+18 [ORIGINAL] Odisea [29/??]

Laoz_2741

Amateur
Registrado
1 Jun 2020
Mensajes
29
Reacciones
34
Shibecoins
$540
CAPITULO 27

Recuerdos y odio, un horrido pasado de Torke Almaforga en sus 15 años es relatada, el muchacho ocupado en la producción de una espada, una voz interrumpe su concentración.

—Oye mocoso, ¿has terminado con eso?.

Un tono arrogante e irritante, un oso mayor carente de cabello y descuidada imagen, obeso y que bebía de un balsamario, una botella de cerámica que contenía en su interior una bebida alcohólica típica del campesino, ciceón. Torke sentía una inmensa aversión por dicho individuo, cuando volteo para verle, oculto todo ese desprecio en su mirada y tono de habla para evitar problemas.

—Me encuentro ocupando con un importante pedido, debo terminarlo para antes del anochecer -Aclaro él.

—Tsk… ¿y quien ira por más ciceón?, ya se me acabó el que tengo.

—Deberías tratar de beber lo menos posible, quizás te dure un poco más.

—Oye… ¿tratas de provocarme?.

El oso adulto se acerco furioso al muchacho y le tomo fuerte de su antebrazo, su mano presionaba con fuerza causándole dolor al joven.

—¿¡Intesta pasarte de listo conmigo!?, ¿eh?, ¿¡eh!?, ¡no te conviene hacerme enojar!.

—Solo trato de decir que deberías beber menos, te acabas muy rápido tu bebida -Argumenta un adolorido Torke.

El oso agresor le suelta y escupe en el suelo con frustración luego de beber las ultimas gotas de su botella, voltea para irse de la sala cuando declara algo más.

—No creas que no puedo sentir que me gruñes y me miras mal cuando no te veo, ¿acaso tienes algún problema conmigo? -Le pregunto con engreída actitud —Mas te vale acostumbrarte, chiquillo impertinente, soy tu “querido” tío legal en todo el asunto, y de acuerdos a las escrituras de tu padre, yo soy el “jefe” indiscutible de esta casa, hasta que tu cumplas los 18.

Luego de haber dicho tales palabras se retira en busca de más bebida, siendo la taberna su siguiente destino, cuando se oye el cerrar de la puerta y su ausencia en el hogar, Torke muestra sus verdaderas emociones. Grita de frustración golpeando con el martillo el yunque para calmar su enojo.

—Ese maldito infeliz, cuesta creer que padre compartiera sangre con ese sinvergüenza borracho -Expreso un descontento Torke.

El nombre de aquel Sapien de gran barriga y actitud agresiva era Biasti, hermano menor sanguíneo de Kort Almaforga, por lo tanto, pertenecían a la misma familia de estirpe guerrera. Biasti fue expulsado por su incompetencia de la familia, y por azares de la vida termino en la ciudad de Arquion, en donde busco la manera de ganarse la vida por su cuenta como aventurero.

Para Kort fue una sorpresa ver a su hermano menor en la misma ciudad que él, considerando lo lejos que estaba de su hogar natal, Biasti era el único con quien no se llevo mal en la familia. Lo que genero cierto afecto de Kort a Biasti por ver a un miembro de su antigua familia en la misma situación que la suya en lo de ser un exiliado.

Aunque al principio Kort invito a Biasti a vivir con su nueva familia, este declino la oferta bajo el pretexto de “ya seria bastante escandalosos conmigo”, pero siguieron viéndose a menudo para tomar algo en la taberna de la ciudad. Aquel oso se había ganado tanto el aprecio de Kort, que en su testamento en caso de ocurrirle algo, le encargo el cuidado de su único hijo y la herrería seria de su propiedad, hasta que Torke cumpliera la mayoría de edad.

Las reglas por las cuales se rigen el país, estipula con legalidad que toda persona menor de 18, no puede heredar tierras o propiedades hasta cumplir la edad legal requería que es 18 años. Hay excepciones, si la autoridad máxima de dicha nación confiere su “permiso real” entonces dicha persona, que aunque no tenga 18, le es posible entonces tomar tales herencias.

