¡Bienvenido!

Puedes sentarte a leer lo que tenemos para ofrecerte, ¡o bien hacerte una cuenta y empezar a participar desde ahora! No cobramos comisiones y damos hermosos regalos.

¡Registrate!
  • ¡Mascota Shibe!

    ¿Deseas que el Foro tenga una fantástica mascota que lo represente?. ¡Ésta es tu oportunidad para conseguirlo!

  • ★Island Paradise★

    Sol, playa, arena ¿qué cosas pueden ocurrir en este fascinante clima?. ¡Dale un sensual click y averigualo!

Fanfic Miraculous: las aventuras de Nahual

¿Crees que si sigo este fanfic tendria exito y deba continuarlo o no?

  • -Claro que si

    Votos: 1 100,0%
  • -No, me parece que la historia no sera buena

    Votos: 0 0,0%
  • -No estoy ni a favor ni en contra

    Votos: 0 0,0%

  • Votantes totales
    1
  • Encuesta cerrada .

Gao

Bebé Shibe
Registrado
14 Abr 2019
Mensajes
7
Puntos por reacción
8
Awards
0
Hola a todos, hace tiempo me surgio esta idea de un fic sobre un nuevo personaje para esta serie animada y que muchos conoceran, es por eso que decidi darles el prologo de lo que seria una historia con un personaje diferente, y con una tematica un poco mas seria, espero les guste.
INICIO DEL VIAJE:​
Saben, justo ahora es que pienso una y otra ves en ¿como es que llegue aqui?, ¿como es que yo estoy haciendo esto?, ¿porque lo hago?, estas preguntas invaden mi mente una y otra ves, sin embargo, al ver a mi alrededor me doy cuenta del porque, no estoy dispuesto a dejar que seres como ellos sigan haciendoles daño a las personas inocentes, ¿que mas de si pierdo la vida en ello? lo unico importante en ese caso seria dejarle mi Miraculous a alguien de mi confianza, son muy pocos quienes podrian ser candidatos y Xolotl lo sabe, y esta deacuerdo con ello, pero mientras tanto yo no puedo darme por vencido y menos en este momento, cada minuto que pasa es una victima potencial por ese monstruo, asi que debo de seguir peleando con mi macuahuitl, no puedo parar, debo de seguir adelante

"Eduardo, sabes que debes dejar esto por un momento, estas lastimado y Adrian esta lejos para sanarte"

'lo se Xolotl, pero no tengo mas opcion que seguir adelante y matar a ese ente'

"siempre piensas mas en salvar a los demas que a ti mismo, que remedio, no tengo mas opcion que hacerte caso, solo espero que podamos restaurar todo"

'sabes que podemos y que lo lograremos juntos'

"suspiro que remedio, solo terminemos rapido que tu madre nos debe de estar esperando ¿entiendes?"

'lo prometo xolotl'

Sin mas en que pensar regrese en mi y movi mi adolorido cuerpo, ese ultimo golpe que recibi me habia dejado literalmente pegado a un muro del impacto y por poco inconsciente, gracias a dios que no fue asi ya que ese ente venia hacia mi con fuerza y apenas pude evitarlo, pero el no contaba con que yo aprovecharia ese instante para contra atacar.

'¡te llego tu hora!, Corte... Funebre'

con esas ultimas palabras selle el destino de ese ser destruyendo su cuerpo por completo y dejando algo de daños colaterales tambien

'ojala pudiera controlar mejor mi poder, en fin ¡Restauracion!'

y con esa simple palabra lance mi macuahuitl al aire dejando que este lanzara una gran cantidad de cenizas al aire mientras que estas dejaban todo en su lugar, justo como deberia de ser.

|Debiste de esperarme, tambien me encargue de uno de estos|

'vaya... es bueno saber que estas bien Adrian, estaba por ir a ver si estabas bien'

|¿en ese estado?, realmente no dudo que lo harias, pero, sabes no puedes dar mas por hoy asi que descansa|

