¡Bienvenido!

Puedes sentarte a leer lo que tenemos para ofrecerte, ¡o bien hacerte una cuenta y empezar a participar desde ahora! No cobramos comisiones y damos hermosos regalos.

¡Registrate!

Rol King of War(comenzamos siempre cupos consultar por MP)

Gonzalo Sparda

Cazador de demonios
Registrado
22 Feb 2019
Mensajes
54
Puntos por reacción
51
Me había puesto a pensar en Scott, el tanque y granadero del equipo, con su idea de ver el mundo volar en explosiones, después de eso recibimos un mensaje de Jeannearc donde decía que necesitábamos a alguien que sea explorador a lo que sonreí ya que era mi especialidad pero en eso llego otro mensaje de ella el cual decia que en una caja de municiones ibamos a poder encontrar otras cosas a lo que me acorde de las armas que había obtenido aparte de las que portaba y Kida hizo lo mismo, ambos abrimos nuestras mochilas para ver dentro una caja de municiones la cual abrimos y, en mi caso, me encontré con mi escopeta de doble cañón recortada junto a mi viejo lanza granadas que gane en el primer torneo y mi Desert Eagle, si fuera poco tenia también unos binoculares para después ver una laptop la cual encendí viendo que era la tienda del juego donde en una esquina tenia mi dinero. En el caso de Kida ella abrió encontrándose con su pistola semiautomática, un botiquín de primeros auxilios que al abrirlo venia mas que preparado para distintas situaciones como también la mira infrarroja para su rifle.

-Inscribible- dijo Kida viendo que aun tenia ese equipo que ella consiguió

Sin perder tiempo logre entrar al chat para ver ese mensaje de Jeannearc para escribir algo: "Jeannearc soy Shadow, estoy con el grupo de HammerDown y recibimos tu mensaje, si se necesita un explorador me puedo hacer cargo de eso."

Una vez que respondí el mensaje se lo mande viendo mi mochila para ver la caja de munición y sacar una hoja junto a un lápiz y ponerme a dibujar lo que veía como el recorrido que hice con Kida pero debí detenerme ya que al parecer Jeannearc estaba en problemas y HammerDown habia conseguido un vehículo para poder movernos así que como pudimos subimos tomando HammerDown el lugar del piloto mientras me sentaba a su lado y Kida subía para estar con las personas mientras ese chico Trevor iba a la torreta del vehículo y HammerDown ponía rumbo a donde estaba Jeannearc y yo seguia, como podría con el mapa ya que el camino no era muy estable pero podria dibujarlo.

=================

Evie Fauret Evie Fauret

Mr. Fear Mr. Fear

Leon Leon
 

Leon

Water totem
Registrado
15 Feb 2019
Mensajes
8
Puntos por reacción
6
Contacto

Para mi sorpresa estaba revisando mi equipo y tenía los cargadores extendidos que había comprado con anterioridad así como balas incendiarias y de punta de mercurio sólido, estas últimas las usaba contra vehículos pesados pero no habían sido una buena inversión ya que no había tenido la oportunidad de probarlas pero parece que eso cambiaria aquí y finalmente vi algo que me hizo sonreír, un mortero que recién había comprado junto con misiles incendiarios pero finalmente decidí dejar todo eso en su lugar y guardar todo de nuevo en mi mochila pues teníamos que ir a apoyar a Jeanne que se había adelantado para cubrir más terreno pero al parecer se había encontrado con otras personas y no eran del juego a lo que simplemente me subí a la camioneta acatando las ordenes de HammerDown haciéndome espacio entre los refugiados y llegando a la torreta acomodándome mirando a los alrededores.

Golpee el techo del camión dos veces empezando a movernos y terminando de acomodarme girando sobre mi eje buscando algún posible enemigo pero no encontré nada preocupante, de hecho todo se veía muy tranquilo, eso me daba más curiosidad sin saber que más podríamos encontrar ya que no solo habían humanos pero ya tendría que preocuparme por eso después ya que ahora lo importante era encontrar a Jeanne y finalmente mantuve la mira hacia el frente manteniendo el cañón giratorio en movimiento por cualquier que quisiera atacarnos dispararía al instante pero apenas empezamos a divisar a un grupo de personas se detuvo la camioneta mirando a HammerDown acercarse a aquellos que rodeaban a Jeanne captando la atención de estos mientras que yo seguía apuntándoles mirando como la maga extendía su mano hacia mi a lo que decidí interrumpirla pues no tenía ni idea de que intentaba.

- Chica no tengo idea de que estás haciendo pero si escucho algún cántico raro voy a hacer algo que no nos va a ayudar a ninguno de nuestros grupos y mucho menos a los sobrevivientes que tenemos con nosotros – Parecía que eso había captado la atención del singular grupo y la maga dejo de hacer lo que hacía y yo solté la minigun pero seguía en mi puesto pero solamente me quede un momento pensativo mirándolos hablar con los demás y girando mi cabeza buscando algo fuera de lugar pero creo que tal vez solo estaba pensativo y nervioso por la situación pero… ¿Quién no lo estaría en mi lugar?

Evie Fauret Evie Fauret

Mr. Fear Mr. Fear

Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda

Lian wolf 16 (lucifer) Lian wolf 16 (lucifer)

Fatman Fatman
 

wolf_p

Se tu mismo sin las críticas de los demás
Registrado
14 Abr 2019
Mensajes
4
Puntos por reacción
5
aun se puede, deja mi ficha por si se puede


Nombre: david olmedo
Nombre clave: wolfolmedo
Edad: 16
Género: masculino
Sexualidad: bisexual
Nacionalidad: mexicana
Especie:humano
Escuadrón: (no tiene)
Cantidad actual: ...
Especialidades: medico, explorador
Armamento:

2618

Psicologia: un chico calmado que solo busca divertirse y pasarla bien, suele ser muy sociable si las personas le muestran confianza pero si ve a personas que considere malas influencia el intentara retirarse, por lo general es muy sociable y alegre
Apariencia:
Historia: el típico chico que no sabe mucho d video juego aun así le ase el intento por jugar, el suele ayudar a su padre con la carnicería que tiene por lo que es normal para el ver sangre y esas cosas conoció el juego gracias un amigo y quiso darle una probada aunque no sabia lo que le esperaba

Gustos:la naturaleza
el chocolate
el clima frio
los videojuegos
el anime

Disgustos:la lluvia
lo salado
el tener que trabajar mucho
estar solo por mucho tiempo

Extra:es un completo novato en el juego prácticamente lo abrió y fue tele-trasportado a el otro mundo
 

Evie Fauret

Bebé Shibe
Registrado
30 Mar 2019
Mensajes
31
Puntos por reacción
55
Post 4
Los espada Negra


—Identifícate ahora Mujer —

Comento el Caballero serio levantando su espada y apuntándome yo solo suspire con fastidio debido a que me habían atrapado ellos

—Me llamo Jeanne Arc, soldado Medico del ejercito de argentina, no tengo nada que ver tampoco en esta guerra—Comente con pesadez aunque ellos no bajaban sus armas ante mi quien prácticamente tenia mis manos arriba

—jamas escuche de ese reino ¡¿Quién eres?! No mientas— dijo en ultimatun el caballero

“Perfecto Gust no me cree” dije en mi mente con ironia además del terrible parecido al protagonista de Berserk

—¡¿esa armadura no te hace circular la sangre al cerebro?! Si fuera de esta guerra no estaría en primera aquí viendo como cruzar y en segunda estaría con mas gente —

Comente molesta en eso pude escuchar el ruido de un vehiculo me hizo suspirar de alegría ya que me gire un poco y pude ver la camioneta sonreí al verlos , los dos tiradores del grupo apuntaron al vehiculo sorprendido la maga miro el lugar de igual forma

—¡ese carruaje se mueve solo! ¿es magia? —

Pude escuchar a un tirador sorprendido observando el vehiculo , pude ver como un sujeto que no conocía estaba arriba en la torreta amenazando a la maga , ella dejo de hacer lo que hacia y luego la cosa parecio calmarse

—bueno ya se calmo todo ¿podemos tener una charla mas o menos calmada? — pregunto ya bajando mi mano

—Que sea rápido , estamos escoltando a estas personas ya que se aproxima la Legion espada Negra—
Comento el Guerrero yo arque una ceja

—¿legion espada negra? — pregunte curiosa

—¿no los conocen? , bueno son extranjeros que podía esperar— comento el algo arrogante

—oye eso ofende — comente el solo rio

—la legion espada negra es una de las tantas legiones que existe en todo el país , ah ganado poder a manos de la guerra dicen ser caballeros pero no son mas que simples mercenarios sin escrupulos que atacan puestos , ciudades o pueblos en nombre de un reino para seguir la guerra— Comento el

—¿no hay un rey del país que evite esto? , por lo que dices este país se va al demonio — Comente

—el rey esta enfermo, sus hijos pelean por el trono usando las casas mas belicas que hay , el ejercito real esta disuelto hay cada vez mas deserciones, además de ataques extranjeros los vikingos por el Norte, los árabes por el sur y sin contar las bestias, el gremio de aventureros ha tenido que tomar papel de forma militar para evitar el caos total del lugar— comento el

Yo solo estaba escuchándolo al igual que ambos lados , pude observar como la maga generaba un puente temporal con las piedras donde el carruaje paso y quedo puesto un largo rato en ese lugar

—Capitan Calius , escuche—

Comento un tirador y nos callamos podíamos escuchar lo que parecían caminata militar , pudimos observar a la distancia un regimiento de lo que parecían 300 soldados todos con una armadura negra con tonos en naranja pasar, un ginete de ellos nos observo por unos largos ratos y luego se marcho ese batallón se dirigía hacia la zona de batalla de hace rato.
—¿Por qué no nos atacaron? —
Pregunte curiosa

—no tenían interés en nosotros por el momento, les sugiero partir hacia el sur , es donde se llega a una fortaleza del reino Karon la capital del país esta siendo sitiada por las tropas del hijo mas pequeño del rey—

Eso explicaría del porque se iban en sentido contrario al nuestro , ese grupo de personas solo siguieron su camino tomando el otro cruce que yo había tomado hacia lo que parecía una zona montañosa

—ya lo escucharon señores , seria mejor ir hacia ese lugar — comente observando al vehiculo

En lo que estaba por subirme me llego un mensaje privado de alguien que pensé que ya se lo había chupado la bruja hacia mucho tiempo

“Mastodon?! ¿estas bien? ¿Dónde te encuentras?”

Le envie el mensaje esperando su respuesta en cambio recibi lo que era su localización estaba a unos 10 minutos a pie por donde vinimos podía ir por el rápido si me apresuraba

—cambio de Planes, ustedes diríjanse hacia la fortaleza de Karon yo ire por un viejo amigo—
Comente observando a Hammer y a los demás ellos asintieron

—¿la mujer es su líder? Eso es curioso— pude escuchar a uno de los refugiados preguntar dentro de la camioneta

—Jeanne le sugeriría cambiar de ropa por una mas táctica quien sabe que peligros encontrara —Me comento Hammer desde el asciento del conductor yo lo mire

—bien gracias por el dato me cambiare enseguida , ahora vayan los vere luego cualquier cosa que ocurra les enviare un mensaje—

Ellos arrancaron el vehiculo y yo me fui otra vez a los arbustos a ver que podía hacer
Entre en la tienda y los créditos que tenían eran pocos solo 5000 creditos con eso me alcanzaba para comprar ropa común , segui observando y no me quedo de otra vendi la ropa que traía y esta desaparecio como por arte de magia quede en ropa interior de color negro ..hacia frio no iba a negarlo vi el dinero y aumento considerablemente siendo ahora 40.000

—Vaya…valia mucho lo que traía no lo recordaba—

Comente y luego revisando la ropa encontré algo que me serviría era un conjunto militar mas acorde además de una boina negra, compre todo lo cual me dejo con solo 100 creditos luego veria como recupero pero ya mejor defendida comenze a caminar para encontrarme con mi viejo amigo Mastodon vendría perfecto lo que es el un amante de las explosiones , jamas viene de mas alguien que le guste volar cosas por los aires.
-------
Nueva apariencia de mi personaje:

Fatman Fatman
Leon Leon
Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda
Mr. Fear Mr. Fear
 

Mr. Fear

Free-fire Zone with my M-16
Registrado
9 Mar 2019
Mensajes
28
Puntos por reacción
24
HammerDown.
Dos horas y media después del “incidente”.

I swear to God I’m not drunk enough to get through this bullshit and this cocky cunt” pensé mientras el caballero explicaba todo lo que pasaba. Pero entregaba una cantidad muy interesante de inteligencia e información: Esto parecía una guerra civil entre facciones que usaban guerrillas mercenarias, lo que significa que la institucionalidad establecida (si la hubo, en primer lugar) quedó reducida a cero. Prueba de esto era que a nuestro lado pasó una gran cantidad de soldados que ni siquiera nos prestaron un poco de atención (un problema menos, gracias a Dios).

Finalmente acatamos la sugerencia de los caballeros, se dieron las órdenes y ya teníamos un plan de acción.

- ¿La mujer es su líder? Eso es curioso… – mencionó uno de los refugiados desde adentro de la camioneta blindada.
- We’re a colorfull pack of motherfuckers – respondí, acercándome a uno de los caballeros – Jeanne me dijo que ustedes se encargan de los civiles, ¿qué tanto puedo confiar en ello?
- Lo suficiente.
- ¿A cuánto está el próximo pueblo?
- Quince minutos caminando.
- ¿Pueden mantener el puente para que ellos pasen?
- No es problema – mencionó la maga, mientras sostenía el puente con su magia – ¿cuántos son?
- Cinco personas y una vaca.
- Si, pueden pasar sin problemas.
- Perfecto, ¡ya escucharon!, ¡esta es su bajada!
Los refugiados rápidamente bajaron y volvieron a cargar sus cosas, agradeciendo por la ayuda tanto a los caballeros como a nosotros, siguiendo su camino hacia el norte a pie ya que faltaba tan poco. Los caballeros también siguieron su camino, muy al pesar de la maga que no lo quitaba los ojos a Trevor.

- Don’t get so sad, sweetheart! – le grité a la maga mientras se comenzaba a alejar con sus compañeros, subiendo a sacar la bandera del Comité – probably if you meet eachother again you can fuck eachother silly!
- Oye en serio te pasas… – me respondió Trevor, llevándose una de sus manos a la cara.
- If you’re not up for the challenge… – le respondí, bajando hasta el asiento del conductor – OK kids, we have a long road ahead and I don’t know if this shit will have enough gas to make it, but still, who dares win!
Di vuelta con la camioneta hacia dónde nuestro explorador había determinado que estaba el sur y comencé a conducir hacia dicha fortaleza en Karon. No sé qué tanto podamos hacer en un lugar que estaba siendo sitiado por tropas, pero algo podremos hacer.
------------------------------------------
Evie Fauret Evie Fauret
Leon Leon
Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda
Fatman Fatman
wolf_p wolf_p
 

Fatman

Bebé Shibe
Registrado
1 Abr 2019
Mensajes
52
Puntos por reacción
84
Horace remmington
Mastodon
Reencuentro
Post Nro.2


No tenia idea de a donde me llevaba ese sendero solo se que este bosque es mucho mas peligroso de lo que parece, mientras estaba caminando por el me consegui 2 basiliscos, 10 trasgos, 3 arboles asesinos, 4 Mantis gigantes, 1 topo monstruoso y 50 legionarios, y solo me costo 300 balas de la minigun, nada del otro mundo la parte buena es que la armadura blindada esta haciendo su trabajo, digo los animales gigantes son un poco problematicos pero el resto de los imbeciles son pan comido, ni siquiera alcanzan a tocarme, excepto por las flechas...la cosa es que las flechas rebotan...asi que es casi lo mismo

-...- El coloso blindado caminaba con la minigun en alto de frente mientras veia cauteloso ha todos lados, pues sabia que ser una mole blindada no lo salvaria de un ataque sorpresa -...!?- escuchaba algo entre los arbustos volteaba y de la nada salia un Asesino saltando hacia el con daga en mano

y luego estan estos idiotas...