Pero Kort Almaforga no tenía relación alguna con la autoridad máxima de su país, el rey, solo era un simple herrero, por lo que su hijo debía seguir el protocolo legal que se imponía a nivel nacional. Pero dado a que murió antes de que su hijo cumpliese 18, se corría el peligro de que la propiedad fuera “clausurada” por las autoridades de Arquion hasta que el muchacho tuviera la edad requerida.

Es entonces donde el papel de Biasti juega su rol como tutor legal, mientras él este presente, la herrería evitaría dicha clausura, todo parecía ir por buen camino. Hasta que la verdadera faceta de esa persona sale a la luz, aquel tío que Torke desconocía, solo tenia entendido que era alguien simpático para su padre.

La realidad es que Biasti solo mantenía un comportamiento amistoso con Kort, porque tenía la esperanza de que algún día en caso de encontrarse con problemas económicas, pudiera rogarle a su hermano mayor por dinero. Si se llevaba bien con él, no debería tener problemas en conseguir algo de Divitys de él, pero jamás espero obtener una propiedad para sí mismo.

La muerte de Kort entristeció enormemente a Torke, pero Biasti en el fondo se regocijaba de la alegría, porque su difunto hermano mayor le dejo a cargo de la herrería, aunque también del muchacho. Es aquí donde ese Sapien deja de usar esa falta faceta de persona amistosa, para mostrar quien era en realidad.

Un ruin y grosero hombre, del cual casi todo el dinero que ganaba haciendo tareas como aventureros, lo despilfarraba en bebidas y putas, parecía ser un típico sinvergüenza del montón. Pero esa persona, tenia una personalidad explosiva, a la menor provocación lastimaba al joven Torke, y cuando se encontraba borracho, su ira iba a otro nivel…

—¡Mocoso de mierda, necesito que hagas más dinero!

Torke recordó aquella paliza de otro día cuando su tío llego a casa muy borracho y enojado, resulta que había perdida en un juego de azar y con ello, todo el dinero que tenia de la semana para satisfacer su demanda de alcohol y sexo. En su colera, le exigió Divitys al pequeño Torke, pero este le decía que el dinero que quedaba era solo lo suficiente para la comida y conseguir nueva materia prima para trabajar en la herrería.

—¡Mierda, maldita sea, MALDITA SEA!...

El embriagado oso pateo a un indefenso Torke quien se encontraba en un rincón recibiendo las patadas de su tío, cuando este finalmente se cansó, se marchó a la cama mientras lanzaba numerosas groserías sobre el joven úrsido.

—Duele… mucho…

Torke se puso de pie, se dirigía a la herrería para concluir un trabajo pendiente que tenia para entregar a un cliente, pero debido a la dolencia de la paliza recibida, no pudo aguantar más y cayo rendido al suelo. El joven herrero sentía la fatiga de estar trabajando arduamente, sumado a la reciente paliza de su tío, finalmente el cansancio cae de golpe sobre su cuerpo.

Por supuesto, tuvo que pedirle disculpas al cliente, dado a que tardo un día más en terminar el pedido, obligando a que Torke recibiera la mitad de la paga por dicha demora. Él estaba acostumbrado al maltrato físico, no era la primera que su tío usaba la violencia contra él, pero si la primera en que lo hizo muy embriagado.

Generalmente cuando llegaba ebrio a casa, simplemente se echaba a la cama y se quedaba a dormir allí para despertar cuando le conviniera la gana o sintiera hambre, pero ahora había mostrado un lado aun más agresivo suyo.

—¿A este paso terminare muerto en sus manos? -Se pregunto el joven herrero a sí mismo.

