspedes, incluido la cama matrimonial. Por el momento decidí que dormiría en la cama del cuarto de huéspedes que mude a mi cuarto.

Creo que esta mañana me desperté con un shock de energía, sentía un nuevo sabor en la boca, un nuevo aroma en el aire y más increíble, una sensación de libertad. Sentía que podía conquistar el mundo. En ese momento tocaron a mi puerta.

Ya tenia una idea clara de quien era, después de todo apenas ayer había hablado con él.

Al abrir la puerta efectivamente mis sospechas eran las correctas.

  • ¡¿Estas listo?! – era Henrry, creo que se veía un poco mas emocionado de lo que creía
  • Supongo que sí, solo déjame ir por una botella de agua y mis llaves
  • ¡No perdamos tiempo! – el idiota me tomo del brazo con fuerza y me jalo de pronto, menos mal que me dio tiempo de cerrar mi casa.
Tengo que decir que soy de naturaleza maternal, ¿a que me refiero con eso?, simple. ¡Naturalmente atraigo a los inmaduros y me toca cuidar de ellos, y Henrry es un tarado de caso terminal, menos mal que se caso con Kevin porque si no estaría muerto!

Henrry me arrastro hasta un lugar de la ciudad que estaba relativamente cerca de la estación de policía donde trabajo, eso sería útil ya que podría venir aquí después del trabajo. El gimnasio al que me llevo era uno relativamente normal, siendo Henrry me esperaba un gimnasio rodeado de hombres gays, una vez me jugo esa broma y aun no lo perdono por eso.

Supongo que debo explicar mi posición respecto a la homosexualidad, es muy simple en realidad.

No me importa nada, desde joven cuando algunos de mis compañeros de clase molestaban a alguien por creerlo gay, yo siempre defendía a esa persona. Creo firmemente que tu orientación no te define en lo absoluto, que es nada mas un gusto personal y que nada tiene que ver cualquiera sea la clase de cosas que los homófobos buscan para justificar campos de “reforma”. Siempre me he llevado bien con Henrry y eso no cambiaria nunca. Aunque una vez me organizo una cita a ciegas con uno de sus amigos, no tengo que decir que le di una paliza en venganza, obviamente tuve que disculparme con el otro sujeto por esa mala broma.

En fin, el punto era que tratándose de Henrry esperaba una broma pesada. Ese pensamiento siguió por un rato mientras que el me registraba en el gimnasio, yo me quede mirando las diversas maquinas a sus alrededores, tengo que decir que el lugar estaba increíblemente equipado.

No pude admirarlo mucho tiempo porque al cabo de un rato Henrry volvió con un toro enorme y muy musculoso.

  • Bien, Richard este es mi amigo Tony, Tony este es Richard – Henrry parecía muy tranquilo mientras que yo solo me ponía un poco nervioso al mirar a ese sujeto que posiblemente me doblaba en fuerza – Tony te cobraré el favor que me debías, quiero que este gato faldero aquí presente
  • ¡Hey!
  • Admítelo Richard te volviste un gato gordo
  • De verdad que te odio tanto
  • Lo que sea, Tony, quiero que transformes a este felino fofo en el tigre que era antes – en ese momento saco una foto de su bolsillo, era una foto de mi juventud, cuando estaba musculoso creo que esa foto fue una que tomamos cuando fuimos a la playa con un grupo de amigos y amigas, pero no recuerdo en bien, él punto es que se la entregó a ese enorme sujeto, el arqueo su ceja un poco y paso la mirada de la foto hacia mí varias veces
  • De verdad que te descuidaste gatito, muy bien te pondremos en forma más rápido de lo que canta un gallo – no tuve tiempo de decir nada ya que me tomo de la parte de atrás del cuello de la camisa – Primer día, entrenamiento explosivo, movamos ese esqueleto
Voy a saltarme la parte del entrenamiento, fue muy intenso para mí.

Fueron las tres peores horas de mi vida en un gimnasio. Para cuando le puso fin a la rutina yo estaba en el piso temblando y luchando para mantenerme de pie. El entrenamiento explosivo se usa para gastar muchísima mas energía de lo que usualmente gastas en una rutina, es decir en vez de hacer diez sentadillas en un minuto, lo haces en treinta segundos para hacer más repeticiones. Creo que nunca en mi vida me había sentido peor que en ese momento, lo peor era que antes podía hacer esa clase de entrenamiento por horas, caí en la cuenta de que había descuidado mi cuerpo a tal grado que ahora este sufría por lo que antes yo encontraba placentero.

  • Muy bien hecho – fueron las palabras de ese toro mientras que pegaba mi foto en una pizarra de caucho que estaba colgada en la pared – No vamos a parar hasta que tengas una mejor condición que cuando se tomó esa foto
  • Quiero verte mañana a la misma hora, será mejor que vengas porque no te gustará que yo vaya por ti – justo en ese momento me paso un folleto – Tu nuevo plan alimentario, apégate a él, luego te diré los suplementos que debes tomar
Así fue como comenzó el largo proceso para que yo volviera a mi condición física de antaño.

Habiendo dicho eso tengo que aclarar que los tigres tenemos una facilidad para desarrollar musculatura, somos naturalmente una especie guerrera, que yo sea un dientes de sable solo hace esa facilidad mucho mayor. Admito que al principio me fue difícil, por no decir imposible, pero con el transcurso de las semanas mi cuerpo empezó a reaccionar. Repito, soy un tigre, soy naturalmente fuerte y mi fisionomía es la de ser un luchador.