'jeje, esta bien, solo porque lo dices tu'

|Asi es, obedece a tu alfa|

'¿sabes que eso es grosero no?'

|eh?, ¿y porque?|

'Que tenga el miraculous del xoloitzcuintle no te da el derecho de decir eso, a xolotl le molesta mucho que digas esas cosas'

|y eso a mi que me importa?, tu eres mio y por ende el tambien|

'jeje, bobo, aun asi, debemos de irnos'

|lo se, pero tu debes de descansar|
No dije mas, realmente estaba cansado, estos meses de falta de sueño me pasan factura de una manera terrible, es bueno que el pueda ayudarme con eso, aunque, realmente lo que a ustedes les importa es saber como llegamos aqui no?, bueno, eso se puede contar mas adelante no les parece?
 

Gao

Bebé Shibe
Registrado
14 Abr 2019
Mensajes
7
Puntos por reacción
8
Awards
0
Buenas!, realmente no se si continuar con esta historia o no, por ende decidí dejarles una encuesta para que voten si creen que sea una buena idea o no, sin mas que decir aparte de que espero sus votos con ansias me despido
 

Gao

Bebé Shibe
Registrado
14 Abr 2019
Mensajes
7
Puntos por reacción
8
Awards
0
Hola!!! lamento la demora, el trabajo es demasiado últimamente pero aun así eso no me impedirá seguí con esta historia, gracias por el voto a favor para que continué mi historia, por eso aquí les dejo esto:
[

Ahora recuerdo cuando fue que comenzó todo esto, esto empezó hace aproximadamente unos dos años, yo siempre fui una persona bastante simple, james fui violento mas que cuando llegaban a mi limite de paciencia aunque no golpeaba, solo gritaba de ves en cuando por el coraje y me apartaba, buscando tranquilidad entre mis libros, en ese entonces tenia apenas 19 años, realmente no llevaba una buena relación con mi padre por serios conflictos con respecto a quien era yo, mis gustos, intereses las personas con las que me juntaba, el siempre fue muy controlador conmigo debido al hecho de que soy su primogénito, el se había casado anteriormente con otra mujer antes que con mi madre pero solo tuvo tres hijas, por lo que buscando preservar su sangre y apellido se separo de ella y se junto con mi madre, primero tuvo una hija con ella, mi hermana Alice, ella es mayor que yo por dos años, ademas de ser un poco mas baja que yo, tener la tez mas clara y ser algo robusta pero no mucho, después nací yo, mi padre se sentía orgulloso de al fin tener un hijo varón por lo que organizo una gran celebración cuando nací, pero su gusto no duro mucho puesto que tiempo después enferme gravemente con apenas unos meses de edad por lo que fui internado por mucho tiempo, por ese motivo mi madre siempre estuvo al pendiente mio cuidándome lo cual irritaba bastante a mi padre quien tuvo otro hijo dos años después de mi, el se llama Daniel, y a pesar de que no era su primogénito mi padre también se alegro enormemente por su llegada, a el lo formo como siempre quiso que yo fuera, aunque la mas grande diferencia entre el y yo es que el disfruta entrenar y el ejercicio, pero yo no, prefiero estar solo y leyendo, aunque eso no significa que no supiera pelear, mi padre me enseño a su manera, obligándome a hacerlo, con el pasar del tiempo me volví relativamente bueno pero sin exagerar, podría decirse que mi hermano menor y yo estamos a la par, el con fuerza y yo con estrategia, pero en fin, no les e dicho el nombre de mi padres, mi madre se llama Rocio y es mujer bastante hermosa, aunque el tiempo desgraciadamente le a pasado factura, mi padre es Omar, el es mayor que mi madre por casi quince años y realmente no se porque siguen juntos, siempre pelean y terminan discutiendo por cualquier cosa, tal ves sea por nosotros y se separen en cuanto nosotros nos vayamos de casa.