-...!- el mastodonte atajaba al asesino por el cuello sin problemas

-g-gahh!- sentia como el coloso le apretaba el cuello

-Hm!!- lo estrellaba contra el suelo, luego lo alzaba de nuevo y lo volvia a estrellar una vez mas contra el suelo -...!- para luego aplastarle la cabeza con un pisoton -mejor huyan...- tomaba una granada le quitaba el seguro y la lanzaba hacia los arbustos de donde habia salido el asesino que lo habia intentado emboscar, la granada estallaba y se podia ver entre los arboles otro par de asesinos correr por sus vidas despues del estallido

asi esta mejor...

-...- se golpeaba el pecho en señal de fuerza y valentia mientras los veia huir despaboridos, luego retomaba el paso de nuevo

jodidos asesinos cobardes...habia pasado rato desde que le habia enviado mi localizacion a Jeanne pero aun no me habia encontrado, dijo que estaria a diez minutos de mi, espero no haberme alejado o que a ella no le pasara nada, digo con todo lo que me he conseguido espero ella este bien...no es que ella no se pueda defender por si sola...mejor apresuro el paso

-...!- se echaba la minigun sobre el hombro y comenzba a trotar por el sendero con sus piernas mecanicas

aun es increible sentir que camino de nuevo...

+al cabo de unos minutos+

-Mastodon!- decia la chica agitando una mano desde la distancia

-...!- el coloso la veia y respiraba aliviado aligerando el paso al verla

bueno, no ha cambiado mucho desde la ultima vez, solo un cambio de uniforme por lo visto...me gusta la boina...

-es bueno verte de nuevo grandote!- decia la chica parandose frente a el -no pense que alguno de mis viejos camaradas volviese a las andadas

-...- el blindado soltaba la minigun y abrazaba a la chica alzandola en el aire mientras la abrazaba

-w-wow tranquilo compañero, veo que sigues igual de afectuoso que antes- decia sonriente mientras el blindado la bajaba -y tambien igual de conversador-

-es bueno verte...- decia el blindado dandole un "amistoso golpe en el hombro"

-auch...tu cariño duele...- decia sobandose -no te metiste en problemas??- preguntaba la chica -escuche que hay unos legionarios peligrosos en el area

-...??- el blindado se acordaba -legionarios?-

-si...-

-de color negro y naranja??-

-si...-

-...-

-mastodon...que hiciste??-

-los mate...-

-que!? cuantos??-

-...- el coloso contaba con los dedos -cincuenta...-

-estas loco se que eres una mole, pero no te enfrentes a tipos asi tu solo- decia la chica regañandolo

-el cañon comenzo a girar...no pude detenerme...- dijo apuntando con un dedo la minigun

-si si si...no importa vamos, tenemos que reunirnos con los otros- dijo la chica empuñando su fusil

-otros??- pregunto mientras tomaba su minigun del suelo

-si, otros jugadores, estamos..."jugando" juntos por ahora mientras descubrimos que sucede- decia la chica

-...!- el coloso asentia y comenzaba a seguirla

[rol off]

Evie Fauret Evie Fauret

Listo :v/
 

Mr. Fear

Free-fire Zone with my M-16
Registrado
9 Mar 2019
Mensajes
28
Puntos por reacción
24
HammerDown.
Tres horas después del “incidente”.
El camino hacia el sur iba, por lo que llevábamos, tranquilo. Lamentablemente no teníamos muchas más señales de la fortaleza que buscábamos, tampoco quería acelerar a todo lo que daba la camioneta por cuatro razones muy sencillas: La falta de combustible; que nuestro explorador trataba de hacer mapas sobre el camino; el estado del camino que seguíamos no era el mejor; y por si aparecía Jeanne junto con quien quiera que sea a quien haya ido a buscar. Por otro lado, también pensaba en lo que podía significar nuestra presencia acá (suponiendo que somos los únicos que hay en este mundo, lo que siempre puede comprobarse como una falsedad), por ahora me acomoda la idea de mantenerme neutral en cualquier conflictos que nos topemos, ya si cada quien desea tomar un bando o iniciar otro, allá ellos, yo trataré de mantenerme al margen salvo alguna circunstancia extraordinaria me obligue a tomar uno u otro bando.

Algo me dice que nos dirigimos a presenciar un Solferino en este mundo… pero, ¿y nosotros qué vamos a hacer al respecto?” pensaba mientras conducía, apretando un poco el volante de la camioneta “¿qué pasa si hay más gente como nosotros?, ¿qué pasa si tienen otros intereses u otros objetivos dentro de este mundo?

- ¿Ocurre algo? – escuché que preguntó Kida, mirando el camino por el parabrisas – aprietas mucho el volante.. – mencionó, mirando mis manos.
- No es nada – le respondí, tratando de relajarme un poco – o al menos no es nada de verdadera importancia.
- Si es acaso por encontrar a más como nosotros, creo que por allá puedes encontrar tu respuesta – acató Trevor, quien bajaba de su posición en la torreta para apuntar hacia un lado del camino.
Ahí, amontonados como si fuesen basura, estaban exactamente los mismos soldados que hace momentos atrás vimos marchar, sus estandartes y armaduras habían perdido todo el brillo que tenían hace unos minutos atrás, empapados en su propia sangre. El penoso espectáculo hizo que me detuviera para observar un poco mejor: Las heridas eran, al mismo tiempo, masivas pero consistentes entre todas ellas, era evidente que esto no fue realizado con flechas ni espadas, mucho menos con rocas, esto había sido realizado con armas de fuego modernas y de un calibre lo suficientemente alto como para que cualquiera supiera que marcha a una batalla perdida.

- ¿Habrá sobrevivientes? – preguntó Arthur, mirando atentamente los cuerpos amontonados a un lado del camino.
- Para nada – le respondió Trevor – conozco esas heridas, son prácticamente imposibles de sobrevivir, y si alguien sobrevivió el impacto inicial no tuvo una agonía larga ni dolorosa.
- ¿Y acaso esto no califica como un crimen de guerra?
- No exactamente… aunque hay que ver si es que quien quiera que haya hecho esto fue atacado en primer lugar.
- Y… ¿si fue el atacante?
- Entonces tenemos alguien de quien es mejor mantenernos muy lejos.
Volví a acelerar de a poco, dejando atrás el penoso espectáculo de cuerpos que de a poco se comienzan a pudrir bajo el sol. Muchos siempre se quedan con la primera impresión de los cuerpos mutilados y carentes de vida, pero también olvidan el drama que dejan detrás: Esta gente tenía familia, dejaron esposas, hermanas, madres y padres ancianos, quizás hasta hijos; y la parte más cruel de todo esto no es solo la matanza, sino que sus familias no sabrán del destino cruel que les encontró camino a la lid, y aunque era seguro que más de uno de ellos iba a morir, todos esperan -secretamente- que los suyos volverán a casa con vida.

Seguimos avanzando en el camino en un silencio algo pesado, nadie quería hablar sobre lo que vimos, y aunque sabemos que todo esto -en teoría- es un mundo digital, la muerte se siente igual de real como en nuestro mundo, lo mismo que se siente igual el olor de la sangre y de la carne que lentamente se pudre al sol.

- ¿Haremos algo al respecto? – terminó por inquirir Trevor, mirándonos a todos – tenemos dos médicos y además un cabrón que trabaja para la Cruz Roja, algo podremos hacer.
- No es tan sencillo – respondí, sin quitar mis ojos del camino – no podemos hacer mucho si es que los líderes no acuerdan seguir los patrones que nosotros conocemos respecto al DIH, tampoco lo harán porque no van a renunciar fácilmente al uso de armas más destructivas. Y por el espectáculo que acabamos de ver, dudo que siquiera entre nosotros haya gente dispuesta a cumplir con esos mandatos… hay que ser sinceros, este mundo no va a estar listo para adoptar ideas humanitarias…
Al cabo de unos minutos pudimos ver dos figuras que caminaban a lo lejos, toqué el claxon de la camioneta para llamar su atención, provocando que voltearan a vernos y deteniéndose para esperarnos.

- Pensé que podrían querer un aventón – le dije a Jeanne, que se acercó al lado de la camioneta – ¿y quién es tu amigo?
- Mastodon, un viejo camarada de los inicios del juego. Creo que será de gran ayuda tener un tanque con patas.
- Peace through superior firepower… OK hop in the both of you.
Abrí las puertas traseras y ambos entraron a la camioneta, que aunque sintió el incremento en el peso que llevaba, rápidamente se acostumbró y seguimos nuestro camino. No pude evitar ver a través del espejo retrovisor que nuestro nuevo compañero llevaba una Minigun consigo, y no fue difícil sumar 2+2 y saber que él había sido el responsable de lo que vimos más atrás.

“Necesito un Plan B” pensé, volviendo a fijar mis ojos en el camino “si este cabrón se vuelve loco, poco podremos hacer contra ese nivel de fuego y blindaje sumado en una sola persona”.
--------------------------------------------------------------------------------
Evie Fauret Evie Fauret
Leon Leon
Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda
Fatman Fatman
 

Evie Fauret

Bebé Shibe
Registrado
30 Mar 2019
Mensajes
31
Puntos por reacción
55
El ambiente estaba tenzo, era obvio debido al "espectáculo" de hacia unos kilómetros atrás así que tenía que aclarar ese punto antes de que todo se fuera al carajo.

—Hammer se que te preocupa que mi amigo se pase al lado oscuro pero déjame decirte que esos caballeros atacaron primero, incluso a mi me atacaron mientras caminaba—

Comenté queriendo calmar la situación lo cual parecía que ahora el ambiente se calmó.

Al cabo de creo una hora y media de viaje llegamos a una colina donde a la distancia se podía observar una fortaleza de madera una empalizada creo que se le descia.

—¿Será ese lugar?—

Pregunto Mastodon

—es lo más probable, deberíamos acercarnos todos o solo un representante?—

Pregunte y todos estuvieron de acuerdo en algo

—ve tu—

Dijeron todos yo los mire

—cobardes—

Comenté y me baje de la camioneta, dejé mis armas en la camioneta, y comenze a caminar de forma lenta para la empalizada,pude observar que en esa llanura era difícil acercarse de forma cautelosa no había lugar para esconderse.

—¡¿Quien eres?!—

Pude escuchar desde el techo observé al caballero su armadura me recordaba un poco a las que eran bizantinas, tenía mis manos arriba.

—¡Somos viajeros que ah decir verdad no sabemos ni dónde diablos estamos parados!— comenté con las manos arriba

Este desapareció de mi vista y al cabo de unos minutos se abrió la puerta dejando ver a varios caballeros con la misma armadura, me miraban de forma sería o eso creía .

—siguenos—

Comento uno y entre , al ver el lugar Vi varioa edificios tal vez barracas, además de carpas de seguro este lugar albergaba más soldados de lo que se debia, me llevaron a un cuarto donde no había nadie o eso creía.

—¿De dónde vienes?— escuché una voz en una esquina

Me voltee y pude observar a lo que era un caballero o eso creía su armadura estaba más gastada y tenía otro símbolo a los que había visto.

2880
— vengo de un lugar lejano—

Comenté nerviosa este sujeto tenía algo que me ponía así

— tus ropas son iguales a los que mis espías informan, misteriosas personas apareciendo en otras partes del país, todas llevando ropas parecidas y extrañas baras magicas—

Su rostro mostraba seriedad y yo no sabía ni que decir

—¿son del mismo país? ¿Son otro ejército invasor?—

Me preguntó tocando su empuñadura

—fuimos transportados involuntariamente a este mundo, puede que ellos igual no sabemos ni como llegamos en sí —

Tenía que ser Honesta y está era la mejor alternativa

— te creo—

Comento el relajando su mano

—asi?—

Pregunte

—si, dices la verdad puedo verlo en tu mirada —

Comento y se acercó a mí

— me llamo Arno de la Sierre segundo príncipe del país Franco—

Comento el dándome la mano yo le devolví el gesto

— me llamo Jeanne , ejército argentino médico —

Comenté el se sorprendió un poco

—¿Sanadora?, Entiendo nuestro último sanador fue asesinado en una emboscada por las tropas de mi hermano menor—

Comento el frustrado, su mirada destonaba cansancio .

—¿Pelean por el trono de su padre no?—

Pregunte

— mis hermanos lucha por el trono de mi padre, yo lucho por el pais, tengo más de cuatro frentes abiertos y me quedo sin tropas, a los califatos de Jericó atacando el sur del país, las tribus del frío en el norte saqueando, y mis hermanos peleando entre si, sin contar que incluso cuido a mi padre aquí ya que más de una vez intentaron asesinarlo en el palacio —


Comento de forma pesada

—se que está no es su guerra, tampoco puedo pedirles que participen pero les propongo un trato información y cobijo por unos dos días a cambio de su ayuda, tengo muchos heridos en la enfermería y necesito atenderlos, uno igual a ustedes llegó hace dos horas un tal Wallace, vio a mi padre y dijo que lo que tenía, tiene tratamiento —

Comento el yo me pregunte que es lo que tenía

— por mi parte es una buena idea, debo hablarlo con mi equipo, si los dejara pasar por favor —

Comenté y el asintió

Me guiaron hacia la puerta donde mi equipo un poco a la distancia podía verme les hice señas de que se acercarán y lo hicieron una vez dentro me les acerqué

— nos dejarán quedarnos dos días a cambio de que veamos a sus heridos y al rey que está aquí por su seguridad ,¿ nadie está en contra?

Ninguno pareció negarse

— bien ,Víctor Mastodon vayan a las torres de arqueros vigilen si ven a uno con ropas negras y naranjas o que no lleven el estandarte de aquí disparen, Kida ve a la enfermería necesito que veas a los heridos y me des un informe de cuan grave es iré a ayudarte cuando me sea posible, Arthur ve a aquel edificio , dentro está el cartógrafo del lugar comienzo a detallar mapas, Hammer iremos a ver al rey pero primero ven con Migo tenemos que hablar un poco —

Di las órdenes, me sorprendía lo rápido que las acataban yo creía que cuestionaron porque estoy como al mando pero hasta ahora no dijeron nada aunque pronto debería preguntar si estaban de acuerdo con mi liderazgo, ambos entramos a la camioneta que por suerte lo que dijeramos dentro nadie lo escucharía.