Las semanas empezaron a convertirse en meses, cada vez el entrenamiento iba subiendo de intensidad y mi cuerpo se fortalecía cada día más. En cuestión de unos seis meses mi barriga ya había desaparecido, mis brazos volvieron a tener sus añorados músculos, mis piernas se habían torneado bien y mi pecho había regresado su antigua gloria. Llego un punto en el que deje de desarrollar musculatura, nunca volvería a tener un lavadero como en mi juventud, pero mi abdomen estaba bien ahora. Era mas importante que me sienta bien con mi cuerpo que forzarme a tener músculos solo para presumir, además no pensaba tener que recurrir a esteroides o alguna que otra sustancia extraña, no llegaría mas lejos que los suplementos.

Tony estuvo de acuerdo conmigo en ese punto, el mismo me había sugerido que usara mejoradores musculares en forma de bebida proteica y que me alejara por completo de las drogas.

A medida que mi cuerpo cambio también lo hizo mi seguridad y mi confianza, tengo que decir que empezaba a llamar la atención de las mujeres otra vez después de un buen tiempo. Pero ya había decidido que pasaría mucho antes de que yo volviera a la caza, por decirlo de esa manera.

No es que quería disfrutar de mi soltería, es solo que quería pasar tiempo solo para poder pensar bien las cosas. Por suerte mi trabajo siempre me ayudaba a distraerme, no es que como policía me aburriese de todas formas.

Pero había noches en particular en donde toro era calmado y podía darme el lujo de lanzar un bostezo de vez en cuando. Esta era una de esas noches.

Estaba patrullando a pie un sector de la ciudad, no podía usar una patrulla porque había zonas en la ciudad que eran muy estrechas para los vehículos. Caminaba tranquilo en los desiertos callejones a esa hora de la noche, hasta que de pronto alguien salto detrás de mí.

  • ¡Si fuera un ladrón estarías acabado! – era el imbécil de Henrry, como dije el era mi compañero
  • ¡Mierda Henrry, estamos en patrulla! – honestamente no me tomo por sorpresa, Henrry no era tan sigiloso como él creía
  • Deja de ser tan gruñón amigo, mhmm – de la nada el me abrazo por la espalda, llevo sus manos a mis pectorales, toco mi cintura, mis piernas y luego se alejó un poco de mí para mirarme – Estas muy bien amigo, casi sexy, jejeje
  • Bastardo
  • Solo te molesto, pero estas tres mil veces mejor que hace meses, ¿ves que yo tenia razón?
  • ¿Sobre qué?
  • Esa zorra era mala para ti, la próxima vez yo te conseguiré esposa, aunque tengo un conocido que…
  • Henrry ya sabes que no soy gay
  • Bueno sabes que siempre puedes cruzar a la otra calle en cualquier momento, jejeje
  • Hoy estas particularmente mas molesto que de costumbre, ¿paso algo bueno?
  • Sobre eso… ¡Kevin y yo hemos decidido adoptar!
Eso me descoloco por completo.

  • Por el amor de…¿Por fin se decidieron?
  • Bueno es algo que habíamos hablado, lo anunciaremos oficialmente en la fiesta de aniversario, ¿No lo olvidaste o sí?
  • Claro que no, ¿Cuánto años ya han pasado?
  • Umm, desde que nos conocimos quince años, desde que salimos juntos tres y casados siete bellos años, jejeje
  • Has de ser el único ser en la tierra que persigue a una misma persona durante cinco años para que salga contigo
  • Ya me conoces, además él y yo estábamos destinados a estar juntos y en parte que estemos así es gracias a ti
  • Yo no hice precisamente mucho
  • Oye, eres el único hetero que conozco además de Brian, que compartiría piso con dos homosexuales y aparte ayude a un hermoso equino aquí presente, a ligar con el amor de su vida
  • Si lo pones así, si soy increíble, además si no hacía algo seguirías con esos planes estúpidos que tenias
  • No eran estúpidos, eran románticos
Realmente Henrry y Kevin son una pareja un poco fuera de lo común, al principio de su relación Kevin evitaba todo contacto con cualquier otra persona, era un estudiante de derecho enfocado en terminar su carrera y luego empezar su doctorado. En cambio, Henrry trabajaba como policía para pagarse sus estudios, como yo y como nuestro otro compañero de piso, el estudia criminalística y conoció a su ahora esposo en una clase en común. Desde allí Henrry había estado detrás del corazón de Kevin un sin numero de veces, yo y nuestro amigo nos vimos involucrados en sus planes románticos más de una ocasión. En algún punto me canse de ese juego que tenían y tome cartas en el asunto, digamos que engañe al conejo para que tuviera una cena romántica con mi amigo.

Seis meses después de eso empezaron a salir, solo que, por deseo de Kevin, no hicieron publica su relación hasta mucho tiempo después. Creo que era mas que obvio el porque me eligieron como padrino de bodas, pero irónicamente a mi ex no la eligieron como madrina o dama de honor.

Ellos siempre respetaron mi decisión de casarme con ella y nunca dijeron nada…eso era una mentira absoluta. Henrry siempre me decía, “Ella no me agrada” o “¡¿Estás demente?, ella no es la indicada!”, en retrospectiva debí haberlo escuchado. Así que supongo que le debo mucho a este hombre.