aparte de mis padres y hermanos la única familia en la que confiaba eran mis abuelos maternos, ellos vivían en otro estado de la república pero lo visitábamos cada ves que podíamos, asegurándonos de disfrutar cada momento con ellos, ellos eran ya bastante grandes, tendrían en ese entonces unos ochenta años cuando menos, ambos encajaban bastante bien en el típico estereotipo del abuelito mexicano, pero eso estaba bien, siempre estaría bien si eran ellos, nos querían bastante a mi y a mis hermanos, pero no a mi padre, y entiendo bastante bien el porque, pero, jamas fueron muy descorteces con el, o al menos eso intentaban, al igual que mi padre mi abuelo se sentía bastante orgulloso de que yo fuera su primer nieto varón, siempre me decía mi abuelo que yo estaba destinado a grandes cosas, yo jamas le creía, después de todo ¿quien pensaría eso de mi?, ni siquiera yo a decir verdad, pero ahora se que me encontraba lejos de entender a que se refería, fue ese ultimo verano que lo visite lo que me marco a mi y a muchas otras personas, era de noche en ese momento, lo recuerdo claramente, yo me encontraba solo afuera de la pequeña casa de mi abuelo, viendo aquella hermosa vista que me hacia olvidar cualquier pena que tuviera, esa simple vista era capaz de calmar una llama que ardía dentro de mi y que no entendía que significaba, el deseo de pelear, pero no solo por diversión, el deseo de hacerlo por un propósito, llevaba bastante tiempo sintiendo esto, pero no tenia idea de que significaba.

-Tal parece que tu corazón se encuentra agitado Eduardo

La repentina aparición de mi abuelo a mi espaldas me hizo sentir un escalofrió en mi espalda, puesto que a pensar de ser alguien tan viejo el podía tomar por sorpresa a cualquiera algo bastante curioso a lo que jamas preste mayor atención.

-uff, abuelo, no haga eso, me asusto por un momento -respondí yo recuperando mi compostura
-Jeje, los jóvenes de hoy en día, pero regresando al tema, Eduardo, llevas bastante tiempo aquí fuera y con tu corazón agitado -mientras decía esto el poso una mano en mi hombro calmándome un poco -¿Ya estas listo para hablarme de esto?
-Ni siquiera yo lo se abuelo, llevo mucho con este sentimiento, no se que hacer, siento... siento que quiero hacer algo, pero no creo tener la voluntad para seguirlo, jamas la tengo -Respondí apenado mientras bajaba mi mirada al suelo
-Eduardo, Lalo, tu puedes hacer mas de lo que tu podrías creer, solo es cosa de que tu mismo te lo propongas, por ejemplo, ¿que pasaría si te dijera que muchas de las cosas que ocurren en la mitología pasaron realmente?, solo que fueron deformadas las historias en mitos y después en leyendas hasta ser lo que todos conocen hoy en día
-No creo poder entenderte abuelo
-No es necesario que lo hagas, solo que escuches, hace muchos siglos, antes de que llegaran los extranjeros a este continente ya existía la magia y quienes se encargaban de mantener el equilibrio, los guardianes de este equilibrio eran tan poderosos que eran considerados por nuestros ancestros como dioses, así que algunos de ellos fueron corrompidos por el poder y terminaron convirtiéndose en aquello de lo que debían de defender a sus pueblos obligando a los no corrompidos a pelear contra ellos, aunque realmente cada uno de estos guardianes representaba un concepto del balance por lo que cada uno tenia cualidades especiales que los hacían a todos realmente peligrosos si se inclinaban por sus deseos egoístas, es por ello que a las familias de los clanes mas respetados y honorables se les encomendó el hecho de resguardar estos tesoros y solo usarlos en los momentos de mayor crisis...

Al terminar de narrar su historia el rostro de mi abuelo se torno serio mientras miraba el horizonte frente a el, en ese momento entendí que para el ese relato era algo realmente importante para el por alguna razón que desconocía.