—segundo el príncipe si hay otros como nosotros un tal Wallace paso por aquí hace dos horas, otro médico al parecer incluso vieron a otros con nuestras ropas en ciudades y demas—

Comenté el solo suspiro y dijo unas cosas en inglés que no entendí

—asi que no somos los únicos no sé si alegrarme o no —

Comento el con pesadez

—lo se yo tampoco sé qué pensar pero no podemos lamentarnos ni nada, aquí conseguirnos información y nos iremos no planeo tomar parte en esta guerra, aunque mi trabajo de médico me impide irme si hay gente herida —

Comenté observándolo

— me pasa casi lo mismo a mi — comento el

— bien, otra cosa ¿No les molesta a ninguno que yo les de órdenes? Digo desde que nos conocimos yo eh dado las órdenes de que hacer o a donde ir y jamás lo reprocharon —

Le comenté curiosa ya que en verdad ninguno objeto sobre mis órdenes ni propuso otra cosa, la verdad es que tampoco quiero discordia en este grupo y quiero saber sus opiniones

Off

Fatman Fatman
Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda
Leon Leon
Mr. Fear Mr. Fear
 

Fatman

Bebé Shibe
Registrado
1 Abr 2019
Mensajes
52
Puntos por reacción
84
Horace remmington
Mastodon
Montando la guardia
Post Nro.3


No soy el mas carismatico de todos si a lo que vamos del grupo y la forma en la que ese tipo me miro al momento que subimos creo que lo primero que penso es una mole con una minigun...este nos va a vaciar el cargador de 3000 balas en lo que no lo veamos...pero no soy asi...bueno a no ser que sean enemigos...pero si estan con jeanne entonces son compañeros de armas tambien

-bien, otra cosa ¿No les molesta a ninguno que yo les de órdenes? Digo desde que nos conocimos yo eh dado las órdenes de que hacer o a donde ir y jamás lo reprocharon- pregunto la chica algo intrigada esperando las respuestas de cada uno

-...- el acorazado dio un paso adelante y asintio -cuenta conmigo...- dijo mientras se daba un golpe al pecho

-yo no tengo problema alguno...- dijo victor viendo a todos

-pues por como distes las ordenes minutos atras, creo que eres la mas capacitada para ello- dijo Hmmer mientras se encogia de hombros

-bien...es bueno saber que puedo contar con ustedes- dijo sonriendo -bueno andando entonces...

-...- el coloso se paro frente a Hammer mirandolo

-got something to say mate?- dijo hammer mirandolo algo desconfiado

-Count on me...mate- dijo para luego darle unas palmadas en el hombro un poco toscas, luego tomo la minigun y comenzo a caminar hacia las torres de vigilancia -...- volteo a ver a victor y le hizo una seña con la cabeza

-...- victor lo veia algo inquieto -tu amigo...me asusta un poco- admitio el joven mirando a jeanne

-eso es bueno- dijo jeanne sonriente -imagina lo que pensaran los enemigos cuando lo vean-

-claro...- victor seguia a mastodon dirigiendose ambos a las torres de vigilancia del porton de entrada

-supongo que contare con el eh?- dijo Hammer mientras lo veia irse

-puede que mastodon no de la mejor impresion...pero le confiaria mi vida, y te aseguro que no le importara recibir unas cuantas balas por mi...en especial porque muchas le rebotan- dijo encogiendose de hombros

-estas segura de eso??- pregunto hammer

-solo espera que el momento llegue y tu mismo lo veras- dijo sonriente -vamos a hablar con el rey

//en las torres de vigilancia//

ser vigia no es mi cosa favorita de hacer pero...si la lider lo ordena yo escucho y cumplo

-...- el coloso colocaba la minigun en el suelo y se estiraba un poco

-asi que...eres compañero de jeanne eh??- preguntaba victor abriendo la conversacion

-...- el coloso lo veia y asentia

-y como se conocieron??- pregunto algo curioso

-puesto vacante para un Raid boss- dijo el coloso -aun no conseguia un blindado-

-y apareciste tu- supuso el joven

-...- mastodon asintio de nuevo -me pidio que me uniera a su escuadron despues de vencer...- dijo mientras activaba el dispositivo de su muñeca y chequeaba sus estatus y la cantidad de municion que le quedaba

aun tengo dos cargadores de la minigun son 6000 balas de alto calibre mas las que ya tiene cargada son 2700 mas, 12 misiles y 20 granadas...nada mal, esto puede que sea interesante si deciden atacar, solo espero traigan suficientes para entretenerme mas de 10 minutos

-...- el blindado sacaba un compartimiento de su espalda y lo colocaba en el suelo abriendolo mostrando que contenia las granadas -si necesitas...tomalas- dijo mirando a victor

-gracias compañero- dijo el joven mientras que Mastodon asentia -Huff espero tengan la cena lista pronto...- dijo mirando al horizonte -bueno todo se ve despejado por los momentos- dijo rascandose la cabeza

[rol off]

Evie Fauret Evie Fauret

emmm no se de quien es el Pj de victor no lo vi en las fichas asi que no se si lo use correctamente :/
 

Gonzalo Sparda

Cazador de demonios
Registrado
22 Feb 2019
Mensajes
54
Puntos por reacción
51
Arthur
Asenti las ordenes de Jeanne para ir a donde se ubicaba el cartografo cuando entre en aquel lugar me lleve la sorpresa al ver diversios mapas de distintas zonas y en medio de la zona se enocntraba una gran mesa con un nombre con una barba, un poco larga pero solo llegando a la mitad del rostro, quien se giro a verme.

-Tu eres uno de los que llegaron no?- asenti con mi cabeza -me llamo Cesar el cartografo pero me dicen el ermitaño, que necesitas?-

-Bueno como usted me especializo en la creacion de mapas asi que necesito que me deje ver algun mapa mundi que tenga y asi puedo copiarlo para mi equipo- dije mis intenciones viendo al hombre quien parecia que lo meditaba

-Te propongo algo, no eres de aqui no?-

-En efecto no soy de este mundo- dije teniendo una idea de que queria

-Te dejare ver el mapa mundi que tengo pero a cambio me diras como es tu mundo te parece trato?- lo dude por unos minutos hasta que asenti -perfecto-

VI como fue a un area apartada donde habian varios mapas enrollados para tomar uno y traerlo para ponerlo sobre la mesa y despelgarlo mostrando el que seria el contienen dandome papel y un lapiz para poder dibujarlo.

-Cuando termines quiero que me cuentes de tu mundo- asenti y vi como el ermitaño regreso con ese mapa que hacia y yo me ponia manos a la obra con el mapa de este lugar


Kida
Habia llegado a la enfermeria donde, como me lo suponia, habian varios soldados heridos tirados sobre mantas en el suelo.

-Esto parece peor de lo que pense- dije dejando mi arma cerca de la entrada y me saque la mochila para buscar mi botiquin el cual saque -ok empecemos con esto-


Fui uno por uno atendiendo las heridas de cada soldado con habilidad, cuando se trataba de sanar a mis compañeros era uno de mis mejores fuertes, sentia la mirada de quienes serian las enfermedas las cuales veian lo que hacia de forma cuidadosa. Una vez que termino y viendo que habia usado una gran cantidad de mis objetos del botiquin lo cerre para guardarlo de nuevo en mi mochila viendo a los soldados, con sus heridas revisadas, aunque algunos habian costado por tener heridas mas peligrosas como cortes en alguna parte o heridas profundas pero no habia sido un trabajo dificil.

-"Sera mejor que me quede"- pensaba tomando mi rifle y me fui a una esquina para sentarme y ver el techo del lugar

==============
Evie Fauret Evie Fauret mencion a la master
 

Mr. Fear

Free-fire Zone with my M-16
Registrado
9 Mar 2019
Mensajes
28
Puntos por reacción
24
HammerDown.
Tres horas y media después del “incidente”.

- Hammer, sé que te preocupa que mi amigo se pase al lado oscuro pero déjame decirte que esos caballeros atacaron primero, incluso a mí me atacaron mientras caminaba.

El comentario de Jeanne parece que relajó a todos, yo la miré rápidamente por el retrovisor de la camioneta y no vi muchos indicios de alguna pelea… pero, de nuevo, ellos están armados con espadas y flechas, nosotros tenemos camuflaje y armas de fuego. Decidí no darle más vueltas al asunto y dejarme para mi cualquiera apreciación en contrario que pudiera tener.

Después de otra hora y media de viaje, llegamos a lo que parecía ser un fuerte construido enteramente de madera. Ante la idea de que fuéramos en comitiva o solo un representante, la decisión fue unánime: Mandamos a Jeanne, que ya había tomado una posición de liderazgo lo suficientemente natural como para que todos los demás la tomásemos cómodamente. La vimos entrar a la fortaleza “escoltada” por varios caballeros, ahora solo debíamos esperar.

-Carguen sus armas, muchachos – les dije, mirándolos por el espejo retrovisor – si Jeanne no regresa en media hora, entramos.

Detrás de mi pude escuchar el unísono de armas cargarse, listas para la batalla si fuese necesario. Yo hice lo mismo con las mías, vigilando fijamente la puerta y a los guardias que hay. Sin embargo -y menos mal- no fue necesario un asalto armado, puesto que antes de que se cumplieran los treinta minutos, salió Jeanne con noticias. Nosotros bajamos de la camioneta y salimos a su encuentro, nos dio las noticias y propuestas que venían desde adentro, las que aceptamos de inmediato porque, comparada a nuestra situación actual, es un gran avance. Sin embargo, también había mucho que hacer, Jeanne dio las ordenes rápidamente, incluyéndome a mí, pero antes de partir a ejecutar las ordenes dadas, me pidió que hablara con ella a solas dentro de la camioneta.

-Según el príncipe si hay otros como nosotros, un tal Wallace pasó por aquí hace dos horas, otro médico, al parecer incluso vieron a otros con nuestras ropas en ciudades y demás.

Esto complicaba el panorama, y no oculté mi molestia por ello.

-For fucks sake this is the last shit we need right now – suspiré pesadamente y dejé caer mi cabeza hacia atrás, como si quisiera mirar al cielo – así que no somos los únicos… no sé si alegrarme o no.
-Lo sé, yo tampoco sé qué pensar, pero no podemos lamentarnos ni nada, aquí conseguiremos información y nos iremos – contestó Jeanne, mirándome fijamente – no planeo tomar parte en esta guerra, aunque mi trabajo de médico me impide irme si hay gente herida.
-Me pasa lo mismo, ¿sabes? – le respondí, sin quitar mi mirada del techo de la camioneta – for all the cruelty of the world, never lose compassion… OK, let’s get going

Salí junto con Jeanne de la camioneta y emprendimos el camino dentro del fuerte, sin antes “guardar” la camion eta (que menos mal aun tiene una buena cantidad de combustible). Le puse seguro a mi fusil y lo dejé en mi espalda, con la bandolera cruzándome el pecho, reuniéndonos con los demás.

-Bien, otra cosa, ¿no les molesta a ninguno que yo les de órdenes? Digo, desde que nos conocimos yo he dado las órdenes de qué hacer o a dónde ir y jamás lo reprocharon.

Mastodon fue el primero en dar su opinión, dando un paso adelante y asintiendo.

-Cuenta conmigo... – le respondió, dándose un golpe el pecho.
-Yo no tengo problema alguno... – dijo Trevor, viendo a todos
-Pues por como diste las órdenes minutos atrás, creo que eres la más capacitada para ello – respondí, encogiéndome de hombros – all hail to the chief.
-Bien... es bueno saber que puedo contar con ustedes – dijo Jeanne, sonriendo – bueno andando entonces.

Emprendimos el camino hacia el fuerte, cada quien siguiendo su camino a la tarea asignada; pero antes de irme con Jeanne, Mastodon se quedó frente a mí.

-Got something to say mate? – le pregunté, mirándolo con desconfianza pero sin hacer algún movimiento o gesto que se pueda interpretar como hostil.
-Count on me… mate – respondió, dándome algunas palmadas en el hombro, tomando sus armas y caminando hacia las torres de vigilancia.
-Creo que tu amigo casi me disloca un hombro – le dije a Jeanne, riendo un poco – supongo que contare con él, ¿eh?
-Puede que Mastodon no dé la mejor impresión... pero le confiaría mi vida, y te aseguro que no le importará recibir unas cuantas balas por mí… en especial porque muchas le rebotan.
- ¿Estás segura de eso?
-Solo espera que el momento llegue y tú mismo lo veras – terminó por decir Jeanne, sonriendo – vamos a hablar con el rey.

Caminamos entre las barracas y carpas, bajo la mirada curiosa y desconfiada de varios soldados, hasta que llegamos a lo que parecía ser un palacete, nada increíble pero tampoco algo que pudiésemos infravalorar, más aún por la numerosa guardia armada que vigilaba cada posible entrada del palacio. Cuando nos acercamos, los caballeros pusieron sus manos en sus armas, uno de ellos acercándose a nosotros.

-¿A qué vienen?
-Venimos a ver al Rey, somos forasteros que vienen en son de paz, escuchamos que necesita de ayuda y creemos que podemos devolverle la salud.
-¿Cómo podemos confiar en ustedes y que no van a dañar la salud de su majestad?
-Porque yo confío en ellos – intervino una nueva voz que se acercaba detrás de nosotros, un caballero con armadura más gastada pero -al mismo tiempo- de vestimentas mucho más ostentosas – déjenlos pasar, van con mi permiso.
-Su majestad, no es por desobedecer sus órdenes, pero sabe del delicado estado de salud de su padre.
-Lo sé, pero también sé que dicen la verdad y su intención sincera es ayudar – respondió el caballero, quien asumí que era parte de la familia real – los acompañaré a ver a mi padre, y si quieres verlo por tus propios ojos, ven tú también.
-C-cómo lo ordene, su majestad.

Abrieron rápidamente la puerta y entramos acompañados del joven caballero y sus escoltas.

-Lamento que mi jefe de guardia haya sido rudo con ustedes, hemos tenido información sobre ustedes bastante cruzada – dijo el caballero – por cierto, no me he presentado, vaya modales. Soy Arno de la Sierre, segundo príncipe del país Franco – dijo, extendido su mano.
-Me conocen en este mundo como HammerDown, pero me puede llamar Daniel Brown, que es mi verdadero nombre – les dije, devolviéndole el saludo – y aunque no es oficial, vengo en representación del Comité Internacional de la Cruz Roja.
- ¿Cruz Roja? – me miró curioso el joven príncipe – ¿son acaso una orden de caballeros?
-No exactamente, su majestad – le respondí – somos más bien un grupo de personas dispuestas a aplacar el sufrimiento innecesario en tiempos de paz y de guerra.
-¿Entonces son monjes? Porque jamás había visto monjes como ustedes.
-Se lo explicaré detalladamente más tarde, su majestad. Por ahora, debemos atender a su padre.
-Muy cierto, acá estamos.

Nos detuvimos frente a una gran puerta de madera, el príncipe tocó a la puerta y desde adentro se abrió por otro caballero, acompañado por varias sirvientas.

-Han llegado nuevos extranjeros dispuestos a ayudar, dicen que pueden aliviar al rey.
-Si usted confía en ellos, yo también, majestad – le respondió el guardia, abriendo más la puerta para dejarnos entrar – adelante, si son amigos del príncipe, son mis amigos también.

Agradecimos el gesto y entramos a la habitación real… que vamos, era obvio: Muebles de madera finamente cuidados, una gran cama con un estandarte detrás, varios objetos decorados en oro, plata y gemas, además de un ejército de sirvientas que nos miraban con curiosidad.

-Padre, estos forasteros han venido a ayudarte con tu delicada salud – dijo el príncipe, arrodillándose al lado de la cama del rey, quien sorprendía por su aparente joven edad y su rostro tan enfermo.
-Ay hijo… ambos sabemos que es solo cosa de días antes de que la muerte me lleve… pero aceptaré con gusto la ayuda de estos extranjeros – luego nos miró a Jeanne y a mí – acérquense, jóvenes de tierra extraña, quiero conocerlos.

Obedecimos con Jeanne y nos acercamos al rey, justo al lado del príncipe.

-Mi nombre es Jeanne, soy médica del Ejército de la República de Argentina.
-Me puede llamar Hammer, su majestad, y aunque vengo de Australia, no puedo hablar en representación de mi país, mas sino en nombre de la Cruz Roja. Y nuestra intención es ayudarle a recuperar la salud. Si nos permite comenzar.
-Adelante, jóvenes, veamos qué me pueden decir.