¿Por qué Torke aceptaba tal abuso?, ¿por qué no simplemente marcharse lejos si no podía soportarlo?, la respuesta era simple, no tenia a donde ir, sin su tío, la herrería pasaría a ser propiedad de las autoridades de la ciudad, hasta que el cumpliese 18. Obligándole a quedar sin padres ni hogar, no había orfanatos en Arquion, lo que llevaría a ese muchacho a una injusta vida en la calle.

Aunque tenía familiares en algún lugar, estos eran guerreros, y si expulsaron a su padre por no seguir sus costumbres, era dudoso que mostraran ser algo afable con su único hijo. El día en que Biasti se hizo con la herrería, pensaba en venderla al mejor postor, como era el propietario legal actual, no había forma de que Torke lo impidiera.

Así que hizo un trato, Torke le aseguro una fuente de ingresos regular si la herrería permanecía, dado a que si la vendiera, eventualmente el dinero que obtendría se acabaría algún día. Pero si la conservaba, el muchacho se encargaría de manejarla y hacer dinero, aquel codicioso y arrogante tío pensó lo beneficioso que era eso, porque de acabarse el dinero si vendiera el lugar, tendría que volver a hacer tareas en el gremio de aventureros. El buscaba la vía más rentable para saciar un estilo de vida en el que no precisara trabajar, y tuviera dinero sin hacer nada por sí mismo.

Es así, como Torke acepto de mala gana el trato que el mismo ofreció, literalmente era un esclavo de su tío, cuando no estaba ocupado en la herrería, debía de hacer recados para él que consistía en buscarle más ciceón. Pero lo soportaba, solo duraría tres años, luego cuando la propiedad fuera legalmente suya, entonces podría encargarse de él.

[—————]​

En una noche fresca de lluvia, Torke había regresado de la casa de baño, en donde pago por una buena ducha caliente, en el regreso a su hogar, tuvo que quitarse su ropa recién lavada en el mismo establecimiento donde se ducho. Esta se había empapado totalmente a causa de la lluvia, al llegar a su habitación se empezó a desvestir.

—Que mala suerte la mía, tenia que llover justo en el día que fui a la casa de baño -Suspira de la decepción.

Mientras buscaba algo de ropa seca para ponerse, alguien llega al hogar, un mojado oso panzón en estado de ebriedad, este camino tambaleando hasta llegar a la habitación de su sobrino. Miro su desnudo cuerpo, recordando con frustración que hoy no pudo ir al burdel porque tenia una orden de negársele el acceso a él por una semana entera, a causa de darle una fuerte bofetada a una de las prostitutas con quien pago por acostarse.

—(Ahora que me fijo mejor, mi sobrino tiene un lindo trasero) -Fueron los pensamientos lujuriosos de Biasti.

Una inunda sonrisa llena de perversión se cierne sobre su rostro, una erección se manifiesta en él, comenzó a desvestirse, fue entonces que Torke noto la presencia de su tío.

—¿Tío Biasti?, ¿qué… que estás haciendo?.

Un desnudo Biasti entonces se lanzo agresivamente contra Torke, arrojándolo a la cama de la habitación.

Continuara…
 
Reactions: Haydenwolf

Laoz_2741

Amateur
Registrado
1 Jun 2020
Mensajes
29
Reacciones
34
Shibecoins
$540
CAPITULO 28

—¿¡Tío Biasti!?, ¿¡que estas haciendo!? -Un alarmado Torke pregunto.

Su tío se lanzo agresivamente contra él, tomándole de la cintura y arrojándolo a la cama, este miraba con depravación tanto las piernas y trasero de su sobrino, el cual estimulaba su libido.

—Querido sobrino, te ves tan lindo desnudo… ¿cómo pude no haberme dado cuenta de tal preciosidad? -Dijo con el relamerse de sus labios.

Un asustado Torke observo a su babeante tío acercársele poco a poco, noto como su miembro estaba erecto, el muchacho era consciente de lo que se avecinaba, trataba entonces de hacerle entrar en razón.

—¡T-tío por favor, vuelve en sí!, ¡estas ebrio!, ¡por favor basta!.

—Eres muy ruidoso… -Fue su respuesta.