  • Oye Henrry, ¿Por qué no vas y pasas la noche con tu esposo?, yo te cubro
  • ¡¿De verdad?!
  • Es una noche tranquila, además en esta zona de la ciudad lo máximo que llega a pasar es un ebrio otra vez
  • ¡Eres el mejor amigo! – el idiota solo me dio un golpe en la espalda y empezó a alejarse corriendo a baja velocidad – ¡Oye mas te vale que no olvides la fiesta, será algo privado y lleva cerveza!
  • Ok, nos vemos
  • ¡Nos vemos cuídate! – lo vi alejarse con una sonrisa, supongo que es fácil hacerlo feliz.
Me disponía a seguir patrullando, pero en ese momento algo paso.

  • ¡Ayuda policía!
Haber enviado a Henrry a casa fue una decisión que lamentaría pronto.

//-//​

Hace algún tiempo

  • ¡Tienes que hacer algo Daniel, el no puede casarse con esa mujer y lo sabes!
  • Esta…bien…ya lo perdí
  • ¡Daniel, no te rindas, tienes que decírselo!
  • ¡No puedo hacerlo!
Recordando esos eventos, maldije a mi yo pasado.

Jure por todo lo que tenia que lo recuperaría, recuperaría el tiempo perdido, recuperaría lo que me habían quitado, a toda costa él sería mío.

Lo primero que tenia que hacer era localizarlo, ¿Saben lo difícil que puede ser encontrar a un hombre en la gran ciudad?, sobre todo si el muy no usa redes sociales.

Así que tuve que hacer un pequeño trabajo de detective. Primero su numero de teléfono, por suerte el no lo cambio en tantos años, eso ya me lo esperaba, a él no le gustaba mucho cambiar su teléfono y menos su numeró. Lo mejor para empezar fue hacerle una llamada, pero al escuchar su voz por poco se me sale el corazón así que tuve que colgar de inmediato.

Tener su numero no me bastaba, debía de averiguar donde vivía ahora. Si tan solo tuviera su numero de casa podría buscarlo en la guía telefónica, tuve que tomar otro camino para lograr encontrarlo.

Básicamente tuve un montón de problemas solamente para encontrar su casa, ni hablar del hecho de que tuve el doble de esos problemas para lograr seguirlo sin que nadie se diera cuenta o el estuviera en alerta.

Si, creo que me volví un acosador de primera. El hecho de que me hubiese inscripto al mismo gimnasio que él solo me lo confirmaba. No negare que verlo entrenar frente a mí era una tentación continua, pero debía de mantener la calma y decidir que enfoque tomaría. Había varias cosas de por medio que eran un verdadero problema., pero no había tiempo que perder.

Empecé a estudiarlo mas a fondo, su rutina diaria, a qué hora llegaba a su casa, donde solía comprar víveres, a qué hora dormía, quienes lo visitaban en su casa, a que hora se iba a trabajar, a que hora regresaba. Todo respecto a él estaba meticulosamente estudiado, solo faltaba que yo diera el paso final.

¿Pero de que manera?

Lo pensé y lo pensé, una y otra vez lo pensé. Pase noches enteras ideando una estrategia para poder abordarlo, una manera para que las cosas pasaran como quería que pasaran. Entonces una noche me llego la idea, era una idea muy retorcida pero efectiva. Diez de diez personas me condenarían por esa idea, pero era perfecta. Al principio trate de olvidarla, de enterrarla en lo mas profundo de mi sub consciente y atraparla con el resto de mis demonios personales.

Pero a medida que pasaban las semanas esa idea fue calando cada vez mas y mas profundo en mi corazón, en mis pensamientos y sueños. Llego un punto en que diariamente pasaba horas ideando una estrategia para poner en marcha esa idea, esa locura se volvió mi pan diario y lo ultimo que pensaba antes de dormir. Estaba decidido, el seria mío cueste lo que me cueste.

Idee el plan perfecto y solo quedaba esperar el momento justo, el momento en que todos los factores se alinearan para poder llevar a cabo esa nefasta idea.

Y una noche, una de las tantas que esperaba ansioso ya que le tocaría salir a patrullar se dio la oportunidad.

Apenas su compañero se despidió de él mi corazón empezó a acelerarse de manera intensa, no habría otra oportunidad como esa y no pensaba desaprovecharla.

Esa noche, secuestraria a Richard.

Tome mi lugar en uno de los tantos callejones estrechos que estaban dispuestos en esa área de la ciudad, mi auto estaba estacionado a solo unos metros en una calle paralela completamente desierta a esa hora de la noche. Obviamente era un lugar sin cámaras o personas visibles, no habría testigos.

No habría toma dos, no habría otra oportunidad.

  • ¡Ayuda policía! – grite mientras que me quedaba sentado en una posición vulnerable, sabia el procedimiento estándar que llevaría acabo él
Mis instintos no me fallaron y en pocos segundos el se me acerco con una mirada de preocupación en sus ojos. Como adoraba ver esos ojos color ámbar brillar en la oscuridad nocturna.

