¡Bienvenido!

Puedes sentarte a leer lo que tenemos para ofrecerte, ¡o bien hacerte una cuenta y empezar a participar desde ahora! No cobramos comisiones y damos hermosos regalos.

¡Registrate!
  • ¿FullMetal Alchemist o Dragon Ball? ¡La gran final!
    Vota y participa votando en la gran final aquí, ¡te esperamos!

Corrección política: Sutil censura o reto a la creatividad?

Registrado
12 May 2019
Mensajes
43
Puntos por reacción
19
Anteriormente en DZ se habló de la corrección política como arma social y discurso de doble moral. Sin embargo, intenté ser políticamente incorrecto y eso me llevó a ver en mi un lado deprimente de mi persona.

Así está el asunto: hoy queremos asumir el papel de buenas personas aunque esto caiga en la hipocresia. Por otra parte, si caemos en la incorrección política, nos volvemos descorteces. Hipocresía VS descortesía, un choque de trenes de proporciones sociales.

Entonces, qué podemos hacer?

Es evidente que una sociedad va cambiando con el paso de los años, asi también cambian sus costumbres. Por un rato cometí el error que la corrección política no es negocio y por ahi no va la cosa. Sobrevivir en estos tiempos requiere de mucha asertividad en lugar de ver las cosas como negras ni blancas. Y qué es la asertividad? Decir las cosas a la persona indicada, en el momento indicado y sin herir a dicha persona o auditorio. No es nada fácil decirlo. Un mejor pensamiento sería ver esta cuestión no como una sutil censura sino como un reto comercial.

Un ejemplo: para hacer un comercial debemos tomar en cuenta varios factores: el tipo de público, el lenguaje, el contexto, el matiz, la estrategia para presentar tu producto, etcétera. Por lo tanto, trabajar como creativo requiere de adaptación a los tiempos. No quiero decir que se deje de hacer crítica social, después de todo el absurdo es parte del humorismo.

A continuación comentaré un ejemplo donde la corrección política se emplea mal:

Uno de mis prejuicios fue recientemente contra el feminismo. Como el prejuicio escel reflejo del miedo, tomé una actitud sexista.
Unos días después hablé con una filósofa de mi comunidad que pertenece a la corriente feminista. Le pregunté su opinión sobre el femenismo agresivo. Esta fue su respuesta:

"Todo movimiento suele tener algunos personajes y conceptos erroneos. En el caso del feminismo, hay dos corrientes que distorsionan los ideales del movimiento feminista y que son las más agresivas: las lesbofeministas y los transfeministas... Por lo tanto, dichos grupos no nos representan."

"No nos representan": palabras sabias cuando vemos que un grupo finge hablar por un todo.
Tanto en éste como en la mayoría de los casos, vemos que hay grupos que hablan por una comunidad entera con métodos disertivos y que avergüenza a dichas comunidades. Ahí es donde surgen los sesgos cognitivos como el efecto halo, la etiquetación, el pensamiento dicotómico, la baja tolerancia a la frustración, el cierre a la comunicación, las falacias informativas, etcétera.

Conclusión: la corrección política puede ser compleja de manejar. Sin embargo, en este siglo XXI se requiere conocer de varias materias para dar un mensaje claro y sin tabúes. Pero no olvidemos el más importante para sobrevivir: la inteligencia emocional. En la discu de la salud mental expuse algo de esto. Así podemos ver en la corrección política como un reto para la creatividad y no como una sutil censura.

Comenta cuáles son tus inquietudes sobre el tema o tus ideas para usar la comunicación asertiva en los tiempos de la corrección política.

Gracias por leer.
 

Luisse

plis kil mi nau
Registrado
3 May 2019
Mensajes
22
Puntos por reacción
7
Así está el asunto: hoy queremos asumir el papel de buenas personas aunque esto caiga en la hipocresia. Por otra parte, si caemos en la incorrección política, nos volvemos descorteces. Hipocresía VS descortesía, un choque de trenes de proporciones sociales.