-¿Porque me cuentas esto abuelo? -Pregunte ingenuamente
-Bueno, ya era momento de que esta historia fuera transmitida a la siguiente generación, al igual que nuestro tesoro

Mientras decía esto el alzo un poco su camisa mostrándome un hermoso cinturón de cuero color carmesí, el cual tenia una hebilla de metal representando la figura de un perro Xoloitzcuintle posando ante el paisaje de la luna y la noche enfrente suyo.

-Vaya abuelo, jamas había visto ese cinturón tuyo -Respondí yo maravillado por el diseño tan bien hecho de aquel objeto ajeno - Me encantaría tener uno así
-Eso es bueno, porque ahora este es tuyo -Me dijo con una sonrisa mirándome a los ojos
-No podría aceptarlo abuelo, es tuyo y estoy seguro de que debió de cortarte mucho dinero
-No realmente, esto es de nuestra familia y es momento de que sea tuyo, es por eso que reniego a el para dártelo a ti como su nuevo portador
-P-pero, abuelo, no puedo aceptar algo así -Respondí avergonzado
-Insisto, yo reniego a el para dártelo a ti, es lo único que quiero, que nuestro tesoro familiar quede en buenas manos antes de que sea tarde para poder dártelo yo mismo -Mientras decía esto el acerco nuevamente aquel cinturón a mi
-Esta bien abuelo, si esto te hace feliz esta bien, lo acepto
-No esperaba menos de ti Eduardo, quiero que seas el próximo en nuestra linea, la linea de nosotros los Castro
-Entonces espero estar a la altura para mantener nuestro apellido
-No Eduardo, yo se que tu no lo mantendrás, tu seras capaz de elevarlo aun mas
-Eso haré abuelo
-No podría estar mas orgulloso de ti Eduardo, cuídate bien

Esa fue la ultima ves que hable con el, pues al día siguiente el había fallecido, mi abuela fue quien recibió su testamento al igual que mi madre y un poco mi hermanos, aunque, en este dejo mas que claro que el deseaba que yo fuera quien se quedara con su cinturón y que lo cuidara bien, ademas de entregarme una daga con la forma de un lobo mexicano aullando, parecía estar hacha de plata por su simple brillo ademas de tener una funda con una temática compatible para ella, también me dejo con un anillo con el grabado de un ajolote en su centro al parecer hecho de cobre o bronce pero aun así bastante hermoso y con un buen detallado, por ultimo me dejo un libro bastante viejo y sellado, el notario que leyó su testamento me indico que mi abuelo había pedido que solo lo abriera cuando estuviera realmente solo, que era privado y eso hice, durante todo el transcurso del duelo por la muerte de mi abuelo no me atreví a tocar ese libro, había demasiada gente y solo yo, mis padres, hermanos y mi abuela sabíamos lo que mi abuelo había querido y nos había dejado por lo cual me reserve cualquier comentario sobre el tema de los demás, pasada una semana regresamos a casa, aunque no tan alegres como todos los veranos anteriores, esta ves teníamos un toque de nostalgia en nosotros que no podría irse tan fácilmente, después de todo se había ido una persona importante en nuestras vidas.

-Lalo, porque estas tan pensativo?
-No es de tu interés Alice
-Claro que si, eres mi hermano, ademas, se que la perdida de nuestro abuelo debió de haberte afectado mucho mas que a nosotros, el era mas cercano contigo que conmigo o Daniel, es por eso que se que te sigue doliendo
-Solo no quiero hablar del tema
-entiendo, aunque sabes que cualquier cosa somos tu familia
-lo se, solo quiero tener mis pensamientos claros, ni siquiera yo se que es lo que me pasa
-ya veo, en fin te vine a ver porque vamos a salir, estas seguro de que no quieres venir?
-Si Alice, solo quiero estar tranquilo
-ok, te quiero bye
-bye