  • ¡¿Se encuentra bien señor?! – pregunto mientras me ayudaba a ponerme de pie, no estaba herido pero lo importante era que el lo creyera así
  • ¡Un sujeto extraño! – mentí – ¡Vino detrás de mí, me golpeo y se fue corriendo por allí, llevaba un cuchillo lo juro!
  • ¡Quédese quieto, yo voy por él! – ese era el punto de inflexión
Me dio la espalda y se estaba preparando para sacar su arma y salir corriendo a toda velocidad tras un falso delincuente. El era así, valiente como el solo.

Pero no era tiempo para los halagos.

Deslice mi mano hasta el bolsillo de mi chaqueta y tome el trapo empapado en una mescla de cloroformo y un químico para dormir. El no pudo verlo venir, en pocos segundos ya estaba con esa tela en su cara y en apenas segundos se convirtió en una marioneta cuyos hilos habían sido cortados.

Sostenerlo en mis brazos me dio usa sensación de victoria indescriptible, pero la celebración vendría después. Lo primero era llevarlo hasta mi auto, no fue difícil ya que lo cargue como princesa y lo puse en el asiento trasero, lo siguiente que hice fue aplicarle una inyección para evitar que el efecto de las drogas pasara muy rápido, con eso me asegure que por lo menos estaría durmiendo cerca de tres horas.

No perdí tiempo y me subí a mi auto, conduje lento y seguro sin llamar la atención de nadie, luego de treinta minutos ya había llegado a casa. Estacione despacio y con cuidado en el garaje y cerré la puerta, tomándolo en mis brazos cruce la puerta que daba a mi hogar.

  • Eres todo mío ahora Richard
Menciones
Kurai Senshi Kurai Senshi
Darknesswolf88 Darknesswolf88
Grizzly Chubby :3 Grizzly Chubby :3
 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Emperador Lobo naturista
Registrado
14 Mar 2019
Mensajes
640
Reacciones
308
Puntos
150
Shibecoins
$4.606
Buenos capítulos de remake aunque este final del capítulo 2 me deja con intriga de que va a pasar
 

Zorrotravieso34

Shibe noob
Registrado
11 Mar 2019
Mensajes
73
Reacciones
85
Puntos
100
Shibecoins
$100
Hola!, los que me conocen saben que tardo en subir contenido yiff porque me centro mas en la historia, en especial con mis dos personajes originales.. Se que los que me conocen querrán volver a ver sus aventuras pervertidas, y de hecho a eso vengo.
Como mi querido conocido aquí presente Haydenwolf Haydenwolf diré lo mismo que él.
El capitulo contiene escenas de 18 + pero creo que eso esperaban, mas yiff el proximo jejeje

Tuve varios problemas para poder abrir mis ojos, me sentía exhausto y con mucho dolor de cabeza.

Tratando de hilar los recuerdos en mi mente me di cuenta de la verdad, fui secuestrado.

¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Dónde? Y ¿Por qué?, pasaron por mi mente mientras unía los cavos sueltos de mi fragmentada memoria.

Bien, mantén la calma Richard, recuerda el entrenamiento, primero trata de moverte un poco”

Desde luego eso fue inútil, mis piernas estaban separadas y sujetas con un par de grilletes unidos por una barra de hierro, mis manos estaban también fijas con grilletes unidos a cadenas que colgaban del techo, ni siquiera podía emitir alguna clase de ruido porque mi boca estaba bloqueada por lo que parecía ser una mordaza.

Pero creo que lo mas humillante de la situación era el hecho de que me hubiesen dejado casi completamente desnudo, por suerte podía sentir que no habían tocado mi ropa interior.

“¡Esto está mal, está mal, está mal, está mal, está muy mal, muy pero que muy mal!”

Me moví desesperadamente tratando de zafarme, pero parecía imposible. En ese momento me detuve por completo, si me seguía moviendo es probable que llamé atención indeseada. No era estúpido y sabia lo que podría significar estar así.

No habían lastimado mi cuerpo por lo que el perpetrador me quería sano y salvo, no me habían despertado por la fuerza lo que indicaba que les preocupaba mi integridad, me habían quitado la ropa clara señal de que estaban interesados por mi cuerpo. Que no sintiera dolor en ninguna parte me indicaba que al menos no iban tras mis órganos, por lo que quedaba una sola opción.

¿Trata de personas?, ¿me quieren a mí?, ¿no hay otros por aquí?, eso significa que el sujeto solo me quiere a mí, ¿pero por qué?”

Había oído de la trata de personas, pero no pensé que estaría involucrado con ellos alguna vez, mas importante era el hecho de entender por qué me querían a mí. Soy un dientes de sable, pertenezco a la clase prehistórica, no soy una especie para nada común, pero tampoco soy raro. Especies como águilas de jade o quizás los tan escasos pegasos, tendría más sentido que sean los más buscados en el mundo, esto no tenía ningún sentido.

Bien pensemos con calma Richard, soy un felino, un maestro del escape ya pensare en algo lo primero es identificar el lugar…esta muy oscuro, no puedo ver nada”

Si bien tengo una visión nocturna muy superior a los demás, eso no cambia el hecho de que no puedo ver en la absoluta oscuridad. Pero eso me dio la pista que el lugar donde estaba no tenia ventanas u otra fuente de luz natural, no eran buenas noticias en lo absoluto.

También estaba el hecho de que la posición en la que me colocaron cual trozo de carne, me estaba cansado muchísimo. Me temblaban las piernas y mis brazos estaban cansados, por fortuna era una posición que no comprometía mi integridad por completo. Pero no por eso me hacia sentir menos vulnerable y temeroso.