Mmm... No estoy seguro de haber comprendido totalmente el asunto que planteas, no soy tan listo. Te voy a hablar a mi nivel y por pura experiencia propia: En este mundo y en esta época tienes que saber ser un jodido hipócrita. Las personas que nos rodean, todas ellas tienen sus propias opiniones, sus propias convicciones, y la objetividad no es algo que abunde. Todos no tienen el lujo de recibir una educación objetiva (yo no la tuve y le pago al de ustedes que abra la boca para decir que si la tuvo) o de adquirir con el tiempo un carácter que permita aceptar a todos como son con sus diferencias. La gran mayoría de las personas que te rodea en tu día a día son bidimensionales y de mente sencilla y ve al mundo en sus propios tonos de blanco y negro, y tú caes, por fuerza, en uno de esos dos lados. Para ellos, o eres bueno, o eres malo, y una buena parte del tiempo lo eres por motivos completamente arbitrarios y carentes de justificación.



Y no habría problema si uno A: viviera rodeado o se rodeara de personas que pensaran exactamente igual que uno o B: viviera cómoda y tranquilamente aislado en una isla misteriosa del pacífico, pero esta es una era digital, multipolar y globalizada. Cada cinco minutos estás cruzándote con alguien que consume material (noticiarios, diarios, blogs, foros) distinto al tuyo y vive en un lugar y una realidad diametralmente opuesta a la tuya y tiene opiniones que contrastan con las tuyas como el día de la noche, y que las defiende a ultranza contra cualquier argumento racional o intento de diálogo. Con esas personas no puedes hablar de manera sincera, porque al segundo en que abras la boca y digas la mínima cosa que no les parezca "políticamente correcto" (Lo que yo pienso y nada más, chaval) te harán trizas, te echarán a un lado, te ridiculizarán y perderías oportunidades clave, contactos útiles, etc, etc. ¿Quién le dice a un profesor universitario que sus conferencias son una reliquia fosilizada del pasado? ¿Quien le dice a su jefe que es un idiota incompetente que no tiene idea de lo que hace?

No no no no no. La capacidad para relacionarte adecuadamente con las personas, para tener relaciones positivas y para mantenerlas es algo que todos necesitan saber manejar de manera inteligente. Cuando te encuentras con gente que no piensa como tú y necesitas a esa gente por cualquier motivo, tienes que ser hipócrita, no revelar tus cartas, sonreír en todo momento, ser indiferente y refugiarte en la convicción de tu propia superioridad intelectual y moral. Después de todo, llega un momento en que simplemente deja de importarte que las personas sepan lo que realmente piensas, porque te cansas de lidiar con ellos. Y puede que suene elitísta y arrogante, pero es que a veces no queda otra opción.

Todos creemos en algo, pero no todos tenemos la capacidad para entender que todos tenemos derecho a creer en algo distinto. Yo, por años de práctica y de recibir golpes que no me merecía, he aprendido a ocultarlemi opinión al que no me conviene que la conozca, ser yo mismo solo por elección propia, mostrarme si me conviene y lo deseo, a elegir cuándo puedo ser yo mismo. Y funciona... mas o menos. Hay grupos (el laboral, de amistades, incluso digitales) en que tengo que estar por necesidad determinada y de cuyos miembros algunos me resultan completamente despreciables (No hablo de CS, que es un amor y donde puedo desahogarme) que no tienen ni idea de ello, porque siempre soy cortés y cordial y sonrío y tengo algún comentario superficial que colar como si me importara y porque al analizar si merece la pena ser honesto con ellos decido que sería una perdida inútil. Y eso no me hace una mala persona, ¿verdad? Solo soy alguien razonable que actúa con inteligencia emocional, no pierde los estribos y protege sus intereses. La mayor parte del tiempo. No soy un robot, el mundo está lleno de gente idiota (corrijo, más idiota que yo, porque lo soy y lo admito) no siempre puedo soportarlo y a veces exploto, pero hey, por lo menos lo intento.