Rápidamente Jeanne abrió un botiquín y sacó dos pares de guantes quirúrgicos, pasándome dos de estos.

- Ten, me vas a tener que ayudar.

Obedecí lo que me dijo y me puse también los guantes, sacando -por de pronto- un termómetro digital que puse bajo el brazo del rey.

-Veamos si tiene fiebre y de cuanto, ¿puedes hacer una palpación abdominal para descartar una apendicitis?
-¿Ya esperando una operación? – respondió Jeanne entre risas, echando hacia atrás las sábanas de la cama y comenzando a tocar el abdomen del rey, haciendo presión con sus dedos hasta que suspiró aliviada – el apéndice está bien, podemos descartar una apendicitis.
-Genial, un mal resultado menos
– dije, sacando el termómetro – tiene 39°, no está bien pero podemos bajarla relativamente fácil. ¿Qué siente, su majestad?
-Oh siento un gran dolor de estómago cada cuantos minutos, también tengo mucha sed y dolor de cabeza, y mis piernas y brazos duelen hasta los huesos.
-¿Y cuándo va al baño?
-¡Pareciera que de mi saliera solo agua!

Nos miramos con Jeanne unos segundos y afirmamos.

-Su majestad, no está en peligro de muerte – dijo Jeanne, comenzando a buscar entre su botiquín – lo que usted tiene, como lo conocemos en nuestras tierras, es una infección estomacal, lo más probable por haber comido algo en mal estado o no en las mejores condiciones higiénicas.
- ¿Y eso es curable?
- Claro, solo necesito inyectarle algo y para mañana en la mañana debiese sentirse mucho mejor, pero deberá estar tres días más con una dieta especial – Jeanne sacó una jeringa con aguja y una pequeña botella, de la cual extrajo algo de líquido y preparó la inyección. Además, limpió con un poco de algodón y alcohol el brazo del rey – esto puede que duela un poco, pero le ayudará a sentirse mucho mejor.

Acto seguido, con cuidado clavó la aguja en el brazo del rey, inyectando el medicamento hasta que la jeringa estuvo vacía, sacando la aguja y limpiando la poca sangre que brotó de la herida.

-Muy bien, eso es todo – dijo con una sonrisa, dejando la jeringa usada en una bolsa café – con esto debería comenzar a sentirse mejor pronto, ahora – comenzó a mirar a las sirvientas – procuren que beba mucha agua, no sé cuanto lleva deshidratado, pero el agua debe ser hervida y dejada enfriar para desinfectarla. También durante los próximos tres días debe llevar una dieta blanda, puede comer arroz y carnes blancas cocidas en agua hirviendo y con muy poca sal, nada de ponerle condimentos. Si quiere comer algo dulce, denle fruta cocida o en mermeladas, que sean pequeñas porciones, varias veces al día. Si se queja de fiebre, usen paños con agua tibia y un poco de jugo de limón y los colocan en su frente, brazos e ingle, debería bajar rápidamente la fiebre. ¿Entendido? – todas las sirvientas asintieron – perfecto, creo que hemos terminado acá, cualquier cambio, por favor avísennos a Hammer o a mí, ¿de acuerdo?

Bueno, una cosa menos por hacer, quizás sería buena idea que Jeanne vaya con Kida a ver a los demás heridos. Guardamos las cosas en el botiquín de Jeanne y nos despedimos del rey y de todos los demás, yo me preparaba para acompañar a los demás en las torres de vigilancia, pero…

-Joven David – me llamó el príncipe antes de salir de la habitación del rey – me gustaría que me explique un poco más sobre esa… organización, a la que dice que pertenece.

Esta puede ser una oportunidad interesante.
-----------------------------------------------------------------------
Evie Fauret Evie Fauret
Leon Leon
Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda
Fatman Fatman
 
Última edición:

Evie Fauret

Bebé Shibe
Registrado
30 Mar 2019
Mensajes
31
Puntos por reacción
55
Problemas

Habiamos atendido al rey, tenía ganas de reír creía que se moría por algo así pero bueno es el medio Evo te podías morir incluso por un resfriado, al salir del cuarto observé que a Hammer el príncipe le hablo yo descidi ir a ver a los demás heridos, llegue al lugar donde estaban y la imagen me trajo crudos recuerdos.

—¿Kida?—

La observé sentada al otro lado, yo me acerque y ella me vio se levantó rápido como si la hubiera espantado.

—calma, vengo a ayudar ¿Alguno de gravedad?—

Le pregunté ella se relajo un poco luego de aquello

—la fila de aquel lado tiene soldados gravemente heridos no se si puedas hacer algo yo lo intente —

Comento ella y yo me acerque a ellos , y en verdad había soldados muy mal heridos parecían que fueron carbonizados gran parte de su cuerpo tal vez ataque de esos dragones que Vi antes.

—oh dios...— negué esto era peor que las heridas de bala o explosiones que había visto

Me tarde varias horas en atenderlos algunos dándoles analgésicos o otras cosas para que no sufrieran ya que su muerte era inevitable debido a las grandes heridas, otros tuve que cortarles miembros chamuscada fue horrible, al terminar observé a Kida que estaba atendiendo a otro.

—listo, iré a entregarle esto al príncipe, pronto se ara de noche si tienes visión nocturna te sugiero colocartela— comenté y ella asintió

Salí del lugar donde fui hacia lo que era el cuarto donde estaba el cartografo, dentro el príncipe y Hammer estaban hablando de la cruz roja además de Arthur y el cartógrafo hablando de nuestro mundo.

—principe, está lista son de los soldados que lastimosamente esperan la muerte son insalvables incluso con nuestra tecnologia— comenté con pesar y la entregué el la observó había un total de 30 nombres.

—entiendo... gracias — comento el con pesar

Yo asentí de forma pesada y luego observé a los otros dos

—esta oscureciendo es mejor colocarse visión nocturna — comenté y luego salí del cuarto otra vez

Necesitaba aire así que fui hacia uno de los muros a observar el lugar está calma me tenía intranquila, más con todo lo que estaba ocurriendo ¿Qué nos deparará el futuro? , Volveremos? ¿Donde diablos estamos? Todo concordaba con las cosas que eh visto en mis días de estudiantes el reino franco , ataques Vikingos y árabes todo como en nuestro mundo , si no fuera por todas las criaturas extrañas creería que viajamos en el tiempo.

—mastodon todo sereno?— pregunte a la torre donde estaban ellos

—todo muy aburrido diría yo — comento el cansado de estar en ese lugar

—vayan a descansar yo me quedaré — comenté

Tanto él como Víctor bajaron yo me quedé arriba mirando , ya se había puesto oscuro de verdad así que me puse la visión nocturna para poder observar, tenía suerte aún la tenía.

—que calmado...— comenté mirando el lugar

Sonó la campana que anunciaba la cena yo me quedé en el lugar para seguir vigilando, podía observar movimiento de los árboles cercanos pero sin infrarrojo no vería mucho, no había luna es más estaba nublado así que ataque nocturno no podría haber era bueno.
Mire hacia dentro se podía ver el comedor desde donde estaba, mis compañeros comían y hablaban de forma tranquila solo sonreí un poco y seguí con mi guardia.
Es curioso, no tenía sueño y eso que ya llevaba varias horas vigilando, bueno no importaba, estaba amaneciendo, y los soldados se movían otra vez por fuera

—¡Señorita cambio de guardia!— un par de legionarios me hizo observarlos venían a suplantarme en la guardia

Me gire estaba por bajarme pero al dar el salto no se de donde había salido uno de esos dragones que había visto y me tomo

"¿Eh?"

Pensé de sorpresa sin siquiera saber que decir todo se puso lento podía ver en cámara lenta como me alejaba de la fortaleza, mis compañeros saliendo rápido Mastodon y Víctor apuntando sus armas, Hammer deteniendo de que podrían darme a mi todo lento.
A los pocos segundos caí al suelo el golpe fue duro pero no como para matarme, delante observé a un batallón no pude contarlos delante una Mujer casi con una armadura parecida a Arno.

—¿Tu eres del otro mundo?— pregunto la mujer

— Médico militar Jeannearc ejército argentino numero:3402 — comenté sería no le diría nada

—¿Argentina?— pregunto ella

Volví a repetir lo que dije y sentí un fuerte golpe en la boca del estómago propinado por otro sujeto

—¡Respóndele a la futura reina, perra!— observé a un caballero que me dió el golpe

Me enoje, nadie me golpeaba y me llamaba perra, rápidamente saque mi revólver y le bole la cabeza al cabron que me golpeó, el fuerte ruido pareció hacer retroceder a las tropas, Vi mi oportunidad

—¡Viva la patria!—

Grite y me lanze hacia esa caballero la baje de su caballo y tome del cuello apuntandole

—¡Nadie se mueva o su real majestad pasa al otro mundo—

Comenté apuntando y mirando a todos lados mientras retrocedía de regreso a la empalizada

Los soldados de esta ya estaban fuera al igual que mis compañeros, sentía esto como si fuera lo ocurrido con Pizarro y los incas.
En un momento de descuido ella me dió un fuerte codaso en el rostro y se libero

—¡Ataque,matenlos a todos!— grito ella volviendo con sus soldados

Corrí , no iba a detenerme no sé cuánto corrí pero parecía interminable el camino pero hasta una zona llegue y una flecha me dió en el pie entonces cai.

—¡Mierda!— grite frustrada

Me levanté y cargue mi revólver,mi rifle se cayó en la empalizada saque mi machete y observe a los soldados que se acercaban

—¡Vengan hijos de la gran puta!— grite a todo pulmón

El lugar generaba eco y sabía que todo el mundo me escuchaba, aún con la ráfaga de disparos echa por mis compañeros y la lluvia de flechas aliadas varios lograban colarse era donde entraban yo disparando a todo lo que se moviese, chocaba el acero de mi machete con las espadas enemigas, bajaba a todo aquel que lucharán contra mí,no sentía dolor , la adrenalina de la batalla me inundó , me arranque la flecha de la pierna sangro segundos y luego dejó de hacerlo mi cerebro decía que corriera y eso hice pero al lado equivocado fui con furia ciega hacia esa caballero .

—¡Maldita!—

Grite recargando mi revólver , los lanceros prepararon una barrera de lanzas yo lanze dos granadas explosivas rompiendo esa pared, le apunte a la caballero y dispare tres disparos dos a los brazos y uno a la pierna tirando la, sentía que la adrenalina se iba y cai al suelo ellos se me acercaban y yo me.preparaba para morir no podía levantarme, en eso observé a todos caer con disparos alguien me tomo y jalaba de mi.

—¡Víctor Mastodon disparen! Humo rojo es enemigo!— Hammer me jalaba hacia atrás como podía, Arthur paso en una moto con esa caballero a cuestas yo tenía la mirada nublada

—¡Jeanne aguante!— me grito el

Observé que tenía mi arma colgada la tome y volví a disparar hacia ellos llegamos a un muro de escudos de los caballeros dónde dejé de disparar yo solo quede inconciente debido al agotamiento físico y no se qué más paso pero la batalla continuaba.

Off
Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda
Leon Leon
Mr. Fear Mr. Fear
Fatman Fatman
 

Mr. Fear

Free-fire Zone with my M-16
Registrado
9 Mar 2019
Mensajes
28
Puntos por reacción
24
HammerDown.
Un día después del “incidente”.

-Entonces, a ver si lo entiendo bien... – dijo el príncipe, que estaba sentado delante de mí, mientras bajaba una jarra con cerveza producida en el mismo fuerte – dices que, en el mundo de dónde vienes, ¿sus líderes acordaron cómo hacer la guerra?
-Más o menos su majestad. Más que eso, acordaron que el sufrimiento propio de la guerra no se extienda más allá de lo necesario, acordando que a los soldados heridos o hechos prisioneros ya no se les pueda asesinar o maltratar, sino que debían recibir cuidado para sus heridas y mientras fueran prisioneros. A partir de ahí, surgieron muchos otros tratos sobre lo que no se puede hacer en la guerra.
-Increíble… suenan… a que son una civilización mucho más avanzada...
-No del todo, su majestad, aun falta mucho y aun hay quienes no entienden estas reglas o, entendiéndolas, no las quieren aplicar.

Trataba de explicarle, de forma sencilla, como fue que en nuestro mundo desarrollamos el derecho internacional humanitario. No podía recurrir a la experiencia de la Batalla de Solferino ni al trabajo de Henry Dunant, pero si podía poner ejemplos sencillos que ellos pudieran entender. Ya llevaba en ello casi una hora cuando Jeanne se acercó a nosotros, trayendo consigo un pliego de papel.

-Príncipe, esta lista son de los soldados que lastimosamente esperan la muerte, son insalvables incluso con nuestra tecnología – comentó con pesar entregándosela al príncipe quien la leyó detenidamente.
- Entiendo... gracias – terminó por contestar con pesadez el príncipe, guardando la lista. Jeanne asintió y luego nos miró a mí y a Arthur.
-Está oscureciendo, es mejor colocarse visión nocturna – luego de decir eso, salió del cuarto.
-Lo lamento mucho, su majestad – le dije, al notar como miraba atentamente la lista – pero, puede ser el primero y dar un paso significativo.
-¿Cómo? No puedo revivir a estos hombres.
-Es cierto, pero puede ayudar a que sus familias no sufran la incertidumbre al ver que sus seres queridos no regresan.
-… ¿qué propones?
-Envíe una carta a cada familia de los soldados caídos, explicando que murieron en defensa del reino y agradeciéndoles el sacrificio que han hecho; si han traído cosas desde sus hogares, envíelas junto con las cartas. Quizás no les pueda devolver el cuerpo, pero si les va a permitir vivir su luto y no tener que pasar el resto de sus días con la incertidumbre de no saber qué pasó con ellos.
-Se hará como dices, mañana temprano comenzaremos con esta labor, mientras tanto – dijo, levantándose de la mesa – lo mejor será descansar por esta noche, ordené que se libere una barraca para ustedes, donde tendrán camas limpias para descansar.
-Muchas gracias su majestad, descanse.

El príncipe salió del cuarto y yo aproveché de buscar entre mis cosas mi casco y los visores nocturnos que traía, colocándolos en su lugar y colocándome el casco junto con los visores. Salí también del cuarto notando que era una noche especialmente nublada, el fuerte se iluminaba apenas con las antorchas colocadas cada ciertos metros para alumbrar los caminos aun transitados por soldados. La campana sonó y todos cambiaron su rumbo hacia una gran carpa que servía de comedor. Entre todos los soldados que iban pude ver también a Mastodon y Trevor, también a Kida saliendo exhausta de la enfermería y a Arthur que guardaba varios papeles entre sus ropas.

-Creo que todos tuvimos un día muy ocupado – les dije, notando que nos faltaba alguien – oigan, ¿y Jeanne?
-Subió hace muy poco a las torres, creo que va a hacer la guardia de la noche – respondió Trevor, bostezando – carajo pero que trabajo más aburrido.
-Pero necesario, de mientras vamos a comer, veré de pedir que le lleven algo de comida caliente a Jeanne.

Estuvimos un rato comiendo y charlando, tanto de lo que hicimos hoy como de nuestras vidas fuera de este videojuego. Cuando la gran mayoría ya se había retirado decidimos hacer lo mismo, llegando hasta las barracas que nos servirían de refugio por la noche. Se sentía bien poder descansar un poco de todo el peso del equipo que se lleva encima, además de poder sacarme las botas y dejar que estas respiren. Al cabo de unos minutos todos quedaron rápidamente dormidos, el sueño también se encargó de mi y después de unos minutos me quedé dormido.