Biasti llega a la cama poniéndose encima del chico, tomando sus brazos y llevando su boca sin impunidad a la suya, un repulsivo beso era perpetrado violando oralmente a su sobrino, una lengua de fuerte hedor a alcohol era el sabor que el joven úrsido tenia que soportar. Cuando finalmente dejo de besarle, fue que Torke aprovecho para pedirle una vez que se detuviera.

—Por favor tío… ya detente…

—¡Cállate! -Replico él con el tomarle de la cintura.

Le dio vuelta para tener un vistazo del trasero del chico, llevo su hocico a esas nalgas oliendo con sumo regocijo, sentía el aroma de un ano recién bañado, algo que a Biasti le gustaba mucho. Saco su lengua y empezó a lamerlo, Torke quien sentía la babeante lengua de su tío, se enrojecía de la vergüenza, seguía suplicándole que se detuviera, pero él hacía de oídos sordos.

—Que culo tan rico, es incluso más rico que la de esas putas del burdel…

El fetiche de aquel panzón Sapien era los culos, amaba todo lo relacionado con aquel sexual tema, en el burdel siempre pedía a las mujeres con los culos más grande y voluminosos. Torke aunque joven, era de contextura corporal robusta, sus glúteos tenían un tamaño que su tío encontraba como excitantes.

—Este agujerito está listo…

—¿Listo? -Torke replico y luego con temor comprendió a que se refería —No… detente… ¡por favor no!... ¡no lo hagas!...

Ignoro toda suplica y ruego, el Sapien adulto se comportaba como una criatura que había cedido a sus impulsos primarios, su boca chorreaba babas a montón, mantuvo inmovilizado al muchacho dejándole boca abajo. Su miembro empezó por rozar esas nalgas, liquido preseminal salía de la punta, eran sus deseos ansiosos de ser saciados.

—No más espera… aquí voy…

—¡POR FAVOR DETENTE TÍO, TE LO SUPLICO!, ¡TE LO… AAAAAAH!

Sus ruegos son callados cuando aquel vulgar falo de carne, profana la intimidad anal del joven, Torke nunca tuvo experiencia sexual previa alguna, esta era su primera vez. Siempre imagino que la primera vez seria especial, con alguien a quien apreciaría en el fondo.

Pero nunca espero que ese día llegara, que su primera experiencia fuera un momento traumático, aquel borracho familiar, aquel tío que debía cuidarle, se había convertido contra toda su voluntad, en su primera vez. Los llantos del joven úrsido resonaban en toda la habitación, pese a que Biasti le exigía que se callara, era imposible para él hacer obediencia de tal orden.

Ser violado a tal temprana edad de la adolescencia por un adulto, un miembro de su misma sangre, era una experiencia dolorosa, no solo físicamente, sino emocional también. Que Biasti callara el lloriqueo de Torke con forzados besos de lengua no hacían sino empeorar la experiencia.

No solo debía soportar sentir como su culo era golpeado internamente con brutalidad por ese hombre, sino encima de saborear su apestoso olor a alcohol en su boca, tal combinación era un mar de pesadillas para él.

—¡Mierda aquí viene…!

Biasti llega al clímax y con gran volumen manifiesta su orgasmo, jadea complacido levantándose de la cama, caminando desnudo con pasos torpes hasta su propia habitación, sacudiendo su miembro que volvía a la flacidez. Sobre la cama quedo un joven úrsido tiritando y sollozando con una mirada teñida de miseria.

De su ano se desbordaba semen y un poco de sangre, al ser aquello su primera vez, tal miembro era imposible que entrara en su totalidad, pero sin importarle la salud de su sobrino, el sinvergüenza adulto empujo y empujo deseoso de satisfacer su lujuria. Torke padecía un ligero desgarro en su ano por la dilatación repentina de este, por fortuna no era grave o algo que pusiera su vida en peligro, seria algo que sanaría por cuenta propia. Aunque también existen ungüentos para sanar tales lesiones en dicha región del cuerpo, pero de ninguna manera quería exponerse para pedir tal medicina para si mismo, pues él era conocido por el curandero que lo vendía.