Mi conclusión es que la corrección política no es algo difícil, es jodidamente imposible, si eres un alma noble y sincera. Nunca vas a ser capaz de caerle bien a todo el mundo diciendo lo que piensas. Yo abogo por una hipocresía medida y razonable y algo de autocontrol. Hay que saber ser pragmáticos, saber quién merece conocerte por quien realmente eres y dónde puedes permitirte el lujo de expresar libremente tu opinión, en quién puedes descargar todo tu desprecio acumulado sin dañar nada que sea valioso para tí. Qué puedes permitirte perder. Fuera de ello, hazte una linda máscara, ponle nombre, llévala ahí donde vayas y lucha por conservar tu identidad sin volverte loco.



Uno de mis prejuicios fue recientemente contra el feminismo.


Las feminazis xD Sí, están locas todas, pero llevan milenios aguantando mierdas de los hombres, yo digo que nos toca aguantar a nosotros. Además, que siguen aguantando mierda de los hombres en pleno siglo 21 (Brecha salarial, mutilación genital, ser jodidas amas de casa para vagos inútiles) Hay que ser comprensivos, yo creo que por lo menos ellas pueden ser todo lo radical que quieran y decir que los hombres son todos iguales. Porque lo somos, y porque si no te pones radical y gritas nadie te hace ni puto caso. Que no les hacen ni puto caso de todas formas, pero meh. Es mi opinión polarizada e inusualmente sincera.
 
Última edición:
Registrado
12 May 2019
Mensajes
43
Puntos por reacción
19
Mmm... No estoy seguro de haber comprendido totalmente el asunto que planteas, no soy tan listo. Te voy a hablar a mi nivel y por pura experiencia propia: En este mundo y en esta época tienes que saber ser un jodido hipócrita. Las personas que nos rodean, todas ellas tienen sus propias opiniones, sus propias convicciones, y la objetividad no es algo que abunde. Todos no tienen el lujo de recibir una educación objetiva (yo no la tuve y le pago al de ustedes que abra la boca para decir que si la tuvo) o de adquirir con el tiempo un carácter que permita aceptar a todos como son con sus diferencias. La gran mayoría de las personas que te rodea en tu día a día son bidimensionales y de mente sencilla y ve al mundo en sus propios tonos de blanco y negro, y tú caes, por fuerza, en uno de esos dos lados. Para ellos, o eres bueno, o eres malo, y una buena parte del tiempo lo eres por motivos completamente arbitrarios y carentes de justificación.
Es el problema de la mayoría de las personas, o ven las cosas negras o las ven blancas. Yo suelo cometer ese error también. Para eso sirve la asertividad, para comunicarte con las personas más allá de lo blanco y lo negro. El problema es que la gente se aferra a sus emociones y no saben cómo expresarlas. Si quieres checa la discusión de Nel Ralph Nel Ralph sobre la salud mental. Ahi hablo un poco de la inteligencia emocional. Ser hipócrita puede ayudar, por eso las emociones se descargan en la intimidad o con alguien de confianza. Cuando no controlas tus emociones, terminas cometiendo una locura. Por eso hay gente que mata por creencias religiosas, que desfalca para satisfacer su persona, gente que busca protagonismo defendiendo causas que no les corresponden. El ser humano debe ser congruente como lo que dice y lo que hace, y para eso necesita ejercitar la inteligencia emocional.

Y no habría problema si uno A: viviera rodeado o se rodeara de personas que pensaran exactamente igual que uno o B: viviera cómoda y tranquilamente aislado en una isla misteriosa del pacífico, pero esta es una era digital, multipolar y globalizada. Cada cinco minutos estás cruzándote con alguien que consume material (noticiarios, diarios, blogs, foros) distinto al tuyo y vive en un lugar y una realidad diametralmente opuesta a la tuya y tiene opiniones que contrastan con las tuyas como el día de la noche, y que las defiende a ultranza contra cualquier argumento racional o intento de diálogo. Con esas personas no puedes hablar de manera sincera, porque al segundo en que abras la boca y digas la mínima cosa que no les parezca "políticamente correcto" (Lo que yo pienso y nada más, chaval) te harán trizas, te echarán a un lado, te ridiculizarán y perderías oportunidades clave, contactos útiles, etc, etc. ¿Quién le dice a un profesor universitario que sus conferencias son una reliquia fosilizada del pasado? ¿Quien le dice a su jefe que es un idiota incompetente que no tiene idea de lo que hace?
Sin embargo, una persona con un buen equilibrio emocional sabe que no todas las reglas son aceptables. Es más: a lo largo de la historia existieron varios personajes que no fueron aceptados en la sociedad y les valió madre la reputación: Jesucristo, Galileo, los grandes filósofos griegos, Ricardo Flores Magón, Charles Buckowski, Susan B. Anthony, Las sufragistas de Inglaterra, Ricardo III, entre otros. Hasta la fecha vivimos esclavizados ante la idea de que la reputación lo es todo, cuando realmente es irrelevante cuando tienes claridad y entre lo que dice lo que haces, pero sin insultar a la persona. En resumen: Lo valiente no quita lo cortés.