A la mañana siguiente, los tímidos rayos del sol comenzaban a despuntar por entre las murallas del fuerte. Sin embargo, eso no fue lo que provocó que nos despertáramos, sino que fueron los gritos de unos soldados que -a decir verdad- esperaba que no nos tocara escuchar mientras estuviésemos acá.

¡DRAGÓN!

Todos nos levantamos rápidamente, cargando nuestro equipo y nuestras armas, corriendo hacia dónde venían los gritos y pudimos ver a un gran dragón de piel rojiza y ojos amarillos que volaba hacia el norte.

-Déjenlo en nuestras manos – dijo Mastodon, levantando como si nada su cañón giratorio y comenzando a apuntar.
- ¡Tiene a la chica! – escuché decir a uno de los soldados – ¡la tomó mientras bajaba de las torres!

Tomé mis binoculares y comencé a ver hacia donde se iba el dragón, notando que efectivamente llevaba entre sus garras a Jeanne.

- ¡Alto al fuego maldita sea! – les dije a Mastodon y Trevor, que estaban listos para disparar, bajando sus cañones con mis manos.
-¡¿Cuál es tu maldito problema?! – respondió Trevor – ¡ya lo teníamos en el blanco!
-¡Van a despedazar a Jeanne si disparan ahora!, ¡¿o acaso no ven que la lleva en las garras?!

Mastodon me quitó los binoculares y miró hacia el dragón por unos segundos, devolviéndomelos.

-Es cierto... – dijo, deteniendo su minigun – si disparamos, matamos al dragón y a Jeanne.
-Exactamente, y aun si sobrevive la lluvia de balas no va a sobrevivir la caída.
-Entonces… ¿qué hacemos ahora? – interrogó Kida, cargando su rifle en el tierra.

Hice aparecer de nuevo la camioneta, subiendo a esta y mirando a los demás.


-La vamos a rescatar – les dije, colocándome el casco y pasando bala a la recámara de mi SCAR-H – y por mis huevos que lo vamos a hacer, ¡asique arriba ahora todos!

Todos subieron rápidamente y Trevor tomó la torreta giratoria, acelerando a fondo siguiendo al dragón mientras esquivaba soldados que se preparaban para la batalla. Abrieron las puertas del fuerte rápidamente y salimos a toda velocidad contra el dragón, notando como a unos cientos de metros delante de nosotros había un ejército formado.

-¡Ataquen, mátenlos a todos!

Noté como Jeanne corría hacia nosotros, yo deseaba que esta cosa fuera más rápida.

-¡Trevor, fuego a discreción!

A medida que nos acercábamos podía ver las balas trazadoras que impactaban en los soldados enemigos, que trataban inútilmente de cubrirse con sus escudos. Pensaba que podríamos sacar a Jeanne fácilmente con este poder de fuego, pero el dragón se encargó de recordar que no teníamos apoyo aéreo cuando exhaló fuego justo delante de nosotros, obligándome a frenar bruscamente. No iba a convertirnos a todos en una presa fácil para un dragón, y mucho menos covertir la camioneta en un horno con ruedas.

-¡Cambio de planes, todos abajo!

Bajamos rápidamente y tuve que sacar del campo la camioneta. Deseaba tener suficiente como para algo más pesado, pero no era el momento de lamentarse.

-¡Kida, busca un buen espacio y quiero que elimines a sus oficiales, confío en tu puntería!
-¡Yo me encargo! – respondió ella, corriendo hacia unos árboles mientras la cubríamos disparando contra los otros soldados.
-¡Trevor, Mastodon, necesito ese puto dragón muerto para hoy, quedan como fuego antiaéreo!
-Dalo por hecho – dijo Mastodon, cargando de nuevo su minigun junto con Trevor, llenando el cielo de balas trazadoras en nada de tiempo.
-¡Arthur, conmigo, vamos a sacar a Jeanne!
- ¡Vamos a sacarla de esta!

Comenzamos a avanzar disparando ráfagas de pocas balas, principalmente a los soldados que se acercaban hacia Jeanne.

-¡Caballería a las tres!

Tuvimos que separarnos para evitar que el grupo de caballería que cargaba hacia nosotros nos hiciese daño. Saqué mi Beretta y tomé del brazo a un caballero que cargaba con su espada hacia mí, logrando derribarle del caballo y dándole cinco tiros en el rostro. Usé su cuerpo como escudo mientras otros caballeros trataban de herirme con espadas o lanzas, más de uno logró darme un corte en los brazos, pero mi Beretta era más rápida y caían muertos al suelo o sobre sus caballos, notando como regresan corriendo a donde estaban los demás… eso me dio una idea.

Tomé a uno de los caballos que daba vueltas buscando a su amo y até a su montura dos de las bombas lacrimógenas que tenía y le di un golpe para que se fuera con los suyos, dejando tras de si una columna de humo lacrimógeno que hacía difícil respirar.

-¿Dónde aprendiste a desmontar a alguien así? – preguntó Arthur, viendo como las bombas lacrimógenas comenzaban a causar estragos en la visión y respiración de la retaguardia enemiga.
-Es fácil, soy australiano – le dije, dejando mi pistola en su lugar y cargando de nuevo mi fusil – we’re a country full of mad cunts on animals.
-Suena lógico – respondió entre risas Arthur, buscando a Jeanne - ¡allá está, vamos!

Una explosión contra un grupo de lanceros nos marcó claramente dónde estaba, pero iba mal herida y a punto de recibir una carga de infantería que iba por ella.

-¡Todos, fuego concentrado contra la infantería a mis doce! – ordené mediante el comunicador, abriendo fuego también.
-¡Enterado!

En menos de tres segundos, el grupo de infantes que corría hacia Jeanne quedó reducido a un grupo de cuerpos en el suelo, hasta que finalmente pude tomar a Jeanne de su chaqueta y comencé a jalarla hasta un lugar dónde fuera seguro.

-¡Joven Daniel, por acá!

Me giré a ver de dónde venía esa voz, notando como el príncipe y sus soldados también habían salido al combate.

-¡Su majestad, necesito sacar a Jeanne ahora!
-¡Con mis escuderos, tienen órdenes de protegerla!

La arrastraba como podía, pero el suelo no ayudaba mucho, lleno de rocas y empapado en la sangre que brotaba de los cadáveres de los soldados y animales caídos y/o muertos; finalmente la tomé en brazos y la cargué en mi espalda.

-You’re going to be alright sweetheart, I swear to God you’ll be alright – le dije a Jeanne, mientras la corría con ella a mis espaldas, Arthur por otro lado sacaba a quien parecía la líder del ejército enemigo, también herida con tres impactos de bala.

Corriendo entre cuerpos y flechas enemigas, llegué hasta dónde estaban los escuderos, dejando a Jeanne en el suelo y revisando sus heridas. La más grave era un flechazo que le dio en una pierna, tenía que controlar la hemorragia ahora. Busqué entre mis cosas y encontré el botiquín pequeño que tenía, sacando un torniquete táctico se lo puse de inmediato pero sentía que no iba a ser suficiente.

-¡Llévala adentro hijo! – me dijo el mismo caballero que había visto en la habitación del rey – ¡nosotros te cubrimos!

Dudé por unos segundos pero al final asentí, cargando de nuevo a Jeanne sobre mi espalda y comunicándome con Kida por radio.

-¡Kida, te necesito ahora conmigo dentro del fuerte, en enfermería!
-Aww pero me gusta dispararles a los caballeros en la cabeza.
-I enjoy shootin’ cunts like everyone here does, but Jeanne needs medical attention ASAP.
-Ok, te veo allá en cinco.

Finalmente pude llegar a la enfermería, donde ya me esperaba Kida con varias enfermeras más.

-Eres lento.
-Oh fuck off – le respondí, dejando a Jeanne en una camilla mientras recuperaba el aliento – I was the one carrying her.
-Ok ok, ahora fuera, necesitamos trabajar – terminó por decir Kida, empujándome fuera de la enfermería.

Intenté protestar pero antes de decir algo coherente ya estaba fuera, por lo que solo me quedé a esperar afuera. Me senté en el suelo y me saqué el casco, recargando mi espalda contra la muralla de la enfermería, respirando con algo de fuerza hasta que de golpe me invadió un dolor muy agudo en mi costado derecho, me saqué los guantes que llevaba rápidamente y toqué la zona de donde provenía el dolor, sintiendo una humedad cálida y al ver mi mano solo la pude ver empapada en sangre.

-Oh fuck my life…
-------------------------------------------------------
Evie Fauret Evie Fauret
Leon Leon
Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda
Fatman Fatman
 
Última edición:

Gonzalo Sparda

Cazador de demonios
Registrado
22 Feb 2019
Mensajes
54
Puntos por reacción
51
Arthur
Al ver como Hammer se llevo a Jeanne di un suspiro pero vi al grupo enemigo seguir avanzando, al parecer aun quedaban soldado.

-Esto no terminara a menos de que capturemos al líder- fue en ese momento que me llego una comunicación de Kida por nuestro comunicador diciendo que iría a la enfermería para tratar a Jeanne a lo cual le dije que fuera rápido cortando la comunicación -creo que dejare de jugar-

Rápidamente me puse a cubierto sacando mi laptop para buscar algo en ella, cuando lo encuentro doy un click para esperar unos segundos viendo enfrente mio que había aparecido un vehiculo mas especifico una moto


-A pasado tiempo vieja amiga- puse mi mano sobre el frente y subi en ella encendiéndola viendo el tanque lleno -claro siempre lo mantenia cargado, bien a ver si aun quieres ayudarme- acelere sin soltar el freno para despues de unos minutos soltarlo -¡De esto hablaba!- grite con una sonrisa llamando la atencion de aquellos caballeros -a bailar-

Golpee con fuerza el centro del volante de mi moto escuchandose un click señal para mi de que se trabo para sacar mi fusil y empezar a disparar disminuyendo la velocidad para no errar viendo enfrente mio a quien seria la lider del grupo para sonrei y guardar mi arma.

-Usted se viene conmigo- al pasar junto a ella la tome por una de sus hombreras empezando a arrastrarla

Suéltame maldito, no sabes quien soy yo?!- dije la caballero

-Me vale mierda quien seas- dije acelerando siguiendo arrastrándola para alejarnos del lugar

Cuando nos alejamos lo suficiente frene mi moto para soltarla a la guerrera quien siguió un poco mas terminando contra un árbol mientras me bajaba de mi moto y la hacia desaparecer.

-Bien ahora que estamos dejos- saque mi cuchillo y lo clave en el tronco a centímetros de su rostro -vamos a hablar como personas civilizadas que somos- dije sacando mi cuchillo del tronco -quiero solo una cosa y es que retires a los pocos soldados que te quedan de pie... si es que aun hay- mencione eso ultimo

-
Ja en serio crees que te voy a hacer caso?- como pudro se levanto apoyándose en su espada y note el disparo en su pierna -dame una razon para hacerte caso-

-SI es por mi te corto la pierna para que mueras desagranda y seas la comida de cualquier animal carroñero que se encuentre por esos lugares- dije sin mostrar ninguna emoción aparte de una sonrisa mientras sujetaba mi cuchillo haciendo parecer que era un loco -pero como quiero saber el porque del secuestro y tus planes te dejare vivir... a menos que no me digas en tuyo caso ya dije que haria-

-
... te escucho- sonreí internamente al ver eso y de una patada le saque la espada de su mano para tirarla dejos y como la usaba para apoyarse cayo al suelo -¡Porque...- se quedo callada al sentir el filo de mi cuchillo en su cuello

-El de las preguntas aqui soy yo asi que silencio, yo pregunto y tu respondes entendido?- ella asintio de forma leve -bien, comencemos con esto-


Kida
Después de a ver visto como Hammer se iba de la enfermería suspire viendo a las otras enfermeras.

-Me pueden asistir?- pregunte y la que era mayor, notandose por su apariencia, avanzo al frente

-
Hablo por mis compañeras al decir que ayudaremos con lo que podamos- dijo y asenti

-Necesito que una vaya a buscar agua y que otras me ayuden con esto su ropa- capaz se iba a enojar pero necesitaba retirarle su pantalon para poder limpiar bien su herida por la flecha -y que otra vaya a buscar una sabana- en eso dos enfermeras se retiraron sabiendo que serian las que irian a buscar el agua y la sabana -las demás vengan-

Las demás enfermeras se acercaron conmigo a la camilla y vi la ropa que usaba Jeanee por lo que primero debimos sacarle el chaleco con la municion para seguirlo abrir su chaqueta, una vez hecho retirarle lo que llevaba a los lados de sus piernas no fue difícil ni sus botas, aunque aun faltaba la flecha que estaba clavada en su pierna.

-Su pantalón no es ajustado así que se podría hacer fácil si se la cortara- saque mi cuchillo y con cuidado empece a cortar la flecha y aunque costo lo logre -bien necesitare que me ayuden con esto-

Las enfermeras asintieron y las que tenían mas fuerza levantaron las piernas de Jeanee, la idea era fácil; sacarle el pantalón con cuidado para evitar mover de mas la flecha y empeorar la cosa. Había costado un poco ya que no había logrado cortar muy abajo la flecha pero se logro retirar dejándola solo vestida de la cintura para arriba viéndose su ropa interior pero cuando vino la enfermera con la manta la tape cubriendo esa área de ella para ver la flecha.

-Al parecer golpeo el hueso pero no venia con fuerza suficiente para rompérselo eso fue bueno- mencione para sacar mi botiquín y buscar algo -aqui esta- saque un frasco junto a una jeringa y una aguja la cual seguía sellada -bien-

Saque la aguja para ponerla en la jeringa pinzando la tapa del liquido y sacando un poco para después buscar un algodón el cual lo moje un poco en alcohol medico por las dudas para pesarla en una área de su pierna y le inyecte el liquido.

-Esto ayudara a que no sienta tanto el dolor- pasado unos minutos me puse donde estaba la flecha después de alejar la jeringa y el algodón junto a la botella de alcohol medico -sujétenla por la duda- vi como las enfermeras tomaron a Jeanne por los brazos, otra por la pierna y otra se puso a mi lado sujetando su pierna mientras la que quedaba me daba una toalla- uno, dos... tres- di un tirón con fuerza sacando la flecha escuchándose un leve gemido de dolor de Jeanne mientras ponía la sabana para que la sangre no saliera y manchara su pierna

Después de a ver limpiado su herida con el alcohol y el agua que me trajeron deje a un lado de ella su pantalón junto al equipo que tenia en el mismo mientras ella quedo vestida con su ropa superior y estaba tapada hasta la cintura, ya habia vendado su herida solo que debera quedarse ahi acostada un rato.

-Si despierta avisenme- le dije a las enfermeras para salir afuera notando a un lado a Hammer -
Well, she's fine, she just needs to rest and ...- fue en ese momento que note una mancha de sangre en uno de sus costados junto a su mano roja y di un suspiro -First Jeanne and now you? Besides, how did that happen?-

===============================
Evie Fauret Evie Fauret flecha retirada y se intentara convencer a la lider, si aparezco con una cabeza las negociaciones fallaron

Mr. Fear Mr. Fear el fiel traductor al poder XD

Leon Leon

Fatman Fatman futuro dragon slayer (?
 