—Papa… te extraño tanto…

Poniéndose en posición fetal el oso llora desconsoladamente, odiaba la vida que llevaba con su tío, de entre todos los abusos que había recibido de él, este era sin duda alguna el peor habría probado en carne propia. Sentía que vivía un infierno como tal, de no ser por la promesa hacia su padre de ser un gran herrero, habría huido o quizás quitado la vida por el peso de la angustia.

—Pero yo… no voy a rendirme, yo… lo lograre, ¡por ti papa!.

Las fuerzas obtenidas de la promesa restauraban su motivación, la moral que le permitía soportar aquel averno dirigido por su propio tío, rendirse no era una opción, con el puño en alto, juro prevalecer al final.

[—————]​


En los siguientes días todo volvió a su rutina habitual, Torke seguía trabajando en la herrería mientras su tío salía a emborracharse, el muchacho con esmero y dedicación blandía sus herramientas de herrero para trabajar diligentemente con todo pedido que tuviera. Cuando el día acababa, iba por un baño, luego cenaba algo y finalmente a dormir.

Cuanto llego a su habitación, alguien se le acerco por detrás y le tomo de la cintura con una fuerza considerable, una vulgar y apestosa lengua con hedor a alcohol lamia su cuello con perverso deseos.

—Aun recuerdo esa noche -Dijo su tío Biasti, la persona que se encontraba tomándole de las cinturas —Sin importar que tan bebido estaba, aun puedo recuerdo esa hermosa noche, una dulce experiencia como jamás había sentido en mi vida.

Una de sus manos empezó a manosear el trasero de Torke, el joven herrero sintió un temor manifestarse en su pelaje, por aquella horrible experiencia estaba cerca de volver a repetirse.

—Tío por favor… detente, no hagas esto, por favor…

—¿Vas a negarle a tu preciado tío el anhelo de tener un momento con su único sobrino? -Pregunto con tal descaro depravación —Mmm… desde esa noche, no he vuelto a pensar en el burdel, porque ninguna de esas putas puede igualar a ese hermoso culo tuyo, mi lindo sobrino.

—No tío… ya es suficiente -Trato Torke de quitar las manos del hombre de su cintura.

—¿No vas a complacer la humilde petición de tu tío?, vaya que sobrino tan descarado eres -Expreso el adulto con molestia —Eso me frustra bastante, me hace odiar este lugar, si tengo un mal humor, terminare por vender la herrería, ¿quieres que eso pase acaso?.

Una mordaz amenaza, Torke estaba en un callejón sin salida, desde el punto de vista de la realidad, solo tenia dos opciones, rechazar que aquella pesadilla vuelva a ocurrir, corriendo el riesgo de enfurecer a su tío, el actual dueño legal de la herrería y esta termine por venderlo. O… cumplir con sus angustiantes demandas.

—Si has entendido el mensaje, entonces ponte en cuatro patas sobre la cama y repite las siguientes palabras -El oso adulto le susurro lo que debía decir.

Torke estaba intranquilo, porque se avecinaba aquel mal momento traumatizante de la vez anterior, solo que ahora, ya no habría pretexto de alcohol de por medio, su tío estaba sobrio exigiendo satisfacer su libido de manera inmoral con su propio sobrino.

—¿Qué sucede?, ¿acaso piensas negarte? -Una mirada maliciosa se hace menester en el rostro del depravado oso.

Torke temblaba, la inquietud del momento era bastante para él, pero tomo las fuerzas para cumplir las horribles demandas de esa cruel y despiadada persona, camino hacia la cama y se puso en cuatro patas.

—“Por favor tío… te necesito dentro… de mi” -Fueron las palabras pronunciadas de Torke contra su voluntad.

—Que sobrino tan pervertido, pero como soy un tío generoso, cumpliré tu deseo -Sonrió con lasciva inmundicia.