No mentiré estaba aterrado, tanto que enrollé mi cola alrededor de mi pierna.

De pronto escuche el sonido de una puerta que se abría, un poco de luz llego a mí, pero se apagó rápidamente. Entonces pasos, alguien bajaba las escaleras. Estaba a punto de verme cara a cara con quien sea que estuviera detrás de eso.

  • Vaya, vaya, vaya, pero si es el honorable oficial Richard DelPrado, parece que te encontré en una posición deliciosa
Era la voz de un hombre, pero no podía distinguirlo por la absoluta oscuridad. Pero al menos saque algo de información, me conocía y tenia algo contra mí. De la nada sentí que me toco la cintura con sus dos brazos y la acaricio un poco. Las señales de alarma se dispararon e intente moverme, pero fue inútil.

  • Estas un poco menos marcado pero tu cuerpo sigue siendo…delicioso, no tienes idea de cómo amo ese color avellano que tiene tu bello pelaje – sentí su lengua mientras pasaba detrás de mi espalda, no era bueno, no era nada bueno – Bueno supongo que es tiempo de que sepas donde estas
Escuche como caminaba hasta aun lado y luego escuche el click de un interruptor, cuando la luz envolvió el lugar me quede horrorizado.

  • ¿Te gusta mi sala de juegos?, lo reuní todo especialmente para ti
No puedo empezar a describir todo lo que había en ese lugar, una cruz de madera, una cama negra de cuero elegante, un montón de artículos sexuales colgando en repisas, látigos, cadenas, arneses de cuero, una jaula y eso solo para nombrarlo todo en general. Caí en la cuenta de que es lo que era esa situación, el era un acosador y yo era su presa. No tengo que decir que mi expresión era de absoluto horror ante la absoluta posibilidad de que fuera sodomizado por ese mal nacido.

  • ¿Y bien?, ¿Te gusta?, espero que sí, elegí cada cosa pensando en ti, no repare en gastos para tener solo lo mejor de lo mejor – realmente ese sujeto ya me estaba aterrando, mas aun si es que todavía no lo veía
Pero mientras mas hablaba, mas me parecía reconocer su voz.

Finalmente, el camino hasta que pudimos hacer contacto visual, no era lo que me esperaba. Lo admito era muy atractivo, pensé que era un sujeto de horrible apariencia ya que suelen ser ellos los que comenten esta clase de actos.

Era un oso, alto, un poco mas que yo, su color de pelaje era marrón claro, pero no tanto, es decir que estaba en la delgada línea del marrón oscuro sin llegar a serlo por completo. Entre las tantas especies de oso, el era un oso grizzli, un oso muy grande. No tenia panza abultada y en vez de eso mostraba orgulloso unos buenos abdominales, pecho ancho y brazos bien torneados, sus ojos eran azules y lucían especialmente perversos mientras me miraban de arriba abajo. Usaba unas chaparreras de cuero color negro, botas negras, un arnés ajustado en forma de X, unas muñequeras color negro y una gorra de policía de cuero también color negro. Era un sujeto verdaderamente intimidante. Su mirada en mí solo daba a entender que me estaba saboreando.

Entonces se acerco a mí y toco mi pecho con sus manos, intenté moverme para apartarme, pero en respuesta recibí un fuerte puñetazo en el estómago.

  • No sabes todo lo que pase para tenerte así, si sigues moviéndote el siguiente será aun mas fuerte
Paso su mano derecha por mi abdomen y pareció sonreír de manera graciosa.

  • Y pensar que esto solía ser un magnifico lavadero, pero así esta mejor para mí – el se rio mientras ponía sus manos en mi cintura y deslizaba cuidadosamente estas hasta llegar a mi ropa interior – Ya no necesitaras más esta porquería
De un solo estirón me desgarro por completo y la arrojo a un lado mientras sonreía.

  • Me saque el premio mayor, buena dotación – rio fuerte mientras que tocaba mi intimidad con delicadeza, obviamente intente resistirme, pero él cumplió su promesa y me dio otro puñetazo haciendo que me detenga – Te lo dije, ahora eres mío – el volvió a colocar sus manos en mi cintura y me obligo a acercarme a él, me di cuenta en ese momento que su pelaje era inusualmente mullido – Además creo que no has entendido tu situación – llevo sus manos hasta la base de mi cola y la estiro fuertemente – Si quisiera ya te habría violado sin piedad, pero no me gusta la idea de que forzarte a hacerlo, no, hare que ruegues porque yo te haga sentir bien, tenemos mucho tiempo para eso – lentamente paso su lengua por mi cuello, no me agradaba esa sensación – Te conozco como la palma de mi pata, se todo de ti, tus gustos, tus sueños, todo, se que es lo que harás apenas te quite esto – puso delicadamente sus mano en lo que sea que tenia en la boca – Elegí esa bola mordaza porque es la mas dura del mercado, ¿crees que no te conozco lo suficiente para saber que empezaras a gritar apenas le libres de eso?, je, pero sabes algo – entonces llevo su hocico hasta mi oreja y me empezó a susurrar – He tomado medidas sobre eso, todo el lugar está aislado – su muy humea lengua paso por mi delicada oreja y hasta metió un poco de ella en su interior, entonces se apartó – De hecho quiero escucharte
Entonces me soltó, llevo sus manos hasta la cosa que me mantenía la boca cerrada y me libero.