No no no no no. La capacidad para relacionarte adecuadamente con las personas, para tener relaciones positivas y para mantenerlas es algo que todos necesitan saber manejar de manera inteligente. Cuando te encuentras con gente que no piensa como tú y necesitas a esa gente por cualquier motivo, tienes que ser hipócrita, no revelar tus cartas, sonreír en todo momento, ser indiferente y refugiarte en la convicción de tu propia superioridad intelectual y moral. Después de todo, llega un momento en que simplemente deja de importarte que las personas sepan lo que realmente piensas, porque te cansas de lidiar con ellos. Y puede que suene elitísta y arrogante, pero es que a veces no queda otra opción.


Todos creemos en algo, pero no todos tenemos la capacidad para entender que todos tenemos derecho a creer en algo distinto. Yo, por años de práctica y de recibir golpes que no me merecía, he aprendido a ocultarlemi opinión al que no me conviene que la conozca, ser yo mismo solo por elección propia, mostrarme si me conviene y lo deseo, a elegir cuándo puedo ser yo mismo. Y funciona... mas o menos. Hay grupos (el laboral, de amistades, incluso digitales) en que tengo que estar por necesidad determinada y de cuyos miembros algunos me resultan completamente despreciables (No hablo de CS, que es un amor y donde puedo desahogarme) que no tienen ni idea de ello, porque siempre soy cortés y cordial y sonrío y tengo algún comentario superficial que colar como si me importara y porque al analizar si merece la pena ser honesto con ellos decido que sería una perdida inútil. Y eso no me hace una mala persona, ¿verdad? Solo soy alguien razonable que actúa con inteligencia emocional, no pierde los estribos y protege sus intereses. La mayor parte del tiempo. No soy un robot, el mundo está lleno de gente idiota (corrijo, más idiota que yo, porque lo soy y lo admito) no siempre puedo soportarlo y a veces exploto, pero hey, por lo menos lo intento.
Entiendo, yo también he cometido el ridículo en varias ocasiones por defender mis ideales a capa y espada. Y para estos casos, lo que se llama hipocresía, se llama psicología. El ser humano es sí un ente biopsicosocial, es decir, es cuerpo, mente y sociedad. Y también existe la intimidad, donde podemos hablar con ella. La idea es que cuando haces un producto, debes sumergir a tu público en tu universo poco a poco; no expresar la ideas de golpe y porrazo. Tienes que ser paciente.


Mi conclusión es que la corrección política no es algo difícil, es jodidamente imposible, si eres un alma noble y sincera. Nunca vas a ser capaz de caerle bien a todo el mundo diciendo lo que piensas. Yo abogo por una hipocresía medida y razonable y algo de autocontrol. Hay que saber ser pragmáticos, saber quién merece conocerte por quien realmente eres y dónde puedes permitirte el lujo de expresar libremente tu opinión, en quién puedes descargar todo tu desprecio acumulado sin dañar nada que sea valioso para tí. Qué puedes permitirte perder. Fuera de ello, hazte una linda máscara, ponle nombre, llévala ahí donde vayas y lucha por conservar tu identidad sin volverte loco.
De eso se trata. Armarte con varios elementos sobre el comportamiento de las personas; sobre por qué crees que tus ideas son racionales; que la razón conecte con la emoción, sea esta a favor o en contra. ¿Has oido hablar de los SJW? Pues también existen los Anti-SJW, y ellos representan el otro extremo. El asunto es que hay aprender a tolerar y aceptar cuando estas tienen sentido común.
 