Aquello noche volvió a repetirse, la pesadilla regreso, la lujuria del monstruo violo la inocencia de ese chico una vez más, la habitación era testigos de las voces y sonidos obscenos. Cuando su tío disparo su primera carga, este no había acabado aun, estando sobrio aquella lujuria suya era aun mayor, y otra exigencia fue demanda por este.

—Chúpalo, quiero que limpies toda mi verga del semen que queda, esto apenas es el principio, la noche es joven, jejeje…

Desde este punto, los días venideros se hicieron más sombríos y angustiosos, aquel maltrato que comenzó con insultos y golpizas, se convirtió a diario en un tormento sexual, la depravación de su tío llevo a hacerlo a diario con su sobrino. Incluso en horas de trabajo, ese pene siempre estaba ansioso por estar dentro del joven herrero, aquello fue el infierno de Torke.

[—————]​

—¡AAAAAAAAAH!...

El fuerte exclamar en toda la sala era el de un tigre en posición del misionero, inundando de su semilla el interior del oso, el retorno al presente nos deleitaba con el jefe de los bandidos, Khenya, llegando al clímax nuevamente. Mientras Torke tenia esa mirada perdida, atrapado en pesadillas del pasado.

—Revivir aquellos oscuros días con ese asqueante pariente tuyo, siento tanta pena por ti, Torke…

El tigre acaricia la mejilla del herrero y le consola con un beso de lengua, cuanto todo parecía apuntar que este momento candente iba a continuar, uno de los chicos de Khenya llega alterado al sitio dando un aviso importante.

—¡jefe siento mucho interrumpir!, ¡pero tenemos problemas! -Notifico el subordinado bandido a su líder —¡Intrusos!, ¡nos han invadido tres intrusos!.

—¿Intrusos?, ¿es que ustedes no pueden hacerse cargo de ellos?, tsk… en serio me molestan por estupideces, solo son tres, ¿qué tanto problemas pueden darles?.

—¡Pero uno de ellos es increíblemente fuerte!, y por si fuera poco, ¡no es un Sapien!.

—Oh, ¿cómo has dicho? -Pregunta el tigre despertando su interés tras oír aquello ultimo.

Invasores de la guarida de los bandidos, ¿podrían ser…?

Continuara…
 
Reactions: Haydenwolf

Laoz_2741

Amateur
Registrado
1 Jun 2020
Mensajes
29
Reacciones
34
Shibecoins
$540
CAPITULO 29

Isaac junto a Kailo y Tiqulis continúan su avance hacia la mina personal de Torke, del cual habían descubierto además que los bandidos responsables de asaltarles, habían armado una guarida allí. Pero la peor noticia fue descubrir lo que fue del maestro herrero, Torke había sido hecho prisionero por el auténtico líder bandido, “Puños de Terana”.

—“Los cuatro pilares del mal” -Cito el humano —¿Quién son ellos?.

Tal nombre era en el sentido común de Gaia, algo muy reconocido, con una fama oscura y tenebrosa, dejaba a entender a la imaginación del humano que tal entidad era maligna. Fue el lince y mejor amigo, quien tomo el deber de explicárselo.

—Hace 400 años atrás, existió un poderoso demonio que se autoproclamo como “Rey de la desesperación”, su ambición era conquistarlo todo, comandaba un vasto ejército de monstruos -Relata el felino —Este país, Athias, se alió con los reinos vecinos para unir sus fuerzas y combatir contra el rey demonio y su ejército, una guerra de 50 años se desencadeno con la victoria de Athias y sus aliados.

—¿Qué relación hay entre este “Rey de la desesperación” y “Los cuatro pilares del mal”? -Pregunto Isaac.

—El demonio no solo contaba con monstruos en sus filas, sino también con leales Sapien, quienes les habían dado la espalda a los suyos y luchado a favor de ese demoniaco ser -Kailo hace pausa un breve momento.