  • ¡Maldito bastardo enfermo hijo de puta! – digamos que eso fue lo mas amable que grite apenas ese sujeto me libero, pero lejos de molestarse no podía parar de sonreír mientras gritaba y derramaba los peores insultos imaginables
Llego un punto que el dejo de prestarme atención y comenzó a bostezar. De pronto se giró y fue hasta una pared y me dio la espalda. Que me ignorara solo me hacía enojar más.

  • ¡¿Me estas escuchando maldito?, será mejor que me sueltes maldito bastardo, juro que pondré un arma en tu culo y vaciare el cargador y cuando te mate iré a tu tumba, te desenterrare y me orinare en tus huesos maldito degenerado!
  • Si, si, no lo dudo – el no me presto mucha atención y cambio estaba seleccionando algo cuidadosamente – Estoy seguro que lo arias – entonces se volteó, lo que traía en su mano me asusto – O eso dices, pero te conozco y se que eres un tierno gatito en realidad
Básicamente era un remo corto de madera con algunas pequeñas tachuelas de caucho en él, ese oso parecía bastante feliz al sostenerlo. Su sonrisa solo aumento mas mientras que se acercaba a mí.

  • Y como eres un gatito malo, bueno es hora del castigo
  • ¡Maldito desgraciado será mejor que… ¡Ahhhh! – el desgraciado me dio un fuerte golpe en el trasero con esa cosa
  • ¿Qué?, perdón no te oí, ¿quieres repetirlo por favor?
  • ¡Estúpido hijo de pu… ¡Ahhh!
  • Parece que vas comprendiendo, jeje, ¿seguimos gatito?
  • ¡Desgracia… ¡Ahhh!
  • Eso creí – y luego otro golpe, y otro, y otro, cada vez mas fuerte
  • ¡Ahhrgg!
  • Levanta tu cola – no pensaba obedecerlo, así que solo gruñí con fuerza – Gatito desobediente – su respuesta fue aumentar la potencia de los golpes y su velocidad, era muy doloroso y mis gruñidos por intentar ahogar mis gritos finalmente se rompieron y volví a gritar – Levanta tu cola, ¿o quieres más?
  • Umm… - no quería obedecerlo y solo recibí in golpe aun mas fuerte que antes
  • Puedo seguir toda la noche, ¿y tú? – repitió ese golpe al menos diez veces mas hasta que por el dolor me rendí y levanté la cola entre lamentos – ¿Lo ves?, no es tan difícil
  • Mal..mal…maldito – por los gritos estaba cansado, pero él no y me respondió con otro fuerte golpe
  • Sigues siendo tan terco, ¿aprendiste tu lección? – se río un poco y se volvió a alejar, yo me quedé jadeando por los gritos y por el dolor que mi parte posterior estaba experimentando en aquel momento, no pensé que esto fuera a peor, pero en ese momento el regreso con otro remo en sus manos, esta vez tenia brillantes tachuelas de metal en forma de pequeñas pirámides – ¿Quieres probar con este?, te aseguro que este es más intenso – se rio un poco mientras miraba mi expresión de miedo, pero entonces solo lo desecho – Tampoco soy tan malo, pero es momento de otro pido de diversión – en ese momento me dio un pequeño golpe con una crop(fusta) en la cara – Sabes una cosa, por mucho tiempo llegue a detestarte como no tienes idea, no, te odiaba, no quería ni verte, ni volver a saber de ti, pero eso solo fue por poco tiempo, yo en verdad que estoy loco por ti, pero tú, ¡Tú decidiste casaste con ella! – entonces me dio un fuerte golpe en mi abdomen con lo que traía en la mano, fue un golpe doloroso – ¡La elegiste a ella en vez de a mí! – rápidamente empezó a darme golpes continuos por todo el cuerpo mientras que yo volvía a gritar – ¡Por mucho tiempo te odie Richard, quería golpearte, quería hacerte sufrir lo mismo que yo sufrí, y tú no te dabas cuenta de eso! – en ese momento se detuvo tiro esa cosa al piso y con sus dos manos sostuvo mi rostro, después de tanto gritar estaba exhausto y no tenia fuerza para defenderme o morderlo – Y ahora te tengo aquí y juro que no te dejare ir nunca mas de mi lado, ódiame todo lo que quieras, pero tú eres mío te guste o no
En ese momento presiono mi hocico haciendo que lo habrá en contra de mi voluntad, rápidamente me coloco otra especie de mordaza, pero esta era mas grande que la otra y era cilíndrica. No pude verlo cuando se alejó de mí, pero al volver me mostro una botella de vidrio pequeña con algo blanco en ella.

  • ¿Sabes que es esto? – se río un poco – Bueno los gatitos necesitan leche, además es hora de la cena – el destapo esa botella y entonces la coloco en mi boca con ayuda de esa mordaza, el sabor definitivamente era de leche tibia, pero no quería tragármela, sin embargo, el oso tenía su mano en mi cuello y me obligo a tragarme todo eso – ¿Te gusto?
El río mientras traía otra botella y repetía el proceso, la segunda vez decidí tragármela más rápido para que se apartara de mí mas rápidamente, pero el parecido disfrutar eso mucho más.