Nel Ralph

No Demostrare mi debilidad al enemigo.
Registrado
19 Mar 2019
Mensajes
273
Puntos por reacción
87
Sin embargo, una persona con un buen equilibrio emocional sabe que no todas las reglas son aceptables. Es más: a lo largo de la historia existieron varios personajes que no fueron aceptados en la sociedad y les valió madre la reputación: Jesucristo, Galileo, los grandes filósofos griegos, Ricardo Flores Magón, Charles Buckowski, Susan B. Anthony, Las sufragistas de Inglaterra, Ricardo III, entre otros.
esas personas que se mencionan la sociedad fue rechazado mayormente, lo de jesus nofue senteciado a muerte por los soldados de cesar ni los funcionario de cesar, fueron los Fariseos, los hipocrita y los judios querian senteciar la muerte de jesus.

en edad medieval existia muchas mujeres bella con un grado alto de inteligencia, lamentablemente la iglesia catolica lo acusaba falsamente de brujeria ocacionando una hoguera a personas inocente, la mayoria de la incircusición fueron mujeres, y poco porcentaje fueron los hombres.

mucha de la personas ignorantes siempre rechazaba y incluyendo odiaba por alto grado de inteligencia de algunas personas,en lo que acabas de dar.

en conclusión la sociedad teme mucho el cambio, aunque tema eso sera irremediablemente. de que eso vendrá. y tambíen lo ven raro a personas diferente al entorno social.
 
Última edición:
Registrado
12 May 2019
Mensajes
43
Puntos por reacción
19
en conclusión la sociedad teme mucho el cambio, aunque tema eso sera irremediablemente. de que eso vendrá. y tambíen lo ven raro a personas diferente al entorno social.
Todos aparentemos querer un cambio. Sin embargo es más fácil sentirse cómodos. Para empezar, hay que conocer las reglas del cambio:
  1. -No es rápido.
  2. -No es fácil.
  3. -No te va a gustar.
Sin embargo...
4. -Al final tú decides tirar la toalla o continuar.

Y el primer paso para cambiar es aprender a decir "no".
 

Nel Ralph

No Demostrare mi debilidad al enemigo.
Registrado
19 Mar 2019
Mensajes
273
Puntos por reacción
87
Todos aparentemos querer un cambio. Sin embargo es más fácil sentirse cómodos. Para empezar, hay que conocer las reglas del cambio:
  1. -No es rápido.
  2. -No es fácil.
  3. -No te va a gustar.
Sin embargo...
4. -Al final tú decides tirar la toalla o continuar.

Y el primer paso para cambiar es aprender a decir "no".
si, decir no es una gran asertividad, pero habrá situaciones que aunque diga no la gente va a insistir, en caso mi vida, cuando hago trabajo fuera de mi familia, le digo, me vas a dar algo para hacer ese trabajito, esa persona no me dice nada y yo le digo no trabajo gratis.

es totalmente imposible agradar a todo el mundo , sin importar el sexo, raza, creencias etc. pero no quiere decir que se vuelva literalmente un antisocial. habrá personas que caera bien a uno incondicionalmente.

para obtener cambios, hay que dejar de ser mediocre .y tener mas objetivo sobre la vida.
 
Última edición:

Albsar

Miembro
Registrado
16 May 2019
Mensajes
13
Puntos por reacción
4
La corrección política en sí no me molesta, y la verdad es que aprecio bastante el hecho de que estamos empezando a tener en cuenta la emocionalidad de las personas. Algo que poco más de medio siglo atrás era impensable. Evidentemente no todo se lleva bien, y a veces entramos en un relativismo difícil de combatir. Pero vaya, la libertad de expresión es lo primero, en eso no me voy a meter.