Última edición:

Fatman

Bebé Shibe
Registrado
1 Abr 2019
Mensajes
52
Puntos por reacción
84
Horace remmington
Mastodon
War
Post Nro.4


La noche vino con calma, tomamos un descanso para refrescarnos un poco y demas...luego volvimos a nuestras posiciones, tomando guardia desde las torres de vigilancia, victor hablaba y hablaba...y hablaba pero era buena forma de pasar el tiempo mientras nos manteniamos observando el horizonte en caso de cualquier imprevisto

-el otro dia estaba en un centro comercial y vi a esta chica pasar sabes?? tania los mejores...- victor seguia hablando mientras que el coloso mantenia la vista con su vision nocturna

-...- Mastodon miraba cada rincon del camino podia ver el sendero entero y los bosques, veia animales moverse y demas mas no ninguna señal de hostilidad o de algun ejercito enemigo

no estaba muy seguro como es que ahora estabamos dentro del juego literalmente, pero a mi no me importaba del todo, tenia mis piernas de vuelta y podia caminar y valerme por mi mismo sin una estupida silla de ruedas y eso era lo que en verdad me gustaba, mas alla de disparar sin mesura era divertido volver apreciar algo tan comun de la vida como era caminar...luego de unos minutos escuche a jeanne que se acercaba y subia a nuestro puesto

-Mastodon, todo sereno??- preguntaba al subir

-muy aburrido...diria yo- dijo el coloso blindado mientras volteaba a ver a la chica

-vayan a descansar, yo me quedare...- dijo la chica

-genial! esto de vigilar esta del asco- decia victor estirandose

-...- mastodon se paraba frente a la chica y le acercaba un puño y esta lo chocaba con el, el coloso asentia y tanto como el y victor bajaban a cenar

entramos a la tienda de campaña, y en el medio habia un enorme caldero de hierro, parecia uno de esos que usaban las brujas pero en este se encontraba era el cocinero del bastión sirviendo tazones

-tomen su tazon y vengan por su racion de estofado mientras aun esta caliente!- decia el cocinero

-bien me moria de hambre- decia victor mientras se acercaba hastauna de las mesas y tomaba dos tazones -ten mastodon, vamos a comer- decia entregandole el tazon al coloso mientras este asentia -eso huele bien mi buen hombre-

-y sabe aun mejor- dijo mientras le servia y le daba un pedazo de pan -quien sigue- en eso el enorme mastodon se paraba frente a el -w-wow! si que eres enorme...-

eso dijo ella...

-ten...- le servia y le agregaba una presa extra de pato -necesitas alimentarte bien para crecer aun mas Hahaha- le entregaba un trozo de pan

-...- el coloso le daba una palmada en el hombro y seguia su camino sentandose a un lado de victor en el meson -Hmm...- se quitaba su enrome casco y mascara dejandose notar un joven rubio, luego se quitaba el protector de cristal blindado de frente a su cara

-debe darte un terrible calor dentro de esa cosa- decia victor

-un poco...- dijo mientras comenzaba a comer

-es bueno ver que no eres tan intimidante por dentro como por fuera hehe...-

luego de la comida nos retiramos a las barracas a descansar, vi como todos nos acomodabamos al igual que los demas soldados, hasta que luego de un largo rato el sueño me vencio y me dormi con mi minigun bajo el brazo...

+A la mañana siguiente+

despertamos aun con cierta serenidad, luego de ir hasta un arbol y darle su agua mañanera tome mis armas e iba a dirgirme ami puesto nuevamente cuando los soldados comenzaron a gritar sobre la presencia de un dragon, corri hacia el centro del bastion junto con victor y pudimos ver la criatura surcando los cielos

-Disparale al desgraciado a la cuenta de 3- dijo trevor mientras le apuntaba parandose a un lado del coloso

-...!- el coloso tambien apuntaba y el cañon de la minigun comenzaba a girar

-¡Alto al fuego maldita sea!- dijo Hammer al acercarse e interrumpir al par de soldados antes de que abrieran fuego

-¡¿Cuál es tu maldito problema?!- replico trevor molesto --lo teniamos en la mira!-

-¡Van a despedazar a Jeanne si disparan ahora!, ¡¿o acaso no ven que la lleva en las garras?!- explicaba hammer

-...!?- el coloso se sorprendia por lo que escuchaba y le quito los binoculares para observar -es cierto...- asintio mastodon -si disparamos matamos al dragon y a jeanne-

-Exactamente, y aun si sobrevive la lluvia de balas no va a sobrevivir la caída- dijo llevandose una mano a la cabeza

-Entonces… ¿qué hacemos ahora?- pregunto kida y todos vieron a hammer al parecer lo veian como segundo al mando

-la vamos a rescatar- dijo haciendo aparecer una camioneta con torreta montada -todos suban ahora- dijo hammer mientras los soldados se subian a la camioneta y mastodon se subia en la maletera descapotada ya que era demasiado para entrar en la cabina

salimos del fuerte a toda velocidad, pudimos ver a jeanne acercarse y trevor abrio fuego, sin embargo el dragon aparecia para estropear nuestra acometida asi que trevor y yo bajamos de la camioneta para hacernos cargo

-Get jeanne!!- sentencio mastodon a hammer mientras lo señalaba, este asintio y se fue a lo suyo mientras trevor y el coloso cargaban sus armas para comenzar a disparar hacia el cielo

-ahora si...disparale al desgraciado a la cuenta de 3- dijo apuntando -Tres!!- grito y las balas comenzaron a volar hacia el dragon pero al parecer no eran muy efectivas contra este

-la piel de esa cosa es muy dura!- dijo trevor - creo que tengo un pack de municiones perforadoras- dijo buscando en su inventario

-yo me encargo...!- dijo mientras empujaba a trevor quitandolo de su camino y sacaba su lanzacohetes, apuntaba hacia el dragon que se mantenia estatico en el aire justo para escupir una bocanada de fuego -tragate esto...- decia mientras accionaba el gatillo y dos misiles salian disparados a gran velocidad, uno impactaba en la boca del dragon y el segundo en su pecho ambos estallaban destrozando a la bestia aérea que caia entre los arboles -...- bajaba el lanza cohetes y miraba a trevor

-...eso es de gangster...- fue lo unico que dijo trevor

-...?- vio que hammer se acercaba cargando a jeanne y corrio poniendose tras el usando su cuerpo para cubrirlo hasta que llego a una zona mas segura, luego se acerco al principe al ver que habian capturado a la capitana del ejercito enemigo y los soldados parecian no flaquear sino que planeaban recuperarla -retire sus tropas, nosotros nos encargamos, que resguarden el castillo pero que no salgan de el!- le dio la orden al principe sin importarle una mierda a quien se estaba dirigiendo

-que planeas??- dijo trevor mientras se acercaba a mastodon

-hirieron a nuestra lider...nosotros la vengamos- dijo mirando a trevor

-lluvia de flechas!!- grito uno de los soldado al ver como las flechas volaban por los aires

-Abajo...!- Mastodon escondia a trevor bajo su propia silueta, y las flechas caian y revotaban sobre el traje blindado de mastodon -mi turno...- cargaba la minigun y se paraba en medio del sendero plantando bien sus pies en la tierra pues de ahi no se iba a mover, el cañon de la minigun comenzaba a girar

cuando aprete el gatillo...me perdi, me desconecte del mundo y me deje llevar por el ritmo de la vibracion de mis manos y la melodia de ignicion de cada bala que se disparaba a una velocidad increible, las filas enemigas iban cayendo una a una frente a mi, intentabanbloquear las balas con sus escudos pero era imposible solo seguian muriendo sin mas opcion que pudiesen tener aun si intentaban huir las balas los alcanzaban, y solo necesitaba una para cada uno, me encantaban cuando daban la espalda, una bala en la espalda es una herida de entrada limpia pero una salida muy desastrosa...una vez que el cañon dejo de girar lo que habia quedado en el sendero no era mas que un monton de cuerpos mutilados y sangre por todos lados...

-traigan a la capitana...- dijo mastodon mientras caminaba hacia la fortaleza y encontraba a arthur con la capitana enemiga -venga aca...- la tomaba de la armadura y la arrastraba hacia el porton del a fortaleza, y la hacia mirar como todo su ejercito yacia destrozado en el suelo inerte y acabado -sangre por sangre...- dijo mientras la empujaba de nuevo hacia adentro

se habia acabado...y el dia apenas comenzaba, fuese como fuese ya lo habiamos ganado...al cabo de un tiempo, las cosas se habian calmado asi que todos teniamos oportunidad de descansar despues de todo ese ajetreo de la batalla

-...- mastodon se acerco a la enfermeria y entro viendo a kida que se encontraba tratando a los heridos

-hola grandote...no creo que hayas salido herido o si??- preguntaba la sniper

-...- negaba con la cabeza -jeanne??-

-esta por alla, esta estable solo necesita tomar una siesta por ahora-

-gracias...- se acercaba a la camilla de madera donde reposaba la chica dormida

-Hmm...- el coloso se sentaba a su lado a esperar que despertara

[rol off]

Post listo :v/
 

Evie Fauret

Bebé Shibe
Registrado
30 Mar 2019
Mensajes
31
Puntos por reacción
55
¿Descanzo?

Desperté luego de no se cuanto , mire a todos lados era otro cuarto juraría que había estado en la enfermería pero debi haber sido movida, me levante un poco y mire a mi alrededor vi mi pantalón y botas a un lado manchas de sangre no solo mia podía jurar eso ya que mas de una cabeza aplaste en batalla, me tire a la cama y observe el techo por unos segundos , mire mi pierna estaba vendada, pase mi mano y me salieron varios indicadores médicos, ventajas de la profesión medica.

—el sangrado freno, sicatriza a buen ritmo, el hueso se regenera mas rápido que lo normal bueno estaré bien mañana aunque deberé usar bastón por el momento — comente para mi misma

Me incline para tomar mi mochila y la abri busque la laptop que venía y encendí, mi dinero aumento no era mucho pero suficiente para reponer balas gastadas, habri la sección de Skins y seleccione uno que me serviría por el momento, este apareció a mi lado perfectamente doblado.
3203

—Perfecto—
Me quite lo que me quedaba de mi antiguo traje y lo mande a la laptop donde comencé con la reparación demoraría 15 minutos la detallada dejándolo perfecto.

Tarde unos 20 minutos vistiéndome , lo complicado fue no mover el vendaje me levante y tome el baston acomode mi revolver en una funda y mi machete lo desapareci para repararlo , Sali del cuarto donde había dos caballeros haciendo guardia.

—veo que despertó— comento uno mirándome era el que cuidaba al rey

—¿no deberías estar cuidando al rey? — pregunte el me miraba con una sonrisa divertida

—el rey se encuentra cenando con los demás soldados luego de mucho, nos encargaron cuidarla— comento el mirándome

—bueno entonces síganme , iremos al comedor — comente y ambos comenzaron a seguirme

Me sentía por alguna razón como alguien importante, una heroína de guerra ni sabia porque todos, los caballeros y mis compañeros hicieron lo que debieron hacerlo , Sali de ese improvisado palacio y podía escuchar la algarabía que venia del comedor , me acerque a la puerta y entre cuando lo hice todo se silencio

—¡la bella durmiente al fin despertó! — grito uno de esos caballeros y todos volvieron a la algarabía
Podía escuchar música incluso pude escuchar las melodías que hace un violin si todo seguía tranquilo tal vez toque algo que se, pero bueno me fui a sentar junto a mis compañeros

—¿Quién tenemos aquí simon bolívar en mujer? Jajaja— bromeo Victor al verme

—yo diría que a San martin, pero bueno este traje traía baston— comente divertida sentándome

—Hammer gracias al cielo estas bien— lo observaba el traía una musculosa negra debajo de ella traía un vendaje

—eh tenido peores daños , esto no es nada — comento tranquilo

—Mastodon no se separo de ti ni un segundo en lo que estuviste inconciente— comento Kida divertida

Yo arquee una ceja extrañada y le sonreí agradecida a mastodon quien desvio la mirada apenado

—parecía que lastimaron a su mujer , luego de verte fue a interrogar a la ex princesa que esta sedada en una jaula— comento Arthur recordando cuando Kida la sedo y lanzaron a una jaula

—jamas habíamos visto a una mujer tan valiente en la batalla, déjeme darle mis respetos— comento Arno mirándome

—no quiero sonar grosero pero la Jefa tiene más huevos que cualquiera aquí presente , armada solo con un revólver y un machete gritar a los cuatro vientos “vengan hijos de la gran puta” no lo hace cualquiera— comento Mastodon con cierto aire de orgullo

—me avergüenzas jaja pero gracias—comente apenada

—quisiera que me respondieran algo ¿Qué planean hacer ahora? —pregunto el rey observándonos

—no teníamos una idea fija ya que estábamos en busca de información — comente calmada

—podrían venir a la capital, hace unas horas llego un mensajero de mi frente contra mi hermano menor , su asedio fallo y termino suicidandoce , no puedo estar feliz por eso, pero me tranquiliza saber que ya no habrá guerra civiles— comento el entre feliz y triste por la perdida de su hermano menor

—no lo se príncipe— comente dudosa

—insisto por favor , quisiera recompensarlos por haber ayudado en esta batalla y ayudarnos a frenar la guerra civil,ademas que aun tengo mucha curiosidad sobre su mundo — comento el rey calmado

—¿y los enemigos externos? —pregunto Hammer

—los del norte comenzaron una guerra interna por el poder, eso nos da tiempo para prepararnos, los califatos fueron frenados por el ejercito Castellano hace tres días y se retiran — comento el mirándonos

—demasiadas buenas noticias diría yo— comente extrañada

—incluso yo lo creo pero ahora en lo que dura la paz debemos prepararnos — comento Arno

En eso todos escuchamos un potente trueno y luego un rayo de color morado , nosotros nos acercamos a una ventana para ver y estos caian a una distancia considerable de donde estábamos

—parece que llegan mas— comento Arno acercandoce

—¿a que se refiere? —pregunte extrañada

—la noche anterior a que ustedes llegaran cayeron los mismos rayos de color morado— comento el

—¿Qué hacemos Jeanne? —me pregunto Victor

—mañana iremos a revisar por el momento no quiero combates estoy herida y hammer igual— comente calmada
Ellos asintieron y volvieron a sentarse , Mastodon salio para tomar aire y yo lo segui

—escuche que “me vengaste” esta mañana— comente acercándome

—eres mi líder además amiga , es mi deber— comento el mirando la distancia, su avatar era guapo cuando no traía el casco blindado

—aun asi gracias por ser mi escudo — comente sonriendo y le di un beso en la mejilla
Al dia siguiente

Mastodon, Arthur , yo y arno nos fuimos hacia donde vimos caer el rayo para verificar que podía ser , no tardamos ni cerca de una hora y llegamos a un enorme llano, Arthur freno de golpe el , yo y mastodon estábamos en shock por lo que teníamos de frente

—¿es mi imaginación? —pregunto Arthur se notaba nervioso

—no…esto tiene que ser una maldita broma— comento Mastodon igual de sorprendido
Arno bajo ignorante de nuestro estupor

—¿Qué tiene esa fortaleza? —pregunto el curioso

—esa fortaleza…es el fuerte Galileo…el fuerte invencible como la conocemos— comente nerviosa observando como helicópteros la revoloteaban , y drones volaban cerca

—esos dragones nos atacaran? — pregunto el

—no, pero es mejor irnos y no meternos con ellos— comente apresurada a entrar a la camioneta
Al entrar mande un mensaje a Hammer que estaba en la base con Trevor y Kida

“Malas noticias, lo que llego es el Fuerte Galileo” mande el mensaje al chat de equipo que teníamos

3204

off
Fatman Fatman
Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda
Leon Leon
Mr. Fear Mr. Fear
 
Última edición:

Mr. Fear

Free-fire Zone with my M-16
Registrado
9 Mar 2019
Mensajes
28
Puntos por reacción
24
HammerDown.
Un día y medio después del “incidente”.