  • ¿Estaba deliciosa verdad?, jeje, cincuenta por ciento de leche de primera calidad – entonces se acerco a mi oreja otra vez – Y cincuenta por ciento de leche de oso ordeñada con mucho amor
La humillación, el dolor en mi parte trasera y sobre todo la risa de ese oso, provocó que llegara a mi limite y me desmallara.

Desgraciadamente no tuve ningún sueño, mi mente se quedo en blanco y siguió así hasta que mi cabeza volvió a funcionar.

Lentamente abrí mis ojos, deseando que todo lo de ayer hubiese sido una mala pesadilla salida de lo mas profundo del abismo. Desgraciadamente eso no fue así.

De golpe abrí los ojos solo para darme cuenta que seguía en el mismo cuarto de antes, solo que esta vez estaba iluminado con tonalidades rojizas y no había esa molesta luz blanca. Mi posición había cambiado, ya no estaba parado y sujetado. No, estaba recostado en aquella cama que había visto.

Era muy firme y tersa, estaba hecha de alguna especie de material sintético que no podía identificar en lo absoluto, solo sabia que era completamente negro. Inclusive las almohadas en las cuales mi cabeza estaba recostada eran cómodas y olían limpio, estas estaban vestidas con unas fundas de tela negra brillante, eran de seda, la misma seda de la cual estaba hecha la ligera manta que me cubría.

No perdí el tiempo pensando en la calidad de esas cosas y rápidamente me incorporé, o mejor dicho traté de hacerlo ya era mi oportunidad de escapar. Pero eso fue vilmente negado al sentir un algo que me aprisionaba el pie.

En mi pie izquierdo tenia un grillete unido a una gruesa cadena que estaba anclada al piso. Mis manos también estaban esposadas por la cabecera de la cama que mas bien eran barrotes de hierro puro. Básicamente estaba a la completa merced de ese loco sin poder defenderme, lo peor es que me dejo boca arriba mirando un espejo en el techo, solo pude ver mi patético reflejo mientras seguía amordazado con una esfera roja.

Primero mi esposa me deja y ahora esto, ¿Qué hice para merecer semejante castigo?”

Quería llorar, realmente quería llorar. Pero no dejaría que ese desgraciado viera mis lágrimas, no importa que es lo que hiciera conmigo, podía golpearme todo lo que quisiera, podía hacerme cuando quisiera y humillarse hasta que se hartara, no mostraría mis lagrimas a nadie que no fueran las personas que llamaba amigos. Ellos eran los que me salvarían, de seguro ellos me estaban buscando en ese preciso momento, pronto todo esto pasaría y todo seria nada mas que un mal y horrible sueño.

Esa era la tranquilidad de mi espíritu que nadie podría robarme. Era a tal punto que puse una sonrisa confiada solo por un momento, cosa que borre ya que escuche la misma puerta de ayer se abría y los pasos empezaban a llegar.

Fruncí el ceño apenas lo vi llegar con una sonrisa de oreja a oreja, lucia terriblemente feliz de verme.

  • ¿Dormiste bien?, no tienes que responder se que dormiste como un bebe, jeje – el idiota se río mientras se quitaba las gafas de sol que traía puestas – Buenos días gatito, te estañe
El muy degenerado bestia igualmente un atuendo de cuero, este era un arnés diferente en forma de X con una gruesa argolla de metal plateado traía una correa de cuero que le llegaba hasta las partes mas intimas, en las cuales usaba una gruesa ropa interior de cuero con adornos de metal, seguía usando la misma gorra que ayer, pero sus muñequeras eran más cortas y además usaba unos guantes de látex negro.

El desgraciado no perdió el tiempo y se me abalanzo, quedo arriba de mi con sus manos en mis pectorales, ya estando arriba se quito su gorra y la arrojo a un lado.

  • ¿Sabes una cosa? – se río mientras se acercaba a mí – Anoche, después de que te pusiera algo de crema en tu bellísimo trasero y te lleve a la cama – en ese momento me di cuenta de que efectivamente no tenía dolor allí – Fui a dormir y tuve hermosos sueños contigo
¡Maldito desgraciado enfermo, si solo fuera un dragón te quemaría hasta dejarte como croqueta de ceniza!”

  • De seguro ahora piensan en algo como “Te quiero quemar o desgraciado”
  • ¡Maldito, solo espera que me suelte para borrarte esa sonrisa!”
  • Y ahora piensas en “Te borrare esa sonrisa”, ¿verdad? – lo mire de la peor manera posible pero el solo se puso a reír – Esa linda mirada tuya me da la razón jeje – no tengo que decir que estaba hirviendo de ira en ese momento pero eso solo parecía divertirlo, en ese momento me lamio la mejilla con su sucia lengua – No sabes cuanto autocontrol estoy teniendo ahora mismo, después de nuestro pequeño juego de ayer estuve tan duro que me costó mucho enfriarme, pero eso solo significa mas leche tibia para ti – si mi piel pudiera cambiar de color ahora estaría verde, quería olvidar ese hecho de ayer – Pero ahora es tiempo de un nuevo juego
Hasta ahora me encontraba cubierto por la manta de seda, manta que el saco rápidamente para revelar lo que me puso mientras dormía, ¿Cómo no me había dado cuenta de lo que traía puesto?