En general estoy bastante de acuerdo con lo que decís, aunque cada vez soy más proclive a mojarme ideológicamente hablando. Evidentemente si entramos en contextos de trabajo (por decir algo) en los que expresar tu forma de pensar puede darte problemas, mejor callar. Pero fuera de eso, sobre todo si hablamos de ideologías peligrosas, creo que es importante reaccionar, incluso si el ambiente no es cómodo por ninguno de los dos lados. Y vaya, quizá no vas a cambiar el mundo, pero o le convences o al menos sabrá que si suelta burradas no todo el mundo se le va a quedar callado. Y el correccionismo ya da igual si la realidad es otra.
 

AlteredXtasy

Nunca pensé...
Registrado
28 Mar 2019
Mensajes
31
Puntos por reacción
21
Buenas,

Primeramente, aclarar que la corrección política no es una costumbre de la sociedad a día de hoy (y es posible que nunca lo sea sinceramente). En el marco sociológico para que un actuar sea considera costumbre debe cumplir varios puntos claves: primero, debe de alargarse en el tiempo (décadas, al menos), debe responder a una necesidad de la sociedad y debe tener un margen de acción donde lo jurídico no sea capaz de entrar. Por eso se dice que la costumbre es una pieza fundamental para entender el derecho; es más, es tan importante que aún muchos países siguen considerando a la costumbre como una herramienta para argumentar jurisprudencias. En esa misma línea, la C.P es inevitable como una tendencia de grupos minoritarios, pero nunca una costumbre aceptada globalmente pues busca, primero, negar parte de la información y, segundo, busca hipersensibilizar a las personas creando una utopía irrealizable. Sin embargo, su impuesto más alto, es la intención bien clara de limitar el derecho a la expresión púbica. ¿Seremos capaz de ceder algo tan importante?

Ahora bien, no se trata de caer en lo descortés, en lo cínico o en lo pusilánime, sino en ser, como bien mencionas, asertivo, no hipócrita. Una persona puede actuar de acuerdo a su entorno (y así lo hacemos) pero siempre sernos fiel con nosotros mismos. En otras palabras, debemos aprender a comunicarnos con las personas para no perder oportunidades ni amistades, pero jamás perder nuestro Norte personal. Pues si no fuese así, ¿de qué serviría ganar tantas oportunidades?

Por último, todos los personajes que mencionaste E El Puas Espejel ganaron una buena reputación social, tuvieron sus roces con los Estados o Ciudad-Estado opresores. Es diferente, acá nos oprimimos nosotros mismos. EL pueblo contra el pueblo.
 
Registrado
12 May 2019
Mensajes
43
Puntos por reacción
19
Buenas,

Primeramente, aclarar que la corrección política no es una costumbre de la sociedad a día de hoy (y es posible que nunca lo sea sinceramente). En el marco sociológico para que un actuar sea considera costumbre debe cumplir varios puntos claves: primero, debe de alargarse en el tiempo (décadas, al menos), debe responder a una necesidad de la sociedad y debe tener un margen de acción donde lo jurídico no sea capaz de entrar. Por eso se dice que la costumbre es una pieza fundamental para entender el derecho; es más, es tan importante que aún muchos países siguen considerando a la costumbre como una herramienta para argumentar jurisprudencias. En esa misma línea, la C.P es inevitable como una tendencia de grupos minoritarios, pero nunca una costumbre aceptada globalmente pues busca, primero, negar parte de la información y, segundo, busca hipersensibilizar a las personas creando una utopía irrealizable. Sin embargo, su impuesto más alto, es la intención bien clara de limitar el derecho a la expresión púbica. ¿Seremos capaz de ceder algo tan importante?

Ahora bien, no se trata de caer en lo descortés, en lo cínico o en lo pusilánime, sino en ser, como bien mencionas, asertivo, no hipócrita. Una persona puede actuar de acuerdo a su entorno (y así lo hacemos) pero siempre sernos fiel con nosotros mismos. En otras palabras, debemos aprender a comunicarnos con las personas para no perder oportunidades ni amistades, pero jamás perder nuestro Norte personal. Pues si no fuese así, ¿de qué serviría ganar tantas oportunidades?