Well fuck me, I need to do something about this” pensaba, mientras accedía con mucho esfuerzo a mi inventario y hasta el botiquín que llevaba… genial, no tengo vendajes ni nada que me asegure mantener mis propios intestinos dentro de mí, que es dónde se supone que pertenecen. El sonido de la puerta que se abría a mi lado llamó mi atención, viendo salir a Kida.

-Well, she's fine, she just needs to rest and... – fue todo lo que ella pudo decir, antes de verme sentado afuera desangrándome de a poco, suspirando con pesadez – first Jeanne and now you? Besides, how did that happen?
-Hey you go and try to take down a fuckin’ knight who decides to fuck you up – le respondí, levantándome con algo de esfuerzo – besides, it’s not that bad… – mis palabras se vieron interrumpidas por el súbito deseo de vomitar, haciendo que me volteara y escupiera una mezcla densa de sangre y bilis – shit…
-Gross – respondió Kida, sacando la mano que cubría mi herida – now let me see HOLY SHIT HOW THE FUCK ARE YOU EVEN ALIVE!
-Again, I’m an aussie, we’re a bunch of mad cunts. How bad it is?
-I can clearly see your insides. That’s it, you’re going inside.

Con su ayuda pude caminar hasta dentro de la enfermería, recostándome en una camilla. Con la ayuda de otras enfermeras me quitaron el chaleco táctico y el chaleco antibalas que tenía, además de la blusa de mi uniforme y una camiseta negra que usaba debajo.

-Espero tengas cambio de ropa, porque esa quedó inutilizable – dijo Kida, mientras la veía preparar una jeringa y las demás enfermeras traían agua y vendajes limpios – ahora, te vas a dormir y me vas a dejar trabajar, ¿entendido?
-Yes ma’am.

Limpió un poco una parte de mi brazo con alcohol y después me inyectó lo que solo podía suponer que era anestesia, lo que se vio rápidamente confirmado porque fue perdiendo el conocimiento de a poco hasta quedar inconsciente. Al cabo de un rato me desperté en una camilla diferente, con dolor corporal pero mucho menos intenso en la zona de la herida que tengo, moví mis dedos un poco y luego llevé mi mano derecha hasta donde estaba la herida, notando que buena parte de mi abdomen estaba cubierto con vendajes limpios. A mi alrededor había varios otros soldados heridos, pero muchos menos de los que esperaba que podría llegar a ver. Me levanté con dificultad, principalmente porque el dolor aumentaba un poco pero ya no tenía esa sensación de que mis intestinos se iban a salir de su lugar. Comencé a caminar por entre los demás soldados heridos, afortunadamente no vi a ninguno de gravedad o cuyas heridas no tuviesen remedio, de entre toda la multitud, pude notar a una mole que sobresalía bastante, sumé dos más dos y era evidente quién podía ser. Me acerqué dándole un pequeño golpe en el blindaje, llamando su atención.

-¿Todos muertos? – Mastodon asintió con la cabeza – great job mate, I know I could count on you – sentí como si quisiese decir algo, pero en vez de hablar solo miró mis vendajes – un corte abdominal, peor de lo que pensaba, solo me di cuenta acá después de dejar a Jeanne, al menos mis vísceras siguen en su lugar. Te la encargo, ¿vale?

Me despedí del acorazado andante y me fui hasta las barracas que nos habían facilitado. Me senté en la cama que había utilizado y comencé a buscar entre las cosas en mi inventario a ver si tenía algo de ropa limpia ya que todo lo que llevaba puesto se había manchado con sangre lo suficiente como para considerarlo insalvable. Después de buscar por unos minutos, encontré un uniforme con patrón MTP, que me puse rápidamente; pero tendría que privarme mientras tanto de usar tanto mi chaleco antibalas como mi chaleco táctico. Al guardar mi viejo uniforme, dañado en combate, pude apreciar como aparecía un mensaje que rezaba “REPARANDO”, lo que llamó gratamente mi atención; así como un indicador de estado de salud, que avanzaba lentamente. Al final me saqué la chaqueta, quedando con una musculosa color negro, y me quedé sentado en la cama mirando el suelo… ahora que lo podía procesar bien, estuve apenas a un pelo de morir, y si este mundo funciona como parece funcionar, significaba que también podía morir en mi verdadera realidad. La idea de ello, de morir en tierra extraña y sin el acceso seguro a medios médicos me provocaba miedo, muchísimo miedo. Pasé mis manos por mi rostro y por mi cabello, desordenándolo un poco, quizás así se sintieron mis antepasados cuando los mandaron a liberar las Filipinas durante la Segunda Guerra Mundial. Me volví a recostar, mirando el techo en silencio, la paz que ahora reinaba era la antítesis absoluta de lo que pasó hace apenas unas horas. Sin embargo, aún sentía que tenía algo pendiente…

Me levanté con dificultad de la cama y salí de las barracas, caminando hasta las puertas del fuerte. Pedí que las abrieran y lo hicieron de inmediato, ante la mirada curiosa de soldados y civiles. Me acerqué hasta el campo de batalla, el hedor de los cuerpos y la sangre que se comenzaban a pudrir era ya bastante fuerte. Puse algo de atención, y…

-A-ayuden-me…

Poco a poco, varios susurros, apenas perceptibles, se comenzaron a escuchar. Me apresuré hacia el primero de ellos: Un soldado aplastado por su caballo muerto en combate, con varias flechas y cortes. Cuando me acerqué se aterró y trataba de salir corriendo.

-Hey… tranquilo, no te voy a hacer daño – le dije, tratando de calmarlo, y comencé a jalar del pesado cuerpo del caballo hasta sacárselo de encima. Cuando se vio libre, trató de correr pero no se podía levantar. Le tomé de los brazos y lo puse sobre mi espalda, caminando con él hacia el fuerte, con varios soldados armados saliendo a mi encuentro – ¡el que le haga daño le juro que le voy a poner un tiro en la puta cabeza!
-Entonces… ¿qué hacemos con él?
-A la enfermería, está herido, está fuera de combate, ya no es una amenaza.
-¿Y si lo matamos mientras no miras?
-No lo harán – dijo el príncipe, quien aparecía también detrás de los soldados – seguirán sus órdenes al pie de la letra.
-Pero su majestad, son soldados enemigos – protestó uno de los soldados.
-Ya no, ¿o crees que en su estado aún puede dañarte?

Parece que hubo una suerte de catarsis colectivas cuando se dieron cuenta de ello, lo que a mi me parecía evidente para ellos era una nueva verdad revelada. Dejaron sus armas en el fuerte y tomaron al soldado herido para llevarlo hasta la enfermería.

-¿Qué tenemos que hacer?
- Síganme y presten atención a cualquier voz que puedan escuchar.

La mañana pasó rápido, buscando y rescatando a heridos, ordenando los cuerpos y buscando si podían ser identificados de alguna forma, cavando tumbas y dejando señales de dónde estaban sepultados. Para el medio día, el campo de batalla estaba limpio de cuerpos, con veinte soldados heridos rescatados y muchos más sepultados; incluso un sacerdote que estaba en el fuerte nos acompañó haciendo un rito fúnebre masivo. Para cuando llamaron a comer, ya habíamos terminado y todos nos dispusimos a ir al comedor. Me encontré rápidamente con mis otros compañeros, sentándome a la mesa con ellos.

-Te ves cansado hombre, ¿qué estuviste haciendo?
-Mi trabajo, es todo – respondí, bebiendo de la jarra de cerveza que me entregaron.
-Ajá, ¿no deberías haber estado haciendo reposo? No es como que tu herida no hubiese provocado comentarios.
-Reposaré cuando esté muerto, y no planeo hacerlo hasta dentro de mucho tiempo.
-¡La bella durmiente al fin despertó! – anunciaron desde la entrada al comedor, viendo a Jeanne ya despierta y de regreso con todos, claro que vestida con un traje que la hacía parecer la versión femenina de Sir Rodney o de algún independentista americano.

El regreso de Jeanne alegró a todo el mundo y distendió lo suficiente el ambiente como para cambiar un poco el tema.

-Hammer gracias al cielo estás bien – me dijo Jeanne, después de haber saludado a los demás, su mirada se fue claramente hacia mis vendajes, lo que me hacía sentir algo incómodo, ¿le decía la verdad o…?
-He tenido peores daños, esto no es nada – la respuesta fue bastante evidente, ¿para qué hacer evidente la gravedad de mi herida? Además, sanaría más rápido de lo que debiese tomar, asique no había razón para hacer escándalo.

Bebimos y comimos, además de charlar sobre la batalla y sobre el resultado de otros frentes. En parte prestaba atención sobre lo que me decían, en parte pensaba en otras cosas. La invitación a la capital me parecía una buena idea, pero por ahora no podíamos movernos mucho…

-Parece que llegan más…

Presté atención a lo que decían los demás sobre unos rayos de color morado que aparecían de vez en cuando. Al cabo de un rato todos terminamos nuestra comida y bebida, y cada uno partió a hacer otras cosas. Yo me fui hasta las barracas y busqué en mi mochila si es que todavía tenía cigarrillos, los que encontré sin mucha dificultad. Tomé la cajetilla y la guardé en uno de mis bolsillos, además de un encendedor y mi fusil, ya se estaba poniendo el sol y todos decían que si quieres estar un momento a solas y tener un gran espectáculo, fueses a la torre sur al atardecer; asique hice caso y después de un rato llegué hasta dicha torre, subiendo por la escalera y dándole el relevo al soldados que estaba ahí.

-Go ahead and take a break mate, I cover you.

El caballero salió de la garita y yo tomé su lugar. Dejé mi fusil a un lado y saqué un cigarrillo, dejándolo en mis labios y encendiéndolo; tomé una bocanada de humo y la dejé salir después de unos segundos.

I need more training” pensaba, mientras jugaba con el cigarrillo encendido entre mis dedos antes de volver a tomar una bocanada de humo, viéndome a mi mismo un poco. No se podía decir que estaba en mala forma física, pero si voy a estar acá necesito más fuerza y más agilidad. Entre mis pensamientos estaba perdido y recordé una canción de David Gilmour que me gustaba mucho cuando tenía 16 años.


There’s no way out of here. When you come in, you’re in for good” canturreaba mientras miraba el sol perderse en el horizonte, “There’s no way out of here. When you come in, you’re in for good. There’s no way out of here. When you come in, you’re in for good. There’s no way out of here. When you come in, you’re in for good…”.

Decidí pasar la noche en vela, haciendo guardia.

Al día siguiente.

El amanecer me encontró despierto y con mi fusil al hombro. Bostecé por la falta de sueño y el jefe de la guardia del rey había subido a buscarme.

-Espero que hayas podido aclarar tu mente.
-¿Todos vienen a hacer guardia acá para eso?
-Es el mejor espacio que tenemos para eso. Lo suficiente para verlo todo y para que todos adentro te vean y decidan que lo mejor es darte tu espacio.
-Bueno, si lo pones así… – respondí, terminando mi cuarto cigarrillo – la verdad quería hablar contigo. Necesito entrenamiento. Quiero entrenar con ustedes.
-Vaya… pues estoy seguro que a los chicos les vendría bien un pequeño cambio y estarán felices de enseñarte lo que quieras aprender. Nos vemos al toque de clarín en la parte trasera del fuerte, ¿vale?

Asentí con la cabeza y bajé de la torre de vigilancia, abriendo la puerta de las barracas, despertando a los demás.

-Y nosotros nos preguntábamos dónde pasaste la noche – dijo Trevor, bostezando.
-Thinkin’, that’s all – respondí, dejando mi fusil en su lugar y lavando mi rostro con un poco de agua fresca, para después buscar entre mis cosas y sacar el corvo que llevaba conmigo, dejando la cajetilla casi vacía dentro de la mochila, así como también el encendedor.
-Smoke?
-It helps me – puse mi corvo en una funda especial que tenía y me lo puse al costado derecho de mi cadera, en el cinturón – see ya.
-And where the fuck do you go now?
-Training, I need more training…

Cuando llegué, ya todos los demás me estaban esperando, notando como no traía más armas que un corvo.

-¿Listo muchacho?
-Listo.

Unas horas después…

-¡Es todo por hoy, buen trabajo!

El entrenamiento había sido duro y extenso, procuraba recuperar mi aliento además de escupir los coágulos de sangre que tenía en la boca luego de la pelea cuerpo a cuerpo. Me podía acostumbrar a este ritmo, pero el destino siempre tiene otros planes; cuando me despedí de todos me fui hasta las barracas a lavarme el rostro del sudor y la sangre seca que tenía pegados, notando que el comunicador parpadeaba insistentemente con una luz verde. Tomé el comunicador y abrí el mensaje, y apenas terminé de leerlo tomé mis binoculares y corrí hacía una de las torres de vigilancia, subiendo más rápido de lo que creía que podría llegar a ser capaz, apenas estando arriba comencé a vigilar el horizonte, notando a la estructura que se levantaba imponente apenas a algunos kilómetros de distancia, celosamente vigilados por helicópteros y drones.

I have a bad feeling about this” pensé en voz alta, bajando los binoculares.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Evie Fauret Evie Fauret
Leon Leon
Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda
Fatman Fatman
 

Gonzalo Sparda

Cazador de demonios
Registrado
22 Feb 2019
Mensajes
54
Puntos por reacción
51
Aceleraba de regreso a la base sobre mi moto, tanto Janne como Mastodon y Arno iban en un todo terreno para la ocacion pero aun no salia de mi sorpresa al ver el fuerte Galilei ahi era imposible de creer que semejante estructura

-"Esto es muy malo demasiado malo"- pensaba sin bajar el ritmo de mi vehiculo

Una vez que regresamos hice desaparecer mi moto para separarme del grupo y buscar a Kida quien estaba en la enfermeria viendo a algunos enfermos comunes.

-Estara bien en unos dias solo neceista descansar- dijo Kida a una madre que fue con su hijo para ambos retirarse y me vio en la entrada -sigan por mi- dijo a las enfermeras para acecarse a la entrada y salir conmigo -que pasa?-

-Fuerte Galilei- al decir ese nombre Kida abrio grande los ojos por la sorpresa y se notaba preocupaba -al parecer esos relampagos de anoche lo trajeron para aca-

-Pero eso es malo si alguno de los reinos lo ve pensaran que es una amenaza y...- decia Kida sabiendo el poder destructivo que tenia y de solo pensar en lo que pasaria la ponia mas nerviosa hasta que deje mi mano en su cabeza

-Descuida aunque sabemos que nos espera contra ese fuerte no debemos dudar, ademas recuerda que ese fuerte cayo una vez- mencione recordando aquella noticia de que habian tumbado el fuerte Galilei pero al descubrir que ese equipo hizo trampa y fue expulsado dejaba al fuerte de nuevo libre -ya veremos que hacer por ahora sigue con lo tuyo-

Ella asintio para regresar a la enfermeria para yo retirarme a ver algo, una vez que encontré una mesa desplegue un mapa del lugar gracias al cartografo y con un lapiz marque donde habia salido el fuerte.