Kailo explica entonces que “Los cuatro pilares del mal” son una organización criminal poderosa conocido tanto en Athias, el país en donde ellos se encontraban actualmente, pero también tal entidad tenia influencia y subordinados sobre las naciones vecinas. Sus lideres son 4 poderosos magos, que según se cuenta son descendientes de aquellos a quienes sirvieron al “Rey de la desesperación”.

Aunque aquella guerra de 50 años llevado a cabo hace más de tres siglos culmino con la victoria de Athias y sus aliados, hay algo que inquieta en los relatos de tal suceso escrito para la posteridad por los historiadores de aquella época, es sobre la presunta muerte del poderoso rey demonios a manos de los héroes.

—¿”Héroes”? -Cita Isaac con curiosidad.

—En aquella guerra destacaron muchas figuras importantes, algunos se convertirían con el tiempo en linajes respetados que hoy en día sus descendientes pertenecen a la alta clase -Explica Kailo.

La muerte del rey demonio narra a un gravemente herido y vencido ser demoniaco en su tenebroso palacio, este ríe con satisfacción y jura venganza algún día, para luego autodestruirse a sí mismo con sus poderes en frente de los propios héroes. Su risa persistió como una espectral voz infernal en el ambiente por varios minutos aun tras destruirse a si mismo y luego todo se volvió silencioso.

—Aunque el rey de la desesperación murió, un mal augurio siguió por provenir en torno a ese maligno ser, ¿sabes porque?.

—¿Acaso volverá?.

—Lo has acertado.

El rey de la desesperación fue derrotado, pero no eliminado por completo, algunos especulan que aunque cayo en batalla, su alma se encuentra rondando aun presente en este mundo, esperando algún día retoñar en un cuerpo nuevo, es esta teoría la que rinde su concepto a “Los cuatro pilares del mal”.

Ellos no solo buscan dominarlo todo, sino además también resucitar el alma del rey de la desesperación, con su retorno generaría otra guerra sin duda, incluso algunos creen, que, si el rey demonio volviera, tendría más poder que en el pasado, y fácilmente sometería a toda Gaia.

—Un futuro oscuro… -Opino Isaac.

Una guerra del pasado, un rey demoniaco con ansias de denominación mundial y una organización criminal con el objetivo de traer de vuelta a ese poderoso ser malévolo, Isaac digirió todos los detalles, sabia entonces lo serio de la situación. Torke Almaforga no se encontraba prisionero por cualquier bandido del montón, sino de un líder criminal perteneciente a una organización de gran poderío y cuya influencia como miembros, estaban distribuidos en varios países.

—¿Tu… podrás vencerlo? -Pregunto el aprendiz de herrero con temor.

—¿Te refieres a “Puños de Terana”? -Kailo pronuncia el nombre del líder bandido.

—Si… ¿puedes derrotarle? -El oso miro al humano con una esperanza inundada de nervios.

—No lo sabre hasta enfrentarlo -Declaro el humano —Pero no tengo pensado caer aquí y ser otra víctima de ese bastardo, luchare con todas mis fuerzas.

Las últimas del humano resultan tranquilizar a Tiqulis, pero Isaac en el fondo de su ser, se mostraba intranquilo, una inquietud emocional que disimulaba para no revelarlo a sus compañeros cercanos. El temor del humano no podría ser para menos, pues su enemigo a derrotar, no era otro que un cabecilla de una organización malvada de gran talla.

—(Dudo que negociar fuera una opción, una confrontación será inevitable) -Fueron los pensamientos del humano.

Solo podía prepararse física y mentalmente para lo que le aguardaba, una lucha ineludible le aguardaba contra alguien muy fuerte, su amigo Kailo, quien noto esa mirada de preocupación, sabia de aquella intranquilidad que trataba de ocultar, pero carecía de las palabras apropiadas para levantarle el ánimo.

[—————]​

—Hemos llegado -Notifico el aprendiz de herrero.