Estaba usando un horrible atuendo similar al suyo solo que, de color rojo, caía en la cuenta que por el terror no me había fijado que esa cosa me apretaba el cuerpo muy fuerte. Entonces el me dio la vuelta y quede boca abajo.

  • ¿Sabes como se llama este juego? – pregunto mientras me quitaba la mordaza de la boca
  • ¡Maldito hijo de perra, cuando me suelte voy a..Ahrrr!
  • Se llama, ¿Quién es tu dueño? – otra vez me empezó a azotar el trasero con un remo, creo que era uno aun mas duro que el de ayer – Es similar al juego de ayer, solo que esto termina cuando respondas, ¿Quién es tu dueño? – y entonces empezó a darme fuertes golpes en la retaguardia otra vez
Al principio mordí las almohadas con fuerza para que no tuviera la dicha de escucharme gritar, pero eso al poco tiempo fue inútil porque aumento la fuerza de sus golpes de manera brutal y sin compasión alguna. Creo que mientras mas fuerte gritaba el mas fuerte me golpeaba.

  • Ya conoces las reglas, solo tienes que responder esa simple pregunta – aumento la velocidad y fuerza de los golpes de un momento a otro, a tal punto que ya era imposible contener por completo mi dolor – Vamos, ¿Quién es tu dueño?
  • Grr… ¡Ahhgrr!
  • ¿Quién es tu dueño? – solo repetía eso mientras seguía con su asqueroso juego poder, trate de resistirlo de todas las formas me no me daba tregua y solo aumentaba la velocidad con la que me golpeaba
Llego un punto en que se dio cuenta de que no estaba funcionado y se alejo de mí, yo aproveche eso para recuperar el aliento. Por todo los gritos y el dolor me encontraba demasiado cansado y lleno de sudor, temblaba mucho porque no sabia si podría seguir resistiendo en esa posición.

Entonces sentí como algo con puntas duras, frías y afiladas pasaba por mi trasero. Entre en pánico.

  • Me sorprende que llegaras a resistirlo, muy bien, subiremos la intensidad, jeje, quería usar este con puntas de metal para una ocasión como esta – paso delicadamente esa cosa como si fuera un peine mientras que yo temblaba
  • ¡No, no, por favor no lo hag.. Ahhhgrrr!
  • ¿Quién es tu dueño? – el muy miserable uso esa cosa con mucha fuerza, tanto que pensé que se meterían en mi carne – Puedo seguir así por mucho tiempo, no tengo prisa – y entonces lo volvió a hacer, no era rápido esta vez, sino que fuerte y constante
Era algo mucho más doloroso que la ultima vez y no mostraba signos de ceder, ya no podía seguir con esto me rendí, ya no soportaba el dolor.

  • ¡Esta bien, esta bien, tú, ¿ya estas feliz?
  • ¿Yo que? – el solo me golpeo otra vez y dejo el remo pegado a mi trasero – Vamos, dilo, no tengo problemas en seguir así todo el día
  • ¡Esta bien, tu, tu eres mi dueño, solo detente de una vez!...duele mucho
  • Buen chico – escuché como algo caía al piso mientras jadeaba, me ardía muchísimo mi trasero y el dolor no paraba, entonces algo frio allí – Esto te hará sentir mejor – sentí una crema espesa que recorría toda el área donde me había golpeado, en un instante el dolor se remplazó por una sensación de entumecimiento y frescor – ¿Ves que no fue tan difícil?
Entonces me dio la vuelta de nuevo y pego su nariz por mi mejilla, entonces procedió a lamerme la cara. Sentir su cuerpo por el mío, mas bien, sentir que de hecho estaba duro no era una sensación agradable, tarde o temprano me violaría y eso me hacia querer vomitar. Lo peor es que ni siquiera podía reconocer a este hombre.

Algo en él se me hacía poderosamente conocido, pero no podría unir los cavos sueltos, mis pensamientos se detuvieron cuando llego a mi oreja y me la mordió un poco.

  • Quiero comerte entero, quiero tenerte ahora mismo, todo tu cuerpo, todo esto es mío
  • ¿Por…porque haces esto?...¿que te hice? – su respuesta solo fue lamerle el área cerca del ojo muy lentamente
  • No es que me hayas hecho algo, es solo que tu misma existencia me lleva a volverme loco
Se pego mucho más a mí mientras llevaba sus manos hasta mi abdomen y me abrazaba para pegarme a él. Estaba tan cansado que no podía hacer nada para defenderme, mas bien temía que si me defendía el aplicaría un método de tortura aun mas fuerte que el anterior.

Era una situación que no podía llegar a comprender en lo absoluto.

  • No tienes que volver a preocuparte por nada en el mundo, te lo daré todo, te hare sentir muy bien Richt
Esa palabra provoco que abriera los ojos como platos.

Solo había una persona en todo el planeta al que permití llamarse así y de hecho era la única que así me llamaba. Por fin uní las piezas.

Oso + pelaje de peluche + ojos azules + idiota de caso terminal, es igual a

  • ¡Maldita sea, ¿Daniel?! – en ese momento se separo de mí y me miro asustado – ¡¿Eres tú?!







Menciones
Kurai Senshi Kurai Senshi
Darknesswolf88 Darknesswolf88
Grizzly Chubby :3 Grizzly Chubby :3
Haydenwolf Haydenwolf

Nos vemos, espero que dejen comentarios y les guste el cap!!!
 
Arriba