Por último, todos los personajes que mencionaste E El Puas Espejel ganaron una buena reputación social, tuvieron sus roces con los Estados o Ciudad-Estado opresores. Es diferente, acá nos oprimimos nosotros mismos. EL pueblo contra el pueblo.
Estoy de acuerdo en que la C.P. intenta crear utopías, pero esas utopías suelen ser frutopías. Citando un episodio de Los Simpson: "Creo que todos tenemos una idea distinta de un mundo perfecto." De tal suerte, que hay ideas que merecen analizarse. Por ejemplo: empoderar a las mujeres está bien, pero como dijo el tío Ben: "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad." Volviendo al caso del femenismo, es cierto que habemos hombres machistas, pero también hay hombres comprensivos. Y aquí es donde aplica una cita del poeta William Blake: "Generalizar es ser idiota, particularizar es la única distinción del mérito." El punto es, ya sea si eres una persona Políticamente correcta o incorrecta, la demonización es el camino a la extinción de la sociedad humana. Y efectivamente, no podemos generalizar las cosas porque siempre habrá excepciones a la regla. Un ejemplo: mi papá le gusta el futbol y le va al América y es muy trabajador y modera su control de la bebida. Sólo bebe en convivios. Fuera de ahí no tiene problemas de alcoholismo. Una mente asertiva sabe que hay excepciones a la regla, incluso en las minorías.

Curiosamente las mayorías no existen en lo absoluto. Que haya unanimidad u opiniones en común es algo distinto. Los ricos tampoco son una mayoría: representan el 1% del mundo. Tomando el caso Donald J. Trump, lo que fue la mayoría fue porque la mayoría del electorado tenía un sentimiento en común: Crooked Hillary. Trump supo explotar ese sentimiento a su favor. Por desgracia, su miedo e inseguridad les están haciendo un flaco favor a la grandeza americana que intenta vender. Y ahí están los hechos claros. Digamos que es políticamente incorrecto, el otro extremo de la C.P. No es el punto asertivo. De hecho, el corresponde al arquetipo del caballero blanco. Eso lo hablaré en otro tema aparte.


Por cierto, sí. Los personajes mencionados ganaron reputación social, aunque no fueran visto dentro de los parámetros de lo "normal" en lo establecido en sus respectivas épocas.
Por ejemplo: Susan B. Anthony infrigió la ley por medio del voto cuando fue mujer. La perdonaron pero ella quiso cumplir su condena como todo una persona común y corriente. Ella no quería un trato especial por ser mujer. Puedes encontrar dicha referencia en el episodio "Equidad" de "Las Chicas Superpoderosas"; la animación original de 1998.

Jesús no era bien visto por los judíos, ni por los romanos, ni por los fariseos ni los escribas, pero en este caso, el empleaba la asertividad. Él no vino a la tierra a hacer milagritos ni cumplir caprichos, y su pasión y muerte fueron las pruebas de la misecordia de Dios. El rompió con los esquemas del mundo bíblico siendo cortes, excepto cuando explotó contra las mercaderes, pero no lo hizo nomás por chingar.
Jesús también nos enseña que el perdón no es olvido, sino sanación: cosa que contrasta en la actualidad como lo que dice AMLO "perdón y olvido."

Ricardo flores Magón era un anarquista. Sin embargo, sus fundamentos estaban bien sustentados. Junto con su hermano crearon el diario "Regeneración", que es muy opuesto a la versión de los AMLOvers.

Las sufragistas de Inglaterra eran feministas. Intentaron de todo para exigir su derecho al voto. ¿Pero cuál fue la clave para ganar ese derecho? La primera guerra mundial. Cuando El Reino Unido entró a dicho conflicto, ellas optaron por colaborar con los hombres en la creación de armamento. En otras palabras: cambiaron su estrategia de radicalista a asertiva. Eso fue lo que les dio un gran reputación.

Y así hay tantos personajes que al principio rompían con los parametros de lo que en la sociedad se conocía como normal, pero que al final fueron marcando hitos en la historia. Eso sí, no todos.
 
Arriba