Un gran campo abarcaba en tal lugar, a la distancia se observaba un terreno con una extensa elevación con rocas a su alrededor, Tiqulis guio al grupo por un camino en concreto. Escalaron algunas rocas y subieron a aquel terreno elevado, para descubrir un pasaje oculto que daba con una cueva subterránea.

—Es allí dentro -Señalo el oso.

No seria de extrañar que fuera una mina personal para Torke, sin las indicaciones de Tiqulis, encontrar tal entrada subterránea al azar tomaría horas o quizás todo un día entero, para entonces el maestro herrero confiaba en que nadie se tomaría la molestia de explorar tanto tiempo un lugar sin encontrar nada en las primeras horas.

—Isaac, toma esto -El aprendiz de herrero le hace entrega de una espada de bronce.

El propio Tiqulis cargaba consigo con una pequeña bolsa con un par de espadas extras, luego de haber atestiguado el combate contra los bandidos, observo que los sublimes dotes de combate del humano y sus extraordinarios cualidades físicas, que le costaban el sacrificio del arma que empuñaba.

—Ahora entiendo mejor porque buscas la ayuda de mi maestro -Aclaro Tiqulis —Dado a que aun no posee su nato talento en la herrería, crear espadas mágicas esta fuera de mi especialización, pero no por ello, me quedare fuera de margen en ayudarle a rescatarle.

Tiqulis había traído una pequeña dotación de armas consigo, quizás su maestro le regañe por ello o no, pero estaba decidido a salvar su vida a como de lugar, Isaac empuño su arma y armado de valor, continua su camino hacia aquella cueva subterránea.

—(No hay duda de que este lugar está habitado) -Pensó Issac.

Antorchas colocadas en soportes se encontraban en su camino, según Tiqulis su maestro carga con una antorcha propia para guiarse, por lo que tales soportes y fuentes de luz no era suyo, en evidencia esto apuntaba a ser obra de los bandidos que hicieron de guarida tal sitio.

—¿¡Quienes son ustedes!?.

Fue que en su trayecto se encontraron con dos Sapien bloqueando el camino, vestían con una corta túnica y portaban armas blancas livianas de bronce, su rol era hacer de guardias, tan pronto como avistaron a los tres, se pusieron serios al respeto.

—Oye… ¿qué diablos es esa cosa? -Uno pregunto al mirar detenidamente a Isaac.

—Oh, ¿quiénes saber que soy? -El humano les pregunto.

—¿Q-quién eres?.

—Yo soy… un demonio.

Al oír aquella respuesta, los Sapien temblaron del miedo, sus cuerpos tiritaban cargados de un terror profundo.

—Torke Almaforga, ¿dónde está? -Pregunto el humano con una voz seria y mirada fría.

—El… el… el…

En un movimiento sobrehumano, Isaac le arrebata el arma a uno de ellos y lo toma del cuello, su compañero reacciona con temeroso asombro y toma distancia apuntándole con su arma.

—Volveré a preguntar, ¿dónde está?.

La temerosa mirada del humano se clavo en sus propios ojos, el Sapien sentía un pavor como ningún había experimentado en su vida, querría correr y dejar todo atrás, pero sus temblorosas piernas no respondían a sus órdenes. Fue entonces que espuma escurrió de su boca y luego cayo al suelo perdiendo la consciencia, luego el otro también termino padeciendo lo mismo, pero sin la espuma.

—Eso no lo vi venir -Comento el humano.

Los guardias habían sido incapacitados, pero no hubo forma de sacarles algo de información, intentar ser discretos era problemático, pues ni Isaac, Kailo o Tiqulis eran expertos en el tema de un rescate sigiloso.

—¿Y ahora qué? -Pregunto Kailo.

—Intentar noquear escondidos a tantos como se pueda, y si nos llegan a descubrir, habrá que cargar una lucha directa -Fue el plan trasado por Isaac.

Habían llegado a la mina personal de Torke y a la guarida de los bandidos, ¿cómo podrán confrontar a tantos y a su fuerte líder?.

Continuara…
 
Reactions: Haydenwolf