a la ves que se retiro mi hermana instintivamente pose mi mano en la hebilla del cinturón que me había dejado mi abuelo, la daga y el anillo que me dio los deje guardados en un lugar seguro y a parte puesto que sabia que al ser valiosos no estarían tan seguros como el cinturón que tenia en ese momento, sin embargo un pensamiento paso a través de mi mente, después de todo, aun no había abierto el libro que me había dado mi abuelo, después de todo aun no sentía que fuese el momento, pero, ahora realmente estaba solo en casa, y era mas que obvio para mi que ellos no regresarían hasta tarde por lo que fuese lo que fuese que mi abuelo haya dejado en ese libro estaba a salvo conmigo por el momento.
Sin perder mas tiempo saque el libro de su escondite y lo desenvolví para darme cuenta de que tenia una empastadura de cuero bastante gruesa, ademas de que tenia una gran extencion, al abrirlo lo primero que note fue que había una parte en especifico de el que estaba marcado por una hoja que sobresalía, al llegar a ese punto me di cuenta de que tenia una gran cantidad de dibujos diferentes, pero que tenían un punto en común todos, eran hombres o mujeres que vestían diferentes trajes, algunos de estos dibujos eran bastante viejos, incluso mostrando figuras aztecas con su típica extencion de dibujo hasta el mas actual que mostraba un viejo dibujo a lápiz que mostraba a un hombre con traje de charro pero con toques bastante peculiares al igual que todos los demás, todos apuntaban a un mismo ser, el Xoloitzcuintle, de alguna u otra forma todos lo representaban, desde dibujos u adornos en su vestimenta hasta mascaras u cascos con la forma de su cabeza, todos tenían esa temática en común, no lo entendía hasta que leí el marcador que me indico la pagina.
Es el momento Eduardo, se que para este punto yo no estaré para guiarte como otros lo hicieron conmigo, el tiempo se me escurrió de entre los dedos tan de prisa que no pude hacerlos, sin embargo, lo que si puedo hacer es dejarte esto, se que te sera de mucha ayuda ya que tu eres el siguiente en nuestra linea, se que tu podrás con todo lo que venga mas adelante así que toma esto como parte de tu aleccionamiento, en este grimorio eh reunido toda la información posible que llegaras a necesitar, aunque por el momento varias de las paginas estarán bloqueadas hasta que las necesites o logres desbloquearlas por tu cuenta, recuerda lo que te dije, la magia existe incluso donde no lo esperas, así que lo ultimo que me queda por pedirte es que digas lo siguiente en voz alta: "Xolotl es hora de iniciar el ciclo"

-"Xolotl es hora de iniciar el ciclo"

Antes de darme cuenta una gran luz se hizo presente en el lugar y el cinturón que tenia de alguna forma que no podía entender se despego de mi cadera abrirse ni que yo lo moviera y una voz algo seria me tomo por sorpresa.

-Así que tu eres el sucesor eh?, esperemos que estés a la altura...

Y sin mas el cuero del cinturón desapareció dejando solo la hebilla flotando frente a mi mientras esta cambiaba de forma y aspecto, ahora era un poco mas grande y el grabado del Xoloitzcintle se había movido viendo al horizonte, observando lo que era el sol, la luna había desaparecido y el color del adorno metálico era distinto, ya no era mas de un color plateado, era mas bien una mezcla entre los colores dorado, verde y rojo que le daba un toque bastante increíble a la hebilla, súbitamente esta se abalanzo contra mi colocándose un poco mas arriba de mi cintura, a la altura de mi ombligo, repentinamente una gran cantidad de cristales me rodeo y perdí la noción de todo por un instante, lo único que sabia es que mi cuerpo estaba moviéndose de una manera automática a la ves que un resplandor recorría mi cuerpo hasta llegar al inicio de mi cuello, en ese momento entendí que es lo que pasaba, era mi turno en la linea después de todo, así que con calma pose una de mis manos sobre mi ojo izquierdo y con un movimiento descendente en forma de media luna baje mi mano hasta mi barbilla para posteriormente separarla para tocar dos partes de mi cabeza o alzar mis manos poco después, pude notar que estaba en lo correcto ya que ahora podía sentir la mascara que ocultaría mi identidad, el único problema es que aun no sabia de que tendría que ocultarla.
 
Arriba