-"Tumbar el fuerte Galilie?"- pensaba viendo el mapa para guardarlo y ver al cielo

================================
Evie Fauret Evie Fauret

Fatman Fatman

Mr. Fear Mr. Fear

Leon Leon
 

Fatman

Bebé Shibe
Registrado
1 Abr 2019
Mensajes
52
Puntos por reacción
84
Horace remmington
Mastodon
Plans
Post Nro.5


Luego de la visita al fuerte galileo, cuando el resto del equipo vio a lo que se enfrentaba retrocedimos de inmediato y volvimos al bastion...jeanne y yo ya habiamos tenido malas experiencias con el fuerte galileo, diablos yo ya lo habia intentado tomar 2 veces y las dos veces falle...y muy mal, tuve suerte de escapara en el momento justo...pero! yo conozco a alguien lo suficientemente loco para saber mas del fuerte galileo y seguir con vida...no por que lo haya capturado, sino porque ha llegado lejos en intentarlo y escapado aun con vida

//sala comun del Bastion//

-ok...no va a ser un paseo por el parque eso es seguro...- dijo Hammer viendo a jeanne

-claro que no lo sera, no viste los helicopteros y los dragones, y aun falta todo lo que nos aguarda alli dentro- dijo jeanne

-yo creo que tenemos poder de fuego suficiente, solo necesitamos una buena tactica de como distribuirlo- dijo trevor -digo mastodon ya mato un dragon, los helicopteros deben ser mas faciles que los dragones-

-eso si te quieres quedar sin recompensas...- decia jeanne -lo que no destruyamos es lo que nos quedara de recompensa-

-en serio?? osea que tenemos que aguantarnos las balas para que nos quede algo despues de arriesgar nuestras vidas??- decia victor

-mas o menos...si- respondia jeanne

-tu que dices mastodon?- preguntaba hammer viendo al coloso -haz estado callado desde que llegamos-

-...?- el coloso se señalaba asi mismo

-si...tu- aclaraba hammer

-ahora quieren saber lo que pienso??-

-si, demostraste que eres de confianza, quiero saber que pasa por tu mente ahora con este nuevo reto...- preguntaba hammer

-...- mastodon miraba a jeanne y esta se encogia de hombros -Bien...yo pienso...que estamos jodidos...pero muy jodidos...nos joderan por atras...duro, sin compasion...como una violacion...con sangre y lagrimas-

-pfff...- jeanne intentaba no reir

-ok!...eso fue para nada perturbante e inecesariamente grafico- decia victor

-por suerte...conozco a alguien que nos podria ayudar, tiene mas informacion que jeanne y yo sobre el fuerte galileo...solo espero que haya quedado encerrado en este mundo con nosotros...aunque eso suene asi de mal- dijo mastodon levantandose -voy a hacer una llamada...- salia de la sala

-asi de malo es??- decia hammer viendo a jeanne

-Mastodon lo ha intentado mas veces que yo, el sabe de lo que habla...- dijo jeanne viendo a hammer

-well then...we are fucked- dijo sin mas hammer

//Fuera de la sala//

-vamos...vamos contesta...- decia mastodon con el aparato de su muñeca activado lanzando una video llamada -vamos octavio, te necesito para este trabajo...-

-Vaya, vaya! pero si es el blindado mas grande que conzco, que onda mastodon? tu tambien quedaste atrapado en esta locura eh eh eh??- decia un enmascarado desde el otro lado de la llamada -no se tu, pero esto es lo maximo, nunca me habia sentido tan vivo antes! hehehehe!- decia algo frenetico

-calma, calma...- decia mastodon intentando que se calmara un poco para poder hablarle

-me estas diciendo impaciente?? no soy impaciente!...ok ok ok ok tal vez un poco...a ver dime que sucede?-

-fuerte galileo...- era lo unico que decia mastodon

-Whoowhe!? otra vez mastodon?-

-...- asentia el coloso -eres el que lo intentado mas veces y ha llegado mas lejos escapando con vida- dijo encogiendose de hombros

-si si si...mandame tus coordenadas y nos veremos alli

-en cuanto tiempo crees que llegues??- pregunto mientras tecleaba mandando su localizacion

-en cuanto mis piernas decidan llegar- decia con una risilla

-entonces no sera mucho, nos vemos en un rato...- decia mastodon asintiendo con la cabeza

-dalo por hecho mi amigo!-

+30 minutos despues frente al porton principal del bastion+

-ok...soooooo what are we doing here??- preguntaba hammer

-creo que estamos esperando a un amigo de mastodon- decia jeanne

-tu lo conoces??- preguntaba hammer

-no...- respondia sinceramente -pero si es amigo de mastodon supongo deberiamos darle una oportunidad- dijo jeanne

-supongo que si...- decia hammer

-alli...- apuntaba mastodon con su mano al horizonte donde se veia una silueta acercandose a gran velocidad

-espera...tu amigo viene a pie??- decia jeanne

-ohh si...- decia mastodon -es un explorador...el mas rapido que conozco- volteaba a ver a hammer y a jeanne -es un temerario y es adicto a la adrenalina, no se si duerme...- se encogia de hombros mientras el amigo del blindado llegaba corriendo y saltaba tirandose encima del blindado

-Mastodon!! maldito bastardo años sin saber de ti! hahahah!- decia abrazandole y golpeandole el casco varias veces

-...!- mastodon lo abrazaba y luego se lo quitaba de encima -es bueno verte de nuevo- le daba un par de palmadas en el hombro

-ufff siento el frenesi te dije que no tardaria mucho! viste eso? 45 kilometros en treinta minutos, que se joda Bolt hehe!- decia sonriendo bajo la mascara

-Hammer, Jeanne este es Octane, un viejo amigo de un antiguo escuadron-

-Hola, Hola, Hola! amigos de mastodon- decia dandole la mano a jeanne y a hammer simultaneamente -Octavio silva a su servicio ustedes pueden llamarme Octane- seguia sacudiendo las manos de ambos -es un placer conocerlos, mastodon me dijo que tenian problemas con cierto fuerte que casual mente he entrado y salido varias veces-

-e-en serio??- preguntaba hammer

-podrias soltarnos?- decia jeanne

-octane...- mastodon le llamaba la atencion

-oops- los soltaba -lo siento...claro, claro! varias veces solo que bueno...nunca he logrado tomarlo- se rascaba la cabeza -pero se bastante de lo que hay adentro- agregaba -Pero primero!- decia alzando la mano -tienen algo de comer?? estoy famelico de tanto correr- decia apenado

-adelante, tenemos mucho de que hablar- decia jeanne mientras lo hacia pasar

-...- mastodon animado le daba dos palmadas en el hombro a hammer

-espero lo logremos- dijo dandole una palmada en la espalda al coloso para comenzar a caminar

[rol off]

Nombre: Octavio Silva
Nombre clave: Octane
Edad: 24
Género: masculino
Sexualidad: Heterosexual
Nacionalidad: Mexicano
Especie: Humano
Escuadrón: Bullet Church
Cantidad actual: 2
Especialidades: Explorador/infanteria
Armamento:




Psicologia: Impulsivo, temerario, energetico y algo loco
Apariencia:

Historia: Desconocida

Gustos:
-correr
-disparar
-correr y disparar
-hazañas mortales
-correr un poco mas

Disgustos
-el aburrimiento
-la quietud
-el silencio

Extra:

-su bolsa esta repleta de inyecciones de adrenalina que aumentan su velocidad drasticamente al correr sin desgaste o cansancio

-tiene el pelo de color verde

Evie Fauret Evie Fauret
Mr. Fear Mr. Fear
 
Última edición:

Mr. Fear

Free-fire Zone with my M-16
Registrado
9 Mar 2019
Mensajes
28
Puntos por reacción
24
HammerDown.
Dos días después del “incidente”.

Bajé de la torre de vigilancia y emprendí mi camino hacia nuestras barracas, en búsqueda del comunicador y los pocos cigarrillos que me quedaban. Llegué bastante rápido, tomando lo que necesitaba y emprendiendo el camino hacia la tienda de campaña que servía como sala de comando. Mientras caminaba hacia allá, tomé el comunicador y dejé un mensaje simple pero urgente: “Everyone on the fucking Command Room. Now”. Para cuando llegué, ya estaban allí Kida y Trevor, todos compartíamos la misma expresión de duda sobre qué hacer respecto al Fuerte Galileo. Después de todo, estamos en un mundo dónde el 90% de sus habitantes aún viven en un estatus equivalente a la Edad Media, y el Fuerte Galileo era el equivalente de tratar de ingresar a Fort Campbell. Sin embargo, aunque era una misión más bien suicida, no era imposible, los desarrolladores siempre dijeron que tratar de tomar Galileo era un desafío que no se completaba fácilmente y que requería más conocimiento y planeación táctica antes que un gran poder de fuego.

-How much intel do we have about it?
-Not that many – respondió Trevor – just what other players gathered and shared on forums.
-Well fuck, then we’re just about of having nothing.

Discutíamos al respecto cuando llegaron Jeanne, Mastodon y Arthur.

-Entonces… ¿alguna idea? – preguntó Jeanne, recibiendo un silencio sepulcral de parte de todos – mierda…
-Ok... no va a ser un paseo por el parque, eso es seguro – le dije a Jeanne, acomodando un poco mi cabello con los dedos (ahora que lo notaba, seguía sudado después de entrenar).
-Claro que no lo será, ¿no viste los helicópteros y los drones? Y aún falta todo lo que nos aguarda allí dentro.
-Yo creo que tenemos poder de fuego suficiente, solo necesitamos una buena táctica de cómo distribuirlo – acotó Trevor – digo… Mastodon ya mató un dragón, los helicópteros deben ser más fáciles que los dragones.
-Eso si te quieres quedar sin recompensas... lo que no destruyamos es lo que nos quedara de recompensa.
-¿En serio? ¿O sea que tenemos que aguantarnos las balas para que nos quede algo después de arriesgar nuestras vidas?
-Más o menos... si.
-¿Tú qué dices Mastodon? – terminé por preguntarle al blindado – haz estado callado desde que llegaron.

Mastodon solo terminó por señalarse a si mismo, con la mirada confundida.

-Si, tú.
-¿Ahora quieren saber lo que pienso?
-Si, demostraste que eres de confianza, quiero saber que pasa por tu mente ahora con este nuevo reto.

Nos miró a todos por unos segundos y terminó por encogerse de hombros.

-Bien... yo pienso... que estamos jodidos. Pero muy jodidos. Nos joderán por atrás, duro, sin compasión. Como una violación, con sangre y lágrimas.

Jeanne tuvo que aguantarse las ganas de reír, Trevor destacó lo gráfico de la opinión, y yo solo bufé y me llevé la mano derecha al rostro.

-You’re not fuckin’ helpin’ mate.
-Por suerte... conozco a alguien que nos podría ayudar, tiene más información que Jeanne y yo sobre el Fuerte Galileo... solo espero que haya quedado encerrado en este mundo con nosotros, aunque eso suene así de mal – luego de decir eso, se levantó de la mesa y comenzó a caminar hacia la salida del salón – voy a hacer una llamada.
-¿Así de malo es? – comenté mirando a Jeanne.
-Mastodon lo ha intentado más veces que yo, él sabe de lo que habla...
-Well then... we are fucked – terminé por decir, sacando un cigarrillo y comenzando a fumar, pensando aún en lo que los desarrolladores dijeron cuando pusieron Galileo por primera vez en el juego – maybe…
-Estás pensando en algo, ¿verdad? – inquirió Jeanne.
-Creo… creo que tengo una idea – le respondí, dejando salir una bocanada de humo – pero necesito más información, además de saber cómo es que trataron antes de tomar el fuerte. Creo que tenemos oportunidad, pero requeriremos más cerebro que pura fuerza bruta.
-Muy bien entonces, veremos qué información nos trae el amigo de Mastodon.

Media hora después.

¿Saben? Cuando pensé en un amigo de Mastodon, pensaba que llegaría otro blindado, o alguien un poco más parecido a él; sin embargo, lo que nos encontramos era un giro en 180° a como es el acorazado andante: Si tuviera que resumirlo, diría que era la encarnación de Flash después de consumir tres veces su peso en azúcar procesada y aspirar la suficiente cocaína como para dejar en la quiebra al Cartel de Sinaloa. En pocas palabras, tenía mis dudas… pero -de nuevo- no estoy en posición de discutir muchas de las cosas que pasan acá, mucho menos a los personajes que nos rodean.

Hechas las presentaciones de rigor, entramos directamente al comedor de la base. El cocinero le sirvió un plato de comida a Octane con lo suficiente como para alimentar a tres personas más, a los demás nos dio un poco de cerveza.

-So… start talkin’.
-Oh, cierto, Galileo – Octane tragó lo que tenía en boca para comenzar a hablar – Galileo es, algo así como que todas las bases rusas y norteamericanas tuvieran una orgía de esas que se ven en Legal Porno, ¿sabes? Nasty shit… en pocas, tendrías que ser Darth Vader como para entrar y salir ileso de esa cosa.
-¿Cuántas entradas tiene?
-Pocas, tendrá unas tres o cuatro, máximo cinco, entre puertas, ventanas y ductos de ventilación. Las puertas tienen guardia permanente de tipos como Mastodon, las ventanas están blindadas, y los ductos de ventilación tienen sensores de movimiento. También tienen una muy fuerte vigilancia perimetral con drones y helicópteros. ¿Quieres entrar por aire? Suerte esquivando los MIM-23 y 72. Tampoco pienses en entrar con carros blindados, te vas a llevar un BGM-71 TOW directo al rostro.
-Ok-ok, entendí, no puedes entrar a la fuerza bruta. ¿Tienes idea de cómo se su rutina?
-Nada, son totalmente secretos – me respondió, volviendo a echarse comida a la boca, para luego reaccionar como si hubiera recordado algo – ¡espera, si hay algo!
-Swallow first for fucks sake! What are you? An eight-years old?
-Perdón, perdón – respondió, forzando el tragar la comida – ah, bueno, si, hay algo. Casi a la medianoche siempre sacan la basura en un camión, por el lateral izquierdo, en una especie de cochera dónde está el camión que saca la basura. Al lado hay un sistema de ventilación que renueva el aire del interior de la base, si puedes meter gas mostaza o sarín, los matas a todos.
-Y de paso haces inhabitable la base hasta que llegue un equipo especializado de limpieza. No usaremos armas químicas, sobre todo porque nadie acá tiene acceso a ellas.
-Oh, bueno, que mal.
-¿Y si usamos somnífero? – acotó Jeanne – puedo hacer un gas somnífero que tiene una duración de diez minutos, no es mucho pero-
-Es suficiente, si nos movemos de forma inteligente, lograremos tomar la base en menos de diez minutos – respondí, bebiendo de mi cerveza – ¿sabes si tienen cámaras adentro?
-Si, tienen, cámaras de vigilancia tradicionales y cerca del cuarto de control algunas con sistema de visión nocturna.
-Podemos sortear eso. Finalmente, dos cosas: Primero, ¿tienes un mapa de Galileo? Y segundo, ¿cómo ganamos control sobre el fuerte?
-Ganar control es fácil, si logras sortear todos los obstáculos y llegar vivo a la sala de control, solo tienes que poner tu nombre y bam, la base es tuya. Respecto al mapa, tengo uno, no está terminado pero si tiene lo suficiente. Pero primero, quiero terminar de comer.
-Fair enough – dije, terminándome mi cerveza y levantándome de la mesa – Jeanne, que todos consigan BDU digital en patrón nocturno, mejor si también pueden conseguir unas botas negras, como las 390 TROP de Belleville. Mientras tanto, lo mejor será planear y descansar.

Salí del comedor y me fui hasta las barracas, buscando entre mis cosas una libreta que siempre cargo conmigo y un bolígrafo. Me senté en la cama y comencé a pensar en cómo organizar a todos para lograr el objetivo así como tener la menor cantidad de daño posible.

Al parecer, nos vamos a tomar el Fuerte Galileo. May God help us.
-------------------------------------------------------------------

Evie Fauret Evie Fauret
Fatman Fatman
Gonzalo Sparda Gonzalo Sparda
Leon Leon
 
Última edición:
Arriba